Connect with us

Politica

Gesto gremial a Alberto Fernández: la CTA y Yasky regresarán a la CGT después de 28 años de diferencias políticas

Publicado

on

El Congreso de la CTA de los Trabajadores resolverá mañana, jueves, su regreso a la Confederación General del Trabajo (CGT), tras una ruptura política de 28 años causada por el alineamiento a Carlos Menem en 1989. Hugo Yasky, líder histórico de la CTA, no aceptaba apoyar los planes de ajustes del presidente riojano y decidió la escisión gremial y la creación de la CTA.

A casi tres décadas de esa fractura política y gremial, Yasky hace una apuesta programática al candidato presidencial Alberto Fernández y decide regresar a la CGT a través de un Congreso de la CTA que deliberará mañana en Lanús y adonde fueron invitados Fernández, Máximo, Kicillof y Moyano, entre otros dirigentes del Frente de Todos.

El paso adelante para unificar lo más posible al movimiento obrero de Yasky llega en un momento electoral decisivo y agrada al propio Hugo Moyano, quien ve con buenos ojos la incorporación de la CTA a la CGT.

Tanto es así que para el cierre del congreso nacional de la CTA de los Trabajadores se invitó, además de al líder camionero, al bancario Sergio Palazzo -se habla de su posible llegada a la secretaría general de la CGT el año próximo- y a Víctor Santa María, titular del Suterh, que tiene una excelente relación con Alberto Fernández.

Breve historia del sindicalismo argentino

Recuerda Yasky: “Tuve la cultura de las ideas de Alfredo Palacios. Mi abuelo fue el primer concejal socialista de Ramos Mejía. Mi abuela, por el año 30, había instalado el primer centro de la mujer socialista” en la misma localidad ubicada en el partido bonaerense de La Matanza.

Por entonces el actual líder de la CTA de los Trabajadores no había nacido, lo hizo el 10 de octubre de 1949, pero unas décadas después sabría que el 27 de septiembre de ese año 30, en el país se fundaba la Confederación General del Trabajo.

La tarea no había sido sencilla, y el diputado Alfredo Palacios tuvo mucho que ver con eso. El nacimiento de la CGT, como escribió en su momento el historiador Osvaldo Bayer, fue el fruto de un acuerdo entre la dirigencia de los sindicatos socialistas y anarquistas. Después se sumaron los comunistas. Sin embargo, la unidad entre esos grupos políticos duró hasta 1935.

Esa fue la fecha de la primera división en el mundo obrero. Por un lado, socialistas y comunistas crearon la CGT Independencia.

Los anarquistas, por el otro, formaron la CGT Catamarca. Dos años más tarde, retomaría el nombre de Unión Sindical Argentina.

Pero esa “unión” volvería a estallar en 1942, derivando en la creación de la CGT1 y la CGT2. Pero, como describe la revista Acción, “con la aparición en el escenario político del coronel Juan Perón, se inició un proceso de reunificación que se extendió hasta el golpe de Estado del 16 de setiembre de 1955, cuando la CGT fue intervenida y coexistieron tres agrupamientos, las 62 organizaciones peronistas, los 32 gremios autodenominados ‘democráticos’ que apoyaban el golpe y los 19, de extracción comunista”.

La historia de desavenencias y reacomodamientos en el seno del movimiento obrero argentino es dinámica, tiene tanto movimiento como el núcleo de un átomo. Y Hugo Yasky, el dirigente sindical de la CTA de los Trabajadores, es parte de esas idas y vueltas que están emparentadas con las coyunturas políticas que sobresaltan al país.

Este gremialista de extracción docente lo sabe muy bien. Hace 28 años decidió retirarse junto a otros gremios de la CGT que permanecía “impávida y anestesiada ante las políticas neoliberales” que -según su opinión- “llevaba adelante el presidente Carlos Saúl Menem”.

El 10 de octubre de 1989, en el Congreso de la CGT, celebrado en el Teatro San Martín, fue desplazado de la conducción cegetista el cervecero Saúl Ubaldini, recordado por los 13 paros generales que le hizo al presidente radical Raúl Ricardo Alfonsín.

Ubaldini había sido vencido por el sector integrado por quienes apoyaban la candidatura presidencial del entonces gobernador de La Rioja, agrupados en el denominado Movimiento Sindical Menem Presidente (MSMP).

Allí destacaban, por ejemplo, Luis Barrionuevo (Gastronómicos), Jorge Triaca (plásticos), Juan José Zanola (bancarios), José Pedraza (ferroviarios) Roberto Digón (tabaco), Roberto García (taxistas) y Gerardo Martínez (UOCRA ).

El lugar de Ubaldini fue ocupado por el dirigente mercantil Güerino Andreoni. Como adjunto se nombró al mecánico Raúl Amín (Mecánicos).

Yasky provenía del combativo Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA). Más tarde fue ungido como secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA).

Apenas dos años después de la “amañada” elección, -para el entender de algunos- que desbancó a Ubaldini, Yasky junto a CTERA y otras organizaciones gremiales “social-cristiana/peronista, con una importante minoría trotskista y comunista”, según su propio conteo, se van de la CGT y conforman, el 17 de diciembre de 1991, la CTA; y el 14 de noviembre de 1992 se funda, con las mismas siglas, el Congreso de los Trabajadores Argentinos.

Pero no todas fueron rosas dentro de la CTA. En el año 2011 esa central obrera se fractura en dos.

La razón, la cercanía que Hugo Yasky mantenía con las políticas económicas que llevaba adelante Cristina Fernández de Kirchner que ya transitaba su segundo mandato.

Reclamos similares, aunque en otro contexto, de pasividad ante el gobierno de turno que a la CGT “menemista” hacía Yasky en 1991, ahora desde adentro de la propia CTA, se lo hacía Pablo Micheli, el representante del poderoso gremio de los trabajadores estatales, ATE.

Micheli, ex militante de la Federación Juvenil Comunista, y fundador junto a Yasky de la CTA, no lo dudó y fracturó a la organización gremial.

Por un lado quedaron los sindicatos vinculados al kirchnerismo y que seguirían apoyando a Fernández de Kirchner, aún ante la derrota frente al actual presidente Mauricio Macri, nucleados ahora en la CTA de los Trabajadores.

Del otro lado, los gremios opositores al kirchnerismo. El nuevo reagrupamiento sindical pasó a llamarse CTA Autónoma y tiene como sindicato más numeroso a la Asociación de Trabajadores del Estado.

Las políticas sociales y económicas del macrismo, que provocaron un aumento de la pobreza, desempleo y altísima inflación; y la eventual llegada a la Casa Rosada del candidato peronista (Alberto Fernández), hicieron que Yasky y Micheli, comenzaran un lento camino hacia la unificación de la CTA.

A casi 30 años de haber abandonado la CGT, Yasky anunció lo que ya había adelantado Infobae: se comienza a transitar el sendero de la unión de los gremios, tal como les solicitó a dirigentes de su confianza -por ejemplo a Héctor Daer, uno de los titulares de la CGT- el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández.

“La unificación tiene que ser en la CGT. De ahí vino la CTA cuando nos separamos en 1991”, dijo Yasky, actual diputado nacional por el Frente para la Victoria, el lunes pasado. El anuncio, que será oficial el jueves 3 de octubre durante el congreso nacional de la CTA liderada por Yasky, se realizará en el microestadio de Lanús.

“Vamos a iniciar las tratativas para reunificar el movimiento sindical para fortalecer al movimiento obrero después de los embates sufridos durante el gobierno de Macri”, justificó ante la prensa.

Pablo Micheli y Hugo Yasky (DyN)

Pablo Micheli y Hugo Yasky (DyN)

Micheli, el secretario general de la CTA Autónoma, también fue invitado por Yasky de manera personal. Con calculada cortesía, Micheli le hizo saber que asistirá pero que no está de acuerdo con incorporarse a la CGT mientras esté conducida por los mismos “burócratas de siempre” que no acompañaron las luchas en la calle por un salario digno y “contra las políticas de ajuste de este gobierno que está llegando a su fin”, según su propia definición ante este medio.

-¿Qué tiene que pasar para que, como Yasky, ustedes también vuelvan a la CGT?

-Es muy sencillo. Que la conducción de la CGT esté a cargo de alguno de los compañeros o compañeras que encabezaron la resistencia al ajuste del gobierno de Mauricio Macri. Los “Gordos” de la CGT nunca avanzaron contra las políticas de hambre de este gobierno, siempre dudaron. Las fechas para los paros generales se las imponíamos los trabajadores, no salía de ellos. Y eran paros sin movilización. Alentaban a los trabajadores para que se queden en sus casas.

¿Y quién sería, Palazzo…?

-No voy a dar nombres, hay muchos compañeros y compañeras que salieron a la calle a poner el cuerpo contra estas políticas de ajuste. Además deberá ser un representante de los trabajadores que esté decidido a resistir si el próximo gobierno quiere avanzar con reformas laborales y previsionales.

Los pasos a seguir para incorporarse a la CGT

Uno de sus integrantes lo explicó así: “Estaba previsto que la CTA de los Trabajadores se incorpore a la CGT en abril de 2019, pero algunos tiempos se adelantan. No hay pasos orgánicos para dar. Participarán del Comité Central Confederal de la CGT, que representa a unos 142 gremios y pedirán su incorporación a la CGT”.

Andrés Rodríguez, el secretario general de UPCN y secretario adjunto de la CGT, ya expresó su beneplácito por el anuncio de Yasky, pero advirtió: “Todavía hay discusiones internas sobre la posible incorporación de la CTA a la CGT” y precisó que el punto más caliente, y el que definirá el ingreso o no de la CTA de los Trabajadores es que “ellos reconozcan a la CGT como autoridad gremial”; si lo hacen, no habrá ningún inconveniente.

Como se ve, hay voluntades de unificación dentro del gremialismo, como aspira el candidato Fernández. Asperezas y resquemores también. Por eso, habrá que seguir muy de cerca estos movimientos para identificar qué actitud predomina sobre la otra, y en caso de ser la primera, cuánto tiempo durará.

De todos modos, y más allá de estas voluntades, la unidad gremial en su totalidad parece muy compleja.

Nadie imagina, al menos por ahora, a Luis Barrionuevo solicitando la unificación de su CGT Azul y Blanco con la de la dupla Daer-Acuña y mucho menos aún un acercamiento entre la Unión Tranviarios Automotor (UTA) con los Metrodelegados.

(Visited 22 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Alberto Fernández se llevó un gesto público de Macron y espera confirmar el encuentro con Kristalina Georgieva en Italia

Publicado

on

Por

“Francia está a su lado”, aseguró el presidente francés en el Palacio Eliseo. Guzmán mantuvo un encuentro con el FMI.

(París-Enviado Especial) En el cuarto día de la gira por Europea, Alberto Fernández recogió este miércoles el apoyo público de Emmanuel Macron para la postergación del vencimiento de los U$S2.400 millones que el país debe abonar antes de fin de mes con el Club de París, y ahora el Presidente apuesta a encontrarse el viernes cara a cara con Kristalina Georgieva en su objetivo de postergación de pagos.

“Deseamos que Argentina llegue a un acuerdo con el FMI para un programa que restablezca la estabilidad macroeconómica de su país. Sé cuáles son los esfuerzos de su país. Francia está a su lado. Queremos que Argentina hable de forma constructiva con los acreedores del Club de París y vamos a seguir este trabajo juntos, seguiremos conversando”, resaltó el presidente francés en la declaración conjunta que ambos mandatarios ofrecieron a la prensa en el patio central del Palacio Eliseo, después del recibimiento de honor al argentino.

Fernández llegó al mano a mano con Macron -compartieron un almuerzo en compañía de Brigitte Macron y Fabiola Yáñez, que extendería su estadía europea por unos días más- con una cuota de optimismo que, por ahora, se tradujo solo en gestos de su par de Francia, a tres semanas del vencimiento que podría declarar en default al país.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte junto al presidente Alberto Fernandez y su pareja Fabiola Yanez. Foto Presidencia.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte junto al presidente Alberto Fernandez y su pareja Fabiola Yanez. Foto Presidencia.

“Tanto en la negociación con los acreedores privados como con el Club de París y el FMI siempre Francia nos ha acompañado. Vamos a conversar como buenos amigos que somos”, subrayó por su parte el jefe de Estado después de una cálida bienvenida y antes de la despedida, que incluyó carcajadas. Fernández partió directo a la zona reservada del aeropuerto Charles de Gaulle para volar a Roma, la última escala de su gira por Europa.

Para el Gobierno, el gesto público de Macron -que enfrenta una compleja situación política de gobierno, azuzada por el mal humor social en torno a las medidas sanitarias- alcanzó para satisfacer las expectativas, a pesar de que en la antesala del encuentro había un optimismo mayor en la delegación.

Hay un principio de acuerdo“, fue el latiguillo de las horas previas en la comitiva oficial.

Fue la pregunta que gambeteó Martín Guzmán a la salida del hotel Sofitel de Roma mientras empezaba a caer la noche en la capital italiana y la delegación terminaba de aterrizar en el lugar.

“¿Hay principio de acuerdo?”, preguntó Clarín y otros medios en la puerta del lugar. “¿Cómo voy a decir eso?”, contestó el ministro vestido de sport, con los brazos abiertos. “¿Pero les fue bien?”, se insistió. “Sí”, respondió Guzmán mientras apuraba el paso.

“La reunión fue muy buena”, remarcaron en la delegación. Algunas semanas atrás, la secretaria de relaciones internacionales de Economía, una de las tres colaboradores que acompaña al funcionario, había mantenido una reunión técnica con el Club de París.

Atravesado por las internas palaciegas de Buenos Aires -a la misma hora, el PJ bonaerense ventilaba un comunicado con críticas a “la Argentina de los tarifazos”, un mensaje con una crítica encubierta al ministro-, con un cuidado perfil bajo, Guzmán se ubicó junto al Presidente con un rol central en la gira.

El libro que le regaló Emmanuel Macron a Alberto Fernández, durante el almuerzo íntimo que tuvieron con sus parejas.

El libro que le regaló Emmanuel Macron a Alberto Fernández, durante el almuerzo íntimo que tuvieron con sus parejas.

La dedicatoria de Macron a Alberto Fernández, donde destaca la votación sobre el aborto.

La dedicatoria de Macron a Alberto Fernández, donde destaca la votación sobre el aborto.

En línea con el anterior viaje de hace algunas semanas atrás, que incluyó además un paso por Alemania, la estrategia de Guzmán, avalada por Fernández, consiste en conseguir una postergación del pago con el Club de París que vence a fin de mayo a través de un acuerdo “puente” que le permita ganar tiempo mientras continúa las negociaciones con el Fondo Monetario, un tema que despierta tensiones internas en la Argentina.

La Casa Rosada espera, en ese sentido, dos movimientos claves para los próximos días. El encuentro cara a cara de Fernández con Georgieva, que tendría lugar el viernes en el último día del Presidente en Roma, a pesar de que por ahora no hay confirmación oficial, ni desde el organismo ni desde el vocero presidencial. Y la reunión virtual prevista para la próxima semana con la canciller Ángela Merkel.

Alemania tiene una posición de peso no solo en el FMI, si no una decisiva participación en el Club de París. Japón es el otro país con el que Guzmán busca acercar posiciones por su influencia en este último organismo multilateral de crédito.

Alberto Fernandez y Emmanuel Macron durante la conferencia mde prensa cinjunta en París.

Alberto Fernández y Emmanuel Macron durante la conferencia de prensa conjunta en París.

Entre el domingo y el martes, el mandatario ya había conseguir el apoyo verbal del premier portugués, Antonio Costa, y del presidente español, Pedro Sánchez. Con Francia, Italia y Alemania, la Casa Rosada anhela una declaración conjunta de los cinco países.

Fernández había manifestado, tanto en Lisboa como en Madrid, la intención del gobierno de llegar a un acuerdo sostenible con el FMI por la reprogramación de la deuda de los U$S44.000 millones tomados por la administración de Cambiemos. Conseguir, por ejemplo, estirar los plazos de pago, o la eliminación del abono de los sobrecargos que aumentan en 2 puntos la tasa de interés: el monto para este año es de unos U$S952 millones.

Este jueves, Guzmán tendría un nuevo encuentro con directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kosack, como parte de las reuniones técnicas que vienen manteniendo.

El Gobierno apunta en esa línea al seminario vaticano que el viernes tendrá lugar en la Pontificia Academia de las Ciencias y que le dará a Guzmán otro lugar de privilegio, junto a la directora del FMI y la secretario del Tesoro norteamericano, Janet Yellen. Una funcionaria clave de la administración de Joe Biden. También estará Joseph Stiglitz.

Después de eso, se busca un lugar en la agenda para coincidir con Georgieva. De no concretarse, el Presidente dedicará su estadía del viernes a pasear por Roma.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

El Presidente respaldó a Martín Guzmán y da por “terminada” la interna con Federico Basualdo

Publicado

on

Por

Alberto Fernández sostiene al ministro atacado por los K tras la crisis con el subsecretario de Energía. Un viaje a solas en auto y el foco en el FMI.

Vení conmigo Martín“, le dijo Alberto Fernández. El Presidente se apuraba a subir al Mercedes Benz último modelo que lo esperaba en la puerta del hotel que aloja a la comitiva oficial, y que lo trasladaría al Palacio de Belem, la histórica residencia del presidente portugués declarada monumento nacional en el 2007.

Martín Guzmán, que dejó antes de embarcar el sábado por la noche en el aeropuerto de Ezeiza a su peor semana como ministro, se subió al Mercedes junto a Fernández, al filo de las 5 de la tarde hora local, y llegaron juntos a la primera actividad oficial de la gira de cinco días que tiene a Lisboa como primera escala y que incluye, hasta el viernes, Madrid, París y Roma.

El gesto presidencial de subir a Guzmán a su primer traslado oficial -los esperaba Marcelo Rebelo de Sousa en la residencia de Belem- por las calles de una Lisboa amigable y primaveral, que atraviesa desde hace un par de meses un desconfinamiento total por el COVID, coloca al ministro de Economía en un primerísimo plano de una gira enfocada especialmente en la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario primero, y luego con el Club de París.

El papel protagónico de este Guzmán europeo busca contrarrestar el desgaste sufrido por el ministro en la última semana por el rumbo de la política económica, cuyo broche de oro fue la decisión, hasta ahora fallida, de renunciar al subsecretario de Energía, un funcionario de tercera línea que responde directo a La Cámpora, célebre por estos días.

En la comitiva presidencial, el affaire Guzmán-Basualdo fastidia. Se trata, tal vez, de uno de los temas menos agradable de la política doméstica. No solo por los funcionarios en sí: si no por la eterna discusión de liderazgo en el seno de la coalición.

Es un tema terminado. Fue mucho más ruidoso en los medios de comunicación que lo que pasó en verdad. Con Martín hay una intensa agenda de trabajo”, se excusaron en esta ciudad desde el entorno presidencial. A Guzmán, confían en la delegación, cada vez que le mencionan a Basualdo, se le transforma la cara.

Alberto Fernández firmó el libro de visitas antes de la reunión con el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa.

Alberto Fernández firmó el libro de visitas antes de la reunión con el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa.

El debate en Buenos Aires por el aumento en las tarifas de energía eléctrica en la ciudad y el Gran Buenos Aires -el corazón del voto K-, que el ministro pretende saldar con otro aumento más allá del 9% oficializado hace dos viernes a través de la segmentación, todavía sigue latente.

Pero no será Europa el lugar para ponerlo a consideración.

El ministro, que hacia el verano terminó de perder la simpatía que le ofreció Cristina Kirchner en un primer momento con el apoyo a la renegociación de la deuda con los bonistas privados emitida bajo legislación extranjera, llegó a Lisboa enfocado exclusivamente en las tratativas con el Fondo Monetario. A pesar de que la política de subsidios del Gobierno, y sus consecuencias en las cuentas del Estado, está atada a las conversaciones con el organismo multilateral de crédito.

Para el funcionario, la discusión es estrictamente económica. Y no política. Por eso fue acusado hasta por sus propios aliados por la “mala praxis” con la que intentó correr al subsecretario vinculado al riñón del kirchnerismo.

El presidente Alberto Fernández junto a su pare de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa. Foto Presidencia.

El presidente Alberto Fernández junto a su pare de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa. Foto Presidencia.

Este lunes, Guzmán, que aterrizó en Lisboa con un puñado de colaboradores que lo siguen a sol y sombra, tendrá a media mañana hora local su única reunión en la capital portuguesa por fuera de la agenda presidencial. Se trata del encuentro que mantendrá con João Leão, el ministro de Finanzas del gobierno, un funcionario de peso del que el ministro argentino pretender conseguir respaldo en la renegociación con el Fondo.

Es el rol principal de Guzmán durante esta semana. Leão era el único ministro de las Finanzas con el que no se había entrevistado durante su última gira, antes de que estallara su puja interna con Basualdo, y que lo llevó por Alemania, España, Francia e Italia. “Ahora queremos terminar de cosechar ese trabajo, y obtener el respaldo de los presidentes“, aseguran desde la delegación.

Al cierre de esta edición, el ministro, que Fernández ratificó sin matices por el papel que le dio en este viaje, terminaba de definir el resto de su agenda en Madrid, París y Roma, los tres destinos del charter de Aerolíneas Argentinas alquilado por la Presidencia. A la requisitoria de empresarios en Francia podrían sumarse otras actividades.

El cierre, en Roma, tendrá al ministro que la última semana estuvo en la mira del Instituto Patria frente a frente con Kristalina Georgieva, la directora del Fondo Monetario. En una actividad vaticana bajo el paraguas del Papa Francisco.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Mauricio Macri contó que se vacunó contra el coronavirus en Miami

Publicado

on

Por

El ex presidente se dio la vacuna monodosis de Johnson & Johnson en una farmacia. Había viajado para disertar en un seminario sobre “defensa de la democracia”.

El ex presidente Mauricio Macri contó este domingo en un posteo en su redes sociales que durante su último viaje a Miami, la semana pasada, se vacunó contra el coronavirus. Macri había viajado a los Estados Unidos para disertar en un seminario sobre “Defensa de la Democracia en las Américas” organizado por el Interamerican Institute for Democracy.

Según contó el ex presidente, se inmunizó con la vacuna monodosis que produce Johnson & Johnson. “Estando en EE.UU. pude comprobar que las vacunas se aplican en cualquier lado, desde las playas hasta los centros comerciales, e incluso en las farmacias. Yo mismo me he podido aplicar en una farmacia la vacuna monodosis de Johnson”, escribió en su Facebook.

Según fuentes cercanas al ex presidente, el mandatario se inmunizó el miércoles pasado, un día antes de volver a la Argentina. Lo hizo tras una visita a una farmacia donde tenía que comprar una serie de medicamentos. En esa local inmunizaban contra el coronavirus y decidió averiguar el procedimiento para que le aplicaran la vacuna. “Hizo la cola y cuando le tocó el turno se vacunó. Fue un trámite muy sencillo”, dijeron en su entorno.

Macri hoy tiene 62 años y domicilios en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Por su edad, en ambos distritos ya entraría en el esquema de vacunación. 

Tras la inmunización, según averiguó Clarín, el ex mandatario no tuvo molestias ni los síntomas que a veces aparecen tras la aplicación de las vacunas contra el coronavirus. Como viajó sin su familia, su esposa Juliana Awada no se inmunizó.

En el posteo que escribió en sus redes sociales, Macri aprovechó para cuestionar la estrategia oficial sobre la vacunación y las restricciones que aplicó el Gobierno de Alberto Fernández. “Recordemos que la Argentina podría haber tenido a su disposición millones de vacunas que no supo negociar. Son tiempos complicados para la Argentina y la región. La pandemia expuso la voluntad de muchos gobiernos de manipular el sistema para buscar la impunidad y perpetuarse en el poder (generalmente ambas cosas vienen juntas). Tenemos que estar atentos, defender a la Justicia y no darnos por vencidos, ante nada”.

En el seminario organizado por el Interamerican Institute for Democracy en Miami, de donde regresó el jueves pasado, Macri había apuntado contra el “populismo” en la región. “Azota a nuestro país y al continente. Cercena la libertad de expresión, ataca la independencia del poder judicial y se proclama como defensor del pueblo para justificar todo tipo de atropellos”, dijo.

En su posteo, donde contó que se inmunizó, retomó esas ideas. “Soy muy optimista de que estos gobiernos (populistas), incluso el nuestro, son estertores que no prosperarán, pronto quedarán en el recuerdo por haber expandido la pobreza y la injusticia”.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas