Connect with us

Internacional

“En la Amazonía hay una ausencia total de la ley”: la selva tropical tras el primer año de Bolsonaro

Publicado

on

En un año, perdió 9.600 km2 de bosque; una cruda prueba de lo mal que le va a la región, bajo el mandato del nuevo gobierno brasileño.

Durante meses, nubes negras habían cubierto el cielo sobre la selva tropical mientras equipos de trabajo se abrían paso en ella quemándola y talándola. Ahora había llegado la temporada de lluvias, dando a la jungla un respiro y una visión más clara del daño sufrido por el mundo.

El cuadro que surgió fue cualquier cosa menos tranquilizador: la agencia espacial brasileña informó que en un año se habían arrasado más de 9.600 kilómetros cuadrados de la Amazonía: a la selva tropical más grande del mundo le habían arrancado una zona casi del tamaño del Líbano.

Quema de tierras para el pastoreo. (Victor Moriyama/The New York Times)

Quema de tierras para el pastoreo. (Victor Moriyama/The New York Times)

Fue la pérdida de selva tropical brasileña más grande de la última década y una cruda prueba de lo mal que le va a la Amazonía, una importante defensa contra el calentamiento global, en el primer año de Brasil bajo el gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Este ha prometido abrir la selva tropical a la industria y dar marcha atrás con las medidas de protección, y su gobierno ha llevado esto a la práctica recortando fondos y personal para debilitar el cumplimiento de las leyes ambientales. Ante la ausencia de agentes federales, han avanzado olas de leñadores, rancheros y mineros, envalentonados por el presidente y ansiosos de satisfacer la demanda mundial.

La deforestación se ha disparado, aumentando casi 30% respecto del año anterior.

“Esto confirma que en la Amazonía hay una ausencia total de ley”, dijo respecto de estos datos Carlos Nobre, climatólogo de la Universidad de San Pablo. “Los delincuentes ambientales se sienten más y más empoderados”.

Advirtió que la Amazonía pronto podría cruzar un punto de inflexión y comenzar a autodestruirse. “Las fuerzas de seguridad han llegado al mínimo de eficacia en una década”, añadió. “Es una advertencia preocupante para el futuro”.

El gobierno de Bolsonaro ha dado cierto asentimiento al combate contra la tala ilegal, pero el presidente ha reafirmado su posición de siempre de desdén por el trabajo de conservación. Una vez dijo que la política ambiental de Brasil “sofocaba al país”; durante la campaña prometió que “ni un centímetro cuadrado” de tierra estaría reservada para los pueblos indígenas; y el mes pasado restó importancia a los datos oficiales sobre deforestación.

De su postura han tomado nota en la frontera de la Amazonia, donde la selva tropical se transforma en tierra para el ganado, la soja y otros cultivos en un proceso que puede ser turbio, a veces ilegal y con frecuencia violento.

El humo trepa hacia el cielo detrás de un rebaño de ganado, en União Bandeirante. (Victor Moriyama/The New York Times)

El humo trepa hacia el cielo detrás de un rebaño de ganado, en União Bandeirante. (Victor Moriyama/The New York Times)

“La deforestación y los incendios siempre han sido un problema, pero esta es la primera vez que ocurren gracias al discurso y las actividades del gobierno federal”, dijo Marina Silva, quien como ministra de Medio Ambiente a mediados de los 2000 aplicó severas medidas contra la actividad ilegal en la Amazonia, contribuyendo a una reducción del 83% de la deforestación de 2004 a 2012.

Alrededor de 2014, Brasil comenzó a caer en una profunda recesión, y la deforestación empezó a aumentar en tanto los productores rurales y las empresas forestales buscaban nuevas tierras para explotar. La Amazonia, a la que durante siglos se recurrió en busca de árboles de caucho, minerales y tierra fértil, era el lugar obvio a donde ir.

Las agroempresas, siempre una fuerza importante en Brasil, obtuvieron aún más poder económico y político: ahora representan casi un cuarto del PBI del país, y la región amazónica contiene establecimientos de soja, minas de oro y hierro y haciendas con más de 50 millones de cabezas de ganado.

Estas industrias encontraron un aliado en Bolsonaro, legislador de extrema derecha y pro-mercado antes de llegar a la presidencia el año pasado. Su gobierno, dijo Silva, “no lucha para preservar una política empresarial ambiental”.

La deforestación empezó a crecer antes de que Bolsonaro asumiera su cargo en enero. Para el apogeo de la estación seca de julio y agosto, algunos expertos temían que las empresas forestales y los rancheros, que usan el fuego para preparar la tierra para los cultivos y las pasturas, estuvieran despejando la Amazonía con total impunidad.

Sus incendios atrajeron la atención internacional, en especial cuando se difundieron online las imágenes de la selva en llamas, árboles chamuscados y un cielo oscurecido por el humo sobre la ciudad más grande de Brasil, San Pablo, situada 2.900 kilómetros al sudeste de la selva tropical. Se detectaron más de 80.000 incendios desde comienzos de año, de acuerdo con los datos del gobierno.

Los incendios dieron lugar a una gran crisis diplomática para Bolsonaro, enfrentándolo con una reacción mundial de los políticos, varias celebridades y la opinión popular. Francia amenazó con bloquear un importante acuerdo comercial, y Noruega y Alemania detuvieron las donaciones para proteger la selva tropical.

Una granja ganadera en una zona deforerstada por incendios cerca de Porto Velho. (Victor Moriyama/The New York Times)

Una granja ganadera en una zona deforerstada por incendios cerca de Porto Velho. (Victor Moriyama/The New York Times)

Al principio Bolsonaro se mostró desafiante, pero luego movilizó a las fuerzas armadas para hacer frente a las llamas y dictó un decreto que prohibía los incendios en el Amazonas durante 60 días. El furor llegó a tal punto que las empresas brasileñas se preocuparon por el posible impacto. “¿Nuestra imagen se vio perjudicada? Sí. ¿Podemos recuperarla? Sí. El gobierno tiene que alinear su discurso con lo que el mundo quiere”, dijo Blairo Maggi, productor multimillonario de soja y ex ministro de Agricultura conocido como el Rey de la Soja.

“Los productores rurales, las asociaciones y la industria tendrán que rehacer lo que se perdió”, señaló. “Retrocedimos diez pasos; tendremos que trabajar para volver a donde estábamos”.

Las personas que trabajan la tierra han expresado sentimientos contradictorios respecto de la deforestación. Para algunos, los incendios son una doble amenaza porque escupen un humo peligroso y destruyen una selva que siempre les ha dado sustento. Para otros, los incendios crean puestos de trabajo muy necesarios, tanto más valiosos en el contexto de una economía brasileña aletargada.

La avanzada hacia la Amazonía también se ha visto impulsada por la demanda externa. Cada año, Brasil exporta casi 15 millones de toneladas de soja, gran parte de la cual va a China​, y más de 6.000 millones de dólares de carne vacuna, más que cualquier otro país de la historia. Los establecimientos ganaderos dan cuenta de hasta el 80% de la tierra deforestada en la Amazonía, según la Escuela de Silvicultura y Estudios Ambientales de Yale.

Grandes empresas de carne vacuna y soja han tenido que pagar multas de millones de dólares por comprar materias primas provenientes de tierras deforestadas ilegalmente, pero es difícil hacer cumplir tales normas.

Una plantación de soja, cuyos dueños usaron incendios para expandir sus tierras de cultivo.  (Victor Moriyama/The New York Times)

Una plantación de soja, cuyos dueños usaron incendios para expandir sus tierras de cultivo. (Victor Moriyama/The New York Times)

La semana pasada, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, dijo que las autoridades necesitaban una nueva estrategia para detener la tala y la minería ilegales, pero no ha delineado un plan.

Y pese al tono más conciliador adoptado por Salles y hombres de negocios como Maggi, Bolsonaro nuevamente expresó una visión agresiva y nacionalista de la Amazonia, diciendo que la selva tropical es un recurso para ser explotado.

La semana pasada, acusó falsamente al actor Leonardo DiCaprio de financiar los incendios en la región, y durante meses también ha desechado la preocupación de los pueblos indígenas respecto de las invasiones crecientes de las madereras y las mineras a las tierras protegidas, aun cuando los grupos indígenas le han reclamado al gobierno protección de la creciente violencia.

Muchos ambientalistas culpan directamente a Bolsonaro por el aumento de la deforestación, haciendo referencia a que despidió a funcionarios clave del principal ente regulador ambiental, IBAMA, y su negativa a apoyar las operaciones contra la tala.

“Si el gobierno federal no cambia en profundidad su postura en esta cuestión”, dijo Mauricio Voivodic, director ejecutivo de WWF Brasil, la deforestación “crecerá aún más el próximo año, haciendo que el país retroceda treinta años en lo que hace a protección de la Amazonía”.

El futuro de esta selva podría depender de que eso ocurra, con graves implicancias para el calentamiento global.

La selva tropical almacena un volumen enorme de dióxido de carbono, que es liberado a través de los incendios. De enero a julio, la deforestación y los incendios en la Amazonía brasileña liberaron entre 115 millones y 155 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono –aproximadamente el total del estado de Carolina del Norte- según un análisis del Centro de Investigación Woods Hole e IPAM-Amazônia.

“Los datos de deforestación de los últimos tres meses también muestran un aumento muy marcado”, dijo Nobre, el climatólogo.

Tala de madera en Bosque de Caxiuanã, en Pará, Brasil. (Victor Moriyama/The New York Times)

Tala de madera en Bosque de Caxiuanã, en Pará, Brasil. (Victor Moriyama/The New York Times)

Los científicos también advierten que décadas de destrucción han llevado a la selva cerca de un punto de inflexión en el cual una menor cantidad de precipitaciones y estaciones secas más largas convertirían la mayor parte de ella en una sabana.

Según las investigaciones de Nobre, el punto de inflexión probablemente se alcance en el 20% al 25% de deforestación en toda la cuenca del Amazonas o incluso antes, dependiendo de la velocidad del cambio climático​. No hay una medida exacta de deforestación en los nueve países por los que se extiende el Amazonas, pero muchos investigadores creen que ya se ha perdido aproximadamente el 17% de la selva.

Si las cifras de este año representan una aceleración de ese proceso o una excepción respecto de esa tendencia sólo se hará evidente el próximo verano, cuando vuelva la estación seca.

Hablando con los periodistas el mes pasado, Bolsonaro predijo que el humo volvería con ella. “La deforestación y los incendios nunca se terminarán”, dijo. “Es algo cultural”.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Elecciones en Ecuador: los primeros datos dan ganador al conservador Guillermo Lasso

Publicado

on

Por

El ex banquero obtenía 54,90% contra el 45,10 del correísta Andrés Arauz, con el 65% de los votos escrutados.

El balotaje para elegir presidente de Ecuador entre el economista socialista Andrés Arauz y el ex banquero derechista Guillermo Lasso concluyó este domingo luego de una jornada de diez horas de votación que transcurrió sin incidentes y terminó con gran incertidumbre sobre los resultados.

Un par de horas después del cierre de las urnas, los primeros resultados oficiales daban ventaja a Lasso.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional Electoral, con el 65% de los votos escrutados, Lasso sumaba 54,90% y Arauz, 45,10%.

Las encuestas en boca de urna, apenas cerrado el comicio, mostraban datos muy cerca del empate técnico, y mientras una encuestadora apuntaba a una victoria del centroderechista Lasso por unos 6 puntos porcentuales, la otra en principio no publicó los resultados por estar dentro del margen de error.

La firma Cedatos-Gallup dio como ganador a Lasso con 53,24% frente a Arauz, con 46,76%, mientras que la empresa Clima Social aseguró que había un empate técnico y rechazó revelar cifras aduciendo que su margen de error es inferior al 1,5 puntos porcentuales.

El ex banquero Guillermo Lasso fue a votar este domingo en Guayaquil, con su esposa. Foto: BLOOMBERG ,

El ex banquero Guillermo Lasso fue a votar este domingo en Guayaquil, con su esposa. Foto: BLOOMBERG ,

Lasso guardó un prudencial silencio tras los primeros datos extraoficiales, mientras que Arauz, en su sede de campaña, arengaba a sus seguidores micrófono en mano.

“Vamos a mantenernos vigilantes hasta conocer los resultados oficiales en las próximas horas”, dijo, y convocó a estar “organizados, movilizados y, de ser el caso, a enfrentarnos libremente como nos permite nuestra Constitución … para defender nuestros derechos”.

Optimista, Arauz declaró: “¡Gracias Ecuador! Esta es una victoria del pueblo ecuatoriano. Les pido a nuestros delegados mantenerse vigilantes para cuidar cada uno de nuestros votos”.

Andrés Arauz, el delfín del ex presidente Rafael Correa. Foto: EFE

Andrés Arauz, el delfín del ex presidente Rafael Correa. Foto: EFE

Pero un par de horas después, los seguidores de Lasso salieron a las calles a celebrar.

Alrededor de 13,1 millones de los 17,4 millones de habitantes fueron convocados para elegir al sucesor del mandatario Lenín Moreno, cuyo período de cuatro años se completará el 24 de mayo.

Arauz, un economista de 36 años y delfín del ex presidente Rafael Correa (2007-2017), ganó la primera vuelta del 7 de febrero con 32,72% de los votos frente a 19,74% de Lasso, un conservador de 65 años.

Pero en las últimas semanas, Lasso repuntó en las encuestas y era escasa la ventaja de Arauz, quien esperaba los resultados junto a sus seguidores en la sede de la alianza UNES, el movimiento que encabeza.

Arauz, ganador de la primera vuelta, ya se preparaba para convertirse en el presidente más joven de Ecuador.

“Esta es nuestra oportunidad para dejar el pasado atrás; para dejar ese dolor, ese sufrimiento, esa exclusión que hemos vivido últimamente y pasar a un gobierno realmente humano, uno que quiera a su gente”, dijo públicamente Arauz, antes de que se conocieran los primeros datos extraoficiales.

El candidato de Correa no pudo votar en Ecuador porque está empadronado en México, donde cursaba un doctorado antes de postularse.

Lasso, un ex banquero de 65 años, se postuló por tercera vez tras perder las elecciones en 2013 y 2017. El candidato conservador votó en Guayaquil, motor económico en el suroeste del país, con un mensaje a los indecisos.

“Los invito a darnos una oportunidad para servirlos (…), porque con humildad les digo: le entregaré mi vida al pueblo”. Además reafirmó su propuesta de construir un país “de oportunidades, libre y democrático”.

El ganador asumirá la presidencia el 24 de mayo, en reemplazo del impopular Moreno.

Acosado por las críticas ante la lenta vacunación contra el covid-19, Moreno también deja una economía (dolarizada) en números rojos: en 2020 el PBI retrocedió un 7,8% y la deuda pública total alcanzó el 63% del Producto Interno Bruto.

Aunque desde que dejó el poder en 2017 vive en Bélgica, Correa fue la figura central de esta contienda. El ex mandatario rompió con Moreno apenas éste lo sucedió hace cuatro años en una feroz disputa que fraccionó a la izquierda. Arrastra una condena por corrupción que tacha de “persecución política”.

Lasso, abanderado del “anticorreísmo”

Lasso encarna el anticorreísmo que agrupa a la derecha tradicional, empresarios, algunos medios de comunicación y parte de los no pocos desencantados con el socialismo del siglo XXI que pregonó el ex jefe de Estado (2007-2017).

Los indígenas, que quedaron a las puertas del balotaje con su candidato Yaku Pérez, un anticorreísta de izquierda que alegó un supuesto robo de elecciones, aparecían como una fuerza determinante este domingo.

El partido de Pérez, Pachakutik, no dio su apoyo a ninguno de los candidatos.

Este domingo anuló su voto públicamente con la leyenda “Yaku presidente resistencia”, prometiendo una oposición de “resistencia” en caso de que el vencedor incumpla con sus promesas para superar la crisis y defender el derecho al agua.

El futuro presidente no gozará de mayoría absoluta en el Congreso y tendrá que negociar con Pachakutik, pues el partido indígena quedó segundo en las legislativas celebradas en febrero por detrás de Unión por la Esperanza (Unes), el movimiento de Arauz. Creando Oportunidades (Creo), la fuerza de Lasso, tendrá una representación mínima.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

De 3.000 años y enterrada bajo la arena: descubren la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto

Publicado

on

Por

Está en Luxor. Es el segundo descubrimiento más importante después de la tumba de Tutankamón.

El gobierno egipcio anunció este jueves 8 el hallazgo bajo la arena en la monumental Luxor de una gran ciudad de unos 3.000 años de antigüedad que se hallaba perdida y que se encuentra en un buen estado de conservación.

Se trata del “mayor asentamiento administrativo e industrial de la era del Imperio Egipcio en la orilla occidental de Luxor“, situada en el Nilo, indicó el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio en un comunicado, que calificó el descubrimiento como “la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto”.

La urbe, añadió, recibió el nombre de “El Ascenso de Atón” y estuvo activa durante los reinados de faraones de la Dinastía XVIII, como Amenhotep III o Tutankamón.

“Las calles de la ciudad están flanqueadas por casas, con piedras en sus muros de hasta tres metros de alto”, aseguró el famoso arqueólogo Zahi Hawas, que está al frente de la misión responsable del hallazgo.

Hawas explicó que “muchas misiones extranjeras habían buscado esta ciudad y no la habían encontrado” y, según el Ministerio de Antigüedades, “las capas arqueológicas han permanecido intactas durante miles de años, como si sus antiguos residentes las hubieran dejado ayer mismo”.

El templo de Luxor, en el Valle de los Reyes. En esa ciudad se encontró el segundo hallazgo arqueológico más importante de Egipto.

El templo de Luxor, en el Valle de los Reyes. En esa ciudad se encontró el segundo hallazgo arqueológico más importante de Egipto.

Buenas condiciones de preservación

La ciudad, indicó el Ministerio, está “en buenas condiciones de preservación, con sus muros casi completos y con estancias llenas de objetos de la vida cotidiana”, que han permitido la datación del asentamiento.

“El hallazgo de esta ciudad perdida es el segundo descubrimiento arqueológico más importante desde el hallazgo de la tumba de Tutankamón”, según Betsy Brian, la profesora de Egiptología de la universidad estadounidense John Hopkins, citada en el comunicado.

De acuerdo con esta arqueóloga, “El Ascenso de Atón” no solo permitirá echar una mirada en la vida de los antiguos egipcios en una época en el que “el Imperio estaba en su apogeo”, sino también arrojará luz sobre “unos de los más grandes misterios de la historia: ¿Por qué Akenatón y Nefertiti decidieron trasladarse a Amarna”, la región en la que se construyó una nueva capital imperial en el siglo XVI antes de Cristo.

Entrada al templo faraónico de Karnak, en la ciudad de Luxor. (EFE/Marina Villén)

Entrada al templo faraónico de Karnak, en la ciudad de Luxor. (EFE/Marina Villén)

Un hallazgo fortuito

Las excavaciones que llevaron al hallazgo se encuentran entre dos templos, uno dedicado a Amenhotep III y otro para Ramses III, en Luxor, y habían comenzado en septiembre de 2020 para tratar de encontrar el templo mortuorio de Tutankamón.

Pero a las dos semanas de empezar, la misión arqueológica se llevó una gran sorpresa cuando empezaron a aparecer ladrillos de adobe por todas partes y los arqueólogos comenzaron a desenterrar la gran ciudad.

Hasta ahora han logrado desenterrar varias áreas de la ciudad, donde se han encontrado una panadería, una gran cocina con hornos y piezas de cerámica para el almacenamiento de alimentos en la que debió trabajar un gran número de personas, así como un barrio administrativo y residencial.

La ciudad, según el comunicado, “estaba cercada por un muro en zigzag, con un único punto de acceso”, lo que hace pensar a los arqueólogos que tenía una función defensiva.

También han hallado un área de trabajo con moldes para la producción de amuletos y objetos decorativos y una zona para la fabricación de ladrillos usados en la construcción de templos y que llevan el sello con el nombre el faraón Amenhotep III.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Otra cifra que estremece: Brasil tuvo más de 4 mil muertos por coronavirus en las últimas 24 horas

Publicado

on

Por

Es el segundo día consecutivo que supera esa cifra de fallecidos. En los hospitales casi ya no hay lugar para enfermos graves de covid-19.

La crisis sanitaria en Brasil crece y en medio del colapso en las terapias intensivas para atender a los enfermos de coronavirus se conoció este jueves una cifra alarmante: otra vez hubo más de 4 mil fallecidos en un día por la pandemia.

Según la información oficial se registraron 4.249 fallecidos, un número que sería récord desde el comienzo de la pandemia. Pero para el conteo de los medios de noticias independientes fueron 4.190 los muertos, por lo que la cifra más alta seguiría siendo la de este miércoles, con 4.211.

Los impresionantes números remarcan que el país es el segundo del mundo más golpeado por la pandemia. Además reportó más de 86.500 nuevos infectados, empujando la cantidad de contagios a más de 13,2 millones, mientras se profundiza el colapso en el sistema sanitarios.

La situación epidemiológica está fuera de control, a punto tal que diversos especialistas apuntan que a lo largo de abril se podría llegar a los 5.000 muertos al día.

A pesar de que la mayoría de estados y municipios endurecieron las restricciones en las últimas semanas, la gran mayoría de las capitales del país siguen con las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales por encima del 90% de su capacidad.

Pese a las temerarias cifras, el Presidente Jair Bolsonaro descartó la posibilidad de decretar un confinamiento de la población a nivel nacional, tal como piden algunos expertos para frenar la expansión del virus.

Brasil es el epicentro actual de la pandemia -registra de manera constante la mayor cantidad de fallecidos en términos absolutos a nivel global- y ocupa el segundo lugar en la lista de casos y muertes, solo por detrás de los Estados Unidos.

“No vamos a aceptar esta política de quedarse en casa y cerrar todo“, dijo el mandatario en un discurso pronunciado en el estado de Santa Catarina.

Las declaraciones fueron hechas luego de que la Asociación Brasileña de Salud Colectiva, que cuenta con casi 20.000 miembros, publicara el martes en el diario O Globo una carta haciendo un llamado a un confinamiento nacional de tres semanas.

“La grave situación epidemiológica que está llevando a un colapso del sistema de salud en varios estados requiere de la adopción inmediata, sin ninguna duda, de estrictas medidas restrictivas“, indicó el comunicado.

En paralelo las autoridades sanitarias continúan con la campaña nacional de vacunación, que tras un lento inicio comienza a ganar velocidad. El país ya ha administrado al menos una dosis del inoculante a casi el 9% de su población, 0,5 durante las últimas 24 horas.

En total, se han aplicado 11,38 dosis -entre primeras y segundas- por cada 100 personas. En términos absolutos, el país se encuentra quinto a nivel global, con 24,2 millones de vacunas aplicadas.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas