Connect with us

Internacional

España: Sánchez amenaza a Madrid con tomar medidas si no endurece su gestión del coronavirus

Publicado

on

El gobierno central no descarta el estado de alarma o intervenir en la región, la más afectada del país por la pandemia pero que resiste aplicar una cuarentena estricta.

En medio de un agrio pulso, el gobierno de izquierda de Pedro Sánchez en España amenazó este lunes con hacer “lo que haga falta” si el ejecutivo regional de Madrid no toma medidas contundentes para frenar el avance descontrolado del coronavirus en esa comunidad, epicentro de la segunda ola de la enfermedad en el país.

Esta amenaza se enmarca dentro de una estrategia de presión total lanzada a finales de la semana pasada por Sánchez para tratar de forzar la mano del ejecutivo madrileño, que como ocurre con todas las regiones autónomas de España, es el único competente en materia de salud.

Ante una incidencia del coronavirus que con 722 casos por cada 100.000 habitantes dobla la del conjunto de España, de por sí el país de la Unión Europea (UE) con el peor índice, el gobierno regional de Madrid impuso hace una semana confinamientos selectivos en los barrios más afectados.

Este lunes, esas restricciones, que impiden a las personas salir de sus vecindarios salvo para ir a trabajar o al médico, se ampliaron a poco más de 1 millón de los 6,6 millones de habitantes de la región.

Algo insuficiente para el gobierno central que exige limitar los movimientos de la capital, Madrid, y otras áreas con alta incidencia del coronavirus de toda la región, que concentra un tercio de los casos confirmados y decesos de toda España en la pandemia de coronavirus (716.481 contagios y 31.232 decesos), y reducir aún más aforos de bares y restaurantes.

Madrid “está en una situación de serio riesgo sanitario para sus ciudadanos y los ciudadanos de las comunidades limítrofes”, previno el fin de semana el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que la tarde del lunes se reunirá nuevamente con autoridades madrileñas de salud.

“Madrid no se puede cerrar”, respondió la noche del domingo Isabel Díaz Ayuso, que dirige la coalición de derecha que gobierna la región, advirtiendo del impacto económico de volver a confinar Madrid, tal y como ocurrió entre marzo y junio en todo España.

El enfrentamiento estalló el viernes, cuatro días después de que se reunieran Sánchez y Díaz Ayuso para coordinar la respuesta a la escalada del coronavirus, cuando el ministro Illa convocó una rueda de prensa paralela a otra que ofrecían responsables de salud de Madrid para denunciar que el ejecutivo regional hacía caso omiso a sus recomendaciones.

Si Madrid, “buque insignia” de la derecha contra el gobierno de Pedro Sánchez, no da su brazo a torcer, el ejecutivo central tiene “herramientas legales” para actuar, explica a la AFP Cristina Monge, politóloga de la Universidad de Zaragoza.

Estas pueden ser “menos agresivas”, como usar un decreto de junio que regula la “nueva normalidad” tras el confinamiento que permite al gobierno decidir medidas en “situaciones de urgente necesidad”.

O “más fuertes”, como declarar un estado de alarma en Madrid, un régimen de excepción que permitiría al ejecutivo nacional asumir el control en materia sanitaria, o incluso aplicar un artículo de la Constitución que permite suspender la autonomía regional, tal y como se hizo con Cataluña tras la fallida declaración de independencia en 2017, indicó Monge.

Pero el gobierno quiere que sea Madrid quien actúe porque “sabe que si aplica medidas de intervención directa, pueden tener un efecto contraproducente, ya que Díaz Ayuso y el PP lo puedan acusar de ser el culpable de la gestión (de la crisis), de tener modos autoritarios e invadir sus competencias”, explicó Pablo Simón, politólogo de la Universidad Carlos III de Madrid.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Periodistas de todo el mundo denuncian ataques contra los medios en Nicaragua

Publicado

on

Por

Con una carta abierta que lleva la firma de destacados periodistas y editores de la región, culpan al gobierno de Daniel Ortega de un asesinato, decenas de exilios forzados, torturas y la ocupación de medios.

Periodistas y editores de todo el mundo firmaron este fin de semana una carta abierta en la que reclaman medidas urgentes para garantizar la libertad de expresión en Nicaragua, luego de que el gobierno de Daniel Ortega y (su esposa y vicepresidenta) Rosario Murillo generara en apenas seis meses el asesinato de un reportero, decenas de exilios forzados, torturas y condenas a trabajadores de prensa, ocupación de medios y censura. La firman autores destacados como Sergio Ramírez y Martín Caparrós e intelectuales como Jon Lee Anderson y la chilena Mónica González, entre otros premiados periodistas.

“Expresamos abiertamente nuestra preocupación e indignación ante el proceso de despojo de dos derechos elementales, del cual son víctimas los ciudadanos de Nicaragua: la libertad de expresión y el acceso oportuno a una información veraz e independiente”, expresaron.

La última edición impresa del periódico El Nuevo Diario, el miércoles 27 de septiembre de 2019, después de 39 años.  (AP Photo/Alfredo Zuniga)

La última edición impresa del periódico El Nuevo Diario, el miércoles 27 de septiembre de 2019, después de 39 años. (AP Photo/Alfredo Zuniga)

La denuncia pública lleva la adhesión de referentes internacionales, como Rosental Alves, director del Centro Knight de Periodismo de las Américas; Jon Lee Anderson, reportero de The New Yorker; María Teresa Ronderos, directora del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP); Mónica González, fundadora de CIPER; Germán Rey, investigador sobre comunicación, sociedad y cultura; Jean-François Fogel, director de la maestría en gerencia de medios de Sciences Po Paris y presidente del Consejo Rector; Héctor Feliciano, escritor y periodista; Natalia Viana, Directora de Agência Pública de Brasil; Jaime Abello Banfi, director de la Fundación Gabo, entre muchos otros. Por la Argentina, dieron su apoyo el secretario general de Redacción de ClarínRicardo Kirschbaum; el editorialista Joaquín Morales Solá; los periodistas Daniel Santoro Miguel Wiñazki, y los cronistas y escritores Leila Guerriero Martín Caparrós.

“Desde el inicio de las protestas cívicas, en abril de 2018, el gobierno en manos de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha ejercido una represión sistemática contra las voces disidentes, particularmente contra los medios de comunicación que no tienen bajo su control, hasta llegar a la confiscación de instalaciones donde operaban medios independientes”, recuerdan en la carta abierta y componen un listado escalofriante en el que se suceden el asesinato del periodista Ángel Gahona, el 21 de abril de 2018; el asalto realizado por paramilitares, que destruyó las instalaciones de Radio Darío, el 20 de abril de 2018; agresiones físicas, robos de equipos, amenazas, espionaje e intimidación contra reporteros; el exilio forzado de más de 70 trabajadores de prensa; el bloqueo aduanero contra el diario La Prensa y otros medios durante 500 días, para impedirles acceso a papel e insumos; el asalto, robo y ocupación policial de las redacciones de Confidencial y 100% Noticias en diciembre 2018; distintos casos de censura y de criminalización del ejercicio del periodismo, y el juicio político y encarcelamiento de dos periodistas, que fueron sometidos a torturas entre diciembre de 2018 y junio de 2019.

“Pude ver el peso que tenía Confidencial, el medio que dirige Carlos Fernando Chamorro. Claro, el régimen también pudo verlo y, como parte de su campaña contra la prensa independiente, mandó a sus matones a ocuparlo.

Martín Caparrós. Escritor y periodista argentino.

“Estuve en Nicaragua durante las protestas de 2018, que el matrimonio Ortega-Murillo reprimió con decenas de muertos –recordó Martín Caparrós esta tarde para Clarín–. Allí pude ver el peso que tenía Confidencial, el medio que dirige Carlos Fernando Chamorro. Claro, el régimen también pudo verlo y, como parte de su campaña contra la prensa independiente, mandó a sus matones a ocuparlo. Esta semana el régimen confiscó sus oficinas, junto con las de 100% Noticias. Estos casos son solo parte de las presiones que Ortega ejerce contra cualquier iniciativa democrática”.

Precisamente Carlos Fernando Chamorro contó días atrás su calvario: “A las 23:15 del jueves 13 de diciembre del año pasado, la Policía Nacional tomó por asalto la redacción de Confidencial y Esta Semana, los medios de comunicación que dirijo desde hace más de veinte años. Sin exhibir una orden judicial o el mandato de alguna autoridad, los oficiales armados detuvieron a los guardas de seguridad privada, derribaron las puertas con violencia y durante más de cuatro horas saquearon nuestra redacción. Cuando logré entrar a la oficina en la madrugada del día siguiente, constaté que se habían robado todas las computadoras, equipos de edición y filmación de televisión, así como nuestros documentos institucionales, contables y privados. Unas horas después, en la noche del viernes 14, la policía regresó a ocupar nuestra redacción. Y hasta hoy la mantiene tomada manu militari, ejecutando una confiscación de facto”, narró en un artículo publicado en el sitio del New York Times.

Manifestantes sostienen una bandera nicaragüense durante una marcha de protesta contra el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua, el 9 de mayo de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

Manifestantes sostienen una bandera nicaragüense durante una marcha de protesta contra el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua, el 9 de mayo de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

Tras 11 meses de exilio, regresó a su país y desde ahí dio testimonio a Clarín sobre la situación de los medios de comunicación en Nicaragua y su propio estado en este momento: “Regresé del exilio de Costa Rica a finales de 2019, a pesar de que no existían garantías de seguridad y que nuestra redacción seguía ocupada por la policía. Pero regresé para ejercer mi derecho porque la única forma de recuperar la libertad bajo una dictadura es ejerciendo nuestros derechos, en este caso como periodista”, aseguró.

Chamorro detalló que Nicaragua vive bajo un régimen autoritario “que se convirtió en una dictadura sangrienta en el año 2018, cuando fue desafiado por una protesta cívica masiva que demandó elecciones libres y la renuncia del presidente Ortega y su esposa, Rosario Murillo. El régimen respondió con violencia, masacró a más de 300 personas (hoy todos esos crímenes están en la impunidad) y, en el mes de septiembre de 2018, impuso un estado policial con la caducidad de todos los derechos constitucionales”.

El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, director de los medios de comunicación Confidencial y Esta Semana, es empujado por la policía antidisturbios fuera de las oficinas de El Confidencial en Managua el 14 de diciembre de 2020. (Foto de STR / AFP)

El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, director de los medios de comunicación Confidencial y Esta Semana, es empujado por la policía antidisturbios fuera de las oficinas de El Confidencial en Managua el 14 de diciembre de 2020. (Foto de STR / AFP)

Carlos Fernando Chamorro es una de las voces más incómodas para el presidente Daniel Ortega, que gobierna aquel país desde hace 14 años, cuando asumió el 10 de enero de 2007. Además de dirigir el portal Confidencia, en mayo 2009, obtuvo el Premio a la libertad de expresión en Iberoamérica, otorgado por Casa América Cataluña (España) y en octubre de 2010 recibió el Premio María Moors Cabot, que otorga la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en Nueva York. “La resistencia de la prensa independiente en Nicaragua no se puede explicar sin el respaldo de nuestras audiencias y la la confianza que la población ha depositado en la credibilidad de la prensa independiente, por un lado, y, por el otro, por el empoderamiento de los ciudadanos para divulgar información a través de las redes sociales”.

“La resistencia de la prensa independiente en Nicaragua no se puede explicar sin el respaldo de nuestras audiencia”.

Carlos Fernando Chamorro. Periodista nicaragüense.

En ese sentido, Chamorro destacó en diálogo con Clarín por teléfono que “periodistas y ciudadanos están hermanados en un esfuerzo por informar y por derrotar la censura oficial, mientras en Nicaragua no hay estado de derecho y no existe absolutamente ninguna protección legal para el ejercicio del periodismo”.

Rosental Alves es director del Centro Knight de Periodismo de las Américas y explicó a Clarín la crítica situación que se vive en Nicaragua: “Me sumé a la iniciativa por que estoy de acuerdo con la urgencia de llamar la atención de la comunidad internacional sobre los abusos en contra de periodistas y medios cometidos por el régimen de Ortega y su esposa y vice-presidente Rosario Murillo. La escala llegó esta semana a la ilegal confiscación esta semana de los inmuebles de los medios independientes ConfidencialEsta Semana Esta Noche, de Carlos Fernando Chamorro, y de 100% Noticias, cuyos líderes estuvieron presos por largos meses simplemente por que hacían su trabajo con independencia”, detalló Alves.

Además, el periodista brasileño, que es miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y preside la cátedra de Comunicación de la Unesco, recordó que este lunes, “cuando se celebra el Dia del Periodista en Nicaragua, queremos mandar un mensaje fuerte de solidaridad a los periodistas y al pueblo de nicaragüenses. Una vehemente protesta en contra de los abusos de la dictadura Ortega-Murillo. Y un apelo a la comunidad internacional para que tome acciones que ayuden a restablecer la democracia y el respeto a los derechos humanos en Nicaragua. Ojalá más periodistas firmen la carta abierta”.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Donald Trump está de regreso: “Puede que decida ganarles por tercera vez”, dijo en un acto en Florida

Publicado

on

Por

El político de 74 años pronunció un esperado discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora y coqueteó con su regreso al poder.

Donald Trump está de vuelta: por primera vez desde que dejó la Casa Blanca, el expresidente se dirigió el domingo a un público ultraconservador, decidido a recuperar el control de un Partido Republicano dividido que se pregunta si el magnate se presentará a la reelección en 2024.

El político de 74 años pronunció un esperado discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por su sigla en inglés) en Orlando, Florida (sureste), en el que coqueteó con la posibilidad de otra candidatura presidencial.

¿Ya me extrañan?”, dijo jocoso el ex presidente de los EEUU haciendo estallar a su audiencia en el gran evento. “En realidad, como saben, acaban de perder la Casa Blanca, pero es una de esas cosas, pero quién sabe, quién sabe. Incluso puedo decidir vencerlos por tercera vez”, agregó deslizando la posibilidad de ser candidato en 2024, e insistiendo con que fue víctima de fraude en noviembre pasado.

“No importa cuánto el establecimiento de Washington y los poderosos intereses especiales quieran silenciarnos, que no quede ninguna duda. Saldremos victoriosos y Estados Unidos será más fuerte y más grande que nunca”.

Bloqueado en Twitter y otras redes sociales, Trump ha mantenido un perfil bajo en su complejo de Mar-a-Lago en Florida desde que dejó la Casa Blanca el 20 de enero. Así, la CPAC es una oportunidad para atraer los reflectores.

Fue recibido con reverencia por una multitud de fanáticos mientras llama a la unidad republicana -y quizás arremeta contra algunos de sus críticos dentro del partido- en el último día de la mayor reunión conservadora del país.

Los partidos políticos estadounidenses suelen tener un ajuste de cuentas después de una serie de reveses como los que ha sufrido el Partido Republicano durante los cuatro años de mandato Trump: la pérdida de la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes.

“Voy a seguir luchando con ustedes, es mentira que voy a construir un nuevo partido”, aseguró.

El partido también quedó marcado por las repetidas mentiras de Trump sobre su fracaso electoral frente al demócrata Joe Biden, su juicio político por incitar a una insurrección en el Capitolio estadounidense el 6 de enero, y la extraordinaria escisión que ha provocado entre los republicanos tradicionales y los populistas pro-Trump.

Por la vuelta

Pero, en lugar de deshacerse de su problemático líder y trazar un nuevo camino para recuperar el poder, gran parte del partido sigue viendo a Trump como asidero para su futuro.

Pero si alberga o no ambiciones para 2024 es quizás la mayor pregunta de todas.

“Sé que está comprometido a ayudarnos a recuperar las mayorías en 2022” durante las elecciones de medio término, dijo a la cadena CBS la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, asegurando no saber si Trump volvería a ser candidato presidencial.

El expresidente busca “detener a Biden en su camino” bloqueando su agenda progresista en el Congreso, añadió McDaniel.

También minimizó las divisiones dentro de su partido, incluyendo las decisiones de algunos representantes locales de censurar a los republicanos que votaron para impugnar a Trump en la Cámara de Representantes o para condenarlo en el Senado.

“En su inmensa mayoría, nuestro partido está más de acuerdo que en desacuerdo”, dijo McDaniel.

En la CPAC, los asistentes posaron junto a una brillante estatua dorada de Trump, y los vítores se elevaban cada vez que los panelistas elogiaban al expresidente.

“Los [líderes] menos populares de nuestro partido son los que quieren borrar a Donald Trump y a sus seguidores de nuestro partido“, dijo el sábado en la conferencia el congresista Jim Banks, presidente del conservador Comité de Estudios Republicanos.

“Si eso ocurre, no recuperaremos la mayoría en 2022. Definitivamente no recuperaremos la Casa Blanca en 2024 si borramos a Donald Trump”, estimó.

Para algunos republicanos como el senador Bill Cassidy, que votó a favor de condenar a Trump en el juicio político, deshacerse del osado multimillonario es fundamental.

“Tenemos que ganar en dos años, tenemos que ganar en cuatro años”, dijo Cassidy a la cadena CNN.

“Lo haremos hablando de los temas importantes para el pueblo estadounidense -y hay muchos temas importantes para ellos ahora mismo-, no poniendo a una persona en un pedestal”, subrayó.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Siria: aviones de combate de Estados Unidos bombardearon instalaciones de las milicias apoyadas por Irán

Publicado

on

Por

Fue en represalia por una serie de ataques recientes contra delegaciones diplomáticas estadounidenses en Irak, según informó el Pentágono. Es la primera acción militar ordenada por el presidente Joe Biden

Aviones de combate de la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardearon este jueves instalaciones en Siria pertenecientes a las milicias apoyadas por Irán, en respuesta a una serie de ataques recientes contra delegaciones diplomáticas estadounidenses en Irak, según informó el Departamento de Defensa citado por la agencia AP.

“Bajo la dirección del presidente (Joe) Biden, las fuerzas militares estadounidenses realizaron a principios de esta noche ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos de milicianos respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.

Esta ofensiva fue autorizada en respuesta a los recientes ataques contra el personal estadounidense y de la Coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, agregó.

Se trata de la primera acción militar ordenada por el presidente Joe Biden, quien asumió el cargo el pasado 20 de enero en reemplazo de Donald Trump. Biden había manifestado sus intenciones de poner el foco de la Política Exterior estadounidense en China, aunque esta primera acción tuvo lugar en Medio Oriente.

El Pentágono aseguró que se trató de una respuesta “proporcional” a la reciente ola de ataques con cohetes contra bases estadounidenses y delegaciones diplomáticas en Irak, que causaron la muerte de un contratista y dejaron un soldado de EEUU herido.

Militares estadounidenses en la Embajada de EEUU en Bagdad, Irak. COMBINED JOINT TASK FORCE - OPER / OF-5 ADRIAN WEA
Militares estadounidenses en la Embajada de EEUU en Bagdad, Irak. COMBINED JOINT TASK FORCE – OPER / OF-5 ADRIAN WEA

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Irbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana los funcionarios dijeron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo. Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiíes respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadounidenses en Irak.

Este lunes, varios cohetes fueron lanzados hacia la embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de alta seguridad de Bagdad, la capital de Irak, dijeron fuentes de seguridad locales. Los ataques en la capital árabe están relacionados a milicias iraníes.

Al menos dos cayeron dentro del perímetro de la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas de Estados Unidos y de otros países, según un comunicado de los servicios de seguridad iraquíes.

El ataque se produce una semana después de que más de una docena de cohetes apuntaran a un complejo militar en el aeropuerto de Erbil en el norte de Irak, que alberga a tropas extranjeras de una coalición liderada por Estados Unidos que ayuda a Irak a combatir a terroristas desde 2014.

Dos personas murieron, incluido un contratista extranjero con base en el aeropuerto, y un civil, que falleció a causa de sus heridas el lunes.

La semana pasada, Estados Unidos no descartó responder un ataque con misiles contra la coalición internacional liderada por las fuerzas norteamericanas, desplegadas en Erbil en el Kurdistán iraquí, una vez que determine quiénes fueron los responsables.

Un muerto y un soldado de EE.UU. herido en ataque en el Kurdistán iraquí. EFE/Str/Archivo
Un muerto y un soldado de EE.UU. herido en ataque en el Kurdistán iraquí. EFE/Str/Archivo

El ataque dejó un contratista civil muerto y al menos nueve heridos, entre ellos un soldado estadounidense, luego de que se lanzaran hasta catorce cohetes contra las tropas, tres de los cuales impactaron en el Aeropuerto Internacional de Erbil, donde tienen su base las fuerzas de la coalición anti terrorista.

“El presidente de Estados Unidos (Joe Biden) y la Administración se reservan el derecho a responder el momento y la forma que elijamos”, indicó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

Las instalaciones militares y diplomáticas occidentales fueron blanco de decenas de cohetes en Irak desde finales de 2019, la mayoría en Bagdad. Sin embargo, se dispararon misiles iraníes hacia el aeropuerto de Erbil en enero de 2020, días después de la muerte del general iraní Qassem Soleimani por un ataque de un dron estadounidense en Bagdad, ataque que hizo temer una guerra directa entre Irán y Estados Unidos.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas