Connect with us

Policiales

Facundo Castro: el informe final sostiene que murió en forma violenta pero no puede determinar si fue asesinado

Publicado

on

La perito de la familia, Virgina Creimer, firmó en disidencia porque sostiene que lo asesinaron.

El documento que se llevó ayer la jueza federal de Bahía Blanca María Gabriela Marrón luego de haber participado de la junta de catorce expertos que intervinieron en la autopsia de Facundo Astudillo Castro, en la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en la ex Esma, consta de 72 páginas que ese prestigioso organismo internacional elaboró como informe integrado de los resultados que presentó cada perito. Según la síntesis que difundió luego el juzgado, los resultados “permiten aseverar, con el rigor científico necesario, que la muerte de Facundo José Astudillo Castro se produjo por asfixia por sumersión (ahogamiento)”. Además, “el avanzado estado de esqueletización del cadáver impide determinar si fue accidente, homicidio o suicidio“, dice el informe final. “Del estudio forense no surgen elementos que permitan suponer que los restos humanos hayan estado en otro ambiente distinto al del hallazgo durante el intervalo postmortem consignado”, precisaron al establecer que Facundo habría muerto en el mismo cangrejal donde fueron encontrados sus restos óseos, junto con una zapatilla en buen estado similar a la que calzaba el día que desapareció. Para la familia del joven, el informe no cambia su hipótesis: “Esto recién empieza. Facundo no se suicidó, no tuvo un accidente, lo mató la Policía Bonaerense”, dijo Cristina Castro en una conferencia de prensa posterior, donde cuestionó a una de las peritos que “se dio vuelta” (ver aparte).

“Facundo tuvo una muerte violenta, por asfixia por sumersión, tragó líquido. Facundo no tenía antecedentes suicidas, tenía un proyecto de vida, lazos con su comunidad y peleaba por los derechos humanos, descartamos también el accidente porque el cuerpo no tenía ningún otro tipo de lesión. Solo queda como hipótesis el homicidio para el fin de su vida, teoría que manejamos desde el día uno”, dijo a Página 12 Virginia Creimer, la médica forense designada como perito por la familia Castro, luego de conocerse el informe. “A Facundo lo mataron, por eso firmé en disidencia parcial, fue una muerte violenta por asfixia por sumersión”, insistió.

Además de los expertos y expertas que se reunieron a puertas cerradas –cinco forenses del EAAF (perito oficial), cinco del Cuerpo Médico Forense (CMF) de la Corte Suprema de Justicia, una perito del Conicet y tres de la Universidad Nacional del Sur, y Virginia Creimer, perito de las querellas y referente de la Consultora Pericial de Ciencias Forenses– acudió a la ex Esma la jueza Marrón, la abogada por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) Margarita Jarque, y el fiscal especial Horacio Azzolín.

Poco antes del mediodía, su juzgado emitió una síntesis de tres carillas sobre las conclusiones del análisis del cuerpo del joven, que desapareció el 30 de abril cuando dejó su casa de Pedro Luro, fue detenido por la policía por circular sin permiso en medio del ASPO, y cuyo esqueleto fue encontrado el 15 de agosto en un cangrejal de Villarino Viejo. El resumen no aclaró que la perito de parte firmó en disidencia parcial.

El punto central del informe pericial indicó que Facundo se ahogó: “Se trató de una muerte violenta, por no ser natural”, señaló y sumó las siguientes consideraciones:

* No se pudo establecer el modo de esa “muerte violenta”: si fue suicidio, homicidio o accidente.

* Se consideró que se ahogó en ese mismo lugar: “El hecho de que la identificación de los géneros y especies de diatomeas halladas en la médula sean coincidentes con las recuperadas en muestras de agua y de sedimentos recogidos en el lugar del hallazgo de los restos es altamente indicativo de que se trata del medio en el cual se produjo la muerte”, señala el documento.

* Los restos no presentaban lesiones vitales, de origen traumático, ni otras previas a la muerte.

* No se encontraron señales de daños por proyectiles de arma de fuego o segmentos de arma blanca.

* No se observaron signos de participación de terceras personas sobre los restos.

* La desarticulación de partes del cuerpo fue producida posmortem por animales de la zona y las mareas.

* No hay elementos para suponer que los restos hayan estado en otro ambiente distinto al del hallazgo.

* El intervalo postmortem estimado, es decir el tiempo mínimo transcurrido entre la muerte y el hallazgo, sería no menor a 30 días determinados.

* Todas las lesiones y pérdida de algunas piezas dentales que presentaban los restos estudiados son posteriores a la muerte, producto de depredadores y exposición medioambiental.

* El fenómeno “Pink Teeth” (diente rosado o coloración rosada por transparencia del esmalte) observado en piezas dentales del joven “debe ser considerado orientador pero inespecífico para establecer causa de muerte”.

(Visited 28 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Un motociclista murió tras chocar contra un auto que era conducido por su papá

Publicado

on

Por

Ocurrió en la localidad de Monte Caseros. El suceso causó conmoción entre vecinos y familiares

Tan dramático como insólito. Este martes en la localidad correntina de Monte Caseros, un joven motociclista murió tras chocar contra un vehículo conducido por su padre.

El hecho se produjo a las 11.30 en la esquina de calles Vicente Mendieta y Salta, a dos cuadras del domicilio familiar en la ciudad, a 400 kilómetros de la capital correntina.

Juan José Kuhnle de 39 años de edad murió en el hospital Samuel Robinson de Monte Caseros, luego de impactar contra el automóvil en el que viajaba su padre, Hugo Gustavo Kuhnle de 69 años.

De acuerdo a lo informado por la Policía local a la agencia Télamel Toyota Corolla color gris impactó con la moto Gillera de 110 CC que era conducida por Juan Kuhnle, quien de inmediato fue asistido por su padre, que lo trasladó en su vehículo al centro de salud, donde finalmente murió.

Tras lo sucedido, el hospital emitió un parte médico donde explicó que la víctima “ingreso al Sanatorio tras sufrir accidente de tránsito inicialmente consciente con franca dificultad respiratoria e inestabilidad hemodinamica con fracturas costales múltiples, neumotorax izquerdo hipertensivo, con contusión pulmonar bilateral con tubo pleural izquierdo con requerimiento de inotropicos por shock progresivo”.

Luego señaló que el paciente “requirió desde el ingreso intubación orotraqueal con respirador mecánico y drogas inotrópicas y pese a todo el esfuerzo médico desplegado el joven falleció en las primeras horas de este martes por la tarde”.

“En el lugar se realizaron las diligencias del caso y la comisaría de Monte Caseros abrió de oficio una actuación sumarial”, explicaron las mismas fuentes.

El joven atropellado fue trasladado al hospital donde murió horas más tardeEl joven atropellado fue trasladado al hospital donde murió horas más tarde

Según Los Andes, la víctima era un profesor de matemáticas 39 años, que además ejercía como vicedirector de una escuela técnica. Trabajaba desde hacía 16 años en la agrotécnica “República de Venezuela”, el mismo lugar en el que culminó sus estudios y donde además habían sido docentes sus padres. Tras conocerse su fallecimiento, la institución informó que permanecerá cerrada hasta nuevo aviso.

No es el único accidente de este tipo que se recuerde. A mediados del mes de enero del año pasado, un adolescente de 15 años atropelló y mató a su abuela en un barrio privado de la localidad bonaerense de Tigre.

Según informaron fuentes policiales, el menor embistió a la mujer mientras practicaba manejo. La víctima fue identificada como Clementina Mascitti, una mujer de 87 años que fue atropellada por su nieto mientras observaba cómo el menor conducía un Chevrolet Agile de color gris por las calles internas del barrio hasta que de un momento a otro pierde el control. A pesar de ser asistida en el lugar, la jubilada falleció.

Todo ocurrió en el “Barrio Cerrado Santa Bárbara”, situado en Corredor Bancalari al 3900. Según se informó, en la escena intervinieron efectivos de Policía Científica.

Y en otro hecho similar, dos meses después, a principios del mes de marzo, una mujer atropelló a sus tres hijos menores mientras intentaba salir del garaje de su casa en el barrio San Francisco Solano, partido bonaerense de Quilmes. Como consecuencia del accidente, uno de ellos murió.

La víctima fatal es una niña de 4 años que falleció en un hospital de la zona. Se cree que la madre habría confundido los movimientos de la palanca de cambios mientras sacaba su vehículo del estacionamiento de la vivienda, ubicada en la calle 885 al 4735 y luego de chocar contra una pared de ladrillos.

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Un policía llamó al 911 para denunciar que su pareja se había suicidado: lo detuvieron e investigan si fue un femicidio

Publicado

on

Por

Ocurrió en Villa del Parque. La víctima, de 24 años, también era Policía de la Ciudad. Recibió un disparo en la cabeza.

Habían pasado unos minutos de las 5 de este lunes cuando llamó al 911 y dijo que su pareja, una agente de la Policía de la Ciudad, se había disparado en la cabeza después de una discusión en su casa de Villa del Parque. Cuando los investigadores llegaron a la casa, lo encontraron sentado en el patio. “Se mató”, les dijo. La causa se inició como un presunto suicidio, pero con el correr de las horas creció la hipótesis de un femicidio. El hombre, que también es policía, quedó detenido.

Todo ocurrió este lunes a la madrugada en Terrada al 2500. La víctima fue identificada como la oficial Sol Acuña Bilbao, de 24 años. Hacía un año y dos meses que trabajaba en la Fuerza porteña, en la Comisaría 12B.

Fueron los agentes de la Comisaría 11B los que respondieron al llamado, donde se denunciaba que una joven se había disparado en la cabeza.

La policía Sol Acuña Bilbao trabajaba en la comisaría 12B.  Fotos: Facebook

La policía Sol Acuña Bilbao trabajaba en la comisaría 12B. Fotos: Facebook

Al llegar al lugar, se encontraron con el cuerpo ya sin vida de Sol: tenía un orificio de bala en su cabeza. Ahí estaba su pareja.

Se trata del oficial Germán Baigorria, de 29 años y que trabaja en la división Servicios Especiales de Tránsito de la Policía de la Ciudad.

Baigorria les dijo a sus colegas que Sol se había disparado luego de una discusión entre ambos. Sin embargo, los investigadores sospechan todo ocurrió en el marco de una pelea.

Así, la versión del supuesto suicidio perdió claridad. Además, en la casa se encontraron elementos desparramados por el piso.

Germán Baigorria (29), acusado del homicidio de su pareja. Fotos: Facebook

Germán Baigorria (29), acusado del homicidio de su pareja. Fotos: Facebook

Allegados a la pareja contaron a Clarín que los jóvenes fueron compañeros en la escuela de policía. Baigorria se había separado y empezó a salir con Sol. Se fue a vivir a su casa, pero al poco tiempo decidieron separarse. “Él era muy celoso y la trataba mal”, contaron las fuentes consultas.

Volvieron a vivir juntos cuando él tuvo problemas económicos y ella quiso ayudarlo. El domingo a la noche, Sol había salido con una amiga. En la madrugada del lunes hubo una discusión. Cerca de las 5, Sol recibió el disparo que terminó con su vida.

Baigorria fue detenido y acusado por el delito de homicidio de su pareja por disposición de María Lucrecia Saenz Samaniego, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°8.

Las pericias del caso quedaron a cargo de la Policía Federal.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Cuatro peligrosos presos se fugaron rociando lavandina en los ojos de sus guardias

Publicado

on

Por

Ocurrió este domingo en una comisaría de San Martín. Todavía queda uno prófugo.

Lavandina, el hipoclorito de sodio sagrado y aliado desde hace un año para combatir al virus que provocó una pandemia mundial, fue el “arma” de cuatro presos que se fugaron ayer, domingo 28 de febrero, de la comisaría 4ta de San Martín. En un descuido, y aprovechando el momento en el que los efectivos les acercaron comida, les tiraron con el líquido amarillento directo a los ojos.

Tres de ellos fueron recapturados mientras que uno continúa prófugo y es intensamente buscado por efectivos de la Policía Bonaerense. Además, hay guardias con heridas punzantes y con quemaduras en la piel producto del contacto con la sustancia química.

La dependencia policial está ubicada en Avenida Márquez y Echague, en la localidad de José León Suárez, en el Partido de San Martín. Allí, cuatro hombres permanecían detenidos y alojados en el sector de los calabozos, imputados por resistencia a la autoridad, robo calificado, y dos de ellos por el delito de homicidio.

Minutos antes de las 18, horario en el que los efectivos debían ingresar alimentos para los alojados en esa dependencia, los detenidos comenzaron a rociar con lavandina a los policías, apuntándoles directamente a los ojos.

Uno de ellos, el oficial Walter Bustamante, comenzó un forcejeo con los detenidos para evitar que se escaparan y sufrió heridas (aparentemente de arma blanca) en su mano izquierda y laceraciones en su abdomen.

Los cuatro detenidos aprovecharon la situación para escapar. Fueron en dirección a un estacionamiento donde se encuentran las motos secuestradas pero fueron sorprendidos por dos mujeres: la oficial Claudia Hevia y la oficial Belén Cejas, quienes respondieron tirando con escopetas anti tumulto y lograron hacerlos retroceder nuevamente hacia los calabozos.

Pero nuevamente intentaron huir: esta vez, tres de los detenidos lograron saltar el paredón que da al fondo de la comisaría. Inmediatamente comenzó un rastrillaje que logró recapturar a dos de los prófugos en las inmediaciones de la Villa Cárcova, en el predio ferroviario ubicado en el acceso sobre la calle Fría y Guido. Actualmente personal policial se encuentra trabajando para dar con el delincuente prófugo.

Otros cuatro fugados, el mismo día, a 155 kilómetros

Otro escándalo con presos fugados sucedió este mismo domingo, pero a 155 kilómetros de San Martín: en la localidad de Magdalena. Cuatro pesos de la Unidad Penal N° 28 de Magdalena, cerca de La Plata, escaparon a las 3.30 de la madrugada de la cárcel ubicada en el kilómetro 111 de la ruta provincial 11.

Según fuentes policiales, los reclusos limaron los barrotes de una celda, saltaron un muro y le robaron a un guardia una escopeta 12/70, una pistola calibre 9 milímetros, dos cargadores con municiones y vestimenta.

La Unidad 28 de Magdalena, en 2005, fue noticia por la muerte de 33 presos. Se convirtió en la mayor tragedia dentro de cárceles argentina.

La Unidad 28 de Magdalena, en 2005, fue noticia por la muerte de 33 presos. Se convirtió en la mayor tragedia dentro de cárceles argentina.

Luego robaron un Volkswagen Suran gris y escaparon. Alertado personal policial de la fuga, intentaron detenerlos en un camino vecinal en dirección a Verónica, pero los prófugos evadieron el control y atravesaron las vallas de contención.

Luego de entrar al pueblo, siguieron escapando por la ruta 36 y descartaron el VW Suran en Magdalena, adonde robaron otro auto, un Chevrolet Aveo, y se llevaron de rehén a su conductor, de 69 años, hasta Villa Lynch, en San Martín, adonde lo abandonaron ileso.

Los cuatro evadidos se encontraban en la celda 17 del pabellón 9. Tres estaban imputados por robo y el restante por homicidio simple.

Asuntos Internos inició una investigación interna y como primera medida se ordenó el desplazamiento del jefe del penal y de siete agentes que se encontraban trabajando al momento del hecho. El caso está a cargo de la UFIJ N° 15 del Departamento Judicial La Plata.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas