Connect with us

Politica

Gesto gremial a Alberto Fernández: la CTA y Yasky regresarán a la CGT después de 28 años de diferencias políticas

Publicado

on

El Congreso de la CTA de los Trabajadores resolverá mañana, jueves, su regreso a la Confederación General del Trabajo (CGT), tras una ruptura política de 28 años causada por el alineamiento a Carlos Menem en 1989. Hugo Yasky, líder histórico de la CTA, no aceptaba apoyar los planes de ajustes del presidente riojano y decidió la escisión gremial y la creación de la CTA.

A casi tres décadas de esa fractura política y gremial, Yasky hace una apuesta programática al candidato presidencial Alberto Fernández y decide regresar a la CGT a través de un Congreso de la CTA que deliberará mañana en Lanús y adonde fueron invitados Fernández, Máximo, Kicillof y Moyano, entre otros dirigentes del Frente de Todos.

El paso adelante para unificar lo más posible al movimiento obrero de Yasky llega en un momento electoral decisivo y agrada al propio Hugo Moyano, quien ve con buenos ojos la incorporación de la CTA a la CGT.

Tanto es así que para el cierre del congreso nacional de la CTA de los Trabajadores se invitó, además de al líder camionero, al bancario Sergio Palazzo -se habla de su posible llegada a la secretaría general de la CGT el año próximo- y a Víctor Santa María, titular del Suterh, que tiene una excelente relación con Alberto Fernández.

Breve historia del sindicalismo argentino

Recuerda Yasky: “Tuve la cultura de las ideas de Alfredo Palacios. Mi abuelo fue el primer concejal socialista de Ramos Mejía. Mi abuela, por el año 30, había instalado el primer centro de la mujer socialista” en la misma localidad ubicada en el partido bonaerense de La Matanza.

Por entonces el actual líder de la CTA de los Trabajadores no había nacido, lo hizo el 10 de octubre de 1949, pero unas décadas después sabría que el 27 de septiembre de ese año 30, en el país se fundaba la Confederación General del Trabajo.

La tarea no había sido sencilla, y el diputado Alfredo Palacios tuvo mucho que ver con eso. El nacimiento de la CGT, como escribió en su momento el historiador Osvaldo Bayer, fue el fruto de un acuerdo entre la dirigencia de los sindicatos socialistas y anarquistas. Después se sumaron los comunistas. Sin embargo, la unidad entre esos grupos políticos duró hasta 1935.

Esa fue la fecha de la primera división en el mundo obrero. Por un lado, socialistas y comunistas crearon la CGT Independencia.

Los anarquistas, por el otro, formaron la CGT Catamarca. Dos años más tarde, retomaría el nombre de Unión Sindical Argentina.

Pero esa “unión” volvería a estallar en 1942, derivando en la creación de la CGT1 y la CGT2. Pero, como describe la revista Acción, “con la aparición en el escenario político del coronel Juan Perón, se inició un proceso de reunificación que se extendió hasta el golpe de Estado del 16 de setiembre de 1955, cuando la CGT fue intervenida y coexistieron tres agrupamientos, las 62 organizaciones peronistas, los 32 gremios autodenominados ‘democráticos’ que apoyaban el golpe y los 19, de extracción comunista”.

La historia de desavenencias y reacomodamientos en el seno del movimiento obrero argentino es dinámica, tiene tanto movimiento como el núcleo de un átomo. Y Hugo Yasky, el dirigente sindical de la CTA de los Trabajadores, es parte de esas idas y vueltas que están emparentadas con las coyunturas políticas que sobresaltan al país.

Este gremialista de extracción docente lo sabe muy bien. Hace 28 años decidió retirarse junto a otros gremios de la CGT que permanecía “impávida y anestesiada ante las políticas neoliberales” que -según su opinión- “llevaba adelante el presidente Carlos Saúl Menem”.

El 10 de octubre de 1989, en el Congreso de la CGT, celebrado en el Teatro San Martín, fue desplazado de la conducción cegetista el cervecero Saúl Ubaldini, recordado por los 13 paros generales que le hizo al presidente radical Raúl Ricardo Alfonsín.

Ubaldini había sido vencido por el sector integrado por quienes apoyaban la candidatura presidencial del entonces gobernador de La Rioja, agrupados en el denominado Movimiento Sindical Menem Presidente (MSMP).

Allí destacaban, por ejemplo, Luis Barrionuevo (Gastronómicos), Jorge Triaca (plásticos), Juan José Zanola (bancarios), José Pedraza (ferroviarios) Roberto Digón (tabaco), Roberto García (taxistas) y Gerardo Martínez (UOCRA ).

El lugar de Ubaldini fue ocupado por el dirigente mercantil Güerino Andreoni. Como adjunto se nombró al mecánico Raúl Amín (Mecánicos).

Yasky provenía del combativo Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA). Más tarde fue ungido como secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA).

Apenas dos años después de la “amañada” elección, -para el entender de algunos- que desbancó a Ubaldini, Yasky junto a CTERA y otras organizaciones gremiales “social-cristiana/peronista, con una importante minoría trotskista y comunista”, según su propio conteo, se van de la CGT y conforman, el 17 de diciembre de 1991, la CTA; y el 14 de noviembre de 1992 se funda, con las mismas siglas, el Congreso de los Trabajadores Argentinos.

Pero no todas fueron rosas dentro de la CTA. En el año 2011 esa central obrera se fractura en dos.

La razón, la cercanía que Hugo Yasky mantenía con las políticas económicas que llevaba adelante Cristina Fernández de Kirchner que ya transitaba su segundo mandato.

Reclamos similares, aunque en otro contexto, de pasividad ante el gobierno de turno que a la CGT “menemista” hacía Yasky en 1991, ahora desde adentro de la propia CTA, se lo hacía Pablo Micheli, el representante del poderoso gremio de los trabajadores estatales, ATE.

Micheli, ex militante de la Federación Juvenil Comunista, y fundador junto a Yasky de la CTA, no lo dudó y fracturó a la organización gremial.

Por un lado quedaron los sindicatos vinculados al kirchnerismo y que seguirían apoyando a Fernández de Kirchner, aún ante la derrota frente al actual presidente Mauricio Macri, nucleados ahora en la CTA de los Trabajadores.

Del otro lado, los gremios opositores al kirchnerismo. El nuevo reagrupamiento sindical pasó a llamarse CTA Autónoma y tiene como sindicato más numeroso a la Asociación de Trabajadores del Estado.

Las políticas sociales y económicas del macrismo, que provocaron un aumento de la pobreza, desempleo y altísima inflación; y la eventual llegada a la Casa Rosada del candidato peronista (Alberto Fernández), hicieron que Yasky y Micheli, comenzaran un lento camino hacia la unificación de la CTA.

A casi 30 años de haber abandonado la CGT, Yasky anunció lo que ya había adelantado Infobae: se comienza a transitar el sendero de la unión de los gremios, tal como les solicitó a dirigentes de su confianza -por ejemplo a Héctor Daer, uno de los titulares de la CGT- el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández.

“La unificación tiene que ser en la CGT. De ahí vino la CTA cuando nos separamos en 1991”, dijo Yasky, actual diputado nacional por el Frente para la Victoria, el lunes pasado. El anuncio, que será oficial el jueves 3 de octubre durante el congreso nacional de la CTA liderada por Yasky, se realizará en el microestadio de Lanús.

“Vamos a iniciar las tratativas para reunificar el movimiento sindical para fortalecer al movimiento obrero después de los embates sufridos durante el gobierno de Macri”, justificó ante la prensa.

Pablo Micheli y Hugo Yasky (DyN)

Pablo Micheli y Hugo Yasky (DyN)

Micheli, el secretario general de la CTA Autónoma, también fue invitado por Yasky de manera personal. Con calculada cortesía, Micheli le hizo saber que asistirá pero que no está de acuerdo con incorporarse a la CGT mientras esté conducida por los mismos “burócratas de siempre” que no acompañaron las luchas en la calle por un salario digno y “contra las políticas de ajuste de este gobierno que está llegando a su fin”, según su propia definición ante este medio.

-¿Qué tiene que pasar para que, como Yasky, ustedes también vuelvan a la CGT?

-Es muy sencillo. Que la conducción de la CGT esté a cargo de alguno de los compañeros o compañeras que encabezaron la resistencia al ajuste del gobierno de Mauricio Macri. Los “Gordos” de la CGT nunca avanzaron contra las políticas de hambre de este gobierno, siempre dudaron. Las fechas para los paros generales se las imponíamos los trabajadores, no salía de ellos. Y eran paros sin movilización. Alentaban a los trabajadores para que se queden en sus casas.

¿Y quién sería, Palazzo…?

-No voy a dar nombres, hay muchos compañeros y compañeras que salieron a la calle a poner el cuerpo contra estas políticas de ajuste. Además deberá ser un representante de los trabajadores que esté decidido a resistir si el próximo gobierno quiere avanzar con reformas laborales y previsionales.

Los pasos a seguir para incorporarse a la CGT

Uno de sus integrantes lo explicó así: “Estaba previsto que la CTA de los Trabajadores se incorpore a la CGT en abril de 2019, pero algunos tiempos se adelantan. No hay pasos orgánicos para dar. Participarán del Comité Central Confederal de la CGT, que representa a unos 142 gremios y pedirán su incorporación a la CGT”.

Andrés Rodríguez, el secretario general de UPCN y secretario adjunto de la CGT, ya expresó su beneplácito por el anuncio de Yasky, pero advirtió: “Todavía hay discusiones internas sobre la posible incorporación de la CTA a la CGT” y precisó que el punto más caliente, y el que definirá el ingreso o no de la CTA de los Trabajadores es que “ellos reconozcan a la CGT como autoridad gremial”; si lo hacen, no habrá ningún inconveniente.

Como se ve, hay voluntades de unificación dentro del gremialismo, como aspira el candidato Fernández. Asperezas y resquemores también. Por eso, habrá que seguir muy de cerca estos movimientos para identificar qué actitud predomina sobre la otra, y en caso de ser la primera, cuánto tiempo durará.

De todos modos, y más allá de estas voluntades, la unidad gremial en su totalidad parece muy compleja.

Nadie imagina, al menos por ahora, a Luis Barrionuevo solicitando la unificación de su CGT Azul y Blanco con la de la dupla Daer-Acuña y mucho menos aún un acercamiento entre la Unión Tranviarios Automotor (UTA) con los Metrodelegados.

(Visited 22 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Tras la condena por lavado, la Justicia investiga más nexos comerciales entre Lázaro Báez y Cristina Kirchner

Publicado

on

Por

Lo hace a través del área de recupero de activos, en una causa paralela donde se busca determinar si el empresario K adquirió propiedades como testaferro de la vicepresidenta.

Tras la condena de Lázaro Báez a 12 años de prisión por lavado, un expediente pone el foco en los presuntos negocios del empresario con Cristina Kirchner y su familia. En la mira, el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan tienen una serie de intercambios comerciales, compra y ventas de inmuebles entre otras transacciones que vinculan a los Báez y los Kirchner. El expediente es el 2146/2019 y allí el empresario K condenado y la vicepresidenta están imputados por lavado de dinero.

El expedientes viene avanzando a paso firme y allí Marijuan y Casanello buscan determinar si los bienes por más de 205 millones de dólares que adquirió el contratista K son producto de un ilícito y si actuó como testaferro de los ex presidentes. Esta semana después de la dura condena contra Báez, se sumó nueva documentación al caso.

Lázaro Báez aún no se recupera de la sentencia dictada el miércoles pasado por el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4), que lo acusó de haber lavado 60 millones de dólares entre 2010 y 2013. Lo condenaron a doce años de prisión. Sus cuatro hijos también fueron condenados con penas diferentes.

Esa causa, conocida como la Ruta del Dinero K, tuvo entre sus ejes centrales la determinación de a cuánto ascendía el patrimonio de Lázaro Báez. Hubo un paralelismo que se investigó: mientras su firma insignia Austral Construcciones recibía licitaciones viales del gobierno kirchnerista, parte de esos fondos los volcó a las maniobras de lavado. Las mismas incluyeron la compra compulsiva de propiedades y diversos bienes: 1.412 en ocho distritos diferentes.

Muchas de esas compra ventas de casas, terrenos y negocios celebrados comercialmente, se realizaron con Austral Construcciones, piedra angular de las operaciones investigadas en la Ruta del Dinero. Pero a su vez, muchas de esa adquisición de propiedades, como la venta de otras, se concretaron con la familia Kirchner.

Por ese motivo y a pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) de la gestión macrista, se abrió una nueva investigación que se desprendió de la causa principal cuyo juicio oral concluyó el miércoles pasado. El expediente actual se concentra exclusivamente en la fortuna del empresario K.

En la causa sólo están imputados Báez y Cristina Kirchner por decisión del fiscal Guillermo Marijuan y se investigan las operaciones “de adquisición de bienes en el país mediante sociedades del Grupo Báez” como también a título personal.

La fiscalía pidió a los colegios de Escribanos de al menos ocho provincias que remitan toda la documentación vinculada a la compra de propiedades por parte de Austral Construcciones, los dueños de la misma y demás integrantes de la compañía. La documentación comenzó a llegar la semana pasada, confirmaron fuentes judiciales a Clarín.

No descartan, desde la investigación, que el patrimonio de Báez sea aún mayor como también que aparezcan más nexos y operaciones cruzadas con la familia Kirchner.

El análisis de la documentación, estará a cargo del área de Recupero de Activos, dependiente de la Procuración, y tiene como finalidad determinar la cantidad de nexos entre Cristina Kirchner y Lázaro Báez respecto al acervo patrimonial y así poder llegar a responder el planteo central de este expediente: el origen de los bienes adquiridos y si el empresario K actuó como una “persona interpuesta”, es decir, como un testaferro, en esta caso, de la ex Presidenta.

La Justicia determinó que la fortuna de Báez en bienes registrados y detectados por la fiscalía asciende a 205.134.525 dólares, que “fueron adquiridos con dinero desviado de las arcas del Estado mediante maniobras de asignación irregular de obra pública, siendo Lázaro Báez, testaferro del matrimonio Kirchner”, remarcó la UIF al pedir la investigación.

Para determinar los puntos que dieron origen a la causa, el fiscal Marijuan inició un relevamiento de todos los bienes registrados a nombre de Báez como de su grupo empresarial. “No se descarta que la fortuna supere los 205 millones de dólares, y que aparezcan más propiedades que deberán tasarse”, señalaron fuentes judiciales a Clarín.

Ese cuantioso y millonario patrimonio quedó decomisado por orden del TOF 4 al entender que Báez lavó 60 millones de dólares, que debe afrontar una multa de 480 millones de dólares y además, otra correspondiente Austral Construcciones por 120 millones de dólares.

Ahora el área especializada de la Procuración, realiza los entrecruzamientos entre los nexos que tienen el empresario K y la vicepresidenta. Para ello, se requirió información a áreas de catastro de diferentes lugares, principalmente Santa Cruz, para determinar bien las fechas de las operaciones, quiénes intervinieron en las mismas, los montos implicados y de dónde provino el dinero comprometido.

El patrimonio de Báez se compone de terrenos, casas, departamentos, cocheras, hoteles, empresas, estancias, locales comerciales, estaciones de servicio, galpones, edificios, aviones, vehículos y maquinaria vial. Las propiedades están distribuidas en diez localidades de Santa Cruz, también en las provincias de Chubut, Buenos Aires, Río Negro, Tierra del Fuego, Chaco y Santiago del Estero, además de Capital Federal. Además, se contabilizaron en 972 vehículos y maquinaria vial perteneciente a Austral Construcciones.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Eduardo Duhalde: “Soy parte de una generación fracasada… no somos el modelo de nadie”

Publicado

on

Por

El ex presidente habló en un ciclo de charlas de la Universidad Católica Argentina. No hizo alusión al vacunatorio vip del que fue beneficiario junto a su familia y se calificó al también ex mandatario Fernando de la Rúa como “empastillado”

En el marco de una charla organizada por la Universidad Católica Argentina que se lleva adelante en este momento y lleva por título “El Diálogo Argentino, lecciones para el presente” –de la que también participan el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, el senador nacional Martín Lousteau, el neurocirujano Facundo Manes (que reapareció luego de su internación por COVID-19) y el secretario de Relaciones Institucionales del Gabinete y dirigente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro, entre otros–, el ex presidente Eduardo Duhalde señaló con crudeza: “Soy parte de una generación fracasada, de una generación que les echa la culpa a otros permanentemente. Que los jóvenes, que son nuestra expectativa, sepan que no somos modelo para nadie”. Sin hacer alusión al escándalo de las vacunas ni a su papel en el affaire del vacunatorio VIP que funcionaba en el Ministerio de Salud, su presentación giró en torno a la gestación del Movimiento Argentino Productivo junto a Raúl Alfonsín.

La semana pasada se conoció que tanto Duhalde (de 79 años) como su esposa Chiche y sus hijas María Eva y Juliana fueron inoculados con la vacuna Sputnik V en su domicilio de Lomas de Zamora en un hecho irregular. Ginés González García, el ministro que fue echado al descubrirse los pormenores del vacunatorio, fue el titular de esa cartera durante su presidencia. Según Clarín, ante una consulta puntual sobre cómo fue el mecanismo mediante el que se aplicó la vacuna, se desligó de cualquier responsabilidad: “Yo no gestioné nada, el que tiene que dar explicaciones es el Gobierno”.

La exposición de Duhalde se remontó a los primeros años de la democracia y su llegada al poder después de la renuncia de Fernando de la Rúa, para quien no ahorró duros epítetos, diciendo que estaba “empastillado” y que “no estaba en sus cabales”.

El entonces presidente Eduardo Duhalde junto a su ministro de Salud, Ginés González GarcíaEl entonces presidente Eduardo Duhalde junto a su ministro de Salud, Ginés González García

“Los consensos no se logran de un día para el otro –comenzó diciendo–. Buscar consenso y un clima de amistad entre los dirigentes es muy importante. Encontré en mi camino a un gran presidente, el Dr. Raúl Alfonsín. Descubrí una cosa, esa mentira tan común de Perón y Balbín: el que gana gobierna y el que pierde acompaña. Mentiras, mentiras. Yo viví que quien ganaba intentaba gobernar, y el que perdía intentaba que no gobierne. Lo viví en el gobierno del Dr. Alfonsín. A los dos meses ya vinieron a proponerme ser parte de un golpe de Estado. “Hay que echar a los zurdos”, me dijeron. Lo saqué patitas para arriba al coronel (no lo nombró) y con su tarjeta al otro día fui a ver al presidente y le conté lo que había pasado. Tomó el bastón, caminó detrás mío, habrá sido uno o dos minutos, yo pensé que habían sido uno o dos años. ‘Le agradezco, intendente’. No, doctor, no vengo a contarle, vengo a hacer una denuncia por escrito. Al otro día me llamó Alfonsín y me dijo ‘no levantemos la perdiz’, estamos trabajando…’”.

Más adelante, expresó: “Fuimos teniendo una confianza con el Dr. Alfonsín que se materializa en 1991. Soy elegido gobernador, lo convoco, le muestro un compromiso ético de 10 puntos. El primero era eliminar la corrupción estructural. Lo leyó, le parecía bien… ‘y para qué me lo muestra’. Quiero que gobernemos juntos. ¿Y cómo es eso? Yo administro fondos y ustedes controlan. ¿Qué? Todo, creado o a crearse del Estado provincial, parlamento y todos los municipios de la provincia. Y comenzó otro paradigma. El que gana gobierna y el que pierde también gobierna. Son los consensos mayores. Gobernar juntos”.

Luego, recordó: “Pierdo la elección del 99 con el Dr. De la Rúa y a finales del 2001 pasa lo que todos sabemos. Para entonces con el Dr. Alfonsín creamos –trabajamos juntos en todo– el Movimiento Productivo Argentino, junio del 2001. ¿Para qué? Para llevarle al Dr. De la Rúa una salida distinta a la que estaba empeñado. El Dr. De la Rúa no estaba en sus cabales, estaba empastillado, se burlaban periodistas de él. Estaba herido en un ala con la salida de Chacho Álvarez y no se recuperó. Me llama el Dr. Alfonsín nueve veces el 31 de diciembre de 2001. Yo estaba escondido, sabía que me querían hacer presidente. Le dije a Chiche ‘si llama de nuevo, lo atiendo’. Me dijo: ‘Lo llamé 15 veces, usted va a ser responsable de una matanza si no asume mañana la presidencia. Le doy dos horas pero no acepto el no como respuesta’. Dos horas después le dije que tenía razón pero que no alcanzaba con el 90% de los votos del PJ y la UCR. Si no viene gente del Frepaso, no voy a asumir. Vinieron y asumimos con gran consenso. Pero la gente no creía en nosotros. ‘Que se vayan todos’ era el grito de guerra. Dije en mi discurso que iba a convocar a la Iglesia para que prestara su ámbito físico y espiritual para llamar a un diálogo. Estuvieron las religiones, la gente de campo, industria, comercio, los piqueteros que eran invitados. Setenta y cinco agrupaciones participaron, más de mil personas interactuaron. Enviamos proyectos productivos y venían mejorados”.

Por último, señaló: “Quiero decirles a los jóvenes que soy parte de una generación fracasada, de una generación que les echa la culpa a los otros permanentemente. Que los jóvenes, que son nuestra expectativa, sepan que no somos modelo para nadie. Y finalmente, que tengo una esperanza absoluta. Las cosas son más fáciles, es copiarse de Europa, ¡por favor! ¿Cómo sale Europa de las crisis? No con tantos estudios, laburando, trabajando. Generando eso. Y acá no se hace porque los dirigentes argentinos no tienen ADN productivo. Eso es lo que hace falta. Poner en marcha la enorme potencialidad de un país que ha sido bendecido por Dios o por la naturaleza”.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Ruta del dinero K: condenaron al empresario Lázaro Báez a 12 años de cárcel por lavado de dinero

Publicado

on

Por

Lo decidió el Tribunal Oral Federal 4. También fueron condenados Jorge Chueco, Daniel Pérez Gadín, Martín Báez y Leonardo Fariña, entre otros. El juicio arrancó en octubre de 2018 y tuvo un total de 27 imputados. El empresario K estaba acusado de montar una maniobra para lavar más de USD 55 millones. La sentencia se postergó dos semanas por diferencias entre los jueces

Fin del misterio: el empresario Lázaro Báez fue condenado hoy a 12 años de cárcel por la maniobra de lavado de dinero de casi USD 55 millones que se conoce como “la ruta del dinero K”. También fueron condenados sus cuatro hijos. Martín, el único que permanece detenido en una cárcel, recibió una pena de 9 años.

Luego de largas discusiones, el tribunal no reveló durante la sentencia cuál es el delito precedente que se tomó en cuenta a la hora de acreditar la maniobra de lavado de dinero. No es un tema menor: el fiscal Abel Córdoba había hablado de la causa de la obra pública, donde la vicepresidenta Cristina Kirchner es una de las principales acusadas, y de la evasión fiscal. “Si los jueces dicen que el dinero de Báez venía de la obra pública, la complican seriamente a Cristina”, graficó una fuente judicial antes del veredicto.

La omisión sobre el delito precedente surgió de un acuerdo entre los jueces, pero Infobae pudo saber que dos de los magistrados, Néstor Costabel, Adriana Palliotti, votaron por tener en cuenta tanto la obra pública como la evasión. En cambio, López Iníguez fue solo del delito tributario.

Las diferencias previas entre los jueces, que obligaron a postergar la sentencia dos semanas, finalmente quedaron expuestas: el presidente del Tribunal Oral Federal 4, Néstor Costabel, tuvo que leer, al final del veredicto, cada una de las disidencias por los montos y las calificaciones de las penas.

La pena para Báez fue la misma que había pedido la Fiscalía. Pese al cambio de gobierno, las querellas que representan al Ejecutivo también habían solicitado penas muy altas para el principal responsable: 8 años y 6 meses, la Oficina Anticorrupción; 9 años, la Unidad de Información Financiera (UIF); y 8 años, la AFIP.

Luego de casi dos años y medio de juicio, el Tribunal Oral Federal 4 -integrado por los jueces Néstor Costabel, Gabriela López Iñíguez y Adriana Palliotti- también condenó al abogado Jorge Chueco y al contador Daniel Pérez Gadin. Ambos recibieron una pena de ocho años de cárcel.

En el caso de Leonardo Fariña, el tribunal decidió condenarlo a 5 años por su rol de arrepentido. “La pena fue reducida en tres años por su rol de imputado colaborador”, dijo el presidente del tribunal, que quedó a cargo de la lectura del veredicto desde su despacho de Comodoro Py.

Desde el punto de vista patrimonial, el tribunal ordenó el decomiso de USD 54.872.866,69 por la maniobra de lavado general y USD 5.000.000 por la compra del campo “El Carrizalejo”, en la provincia de Mendoza (conocido como el hecho B). Además, impuso a las firmas Austral Construcciones, Top Air S.A., OACI S.A. y Real Estate Investment Fiduciaria S.A. una multa por el doble de las operaciones en que intervinieron. En el caso de Helvetic Services Group, se ordenó la cancelación de la personería jurídica, y una multa correspondiente a siete veces el monto de las operaciones.

Todas las condenas y absoluciones

1) Lázaro Antonio Báez, 12 años

2) Jorge Oscar Chueco, 8 años

3) Daniel Rodolfo Pérez Gadín, 8 años

4) Jorge Leonardo Fariña, 5 años

5) Martín Antonio Báez, 9 años

6) Leandro Antonio Báez, 5 años

7) Melina Soledad Báez, 3 años

8) Luciana Sabrina Báez, 3 años

9) Walter A. Zanzot, 5 años

10) Julio Enrique Mendoza, 6 años

11) Claudio Bustos, 4 años y 6 meses

12) Eduardo César Larrea (absuelto)

13) Walter Santiago Carradori (absuelto)

14) Fabián Virgilio Rossi, 5 años

15) Federico Elaskar, 4 años y 6 meses

16) Juan Carlos Molinari, 4 años y 6 meses

17) Mario Lisandro Acevedo Fernández, (absuelto)

18) Daniel Alejandro Bryn, 3 años

19) Juan Ignacio Pisano Costa, 2 años y 6 meses.

20) Sebastián Ariel Pérez Gadín (absuelto)

21) Alejandro Ons Costa, 4 años

22) César Gustavo Fernández, 5 años

23) Jorge N. Cerrota, 2 años y 6 meses.

24) Christian Martín Delli Quadri (absuelto)

25) Eduardo Guillermo Castro, 5 años

26) Martín Andrés Eraso, 4 años y 6 meses

27) Juan Alberto De Rasis, 6 años

infobae-image

La investigación judicial comenzó en abril de 2013, por ese entonces a cargo del juez Sebastián Casanello y del fiscal Guillermo Marijuán, a partir de un informe del programa Periodismo para Todos (PPT) y apuntó a la red de cuentas bancarias abiertas en el exterior y la maniobra, mediante la compra de bonos, para reingresar el dinero a la Argentina, justo cuando Báez necesitaba capitalizar su empresa para poder quedarse con la construcción de dos represas en Santa Cruz. Se trata de una causa con implicancias políticas por la cercanía del empresario con la familia Kirchner.

Durante el juicio también se debatió el traslado de dinero en los aviones privados de Báez desde el Sur hasta Buenos Aires, y la compra del campo “El Carrizalejo”. El otro campo, conocido como “El Entrevero”, quedó al margen en otro juicio.

La jornada de este miércoles arrancó con las últimas palabras de Martín Andrés Eraso y Juan Alberto De Rasis, dos ex empleados del banco suizo Lombard Odier que participaron de las maniobras para mandar a ese país parte del dinero del Grupo Austral. Luego, el presidente del tribunal, Néstor Costabel, ordenó un cuarto intermedio hasta las 13.30 horas.

Pasaron dos años y casi cuatro meses desde la primera audiencia. En todo ese tiempo declararon casi 100 testigos, renunciaron abogados, se sumaron dos imputados al juicio, y salieron de la cárcel los tres principales acusados: Lázaro Báez, Jorge Chueco y Daniel Pérez Gadín.

El empresario K amagó varias veces con revelar sus secretos, pero terminó elogiando a su amigo Néstor Kirchner. Hoy el único detenido en la causa es el hijo mayor de Báez, Martín, que sigue con prisión preventiva hasta la primer semana de marzo.

El Tribunal Oral Federal 4 iba a dar a conocer la sentencia hace dos semanas pero de manera sorpresiva lo postergó para hoy, generando una catarata de especulaciones.

Luego de largas discusiones, el tribunal finalmente no expuso en el veredicto cuál es el delito precedente que se tomó en cuenta a la hora de acreditar la maniobra de lavado de dinero.

Durante su alegato, el fiscal Abel Córdoba había hablado de la defraudación mediante la obra pública, que se juzga en la causa de Vialidad -donde la vicepresidenta Cristina Kirchner es una de las principales imputadas- y la evasión impositiva de Austral Construcciones, que todavía se investiga en los tribunales de Bahía Blanca y de la Capital Federal. Las tres querellas, con algunas diferencias, coincidieron en esos delitos.

“Si los jueces dicen que el dinero de Báez venía de la obra pública la complican seriamente a Cristina”, graficó una fuente judicial antes del veredicto. Otro escenario posible era apoyarse solo en la evasión. En ese caso, asoma otro debate jurídico de fondo. “Está muy discutido si el delito de evasión puede ser un delito precedente porque el Estado otorga moratorias. De hecho, Austral está en una moratoria y la está pagando”, explicó uno de los principales abogados de la causa antes de la sentencia.

fiscal Abel Córdobafiscal Abel Córdoba

Durante los alegatos, la defensa de Báez denunció “una operación de inteligencia estatal y paraestatal, con participación de todos los medios de comunicación”. El abogado de Báez, Juan Martín Villanueva, sostuvo que “la causa tiene un objetivo político” y repasó varias tapas de diarios para concluir que “se buscó involucrar a la ex presidenta” Cristina Kirchner en la causa.

La defensa del empresario, en conjunto con otros abogados, también intentó voltear el testimonio de Leonardo Fariña, el arrepentido que cambió el curso de la investigación. Pero el fiscal y las tres querellas derrumbaron esa estrategia. En diciembre pasado, Córdoba aludió al fallo de la Cámara de Casación que ratificó la constitucionalidad de la ley del arrepentido. “La declaración de Fariña reunió los recaudos de la ley del arrepentido. El juicio está concluyendo, cualquier duda sobre el acuerdo se actualizó ante el tribunal. Fariña declaró durante cuatro audiencias”, sostuvo en ese momento.

infobae-image

El juicio arrancó el 30 de octubre de 2018 con 25 imputados, pero terminó con 27. En mayo de 2019, el TOF 4 decidió sumar a Martín Andrés Eraso y Juan Alberto De Rasis.

Estaba previsto que el juicio dure un año, pero la cantidad de imputados y testigos demoró el desarrollo. Luego vino la cuarentena y las idas y vueltas por el sistema remoto. El debate recién se retomó el 21 de julio del año pasado, con el alegato de la Oficina Anticorrupción (OA).

Báez siguió la última audiencia desde la casa “secreta” donde cumple la prisión domiciliaria desde septiembre, cuando el TOF 4 le otorgó ese beneficio por una orden concreta de la Cámara de Casación. El empresario primero intentó vivir en el country Ayres del Pilar, pero los vecinos no lo dejaron entrar. Luego del escándalo, fue trasladado a una casa, donde tiene custodia permanente.

Recién sobre el final del juicio, el empresario intentó desligar a todos sus hijos. “Lazaro tomaba las decisiones junto con sus colaboradores y no con sus hijos”, dijo su abogado. No alcanzó.

Báez seguirá cumpliendo con la prisión domiciliaria, mientras se definen las apelaciones. Pero la historia no termina. El empresario está participando del juicio de Vialidad y tiene varios procesos pendientes.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas