Connect with us

Internacional

Jair Bolsonaro: “Brasil está quebrado y yo no puedo hacer nada”

Publicado

on

En diálogo con sus partidarios, el mandatario brasileño dijo que la imposibilidad de cambiar la situación de la economía brasileña lo excede y que el impacto del COVID-19, que nombró como uno de los factores para su deterioro, fue “potenciado por los medios”

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, aseguró este martes que el país “está quebrado” y qué él “no puede hacer nada”. El mandatario realizó las declaraciones en diálogo con partidarios suyos fuera del Palacio de Alvorada, su residencia oficial, y fueron transmitidas por un sitio web bolsonarista.

También aseguró que el COVID-19, que nombró como uno de los factores principales de la situación económica actual del país sudamericano, fue “potenciado por los medios”, a los que ha acusado en numerosas ocasiones de contribuir a generar un ambiente de pánico con respecto a la gravedad de la pandemia.

“Quise cambiar el régimen del impuesto a las ganancias. Está este virus, potenciado por los medios, medios que no tienen carácter. Hacen un trabajo incesante para que respondamos a sus intereses”, expresó. Según reportó el medio local Folha, el presidente prometió en un discurso cambiar el régimen del mencionado impuesto, pero su administración nunca llevó a cabo la iniciativa.

El mensaje contrasta con aquel de su equipo económico, liderado por Paulo Guedes, que asegura que la economía de Brasil está rebotando de manera sólida, algo que se verá ilustrado en resultados positivos de recaudación de impuestos.

Según ha dicho Guedes, la recuperación económica está en camino a formar una “V”, a diferencia de otros países donde la tendencia se ha ralentizado.

Los funcionarios del área también se han mostrado optimistas sobre la posibilidad de que la administración pueda seguir adelante con una agenda de reformas estructurales, entre ellas una aceleración en la privatización de empresas públicas.

El ministro brasileño de Economia, Paulo Guedes. EFE/ Joédson Alves/Archivo
El ministro brasileño de Economia, Paulo Guedes. EFE/ Joédson Alves/Archivo

No obstante las declaraciones públicas del equipo económico, Bolsonaro ha dicho en distintas ocasiones que la situación fiscal del país es negativa. Ha usado ese mismo argumento para anunciar que no está en condiciones de continuar con las ayudas económicas extraordinarias como consecuencia del impacto de la pandemia e indicado que los confinamientos son la principal causa de la crisisFolha reportó que las posturas privadas de Bolsonaro y Guedes no discrepan drásticamente.

La reticencia a continuar con las erogaciones fiscales llega en un momento donde buena parte del mundo enfrenta una virulenta ola de contagios, en buena medida debido a la aparición de una nueva y más contagiosa cepa identificada por primera vez en Gran Bretaña.

De hecho, el estado de San Pablo confirmó este lunes los dos primeros casos de esa naturaleza en el país. Una de las pacientes afectadas es una mujer de 25 años residente en Sao Paulo que se contagió tras mantener contacto con varios viajeros que estuvieron en Reino Unido. Los primeros síntomas surgieron el 20 de diciembre y el 22 se hizo una PCR.

El otro afectado es un hombre de 34 años que está siendo investigado por rastreadores para determinar cómo pudo contagiarse. Brasil es el tercer país con más casos positivos de COVID-19 a nivel global, con más de 7,7 millones de contagios. También ocupa el segundo lugar en la lúgubre lista de decesos, con más de 196.500.

El país todavía no ha comenzado a vacunar a su población contra la enfermedad. De hecho, el gobierno no ha anunciado la fecha en que comenzará a implementar el plan y ninguna farmacéutica ha solicitado a agencia regulatoria la aprobación de ningún inmunizante.

Lo más cercano a hacerlo ha sido la autorización de emergencia por parte de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de una “importación excepcional” de dos millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 producida por el laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford.

Una dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la universidad de Oxford y AstraZeneca. Foto: Gareth Fuller/PA Wire/Pool via REUTERSUna dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la universidad de Oxford y AstraZeneca. Foto: Gareth Fuller/PA Wire/Pool via REUTERS

El ente regulador explicó que las dosis que deberán llegar al país este mes no podrán ser suministradas todavía a las personas porque “el inmunizante no fue sometido a la autorización de uso en carácter de emergencia o de registro sanitario de definitivo”.

Además de las vacunas china y británica, la del consorcio estadounidense-alemán Pfizer-BioNTech y la de la belga Janssen, brazo europeo de la multinacional norteamericana Johnson & Johnson, realizan en Brasil estudios de tres fases con voluntarios que han recibido las dosis.

La vacuna rusa Sputnik V, por no tener estudios realizados en el país con voluntarios, no forma parte del cuadro actual de inmunizantes considerado por la Anvisa, pero podrá ser incluida con la “conclusión de un análisis de pedido”, según subrayó el regulador brasileño.

(Visited 10 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Siria: aviones de combate de Estados Unidos bombardearon instalaciones de las milicias apoyadas por Irán

Publicado

on

Por

Fue en represalia por una serie de ataques recientes contra delegaciones diplomáticas estadounidenses en Irak, según informó el Pentágono. Es la primera acción militar ordenada por el presidente Joe Biden

Aviones de combate de la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardearon este jueves instalaciones en Siria pertenecientes a las milicias apoyadas por Irán, en respuesta a una serie de ataques recientes contra delegaciones diplomáticas estadounidenses en Irak, según informó el Departamento de Defensa citado por la agencia AP.

“Bajo la dirección del presidente (Joe) Biden, las fuerzas militares estadounidenses realizaron a principios de esta noche ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos de milicianos respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.

Esta ofensiva fue autorizada en respuesta a los recientes ataques contra el personal estadounidense y de la Coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, agregó.

Se trata de la primera acción militar ordenada por el presidente Joe Biden, quien asumió el cargo el pasado 20 de enero en reemplazo de Donald Trump. Biden había manifestado sus intenciones de poner el foco de la Política Exterior estadounidense en China, aunque esta primera acción tuvo lugar en Medio Oriente.

El Pentágono aseguró que se trató de una respuesta “proporcional” a la reciente ola de ataques con cohetes contra bases estadounidenses y delegaciones diplomáticas en Irak, que causaron la muerte de un contratista y dejaron un soldado de EEUU herido.

Militares estadounidenses en la Embajada de EEUU en Bagdad, Irak. COMBINED JOINT TASK FORCE - OPER / OF-5 ADRIAN WEA
Militares estadounidenses en la Embajada de EEUU en Bagdad, Irak. COMBINED JOINT TASK FORCE – OPER / OF-5 ADRIAN WEA

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Irbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana los funcionarios dijeron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo. Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiíes respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadounidenses en Irak.

Este lunes, varios cohetes fueron lanzados hacia la embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de alta seguridad de Bagdad, la capital de Irak, dijeron fuentes de seguridad locales. Los ataques en la capital árabe están relacionados a milicias iraníes.

Al menos dos cayeron dentro del perímetro de la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas de Estados Unidos y de otros países, según un comunicado de los servicios de seguridad iraquíes.

El ataque se produce una semana después de que más de una docena de cohetes apuntaran a un complejo militar en el aeropuerto de Erbil en el norte de Irak, que alberga a tropas extranjeras de una coalición liderada por Estados Unidos que ayuda a Irak a combatir a terroristas desde 2014.

Dos personas murieron, incluido un contratista extranjero con base en el aeropuerto, y un civil, que falleció a causa de sus heridas el lunes.

La semana pasada, Estados Unidos no descartó responder un ataque con misiles contra la coalición internacional liderada por las fuerzas norteamericanas, desplegadas en Erbil en el Kurdistán iraquí, una vez que determine quiénes fueron los responsables.

Un muerto y un soldado de EE.UU. herido en ataque en el Kurdistán iraquí. EFE/Str/Archivo
Un muerto y un soldado de EE.UU. herido en ataque en el Kurdistán iraquí. EFE/Str/Archivo

El ataque dejó un contratista civil muerto y al menos nueve heridos, entre ellos un soldado estadounidense, luego de que se lanzaran hasta catorce cohetes contra las tropas, tres de los cuales impactaron en el Aeropuerto Internacional de Erbil, donde tienen su base las fuerzas de la coalición anti terrorista.

“El presidente de Estados Unidos (Joe Biden) y la Administración se reservan el derecho a responder el momento y la forma que elijamos”, indicó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

Las instalaciones militares y diplomáticas occidentales fueron blanco de decenas de cohetes en Irak desde finales de 2019, la mayoría en Bagdad. Sin embargo, se dispararon misiles iraníes hacia el aeropuerto de Erbil en enero de 2020, días después de la muerte del general iraní Qassem Soleimani por un ataque de un dron estadounidense en Bagdad, ataque que hizo temer una guerra directa entre Irán y Estados Unidos.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Descubren una nueva cepa en Nueva York que preocupa a los científicos

Publicado

on

Por

Se trata de la variante B.1526, identificada por primera vez en muestras recolectadas en noviembre. Para mediados de este mes, ya representaba alrededor del 12% de los casos

Una nueva cepa de coronavirus preocupa a la comunidad científica en Nueva York. Se trata de la variante B.1.526, que si bien fue identificada por primera vez en noviembre, a mediados de febrero ya representaba cerca del 12% de los casos.

La secuenciación del genoma del SARS-CoV-2 a gran escala es fundamental para monitorear y comprender la evolución de la pandemia en curso. En los últimos meses distintas variantes detectadas por primera vez en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil se fueron expandiendo a diversos países, causando preocupación en la comunidad científica por las implicancias que puede tener respecto a su mayor grado de contagio y mortalidad.

Los investigadores que la hallaron observaron que una de las mutaciones en esta variante es la misma que apareció en Sudáfrica y se conoce como B.1,351. Lo preocupante, es que también parece evadir, en cierto modo, la respuesta del cuerpo a las vacunas. “Observamos un aumento constante en la tasa de detección desde finales de diciembre hasta mediados de febrero, con un aumento alarmante al 12,7% en las últimas dos semanas”, explicó el equipo del Centro Médico de la Universidad de Columbia en un informe que aún no se publica, aunque está previsto que aparezca en versión preimpresa esta semana.

Lo preocupante de esta variante es que también parece evadir, en cierto modo, la respuesta del cuerpo a las vacunasLo preocupante de esta variante es que también parece evadir, en cierto modo, la respuesta del cuerpo a las vacunas

La mutación en esta variante encontrada que más preocupa a los investigadores se llama E484K y es la que le da al virus la capacidad de superar parte de la respuesta inmunitaria del cuerpo, así como los tratamientos autorizados con anticuerpos monoclonales. Los médicos afirman que esta mutación está apareciendo de forma independiente en muchos casos diferentes, pero también aparece en una variante en particular: la llamada B.1.526 o variante de Nueva York.

Dos equipos de investigadores diferentes se atribuyen el descubrimiento de la nueva variante. Un estudio es dirigido por un grupo de la Universidad de Tecnología de California (Caltech) y se publicó el martes. El otro, realizado por investigadores de la Universidad de Columbia, aún no es público. Ninguno de los estudios ha sido examinado por expertos ni publicado en una revista científica. Pero los resultados consistentes sugieren que la propagación de la variante es real, dijeron los expertos.

“No es una noticia especialmente feliz. Pero saberlo es bueno porque entonces quizás podamos hacer algo al respecto”, dijo al diario The New York Times, el doctor Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller que no participó en la nueva investigación.

Dos equipos de investigadores diferentes se atribuyen el descubrimiento de la nueva variante REUTERS/Stringer  Dos equipos de investigadores diferentes se atribuyen el descubrimiento de la nueva variante REUTERS/Stringer

Los investigadores han comenzado a analizar el material genético del virus para ver cómo podría estar cambiando. Examinan secuencias genéticas de virus tomadas de una pequeña proporción de personas infectadas para trazar la aparición de nuevas versiones. Así, Caltech desarrolló una herramienta de software, llamada Base de Datos de Variantes (VDB, por sus siglas en inglés), para examinar rápidamente el panorama cambiante de las mutaciones. El objetivo del diseño del programa de consultas VDB es proporcionar un medio rápido, ligero y natural para examinar el panorama de las mutaciones de pico de SARS-CoV-2.

A través de este software, especialistas de esta casa de estudios detectaron un linaje emergente de aislamientos virales en la región de Nueva York que comparte mutaciones con variantes previamente informadas. Los conjuntos más comunes de mutaciones de esta cepa (ahora, conocida como B.1.526) son L5F, T95I, D253G, E484K o S477N, D614G y A701V. Esta variante fue detectada por primera mes en noviembre de 2020. Después de los primeros meses de declarada la pandemia de SARS-CoV-2, una gran mayoría de los aislados secuenciados contenía la mutación de pico D614G (junto con tres cambios de nucleótidos separados).

Tras un período de cambio más lento, el cuarto trimestre de 2020 fue testigo de la aparición de otras variantes que contienen múltiples mutaciones, aparentemente centradas en el pico proteína. “Varias líneas de evidencia apoyan el escape de la presión selectiva de anticuerpos como fuerza impulsora para el desarrollo de estas variantes”, indicaron los científicos, y agregaron que las consideraciones sobre los efectos potenciales de estas mutaciones en la eficacia de las terapias con anticuerpos pasivos y la capacidad de las vacunas para prevenir lesiones leves o COVID-19 moderado han impulsado recientemente los programas de vigilancia genómica para monitorear la evolución del SARS-CoV-2.

El patrón general de mutaciones en este linaje sugiere que la misma surgió en parte en respuesta a la presión selectiva de los anticuerpos. Según las fechas de recolección de estos aislamientos, parece que la frecuencia del linaje B.1.526 ha aumentado rápidamente en Nueva York en las últimas semanas”, concluyeron los científicos de Caltech.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Wall Street sufrió una fuerte caída por la venta de acciones de compañías tecnológicas y la suba de bonos del Tesoro de Estados Unidos

Publicado

on

Por

El Nasdaq perdió un 3,5% de su valor. El Dow, índice de referencia, cerró más de 560 puntos por debajo del récord histórico del pasado miércoles

Los principales índices de Wall Street sufrieron una fuerte caída este jueves, arrastrados en mayor medida por la venta masiva de acciones de compañías tecnológicas y la suba del rendimiento de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Según The Wall Street Journal, el Dow Jones, usado como referencia en el parque bursátil, cerró la jornada más de 560 puntos (un 1,8 por ciento) por debajo de su récord histórico, alcanzado el miércoles.

El Nasdaq, que agrupa a las principales tecnológicas, perdió el 3,5 por ciento de su valor. Las acciones de Apple, Alphabet (la compañía madre de Google) y Netflix terminaron el día en rojo. Tesla, la compañía de autos eléctricos de Elon Musk, se movió en la misma dirección.

Los analistas explican estos movimientos como apuestas de los inversores a una rápida reactivación de la economía. No obstante, la velocidad con la que el sentimiento se ha trasladado a la suba de los bonos ha generado una migración desde sectores más riesgosos del mercado.

Prácticamente la única excepción fueron las acciones catalogadas como “memes”, entre las que se destaca GameStop, protagonista de un insólito “rally” y caída durante el mes pasado. En concreto, la compañía de videojuegos subió un 59 por ciento.

Vista de la Bolsa de Nueva York, en Nueva York (EE.UU.). EFE/EPA/JUSTIN LANEVista de la Bolsa de Nueva York, en Nueva York (EE.UU.). EFE/EPA/JUSTIN LANE

Los rendimientos de los bonos del tesoro a 10 años subieron a 1,513 por ciento, la cifra más alta en un año. Representa un drástico crecimiento en comparación a la tasa de 0,92 por ciento que mostraba hace solo dos meses.

“El mercado de bonos está reaccionando a un crecimiento positivo de la economía”, dijo a The Associated Press Brent Schutte, de Northwestern Mutual Wealth Management Company. “Significa que hay algo de esperanza en el horizonte”, agregó.

El comportamiento del mercado tiene lugar el mismo día en el que se conoció que la economía de Estados Unidos creció un 4,1 por ciento durante el último trimestre de 2020, un poco más rápido que lo previsto.

El efecto de las medidas gubernamentales de estímulo y la acelerada distribución de las vacunas podría aumentar a 5 por ciento el ritmo de crecimiento en el trimestre actual que concluye en marzo, o incluso más, creen los economistas.

De hecho, analizan también que el país está en posición de tener un fuerte repunte. Muchos de ellos proyectan una tasa de crecimiento de 5 por ciento o más en el trimestre actual, mientras algunas previsiones lo sitúan hasta en 9 por ciento.

Para todo 2021, los economistas prevén un crecimiento del PBI de 6 por ciento. Este sería el crecimiento anual más veloz desde el de 7,2 por ciento de 1984 cuando Ronald Reagan era presidente.

Un aspecto que alienta el optimismo sobre una recuperación económica es la aguda declinación en las nuevas infecciones de COVID-19 y un reciente incremento en las ventas minoristas, un sector que ha enfrentado dificultades en el país norteamericano.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas