Connect with us

Tecnología

Investigan a otro posible autor del ataque a Twitter: tiene 16 años

Publicado

on

Las autoridades afirman que habría jugado un rol vital en el hackeo a la red social que ocurrió el 15 de julio pasado.

Cuando las autoridades detuvieron a Graham Ivan Clark, quien dijeron había sido el “cerebro” del reciente hackeo a Twitter que tuvo entre sus víctimas a Kanye West, Bill Gates y otros, su edad fue un detalle que llamó la atención: tenía sólo 17 años.

Ahora las autoridades se han enfocado en otra persona que parece haber desempeñado un rol similar, si no más importante, en el ataque del 15 de julio, según cuatro personas involucradas en la investigación que se negaron a ser identificadas porque la investigación estaba en curso.

Dijeron que esa persona era, al menos en parte, responsable de la planificación de la infracción y de la realización de algunos de sus elementos más delicados y complicados.

¿Su edad? Sólo 16, según los registros públicos.

El martes, los agentes federales le entregaron al adolescente una orden de registro y registraron la casa de Massachusetts donde vive con sus padres, dijo una de las personas involucradas en la operación. Un portavoz del FBI confirmó que se había ejecutado una orden de registro en esa dirección.

La orden de registro y otros documentos del caso están sellados y los agentes federales pueden decidir no acusar al joven de un delito. Si finalmente es arrestado, es probable que el caso sea entregado a las autoridades de Massachusetts, que tienen más influencia que los fiscales federales para acusar a los menores como adultos (The New York Times no nombra al adolescente en este momento por su edad y porque no ha sido acusado).

Rara vez los agentes federales han acusado a alguien tan joven en un caso de piratería informática, sobre todo dado el aparente carácter sofisticado del ataque.

El ataque tuvo la consecuencias de que gran parte de Twitter, incluyendo las comunicaciones sin filtrar del presidente Donald Trump, se vio paralizada. Los atacantes obtuvieron el control de los sistemas de la red social y comprometieron las cuentas de Barack Obama, Joe Biden, Jeff Bezos y muchas otras personas prominentes, exponiendo lo vulnerable que podía ser Twitter.

Las autoridades ya han acusado a otras tres personas en el hackeo. Incluyen a Clark, a quien los fiscales de Florida acusaron a finales de julio como adulto de 30 delitos graves. Se ha declarado inocente y no ha pagado la fianza para salir de la cárcel.

Otras dos personas que desempeñaron papeles más pequeños en el ataque, Mason John Sheppard, de 19 años, del Reino Unido, y Nima Fazeli, de 22 años, de Orlando, Florida, también fueron acusados por los fiscales federales.

Twitter se negó a hacer comentarios.

El adolescente de Massachusetts pareció involucrarse en la planificación del ataque a Twitter con Clark en mayo, según los investigadores. Mientras Clark y algunos de sus cómplices hablaban entre sí en el tablero de mensajes Discord, el joven se limitó a usar sistemas de mensajería encriptados como Signal and Wire, dijeron varios hackers que vieron los mensajes.

“Era más inteligente que el resto”, dijo Joseph O’Connor, un hacker conocido como PlugWalkJoe, sobre el adolescente. O’Connor dijo que habló con algunas de las personas involucradas en el hackeo el día del ataque a Twitter, y que era consciente del papel del adolescente en la trama.

Las comunicaciones seguras del joven hicieron más difícil que los investigadores lo identificaran. Pero O’Connor y otras personas en la conversación online de ese día dijeron que hizo videollamadas a amigos el día del ataque y les mostró que estaba dentro de los sistemas de respaldo de Twitter, a los que algunos cómplices nunca se acercaron.

El adolescente era conocido por llamar a los empleados de empresas como Twitter, según los investigadores y otros hackers.

A menudo se hacía pasar por un contratista o empleado para persuadir a los empleados de que introdujeran sus credenciales de acceso en sitios web fraudulentos donde las credenciales pudieran ser capturadas, un método conocido como phishing o vishing de voz.

Las credenciales de acceso permitían a los hackers acceder al funcionamiento interno de los sistemas de las empresas.

Después del ataque a Twitter, el chico se convirtió en el centro de atención de los investigadores porque siguió estando involucrado en ataques de phishing de voz, dijeron las personas involucradas en la investigación.

“Usando credenciales visadas, los ciberdelincuentes minaron las bases de datos de las empresas víctimas para obtener la información personal de sus clientes para aprovechar en otros ataques”, dijeron las autoridades federales en una advertencia sobre el esquema en curso emitida en agosto.

Cuando tenía alrededor de 13 años, el chico compró una serie de sitios web con nombres pornográficos e intentó revenderlos usando su dirección personal y su correo electrónico, según los registros del dominio.

Alrededor de la misma época, las cuentas de foros online vinculadas a su dirección de correo electrónico y a la dirección de su casa de Internet Protocol aparecieron en el sitio web OGusers.com, un sitio que fue el hogar de los otros involucrados en el ataque a Twitter, según dos firmas forenses en línea.

El sitio ofrece un lugar para que los hackers compren y vendan codiciados nombres de usuario “gángster original” en sitios de medios sociales, como cuentas de una sola letra como @a o @6.

Más tarde se conectó con Clark en línea y empezaron a trabajar juntos, según la gente involucrada en la investigación. Su primer trabajo, dijeron los hackers y confirmaron los investigadores, fue en los llamados intercambios de SIM, un método de hacking que se utiliza a menudo para robar cuentas de medios sociales y criptografía.

A finales del año pasado y principios de este, los hackers e investigadores dijeron que el adolescente era parte de un grupo que se metió en el sitio GoDaddy, una compañía que vende y asegura nombres de sitios web. Los hackers pudieron acceder y cambiar los registros de los clientes. GoDaddy confirmó el hackeo en una carta a los clientes.

En mayo, el adolescente de Massachusetts y Clark comenzaron a engañar a los empleados de Twitter para que renunciaran a sus inicios de sesión, lo que llevó al hacking del 15 de julio. Los chicos, usando el alias Kirk, comenzaron a vender valiosos nombres de usuario de Twitter a los clientes.

Justo después del mediodía, hora de California, ese día, los otros cómplices se retiraron, dijeron en entrevistas con The Times unos días después. Clark y el adolescente de Massachusetts se apoderaron de cuentas prominentes de Twitter (como las de Obama y Elon Musk) y las usaron para enviar una estafa de Bitcoin.

Los investigadores dijeron que el adolescente de Massachusetts fue conectado a los sistemas de Twitter y manejó al menos algunos de los cambios en las cuentas y los tweets que salieron de ellas.

Las personas que respondieron a la estafa enviaron a los adolescentes alrededor de 12 bitcoins, con un valor de alrededor de 140.000 dólares. Esos ingresos parecían haberse dividido aproximadamente a la mitad entre las dos personas a cargo, de acuerdo con el libro público de transacciones de Bitcoin.

(Visited 39 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tecnología

Starlink, el proyecto de internet satelital de Elon Musk, llega a Chile y podría desembarcar en la Argentina

Publicado

on

Por

La compañía Space X consiguió una licencia del Enacom para operar en el país. El servicio llega a zonas remotas, pero es muy caro.

Starlink, el proyecto de internet satelital de alta velocidad de Space X, llegará en los próximos meses a Chile y prepara su desembarco en la Argentina, luego de conseguir una licencia del Enacom para operar como proveedor en el país.

La resolución 1291/2020, publicada a fines de diciembre en el Boletín Oficial, autoriza a la compañía de Elon Musk “para la prestación de Servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, sean fijos o móviles, alámbricos o inalámbricos, nacionales o internacionales, con o sin infraestructura propia”.

Según el documento, el Estado le exige a la compañía -registrada bajo el nombre Tibro Netherlands– el cumplimiento de una serie de condiciones antes de iniciar las operaciones, entre las que se destacan la “debida atribución de las bandas de frecuencias de operación del sistema Starlink”, la finalización del “proceso de coordinación y notificación internacional del sistema de satélites” y la “coordinación de dicho sistema de satélites con las redes de satélites” de la Argentina.

La resolución advierte además que la licencia “no presupone la obligación del Estado de garantizar la disponibilidad de frecuencias del espectro radioeléctrico y/o recursos de numeración y señalización para la prestación del servicio inscripto”.

Rastro del cohete reutilizable Falcon 9 lanzado desde Cabo Cañaveral. Foto: EFE

Rastro del cohete reutilizable Falcon 9 lanzado desde Cabo Cañaveral. Foto: EFE

En Chile, en tanto, la llegada de Starlink está más avanzada: la empresa estadounidense ya inició los trámites ante el ente regulador para la construcción de 7 estaciones terrestres. Una estará en Santiago y las otras 6, en el sur del país.

Space X ya puso en órbita 960 pequeños satélites y planea construir una constelación de 4.400. El magnate Elon Musk, fundador y director ejecutivo de la compañía, afirma que se necesitan entre 400 y 800 satélites para lograr un mínimo de cobertura de la red de internet de alta velocidad.

El objetivo de esta red es proveer internet veloz a lugares remotos y poco conectados de la Tierra, y también a barcos y aviones. El servicio ya comenzó a operar en su beta pública en Estados Unidos y Canada, pero a un precio muy elevado: el precio mensual es de 99 dólares más los 499 dólares del kit de instalación.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Tecnología

Apple avanza en su auto autónomo y ahora patentó un parabrisas inteligente

Publicado

on

Por

Son tecnologías que permiten proyectar distintas informaciones, detectar fisuras e incluso recrear imágenes en casos de baja visibilidad.

Desde que la industria automotriz decidió apuntar sus cañones hacia la conducción autónoma, varias empresas tecnológicas rediagramaron sus planificaciones para dedicarle un espacio importante al desarrollo de autos inteligentes.

Google fue una de las primeras en tomar la posta en 2015 con su Google Car, para luego darle lugar a Waymo, su compañía especializada en autos que ya en 2018 debutó con un servicio de taxis que se manejan solos.

Apple, la empresa creada por Steve Jobs, no podía ser menos y también está avanzando con la tecnología de automóviles autónomos. Su proyecto Titán apunta a producir un eléctrico y autónomo en 2024.

Una de las tecnologías aplicadas al parabrisas será capaz de detectar y proyectar lo que suceda frente al vehículo en caso de situaciones de baja visibilidad.

Una de las tecnologías aplicadas al parabrisas será capaz de detectar y proyectar lo que suceda frente al vehículo en caso de situaciones de baja visibilidad.

En forma paralela Apple ha ido patentando distintas tecnologías, como el parabrisas inteligente, que muy probablemente sean aplicadas en su nuevo vehículo.

Este inédito parabrisas será capaz detectar si existe algún desperfecto sobre su superficie, como fisuras o grietas.

Se trata de un sistema que emplea una capa conductora con una red de receptores dentro del vidrio. El sistema hace pasar pequeñas corrientes en dirección vertical y horizontal, de modo que puede detectar fisuras o anomalías comparando la resistencia óhmica de los receptores.

Lo sorprendente es que en caso de detectar alguna falla, el sistema podrá concertar un turno con el taller para que, llegado momento de acudir, se desplace de manera autónoma hasta el centro de servicio. Una vez cambiada la pieza, el vehículo regresará a su lugar habitual de estacionamiento.

También vinculado al parabrisas, Apple patentó un sistema que puede detectar e identificar objetos y peatones en condiciones de baja visibilidad.

Esta tecnología puede proyectar en el parabrisas una recreación de su imagen y posición para que el conductor reaccione a tiempo, y pueda evitar el impacto.

Otra de las tecnologías permitirá que el parabrisas tenga la capacidad de reconocer fisuras y grietas, y de ser necesario pedir un turno en el taller.

Otra de las tecnologías permitirá que el parabrisas tenga la capacidad de reconocer fisuras y grietas, y de ser necesario pedir un turno en el taller.

El sistema opera con dos dispositivos que forman parte de su columna vertebral. Por un lado, un sensor láser LiDAR que emite un haz laser pausado dentro del campo de visión del vehículo y analiza la luz reflejada por los objetos. Y por orto, un sensor infrarrojo que detecta la firma térmica de todo lo que está por delante del vehículo. Con esa información y una potente unidad de procesamiento de imágenes con inteligencia artificial, el sistema detecta y define lo que está adelante y el conductor no puede ver con claridad.

Otra tecnología patentada por Apple es un parabrisas de realidad virtual. Al mejor estilo Minority Report , la película de ciencia ficción protagonizada por Tom Cruise, esta innovación puede proyectar sobre su superficie direcciones, mapas e incluso llamadas con FaceTime.

Esta especie de head up display súper avanzado puede identificar calles, edificios, comercios y otras informaciones de mapeo que solicite el conductor para luego reflejarla delante de sus ojos.

Además cuenta con otras funciones, ya conocidas en la industria, capaces de detectar el nivel de atención y estrés de los ocupantes, a través de un sistema que supervisa el movimiento de los ojos, la postura y temperatura corporal, la frecuencia del parpadeo, la frecuencia cardíaca y los gestos corporales.

Según la luz y el reflejo, los vidrios tendrán la capacidad de autopolarizarse para evitar molestias en la visión de los ocupantes del vehículo.

Según la luz y el reflejo, los vidrios tendrán la capacidad de autopolarizarse para evitar molestias en la visión de los ocupantes del vehículo.

Teniendo esto en cuenta, el parabrisas podría reconocer gestos o hacia donde mira el conductor mientras solicita una información del entorno, para mostrársela en su campo visual y justo en la posición en la que se encuentra el objeto real.

A su vez, Apple ha registrado unos vidrios autopolarizados, equipados con una capa activa que puede tener un par de electrodos que permitan ajustar la transmisión de la luz a través del vidrio y su reflectividad.

“Puede ser difícil incorporar sistemas como estos de manera efectiva en un vehículo. Si no se tiene cuidado, las estructuras de las ventanas pueden ser antiestéticas, pueden ser insuficientemente flexibles y/o no tener un rendimiento adecuado”, detalla la patente, que también especifica que “esta ventana puede tener una capa activa y estructuras adicionales incrustadas en la lámina interna de polímero o pueden colocarse de otra manera entre las capas estructurales externas e internas. Las estructuras adicionales pueden incluir películas delgadas dieléctricas, capas conductoras como capas metálicas de película delgada, capas que forman filtros para bloquear la luz infrarroja, visible y/o ultravioleta, capas para difundir la luz y otras estructuras”.

Por otra parte, las automotrices siguen de cerca los movimientos y desarrollos de las compañías tecnológicas que comenzaron a vincularse en la industria. En este sentido, Herbert Diess, CEO del grupo Volkswagen, aseguró que los gigantes tecnológicos con abundante efectivo disponible que entran en la industria automotriz representan un desafío mucho mayor que las marcas rivales tradicionales.

“Estamos deseosos de que lleguen nuevos competidores que, sin duda, acelerarán el cambio en nuestra industria”, dijo Diess en una publicación en su perfil de la red social LinkedIn cuando se le preguntó sobre el automóvil autónomo de Apple. Además, el ejecutivo está convencido de que la compañía más valiosa del mundo volverá a estar vinculada con la movilidad: “podría ser Tesla, Apple o Volkswagen”.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Tecnología

Gmail, Youtube y otros servicios de Google vuelven a funcionar después de 35 minutos de caída

Publicado

on

Por

El gigante de Internet registró en la mañana de Argentina inconvenientes con el acceso a sus múltiples servicios.

Gmail, Youtube y otros servicios de Google presentaron fallas a nivel mundial este lunes, así como buscar contenido en Internet o la sincronización de archivos desde la plataforma Drive, según reportaron miles de usuarios provenientes principalmente de Europa.

Los problemas técnicos comenzaron cerca de las 9 hora argentina y duraron 35 minutos, según registro el sitio especializado en el monitoreo de servicio en Internet DownDetector, mientras que se multiplicaban los mensajes con la etiqueta #GoogleDown (#GoogleCaído), sobre todo en Twitter.

La mayoría de los reportes provinieron de países de Europa, como el Reino Unido, Alemania, Grecia, Portugal, Francia, Polonia y Rusia; aunque también se registraron inconvenientes en otros estados como Japón, Australia e Indonesia y hasta en Argentina.

Downdetector registra los comentarios de los usuarios con problemas para acceder a los servicios de Google.

Downdetector registra los comentarios de los usuarios con problemas para acceder a los servicios de Google.

“Se reportan fallas en el funcionamiento de algunos productos de Google. Aún desconocemos la causas pero estamos trabajando para solucionarlo”, dijeron desde Google Argentina al ser consultados por Clarín en los primeros minutos de un lunes negro para el gigante de Internet.

En cambio, esta caída no parecía total, ya que algunas personas lograban acceder a ciertos servicios de Google, como el buscador o el acceso a los correos electrónicos en Gmail, incluso en el momento más crítico del fallo.

El panel de control de Google señala que la mayoría de sus servicios están operativos. Foto: captura.

El panel de control de Google señala que la mayoría de sus servicios están operativos. Foto: captura.

No obstante, el resto de los usuarios afectados a nivel mundial manifestaron problemas de acceso a Gmail y Drive, que impedían iniciar sesión y acceder a los correos recibidos, en el servicio de correo. Principalmente, experimentaban problemas de sincronización y de carga de ambas aplicaciones.

En cuanto a Gmail y otros servicios de Google, como Google Play, YouTube Music, Google Home, Nest, Google Classroom y el buscador de Google, la mayoría de los problemas también se produjeron en naciones europeas, así como en EE.UU.

(Visited 10 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas