Connect with us

Policiales

El femicida de la media tijera: violó y mató a una mujer en Moreno y cayó porque su familia no soportó la culpa

Publicado

on

Avisaron que habían demorado a un inocente por el crimen de Sandra García (28). Daniel Melgarejo fue detenido y tiene antecedentes por robo.

Sandra Soledad García (28) salió de una fiesta cerca de las 4 y empezó a caminar los 200 metros que la separaban de su casa de Villa Trujui. Nunca llegó. Su asesino la cruzó en el camino e intentó meterla de prepo en un baldío: la golpeó y la trompeó, y ella cayó al piso. Ahí mismo la violó y, luego le partió la cabeza con un adoquín. Como aún seguía con vida, la apuñaló una y otra vez.

“El forense contó 38 lesiones con un puñal particular, con un mono filo; algunas fueron post mortem”, contaron a Clarín fuentes de la investigación. Ese detalle sería clave para encontrar al femicida que la madrugada del 14 de octubre la atacó en un baldío de Virgen de Luján y Teodoro Fell, de Moreno, a menos de 50 metros de donde dormían sus hijos de 12 y 7 años en la casa de una amiga, y poco más de 50 metros de donde vivía con su marido, José Tolaba (50), el carnicero del barrio.

Unas horas antes del crimen y cuando aún era martes 13 de octubre, Daniel Alejandro Melgarejo (29) salió de su casa de Villa Trujui, a unas 15 cuadras de la de Sandra, donde vivía con su mamá, su hermana y su cuñado. Allí estaba desde que el 17 de octubre de 2019 había dejado el penal de Junín con el beneficio de la libertad asistida, y tras purgar tres de los cinco años que había recibido por robo agravado por el uso de arma de la Justicia de de Mercedes.

La imagen, clave para detener a Daniel Alejandro Melgarejo por el femicidio de Sandra García.

La imagen, clave para detener a Daniel Alejandro Melgarejo por el femicidio de Sandra García.

Desde que salió de la cárcel no hacía nada más que drogarse, caminar de madrugada por el barrio y afilar una media tijera. La madre de Melgarejo le contó a los investigadores que le preguntó a su hijo para qué la afilaba todo el tiempo, y él le respondió: ‘Para defenderme’.

Lo cierto es que ese martes 13, Melgarejo salió de su casa con su media tijera, una campera azul, otra con blanco y turquesa, y unas bermudas de jean, y una frase que inquietó a todos: ‘Me voy a buscar alguna víctima’.

La madre, la hermana y el cuñado de Melgarejo pensaron que iba a robar. La mamá no sospechó nada la mañana siguiente cuando volvió todo ensangrentado a su casa, cerca de las 6, y le dijo: ‘Me peleé‘. La mujer hasta le lavó la ropa. Y, durante el desayuno, se mostró preocupada con su hija por la vida que llevaba Daniel Alejandro. La hermana sí dudaría luego.

Sandra Soledad García, de 28 años, tenía dos hijos Foto: Facebook

Sandra Soledad García, de 28 años, tenía dos hijos Foto: Facebook

48 horas, cuatro sospechoso

Mientras tanto, ese miércoles 14 de octubre, el cuerpo de Sandra aún yacía semidesnudo, con una zapatilla en la cara en el baldío. Lo que le llamó la atención a los investigadores, cuando al día siguiente encontraron el cadáver, es que el marido no había radicado la denuncia por pedido de paradero de la mujer. Enseguida se convirtió en el primer sospechoso.

Fueron el informe de la autopsia y el relevamiento de las cámaras de seguridad los elementos que libraron al carnicero José Tolaba de la sospecha del fiscal Gastón López, de la UFI N°8 de Moreno. “El cuerpo de Sandra tenía signos de defensa y la habían violado; y en un video de una cámara de seguridad se la ve con un muchacho”, describieron las fuentes.

Descartado el marido como sospechoso del femicidio, comenzó una búsqueda contrarreloj y lo primero que hicieron los investigadores fue mostrarle el video de las cámaras de seguridad a uno de los dueños de la casa donde había sido vista por última vez Sandra, antes de irse esa madrugada fatal del 14 de octubre.

Detrás de ese paredón encontraron el cuerpo de Sandra Soledad García (28). La mataron en un baldío de Villa Trujui, Moreno. Foto: Captura

Detrás de ese paredón encontraron el cuerpo de Sandra Soledad García (28). La mataron en un baldío de Villa Trujui, Moreno. Foto: Captura

La imagen del video no era muy clara, pero el testigo dio alguna precisión de quién podría ser. Y apuntó a uno que le dicen ‘El Colo’, pero que no había estado en la fiesta. De todas maneras, lo buscaron, lo encontraron y lo único que le pidió el fiscal a los policías fue que se fijaran si este segundo sospechoso tenía lesiones en el cuerpo. Sandra se había defendido y tenía que tener marcas.

“Pero ‘El Colo’ no tenía marcas por lo que quedó casi descartado. Y el hallazgo de otro video donde se veía al hombre con el que se cruzó Sandra con mejor calidad fue clave para tacharlo también de la lista de sospechosos”, contaron las fuentes.

Esas imágenes más nítidas se las volvieron a mostrar al testigo que había apuntado a ‘El Colo’. Y dio el nombre y apellido de un tal Sierra. “Dijo que había estado en la fiesta y que se había ido de madrugada. Era el único que no se había presentado a declarar en la causa”, relataron las fuentes el paso a paso de la pista que llevó al tercer sospechoso.

Daniel Alejandro Melgarejo había salido de prisión el 17 de octubre de 2019.

Daniel Alejandro Melgarejo había salido de prisión el 17 de octubre de 2019.

Cuando la Policía fue a buscar al tal Sierra, descubrieron que tenía golpes y lesiones en una de sus manos y en una pierna. Y era parecido físicamente al hombre que aparecía en el video con Sandra caminando hacia el baldío. Lo aprehendieron.

Cuando estaban por allanar la casa de este tal Sierra, en busca de la ropa del video y del arma homicida, una casualidad y luego una confesión cambió el eje de la investigación.

“La hermana de Melgarejo hace gimnasia en la plaza del barrio con la prima de ese tal Sierra y, cuando se entera que estaba detenido, le cuenta a su amiga: ‘No fue tu primo, fue mi hermano y me dio miedo denunciarlo’, revelaron las fuentes el diálogo entre las mujeres.

La ropa que incrimina a Daniel Alejandro Melgarejo en el femicidio de Sandra García.

La ropa que incrimina a Daniel Alejandro Melgarejo en el femicidio de Sandra García.

Con esos elementos, antes de liberar a ese tal Sierra, que resultó que estaba lesionado porque trabajaba en un taller, la Policía fue a allanar la casa de Melgarejo, el cuarto sospechoso. Les abrió el cuñado y allí encontraron la ropa lavada por la mamá, la misma que se ve en el video de la madrugada del femicidio de Sandra.

“Faltaban las bermudas de jean. Pero, el relato de cómo llegó ensangrentado la mañana del 14 de octubre y que vivía afilando esa media tijera, que coincidía con el arma homicida que había descrito el forense, fueron claves”, concluyeron las fuentes.

A ese tal Sierra lo liberaron y a las pocas horas cayó Melgarejo: vestía las bermudas de jean del video, pero no se encontró la media tijera, ni siquiera en una nueva búsqueda que se ordenó en el baldío donde ocurrió el femicidio. Ahora se aguarda el resultado de la pericia de ADN a las prendas.

La Policía Científica, en la zona de Villa Trujui, donde encontraron el cuerpo de una mujer. Foto: captura

La Policía Científica, en la zona de Villa Trujui, donde encontraron el cuerpo de una mujer. Foto: captura

Lo cierto es que el sábado 17 de octubre, exactamente al año de haber salido de la prisión de Junín, Daniel Alejandro Melgarejo volvió a quedar preso.

El fiscal López le imputa los delitos de “abuso sexual seguido de muerte en concurso ideal con homicidio criminis causa, agravado por ensañamiento y alevosía, todo en un contexto de violencia de género”. Femicidio.

(Visited 140 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Un motociclista murió tras chocar contra un auto que era conducido por su papá

Publicado

on

Por

Ocurrió en la localidad de Monte Caseros. El suceso causó conmoción entre vecinos y familiares

Tan dramático como insólito. Este martes en la localidad correntina de Monte Caseros, un joven motociclista murió tras chocar contra un vehículo conducido por su padre.

El hecho se produjo a las 11.30 en la esquina de calles Vicente Mendieta y Salta, a dos cuadras del domicilio familiar en la ciudad, a 400 kilómetros de la capital correntina.

Juan José Kuhnle de 39 años de edad murió en el hospital Samuel Robinson de Monte Caseros, luego de impactar contra el automóvil en el que viajaba su padre, Hugo Gustavo Kuhnle de 69 años.

De acuerdo a lo informado por la Policía local a la agencia Télamel Toyota Corolla color gris impactó con la moto Gillera de 110 CC que era conducida por Juan Kuhnle, quien de inmediato fue asistido por su padre, que lo trasladó en su vehículo al centro de salud, donde finalmente murió.

Tras lo sucedido, el hospital emitió un parte médico donde explicó que la víctima “ingreso al Sanatorio tras sufrir accidente de tránsito inicialmente consciente con franca dificultad respiratoria e inestabilidad hemodinamica con fracturas costales múltiples, neumotorax izquerdo hipertensivo, con contusión pulmonar bilateral con tubo pleural izquierdo con requerimiento de inotropicos por shock progresivo”.

Luego señaló que el paciente “requirió desde el ingreso intubación orotraqueal con respirador mecánico y drogas inotrópicas y pese a todo el esfuerzo médico desplegado el joven falleció en las primeras horas de este martes por la tarde”.

“En el lugar se realizaron las diligencias del caso y la comisaría de Monte Caseros abrió de oficio una actuación sumarial”, explicaron las mismas fuentes.

El joven atropellado fue trasladado al hospital donde murió horas más tardeEl joven atropellado fue trasladado al hospital donde murió horas más tarde

Según Los Andes, la víctima era un profesor de matemáticas 39 años, que además ejercía como vicedirector de una escuela técnica. Trabajaba desde hacía 16 años en la agrotécnica “República de Venezuela”, el mismo lugar en el que culminó sus estudios y donde además habían sido docentes sus padres. Tras conocerse su fallecimiento, la institución informó que permanecerá cerrada hasta nuevo aviso.

No es el único accidente de este tipo que se recuerde. A mediados del mes de enero del año pasado, un adolescente de 15 años atropelló y mató a su abuela en un barrio privado de la localidad bonaerense de Tigre.

Según informaron fuentes policiales, el menor embistió a la mujer mientras practicaba manejo. La víctima fue identificada como Clementina Mascitti, una mujer de 87 años que fue atropellada por su nieto mientras observaba cómo el menor conducía un Chevrolet Agile de color gris por las calles internas del barrio hasta que de un momento a otro pierde el control. A pesar de ser asistida en el lugar, la jubilada falleció.

Todo ocurrió en el “Barrio Cerrado Santa Bárbara”, situado en Corredor Bancalari al 3900. Según se informó, en la escena intervinieron efectivos de Policía Científica.

Y en otro hecho similar, dos meses después, a principios del mes de marzo, una mujer atropelló a sus tres hijos menores mientras intentaba salir del garaje de su casa en el barrio San Francisco Solano, partido bonaerense de Quilmes. Como consecuencia del accidente, uno de ellos murió.

La víctima fatal es una niña de 4 años que falleció en un hospital de la zona. Se cree que la madre habría confundido los movimientos de la palanca de cambios mientras sacaba su vehículo del estacionamiento de la vivienda, ubicada en la calle 885 al 4735 y luego de chocar contra una pared de ladrillos.

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Un policía llamó al 911 para denunciar que su pareja se había suicidado: lo detuvieron e investigan si fue un femicidio

Publicado

on

Por

Ocurrió en Villa del Parque. La víctima, de 24 años, también era Policía de la Ciudad. Recibió un disparo en la cabeza.

Habían pasado unos minutos de las 5 de este lunes cuando llamó al 911 y dijo que su pareja, una agente de la Policía de la Ciudad, se había disparado en la cabeza después de una discusión en su casa de Villa del Parque. Cuando los investigadores llegaron a la casa, lo encontraron sentado en el patio. “Se mató”, les dijo. La causa se inició como un presunto suicidio, pero con el correr de las horas creció la hipótesis de un femicidio. El hombre, que también es policía, quedó detenido.

Todo ocurrió este lunes a la madrugada en Terrada al 2500. La víctima fue identificada como la oficial Sol Acuña Bilbao, de 24 años. Hacía un año y dos meses que trabajaba en la Fuerza porteña, en la Comisaría 12B.

Fueron los agentes de la Comisaría 11B los que respondieron al llamado, donde se denunciaba que una joven se había disparado en la cabeza.

La policía Sol Acuña Bilbao trabajaba en la comisaría 12B.  Fotos: Facebook

La policía Sol Acuña Bilbao trabajaba en la comisaría 12B. Fotos: Facebook

Al llegar al lugar, se encontraron con el cuerpo ya sin vida de Sol: tenía un orificio de bala en su cabeza. Ahí estaba su pareja.

Se trata del oficial Germán Baigorria, de 29 años y que trabaja en la división Servicios Especiales de Tránsito de la Policía de la Ciudad.

Baigorria les dijo a sus colegas que Sol se había disparado luego de una discusión entre ambos. Sin embargo, los investigadores sospechan todo ocurrió en el marco de una pelea.

Así, la versión del supuesto suicidio perdió claridad. Además, en la casa se encontraron elementos desparramados por el piso.

Germán Baigorria (29), acusado del homicidio de su pareja. Fotos: Facebook

Germán Baigorria (29), acusado del homicidio de su pareja. Fotos: Facebook

Allegados a la pareja contaron a Clarín que los jóvenes fueron compañeros en la escuela de policía. Baigorria se había separado y empezó a salir con Sol. Se fue a vivir a su casa, pero al poco tiempo decidieron separarse. “Él era muy celoso y la trataba mal”, contaron las fuentes consultas.

Volvieron a vivir juntos cuando él tuvo problemas económicos y ella quiso ayudarlo. El domingo a la noche, Sol había salido con una amiga. En la madrugada del lunes hubo una discusión. Cerca de las 5, Sol recibió el disparo que terminó con su vida.

Baigorria fue detenido y acusado por el delito de homicidio de su pareja por disposición de María Lucrecia Saenz Samaniego, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°8.

Las pericias del caso quedaron a cargo de la Policía Federal.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Cuatro peligrosos presos se fugaron rociando lavandina en los ojos de sus guardias

Publicado

on

Por

Ocurrió este domingo en una comisaría de San Martín. Todavía queda uno prófugo.

Lavandina, el hipoclorito de sodio sagrado y aliado desde hace un año para combatir al virus que provocó una pandemia mundial, fue el “arma” de cuatro presos que se fugaron ayer, domingo 28 de febrero, de la comisaría 4ta de San Martín. En un descuido, y aprovechando el momento en el que los efectivos les acercaron comida, les tiraron con el líquido amarillento directo a los ojos.

Tres de ellos fueron recapturados mientras que uno continúa prófugo y es intensamente buscado por efectivos de la Policía Bonaerense. Además, hay guardias con heridas punzantes y con quemaduras en la piel producto del contacto con la sustancia química.

La dependencia policial está ubicada en Avenida Márquez y Echague, en la localidad de José León Suárez, en el Partido de San Martín. Allí, cuatro hombres permanecían detenidos y alojados en el sector de los calabozos, imputados por resistencia a la autoridad, robo calificado, y dos de ellos por el delito de homicidio.

Minutos antes de las 18, horario en el que los efectivos debían ingresar alimentos para los alojados en esa dependencia, los detenidos comenzaron a rociar con lavandina a los policías, apuntándoles directamente a los ojos.

Uno de ellos, el oficial Walter Bustamante, comenzó un forcejeo con los detenidos para evitar que se escaparan y sufrió heridas (aparentemente de arma blanca) en su mano izquierda y laceraciones en su abdomen.

Los cuatro detenidos aprovecharon la situación para escapar. Fueron en dirección a un estacionamiento donde se encuentran las motos secuestradas pero fueron sorprendidos por dos mujeres: la oficial Claudia Hevia y la oficial Belén Cejas, quienes respondieron tirando con escopetas anti tumulto y lograron hacerlos retroceder nuevamente hacia los calabozos.

Pero nuevamente intentaron huir: esta vez, tres de los detenidos lograron saltar el paredón que da al fondo de la comisaría. Inmediatamente comenzó un rastrillaje que logró recapturar a dos de los prófugos en las inmediaciones de la Villa Cárcova, en el predio ferroviario ubicado en el acceso sobre la calle Fría y Guido. Actualmente personal policial se encuentra trabajando para dar con el delincuente prófugo.

Otros cuatro fugados, el mismo día, a 155 kilómetros

Otro escándalo con presos fugados sucedió este mismo domingo, pero a 155 kilómetros de San Martín: en la localidad de Magdalena. Cuatro pesos de la Unidad Penal N° 28 de Magdalena, cerca de La Plata, escaparon a las 3.30 de la madrugada de la cárcel ubicada en el kilómetro 111 de la ruta provincial 11.

Según fuentes policiales, los reclusos limaron los barrotes de una celda, saltaron un muro y le robaron a un guardia una escopeta 12/70, una pistola calibre 9 milímetros, dos cargadores con municiones y vestimenta.

La Unidad 28 de Magdalena, en 2005, fue noticia por la muerte de 33 presos. Se convirtió en la mayor tragedia dentro de cárceles argentina.

La Unidad 28 de Magdalena, en 2005, fue noticia por la muerte de 33 presos. Se convirtió en la mayor tragedia dentro de cárceles argentina.

Luego robaron un Volkswagen Suran gris y escaparon. Alertado personal policial de la fuga, intentaron detenerlos en un camino vecinal en dirección a Verónica, pero los prófugos evadieron el control y atravesaron las vallas de contención.

Luego de entrar al pueblo, siguieron escapando por la ruta 36 y descartaron el VW Suran en Magdalena, adonde robaron otro auto, un Chevrolet Aveo, y se llevaron de rehén a su conductor, de 69 años, hasta Villa Lynch, en San Martín, adonde lo abandonaron ileso.

Los cuatro evadidos se encontraban en la celda 17 del pabellón 9. Tres estaban imputados por robo y el restante por homicidio simple.

Asuntos Internos inició una investigación interna y como primera medida se ordenó el desplazamiento del jefe del penal y de siete agentes que se encontraban trabajando al momento del hecho. El caso está a cargo de la UFIJ N° 15 del Departamento Judicial La Plata.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas