Connect with us

Economia

El FMI afirmó que la economía argentina caerá el 5,7% este año, uno de los resultados más negativos de América latina

Publicado

on

En un informe, precisó que solo Venezuela y Ecuador tendrán recesiones más fuertes; se destacó que la economía global retrocederá 3% y que las medidas adoptadas para frenar los contagios son muy útiles para salvar vidas pero generan un costo importante a la producción

La Argentina registrará una recesión del 5,7% y una tasa de desempleo del 10,9% este año, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se dieron a conocer hoy, en un contexto de fuerte caída de toda la economía mundial.

Según el informe de Perspectivas Económicas Mundiales (WEO, según su sigla en inglés), el país presentará el tercer peor resultado después de Venezuela (15%) y Ecuador (-6,3%).

 La caída del PBI de la Argentina será superada solamente en la región por Venezuela y Ecuador, mientras que Paraguay mostrará el mejor panorama regional

La presentación del WEO representó hoy el primer acto de la asamblea de primavera del FMI y el Banco Mundial desarrollada desde Washington en forma virtual, debido a la pandemia del coronavirus.

Para explicarlo hablaron los economistas Gita Gopinath Gian Maria Milesi-Ferretti y Malhar Shyam Nabar.

El informe incluye malos pronósticos para todo el mundo, al considerar que la pandemia provocará la peor crisis desde la Gran Depresión de 1929. Por esta razón, la economía global caerá el 3%, Estados Unidos el 5,9%, la Eurozona el 7,7%, Japón el 4,8% y China apenas crecerá el 1,2%.

Los mercados emergentes en general caerán el 2,4% y América del Sur el 5%. Dentro de la región, el resultado más benigno será el de Paraguay con una recesión del 1 por ciento.

En el caso argentino, 2020 será el tercer año de recesión. Luego de una caída del 2,2% en 2019, la baja se estirará al 5,7% este año, aunque el escenario podría empeorar en forma sustancial si el contexto externo se mantiene bajo la actual incertidumbre y si en el país persiste la cuarentena obligatoria por mucho tiempo más.

Para 2021, se prevé una recuperación del 4,4% del PBI en el país, que permitiría recortar parte de la pérdida de este año, pero no en forma total.

Luego de que el FMI no publicara ninguna cifra sobre la Argentina en enero último, dado que se esperaba a ver cuál sería el programa del Gobierno, ahora se incluyeron algunas proyecciones, pero no la de inflación ni la del déficit de cuenta corriente.

Al respecto, un vocero del organismo indicó que “para Argentina, por motivo de las negociaciones de la deuda en curso con los acreedores privados, se excluyen del WEO las proyecciones fiscales, de deuda, servicio de deuda (interna o externa) y de inflación. Una vez concluido el proceso, se espera reanudar la publicación de dichas variables. Por razones similares también no se incluyeron algunos de estos datos para Líbano en esta edición del WEO”.

Las consultoras del sector privado prevén una suba de los precios del 40% para este año, aunque varias han alertado sobre los efectos de la creciente aceleración de la emisión monetaria sobre la inflación.

Venezuela volverá a exhibir los peores resultados de la región, con otro año de hiperinflación

Venezuela volverá a exhibir los peores resultados de la región, con otro año de hiperinflación

En el ranking regional, Venezuela se lleva la peor parte, aunque con cifras más leves que en 2019: una hiperinflación del 15.000 por ciento, frente al 19.000 del año pasado, y una recesión del 15%, luego de una previa del 35 por ciento.

Brasil, el principal socio comercial de la Argentina, presentará una recesión del 5,3% este año y una recuperación del 2,9% el próximo. Chile, -4,5% y 5,3%; Perú -4,5% y 5,2%; Bolivia -2,9% y 2,9%; Uruguay -3% y 5%; y México -6,6% y 3 por ciento, respectivamente.

Recuperación condicionada

La recuperación global en forma de “V” supone que sobre fin de año debería terminar la incertidumbre sobre la pandemia con un aplanamiento de los contagios y una certeza sobre su tratamiento y cura, según el FMI.

El jueves, el auditor regional, Alejandro Werner, brindará un panorama específico sobre la región. Allí seguramente explicará qué efecto puede tener la negociación de la deuda que lleva adelante el Gobierno sobre estas proyecciones, dado que seguramente la caída del 5,7% prevista para este año podría profundizarse si el país cayera en un default total.

Lo mismo ocurrirá con el escenario externo: Werner podrá explicar qué impacto tendrá si Brasil y China se recuperan como se espera en 2021, lo cual empujaría el precio de las principales materias primas que exporta el país.

Alejandro Werner, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el Hemisferio Occidental, explicará el panorama regonal

Alejandro Werner, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el Hemisferio Occidental, explicará el panorama regonal

Y, en el plano macroeconómico, habrá que ver si Werner responde sobre qué efecto puede tener el aumento de la emisión del BCRA sobre los precios, aunque el Fondo cree que esta crisis global tiene un carácter deflacionario en términos globales por la brutal caída de la oferta y la demanda.

En este sentido, los economistas del Fondo expresaron en el WEO que esta es una crisis sin precedentes, con una contracción mayor que en 2009 y la peor desde 1929 (cuando el PBI cayó 16% en tres años), aunque con la ventaja de una mayor interconexión para brindar respuestas globales de liquidez.

Para el FMI, la crisis actual representa la peor desde el estallido del crack financiero de 1929 en la bolsa de Nueva York, que provocó una caída del 16% en el PBI entre 1929 y 1932

Para el FMI, la crisis actual representa la peor desde el estallido del crack financiero de 1929 en la bolsa de Nueva York, que provocó una caída del 16% en el PBI entre 1929 y 1932

“La pérdida de producción asociada con esta emergencia de salud y las medidas de contención relacionadas probablemente empequeñecen las pérdidas que desencadenaron la crisis financiera mundial. Segundo, como en una guerra o una crisis política, continúa la incertidumbre severa sobre la duración e intensidad del problema. En tercer lugar, en las circunstancias actuales hay un papel muy diferente para la política económica”, indicaron.

“En las crisis, quienes formulan políticas intentan alentar la actividad económica estimulando la demanda agregada tan rápido como es posible. Esta vez, la crisis es en gran medida la consecuencia de las medidas de contención necesarias. Esta hace que la actividad estimulante sea más desafiante y, al menos para los sectores más afectados, indeseable”, advirtieron.

“El pronóstico para la economía global presentado en este informe refleja nuestra comprensión actual del camino de la pandemia y las medidas de salud pública requeridas para frenar la propagación del virus, proteger vidas, y permitir que los sistemas de atención de la salud hagan frente a este fenómeno”, aclaró el Fondo de inmediato.

“Es muy probable que este año la economía mundial experimentará su peor recesión desde el Gran Depresión, superando lo visto durante el mundo crisis financiera hace una década. The Great Lockdown, como se podría llamar, se proyecta que reducirá el crecimiento global dramáticamente. Se proyecta una recuperación parcial para 2021, con tasas de crecimiento de tendencia por encima, pero el nivel del PBI permanecerá por debajo de la tendencia anterior al virus, con una considerable incertidumbre sobre la fuerza del rebote”, explicó.

De todos modos, aclaró que es posible que haya “resultados de crecimiento mucho peores” si la pandemia se mantiene y, por lo tanto, se extiende la parálisis económica para frenarla.

 El Fondo aclaró que estos pronósticos pesimistas podrían empeorar si la pandemia se mantiene y, por lo tanto, se extiende la parálisis económica para frenarla

Si esto ocurriera, se explicó, “esta crisis deberá abordarse en dos fases: una fase de contención y estabilización seguida de la fase de recuperación. En ambas fases, salud pública y las políticas económicas tienen papeles cruciales que desempeñar. Las cuarentenas, los bloqueos y el distanciamiento social son críticos para ralentizar la transmisión, dándole al sistema de salud tiempo de manejar el aumento de la demanda de sus servicios y ganar tiempo para que los investigadores intenten desarrollar terapias y una vacuna”.

Estas decisiones, aclaró, “pueden ayudar a evitar un caída aún más severa y prolongada en la actividad y prepara el escenario para la recuperación económica”.

Apoyo clave a la Salud

En la línea de fuego debe estar la asistencia para los profesionales de la salud, “subsidios de educación para sus familias o generosos beneficios para sobrevivientes”.

“Mientras la economía está cerrada, los responsables políticos tendrán que asegurarse de que las personas puedan cumplir con sus necesidades y que las empresas pueden recuperar una vez que pase la fase aguda de la pandemia”, explicó el organismo que conduce Kristalina Georgieva.

“Esto requiere importantes medidas fiscales, monetarias y financieras específicas para mantener los lazos económicos entre los trabajadores y empresas y prestamistas y prestatarios, manteniendo intacto la infraestructura económica y financiera de la sociedad”, aclaró.

Al respecto, se destacó que es “alentador que los encargados de formular políticas en muchos países aceptaron este desafío sin precedentes adoptando rápidamente una amplia gama de medidas”. Georgieva había destacado las medidas que tomó el Gobierno en este sentido.

La directora gerente del FMI había elogiado las medidas adoptadas por la Argentina para frenar los contagios por el coronavirus
La directora gerente del FMI había elogiado las medidas adoptadas por la Argentina para frenar los contagios por el coronavirus

En particular, mencionó que el “amplio estímulo y facilidades de liquidez para reducir el estrés sistémico en el sistema financiero puede elevar la confianza y evitar una contracción aún más profunda de la demanda al limitar la amplificación del choque a través del sistema financiero y ser un refuerzo para la eventual recuperación económica”.

A la vez, “las acciones rápidas y significativas de varios bancos centrales han sido críticos y han evitado una caída aún más brusca de los precios de los activos y la confianza”. En particular, ha sido relevante “la activación y establecimiento de líneas de intercambio entre los principales bancos centrales para proporcionar liquidez internacional”.

Gopinath dijo en la conferencia de prensa desarrollada para presentar el WEO que “si la pandemia se disipara en el segundo semestre, la proyección es que 2021 el mundo crecería 5,8%, por debajo de lo esperado antes de la pandemia. Es una crisis de la que ningún país quedó a salvo”.

En cambio, si la expansión del virus persistiera todo el año, la caída del 3% prevista para este año se duplicaría.

Además, consideró que la disyuntiva entre economía y salud es “falsa”. “Los países deben seguir priorizando recursos para salvar vidas y que todos los países tengan acceso a las vacunas cuando estas ya estén desarrolladas”.

“Hay algunas señales esperanzadoras de que el virus puede llegar a su fin; las medidas de distanciamiento están produciendo efecto. Pero mientras tanto, las medidas de contención de daños deben continuar”, aclaró.

 Hay algunas señales esperanzadoras de que el virus puede llegar a su fin, pero mientras tanto las medidas de contención de daños deben continuar

En el WEO se indicó que “el panorama económico será alterado significativamente durante la crisis y posiblemente más, con mayor participación del gobierno y los bancos centrales en la economía”, indicó el organismo, menos dogmático que en el pasado ante el fenomenal desafío que enfrenta el mundo entero.

(Visited 9 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

La inflación de abril fue de 4,1% y avanzó 17,6% en el primer cuatrimestre

Publicado

on

Por

El Indec informó que ese fue el salto del Indice de Precios al Consumidor en el cuarto mes del año. Para los analistas privados, la variación fue de 3,8%.

Tal como preveían algunos analistas, la inflación de abril volvió a sorprender: avanzó 4,1% y acumula en lo que va del año 17,6% según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Este registro lleva al índice de Precios al Consumidor (IPC) a una variación del 46,3% respecto de abril del año pasado. Es el registro mas alto para esta altura del año desde el 2002 según estimaciones de LCG (las estadísticas fueron discontinuadas entre 2007 y principios de 2016).

Los rubros que picaron en punta con las subas fueron prendas de vestir y calzado (6%). También el transporte (5,7%). “En esta última se observaron alzas en adquisición de vehículos, combustibles y taxi, que fueron parcialmente compensadas por bajas en precios de pasajes aéreos. En la Región GBA también influyó la suba en el subterráneo”, precisaron en el organismo estadístico.

ipc

En cuanto a las subas en los precios de la ropa, desde la Cámara de la Indumentaria (CIAI) aseguran que “suben impulsados por los costos de los insumos”. Según los datos que maneja la entidad, los precios de la ropa treparon 61,2% en el último año, frente a un alza del 84,2% de los insumos textiles. Lo insólito es que el rubro siga manteniendo la tendencia alcista (79,1% anual) en el contexto de una demanda deprimida. No sólo por el menor poder adquisitivo de los consumidores sino por la inactividad de muchos locales comerciales en plena pandemia.

Según el relevamiento del Indec, los alimentos y bebidas que explican el 23,4% del IPC, aumentaron 4,5% en promedioEntre ellos, hubo aumentos importantes en lácteos y también en carnes e infusiones como la yerba y el café. Entre los alimentos básicos, las subas más importantes en el mes se detectaron en el arroz blanco (14,2%); la leche fresca (9,8%); la manteca (18,2%), el dulce de leche (22,4%). El rubro carnes acumula alzas del 22,2% en lo que va del año 64,7% en el último año. Las bajas de precios o subas más moderadas en abril recayeron en Frutas y Verduras, tubérculos y legumbres.

Medida por regiones, la Patagonia fue la zona con la inflación más alta el mes pasado, con 4,8% en el nivel general. Le siguió Cuyo, con 4,2%. En tanto el Noroeste y la zona Pampeana promedió el 4%. Ayer también se conoció el IPC de la ciudad de Buenos Aires que arrojó una suba mensual promedio del 4% y del 37,8% anual.

Entre los datos oficiales de abril, uno de los que más preocupa es la evolución de la inflación núcleo (que contempla los precios que no son estacionales) que trepó 4,6% y acumula 18,3% en el cuatrimestre. El economista Nadin Argañaraz (IARAF) señaló al respecto: “la inflación es un síntoma de desequilibrios económicos, que hace muchos años no se puede resolver de manera sostenida en la Argentina”.

“Estos niveles dificultan la recuperación del salario real, que ya lleva cuatro años de caída continua. Hasta marzo los trabajadores informales fueron los más perjudicados con una caída del 24,5%, seguidos por los trabajadores del sector público con un 21.6% y los del privado registrado con un 16%”, señaló el analista.

En marzo pasado, la inflación fue del 4,8%, el mayor aumento desde septiembre del 2019. El índice ya había alcanzado el 4% en diciembre, repitió ese porcentaje en enero, por los gastos vinculados a las vacaciones, descendió levemente en febrero hasta el 3,6%, y trepó luego en marzo hasta el 4,8%.

No obstante, la presión alcista de los precios minoristas amenazan con desdibujar por completo la meta inflacionaria que el ministro de Economía, Martín Guzmán, plasmó en el Presupuesto 2021. Según el funcionario nacional, el IPC terminará el año con un salto acumulado del 29 %.

“Alcanzar esa pauta de inflación anual resulta a esta altura imposible, implica asumir una tasa de aumentos del 1,2% promedio para los 8 meses restantes, algo que a todas luces no ocurrirá dada la inercia inflacionaria que dejan los primeros meses del año”, explicó la consultora LCG.

“Ya se consumió más del 60% de la meta del Presupuesto 2021, totalmente imposible de cumplir”, dijo por su parte Ecolatina.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Economia

YPF: se viene un nuevo aumento del 6% en la nafta desde el sábado

Publicado

on

Por

Lo anticiparon los directivos de la petrolera en una reunión con inversores. Desde agosto, los precios subieron 60%.

Precios y devaluación. El encuentro de los directivos de YPF con los analistas de los bancos de inversión que siguen la acción de la petrolera contuvo varias preguntas sobre ambos temas. La empresa subió el valor de sus combustibles en un 60% desde agosto. Para este mes tiene prevista otra corrección, que se estima será en torno al 6% y se aplicará desde este mismo sábado.

“Hay un entendimiento general de que necesitamos seguir la evolución (del barril de petróleo crudo), pero también tenemos dificultades para trasladar esos precios internacionales al surtidor de una manera rápida”, explicaron Alejandro Lew, director financiero de YPF, y Sergio Affronti, su CEO.

Los precios de los combustibles de YPF aún están entre un 15% y 20% atrasados en dólares, según explicó Lew a los inversores. “Estamos muy al tanto del entorno macroeconómico y las presiones inflacionarias. Por eso, el presidente del directorio (Pablo González) anunció -en marzo- tres aumentos con el objetivo de llegar a un 15%. De esos tres aumentos, ya hicimos dos y el otro se hará en lo que queda de mayo. Con eso estamos cumpliendo el objetivo”, marcó. Las otras subas fueron en marzo y abril.

Con los incrementos recientes, YPF se va acercando al importe de un dólar (al tipo de cambio oficial) por litro de nafta despachado, un indicador que fue casi una constante desde hace 30 años. ¿Podrá seguir generando esa caja si hay una devaluación?, le preguntaron los analistas.

“Por supuesto que sí resultaríamos afectados si hay una devaluación significativa. Siempre estamos sujetos a que eso pase. Y, por supuesto, en el largo plazo se ha demostrado que los precios tienden a estar correlacionados bastante bien y se mantienen ciertos márgenes en dólares. Es positivo cuando, por ejemplo, pasan cosas como las del primer trimestre (de 2021) que los precios internacionales cayeron y nuestros márgenes mejoraron, mientras se cuidó el precio del crudo local. Pero cuando se da el otro lado de la moneda, cuando los precios internacionales suben y hay que atravesar una devaluación significativa de la moneda, hay cierta distancia hasta que se pueda ajustar a los precios del surtidor”, manifestaron los encargados de las relaciones con inversores.

Todas las petroleras están recibiendo menos plata de la que deberían cobrar por su crudo. Pero están balanceando esos menores ingresos con exportaciones. Los precios que pagan los refinadores (los que transforman el petróleo en combustibles) no alcanzan, según los productores, pero las exportaciones ayudan a compensar la situación.

Sergio Affronti, CEO de YPF.

Sergio Affronti, CEO de YPF.

“Al capturar los beneficios de las exportaciones de nuestra producción, compensamos un poco el menor precio doméstico”, detallaron en YPF a los analistas.

“Estamos en un diálogo razonable (con el Gobierno) y buscamos acuerdos para continuar avanzando durante el año, que es claramente dificultoso en el entorno macroeconómico. Nuestra habilidad para ajustar en el surtidor, por supuesto, dictará como nosotros y el resto de los refinadores podamos ir ajustando los precios y también dependerá si los precios internacionales (del petróleo crudo) se estabilizarán a los niveles actuales o seguirán creciendo. La habilidad para trasladar esos aumentos a precios en el surtidor dictaminará si podemos pagarle mayor precio a los productores locales, pero todavía está muy poco claro. Tenemos que ver la evolución del camino”, señalaron los ejecutivos.

YPF  tuvo ingresos por US$ 2.648 millones en el primer  trimestre del año, por lo que aún está por debajo de su facturación en el mismo período de 2020, cuando juntó US$ 2.832 millones.

La petrolera de mayoría estatal anotó una pérdida de US$ 25 millones. En el primer trimestre de 2020, había obtenido una ganancia de US$ 100 millones en ese apartado. El resultado operativo fue positivo en US$ 78 millones, pero es un tercio de los US$ 241 millones que tuvo en 2020.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Economia

El precio de la soja superó la barrera de los 600 dólares y se acerca al récord histórico

Publicado

on

Por

Alcanzó los 602 dólares, el máximo precio desde septiembre de 2012, y apuntala el ingreso de divisas al país.

El precio de la soja sigue subiendo en el mercado internacional y trae alivio al sector agropecuario pero sobre todo, al país, por mayores ingresos de divisas, y a las cuentas del Gobierno, por una mayor recaudación en concepto de retenciones.

Este martes la soja alcanzó los 602 dólares, el máximo valor desde el 12 septiembre de 2012 y se acerca al récord histórico en ese mismo año de 650 dólares. Así, en un año, el precio subió un 92%.

Una de las principales causas del incremento del valor de la soja responde a los bajos stocks del cultivo en Estados Unidos. Con una producción de 112 millones de toneladas, el ratio (stock/uso) a final de campaña quedaría en 3% y se posiciona en los mínimos desde 2014. Para dimensionar esta cifra, en 2020 quedó en 12% y hace dos años, en 23%. Además, mirando lo que viene para la próxima campaña, los stock se pueden achicar mucho más. Asimismo, la demanda, con China a la cabeza, sigue firme a pesar de los altos valores que se vienen pagando.

En este marco será clave el nuevo informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) que publicará este miércoles (hoy) sobre producción y stocks en el mercado norteamericano en plena siembra que viene complicada por el clima. Pero también presentará por primera vez estimará indicaciones de demanda por lo que hay muchas expectativas puestas en dicho informe ya que el mercado espera que siga sostenida lo que apuntalará aún más los precios.

“Hay una mayor liquidez en el mercado por las bajas tasas que tienen los bancos centrales a nivel mundial, por lo que los fondos de inversión buscan un resguardo de valor en commodities”, agregó Tomás Rodríguez, analista de mercados de la Bolsa de Comercio de Rosario, explicando otro de los motivos de la fuerte alza de la oleaginosa.

La cotización del maíz también se disparó en el mercado de Chicago y se encuentra en el máximo valor desde marzo de 2012. Este martes cerró en 298 dólares pero supo estar por encima de los 300 dólares la semana anterior. Esto es un 135% más en comparación a igual fecha de 2020.

En total, en la campaña actual se revalorizó nuevamente el ingreso de divisas. Rondaría los 38.000 millones de dólares, según cálculos del analista Gustavo López, titular de Agritrend. Sería récord para el país, superando incluso los 33.000 millones de dólares que se exportaron en el ciclo 2011/12, cuando la soja tocó los valores históricos de los 650 dólares.

El complejo soja (harina, aceite, poroto y biodiésel) será el sector que más aportará, con 24.000 millones de dólares, unos 1.600 millones de dólares más que hace dos semanas atrás.

En relación al maíz, se prevé que ingresen casi 8.000 millones de dólares. Pero López aclaró que como el 90% del saldo exportable se declaró (27 millones de toneladas declaradas), la suba en el valor en el cereal en el último tiempo será de menor impacto que en la soja que resta todavía declarar aproximadamente 19 millones de toneladas de las 27 millones que se exportaría durante este ciclo.

En tanto, en abril se liquidaron divisas de la agroexportación por 3.031 millones de dólares. la cifra más alta para ese mes en 7 años, mientras que en el primer cuatrimestre se liquidaron casi 10.000 millones de dólares, según informó la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

“El promedio de todos los precios de los granos mejoró 110 dólares. El año pasado era de 320 dólares y ahora, es de 430 dólares”, dijo López.

Mientras que dentro del Gobierno también festejan el festival de la suba de los granos. Porque tras las últimas subas, sobre todo de soja y maíz, recaudará 500 millones de dólares más alcanzando los 9.000 millones de dólares en total, la segunda mejor marca después del ciclo 2011/12 (más de 10.000 millones de dólares) cuando la alícuota era mucho más alta que en la actualidad: la soja tributaba un 35% mientras que el trigo y maíz, un 23%.

El aumento de la soja y del maíz en Chicago rebotaron en el mercado local. El precio pizarra de la soja en la Cámara Arbitral de Cereales de Rosario cotizó a 33.800 pesos el martes, una suba del 64% en un año y el maíz a 22.900 pesos, una suba del 100% también comparando a igual fecha del 2020. Con este panorama, mejora el poder adquisitivo de los productores pese a que no reciben el precio pleno del mercado internacional.

De todas maneras. se vislumbra en los chats de los chacareros cierto temor por una posible suba de las retenciones a la soja, cosa que desde Casa Rosada lo desmienten.

Esto se da pese a que el Gobierno no tiene facultades propias para subir las retenciones a la soja. La alícuota de la oleaginosa está en el máximo (33%) como lo estableció la ley sobre Emergencia Económica aprobada por el Congreso Nacional a fines de 2019.Pero todavía tiene la facultad de subir tres puntos porcentuales a la alícuota de maíz y trigo (hoy tributan 12%).

Cuánto recibe el productor argentino

El sabor de los productores ante los fuertes aumentos de los precios es más amargo que dulce ya que no reciben el precio pleno, sino que solamente perciben el 37% de lo que cotiza en el mercado internacional por los derechos de exportación, que hoy son del 33%, y la brecha cambiaria.

Así lo graficó David Miazzo, economista de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

En este sentido, aclaró varios puntos. En primer lugar, explicó que pese a que el precio en el mercado de Chicago llegó a los 602 dólares, en Argentina (como en todos los países del mundo) se toma el valor FOB de exportación, en este caso, de los puertos argentinos. Y aquí el precio de este martes fue de 567 dólares por tonelada.

De ahí que sacando el porcentaje de los derechos de exportación (33%) y el fobbing (gastos de manejo y embarque de la mercadería) queda el FAS Teórico (lo que puede pagar el exportador al productor), que suele estar muy cerca de lo que se abona en el mercado disponible.

Hoy, ese mercado cotiza a 360 dólares por tonelada, que si se multiplica por el tipo de cambio oficial (93,80 pesos), llega a los 33.800 pesos.

Así, si se convierten esos pesos en dólares MEP, que es de 152 dólares, alcanzan los 220 dólares.

“El productor recibe un 60% del valor de Chicago tomando el precio del dólar oficial pero solamente recibe un 37% si se toma el dólar MEP”, dijo el economista.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas