Connect with us

Educación

El lenguaje inclusivo llega a cada vez más universidades públicas y divide las aguas

Publicado

on

Desde el año pasado, a partir de la discusión por la legalización del aborto, que se escucha hablar en lenguaje inclusivo. Cada vez son más comunes palabras como “alumnes”, “chiques”, “diputades” entre los jóvenes. Las aguas se dividen entre la aceptación y el profundo rechazo. En el medio, la universidad pública es uno de los ámbitos formales de mayor absorción. Desde un cambio que propone eliminar los sexismos en el estatuto hasta permitirlo en exámenes y trabajos prácticos, avanza sin miramientos.

La Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), en 2017, marcó el puntapié inicial. Todavía no se hablaba de lenguaje inclusivo, pero sí ya estaba planteada la inquietud en torno al sexismo en la palabra. Tan es así que la UNRN fue la primera en “incorporar perspectiva de género y erradicación de violencias directas e indirectas de género” en su estatuto.

El texto introduce un lenguaje no sexista. Plantea incluso una selección equilibrada de mujeres y varones en el plantel docente, una representación paritaria pareja y la no proyección de imágenes que “reproduzcan los estereotipos de género”.

En lo formal no tienen reglamentación sobre el uso de lenguaje inclusivo, pero está permitido “de hecho”, cuentan desde la universidad. Sí hubo algunos cambios en el día a día. Las comunicaciones institucionales se escriben en femenino y masculino; nunca se menciona solo el género masculino. Y, a la vez, se renombraron áreas de estructuras académicas. Por ejemplo, las direcciones de “alumnos” ahora son de “estudiantes”. Cuando se refieren a ellos, les dicen “el estudiantado”.

La Universidad San Juan Bosco lo autorizó incluso en exámenes y trabajos

La Universidad San Juan Bosco lo autorizó incluso en exámenes y trabajos

Más cerca en el tiempo, La Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, en Chubut, decidió ir más allá. Hace dos meses aprobó el lenguaje inclusivo en exámenes, trabajos prácticos, tesis de grado, monografías y cualquier actividad académica que involucre la escritura.

La iniciativa surgió de los propios alumnos y fue escuchada por los directivos de la facultad. Los estudiantes reclamaban que algunos profesores les desaprobaban aquellos trabajos que escribían con lenguaje inclusivo, que ya era extendido en su habla cotidiano. La resolución, creen, les permite tener un respaldo ante ese disidencia de criterios.

El caso traspasó los medios chubutenses y se instaló en los portales nacionales. Era la primera vez que una universidad oficializaba el uso del lenguaje inclusivo para trabajos académicos. Las reacciones llegaron al instante: casi todos mensajes de incredulidad e indignación. La resistencia, en general, viene de generaciones mayores a los jóvenes que lo utilizan.

Silvia Ramírez Gelbes, lingüista y profesora de la Universidad de San Andrés. A ella no le sorprende. “Que el lenguaje inclusivo sea adoptado por los ámbitos académicos no me parece extraño, porque suelen ser esos los ámbitos donde se dan muchas novedades del lenguaje. Sobre los límites, yo no soy quién para prohibirlo. Lo que sí pediría es consistencia en su uso y no un uso errático. A mí la lectura de un texto completo en lenguaje inclusivo con “e” no me resulta del todo cómoda, quizás por la falta de costumbre”, le dijo a Infobae.

El caso más resonante, por la dimensión de la UBA, fue el de su Facultad de Sociales. La resolución fue similar: autorizar el lenguaje inclusivo para cualquier producción de los estudiantes tanto en carreras de grado como posgrado. “El lenguaje con el cual nos comunicamos y relacionamos comporta sentidos que reflejan desigualdades entre los géneros, naturalizando la segregación, discriminación o exclusión”, dice la resolución.

La Facultad de Psicología de Rosario amplió el lenguaje inclusivo a sus comunicados institucionales

La Facultad de Psicología de Rosario amplió el lenguaje inclusivo a sus comunicados institucionales

Para Ramírez Gelbes, tiene que ver con “una posición ideológica -pero no partidaria- que se asocia a una ambigüedad en el lenguaje”. La ambigüedad es la del masculino, que puede ser tanto masculino como genérico. “Es una respuesta a esta condición del lenguaje que hemos empezado a advertir hace solo poco tiempo: que los otros géneros pueden sentirse excluidos en este uso del masculino para referirse a la generalidad. La aparición de este lenguaje visibiliza una lucha que va por fuera del lenguaje: la lucha por la igualdad de derechos”, sostuvo.

El último avance del lenguaje inclusivo en la educación superior fue en la Universidad de Rosario, otra de las “grandes”, hace pocos días. En su Facultad de Psicología, además de permitirlo para trabajos académicos, se exhortó a usarlo en la comunicación institucional. Para la casa de estudios, tanto la “e” como la “x” representan, de igual modo, formas de incluir.

Si bien la universidad se empieza a mostrar permeable, todavía es un fenómeno incipiente. La especialista consideró: “Su aprobación no significa que esta forma haya llegado para quedarse: puede ser simplemente un atisbo de cambio y perderse con el tiempo o puede ser el comienzo de un cambio que resultará exitoso”. Discusiones aparte, el tiempo dirá cómo evoluciona: si se diluye o se consolida.

45 universidades con protocolo contra la violencia de género

Donde sí parece haber unanimidad es en la importancia de los protocolos de género en las universidades. Las estadísticas son elocuentes. De acuerdo al último informe del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación, publicado en 2018, el el 30,9% de las víctimas de violencia de género tiene entre 19 y 30 años; la misma franja etaria que comprende a gran parte de las estudiantes del sistema superior.

A partir de una convocatoria del ministerio de Educación, se pidió a las universidades que desarrollaran protocolos institucionales para la prevención y la intervención ante situaciones de discriminación y violencia de género en el ámbito académico. La semana pasada aprobaron 14 nuevos proyectos. Por lo cual, el número, que antes estaba en 31 universidades con instructivo contra la violencia, ahora pasó a 45.

(Visited 49 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Educación

Soledad Acuña insistió en denunciar militancia en las aulas y no se disculpó por sus dichos contra los docentes

Publicado

on

Por

La Ministra de Educación de la Ciudad aseguró que la polémica es en realidad un intento por sacarla de su foco.

Lejos de disculparse por sus declaraciones, la ministra de Educación de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, volvió a la carga contra los docentes a los que acusó de utilizar las aulas para hacer militancia política. Esta vez, y con la intención de matizar sus más que polémicas declaraciones, Acuña aseguró que no se trata de la mayoría de los docentes pero que sí “hay un grupo de personas que lo usan como un espacio de militancia”.

Nada dijo sin embargo sobre el mote de “fracasados” que le indilgó a los docentes ni del supuesto poco “capital cultural” que le aportarían a las aulas al provenir de estratos sociales bajos.

“Como lo dije en la carta que se hizo pública, estoy convencida de que la mayoría de los docentes entendemos la escuela como un lugar para enseñarles a los chicos a pensar y no para que piensen lo que quieren los maestros, pero también hay un grupo de personas que lo usan como un espacio de militancia”, aseguró Acuña al referirse este martes en conferencia de prensa a sus polémicas declaraciones.

Consultada por el resto de la conversación que mantuvo con el también macrista diputado nacional Fernando Iglesias que se viralizó rápidamente en las redes por el inusitado ataque de la ministra de Educación a los docentes, Acuña evitó cualquier atisbo de pedido de disculpas y atribuyó el escándalo a “un intento por sacarla de su foco”.

Acuña había asegurado días atrás que quienes eligen ser docentes son “cada vez más grandes de edad, que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras” y, peor aún, dijo también que pertenecen a niveles socioeconómicos bajos que “en términos de capital cultural” tienen menos para ofrecer en el aula. También invitó a los padres a denunciar a los docentes ante posibles casos de “bajada de línea”.

Tras sus polémicas declaraciones desde distintos sectores políticos, gremiales y organizaciones sociales y de Derechos Humanos exigieron al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta un pedido de disculpas que todavía no llegó. Incluso algunos reclamaron el apartamiento de Acuña de su cargo.

(Visited 16 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Educación

Habilitan la vuelta a clases presenciales en las universidades

Publicado

on

Por

Las actividades podrán retomarse bajo ciertos protocolos que deberán establecer las autoridades sanitarias de cada provincia y de la Ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno nacional habilitó este viernes el retorno de las actividades presenciales en universidades e institutos, cumpliendo un protocolo y lineamientos generales que garanticen las medidas de cuidado de los trabajadores y estudiantes ante la pandemia por coronavirus.

Así se estableció a través de la Decisión Administrativa 1995/2020 que lleva la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del ministro de Salud, Gines González García, que fue publicada hoy en el Boletín Oficial.

“Establécese que en el marco del protocolo marco y lineamientos generales para el retorno alas actividades académicas presenciales en las universidades e institutos universitarios, aprobado por la Resolución del Ministerio de Educación 1084 del 8 de agosto de 2020, este revisará y prestará conformidad a los planes jurisdiccionales para el retorno de las actividades”, indica el artículo 1 de la norma.

Asimismo establece que “con la conformidad del ministerio de Educación, la efectiva reanudación de las actividades académicas presenciales en Universidades e Institutos Universitarios será decidida por las autoridades provinciales y de la ciudad de Buenos Aires, quienes podrán suspender las actividades y reiniciarlas conforme la evolución de la situación epidemiológica”.

Las actividades presenciales podrán reanudarse “conforme los protocolos que en cada caso establezcan las autoridades sanitarias locales” y, entre esas medidas de cuidado, se encuentran “la organización de turnos, si correspondiere, y los modos de trabajo que garanticen las medidas de distanciamiento e higiene necesarias para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19”.

En tanto, los desplazamientos de las personas “deberán limitarse al estricto cumplimiento de las actividades exceptuadas por la presente“, indica la disposición.

Por su parte, los institutos y universidades “deberán garantizar las condiciones de higiene y seguridad establecidas por la jurisdicción para preservar la salud de sus trabajadoras, trabajadores y estudiantes”.

La medida indica además que los gobernadores y el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “decidirán la efectiva reanudación, pudiendo suspender las actividades y reiniciarlas en el marco de sus competencias territoriales, en virtud de las recomendaciones de la autoridad sanitaria local, y conforme a la situación epidemiológica y sanitaria”.

En tanto, el personal directivo, docente y no docente y los estudiantes que asistan a las actividades académicas presenciales “quedan exceptuados de la prohibición del uso del servicio público de transporte de pasajeros urbano, interurbano e interjurisdiccional, según corresponda y a este solo efecto”.

No obstante, en los considerandos, se recomienda que el transporte público “solo sea empleado cuando no se cuente con medios alternativos”.

La medida se conoce el mismo día en que el Gobierno nacional se prepara para anunciar la continuidad de la cuarentena que tendrá como máxima novedad la posibilidad de nuevas aperturas y del paso del Aislamiento al distanciamiento social en algunos distritos, entre los que podrían estar la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

(Visited 21 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Educación

Cómo es el calendario escolar 2021 que quiere imponer el gobierno nacional frente a la postura de CABA

Publicado

on

Por

Los plazos se acordarán el miércoles en una sesión del Consejo Federal de Educación. El gobierno porteño ya anticipó que comenzará antes las clases

La proyección del ciclo lectivo 2021 desató un nuevo contrapunto entre el gobierno nacional y la administración porteña. La intención del ministro de Educación Nicolás Trotta es sostener el inicio de las clases en marzo, mientras que su par de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, busca adelantarlo a febrero.

La propuesta de calendario escolar a nivel nacional establece el comienzo de las clases el lunes 1° de marzo y fija el cierre para el viernes 17 de diciembre. En el medio, las vacaciones de invierno serían desde el lunes 12 de julio hasta el viernes 23.

El próximo miércoles, en el marco de una nueva sesión del Consejo Federal de Educación (CFE), los ministros de todas las provincias acordarán el calendario. No obstante, más allá de los límites, siempre son las jurisdicciones las que fijan sus fechas de acuerdo a sus realidades. Por eso, es posible que surjan diferencias de pocos días entre los distritos, en especial en sus recesos invernales.

“En general se toman las pautas propuestas por el CFE. Vamos a acompañar, pero eso no significa hacerlo exactamente igual. Nosotros establecemos nuestro propio calendario escolar como corresponde a cualquier provincia de acuerdo a su contexto y necesidades. Lo que se aprueba es un marco general de recomendaciones que por supuesto acompañaremos”, explicaron los ministros provinciales consultados.

La única jurisdicción que se desmarcará de ese esquema es la Ciudad de Buenos Aires. Su ministra Acuña ya anticipó que pretenden empezar dos semanas antes, el miércoles 17 de febrero, con el objetivo de volver a generar una rutina escolar después de un año completo sin clases presenciales a raíz de la pandemia.

El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, y su par porteña, Soledad AcuñaEl ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, y su par porteña, Soledad Acuña

“Me extraña que el Gobierno de la Ciudad haya salido por los medios a poner una fecha antes de discutirlo en el marco del Consejo Federal. Son los que hablan siempre de institucionalidad. Sería bueno que en vez de pensar en los titulares de los medios, lo hagan en coordinación con el sistema para sumar certidumbre a las familias. No se puede proyectar un regreso sin conversar con la provincia de Buenos Aires. Están en contacto permanente y afecta directamente a ambos lados de la General Paz”, le dijo a Infobae el ministro Trotta, que tuvo reuniones con casi todos los titulares de las carteras provinciales en las últimas semanas.

En la modalidad de cursada también hay distintas miradas entre Nación y Ciudad. El gobierno porteño trabaja sobre la hipótesis de que será posible volver en forma absolutamente presencial desde febrero.

“Las decisiones no están tomadas en el aire, tenemos evidencia de otras experiencias en otros países, que están siendo positivas; no es una aventura, no es ‘ver qué pasa’. Sabemos que es mejor, que se puede hacer y que están más seguros los chicos en la escuela, y que también sirve para recuperar lo que se perdió este año”, aseguró Acuña en diálogo con radio La Red. Si el nivel de contagios no lo permite, agregó, sí apostarán por un modelo híbrido que combine algunos días de cursada presencial y otros días virtual.

Al respecto, Trotta se mostró más cauto. “Tenemos que ser responsables con lo que decimos para no generar confusión. Hoy es imposible proyectar un regreso 100% presencial porque no se sabe en qué situación epidemiológica estaremos. Lo que sí podemos confirmar es que el inicio a clases es presencial. Después habrá que definir qué intensidad tiene la presencialidad según el momento de la pandemia que atraviese cada jurisdicción”, planteó.

Tal como estaba previsto, el ciclo lectivo vigente terminará en diciembre. Solo los estudiantes que terminan la secundaria tendrán un ciclo de complementación que se extenderá entre febrero y abril de 2021, con la idea de reforzar los contenidos y dar un cierre presencial a la escolaridad obligatoria.

De cara al año que viene, el Gobierno pretende atender uno de los pedidos de Ctera. El gremio solicitó que se priorice a los docentes dentro de los grupos que serán los primeros en recibir la vacuna contra el coronavirus una vez que esté disponible.

(Visited 46 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas