Connect with us

Economia

El cierre del acuerdo con el FMI se posterga para febrero

Publicado

on

La prórroga obedece a una cuestión política central: la asunción de Joe Biden y la designación de un nuevo jefe del Tesoro de los Estados Unidos.

El acuerdo con el FMI se posterga y ahora Washington y Buenos Aires trabajan con un nuevo cronograma: firmar un convenio recién en febrero.

El nuevo calendario lo definirá este viernes Martín Guzmán, con los enviados del FMI, Julie Kozak y Luis Cubeddu. Ambos emisarios terminan su misión y este mismo viernes a la noche vuelan para Washington. El plan original se postergó – por lo menos– un mes y medio y ahora se trabaja para cerrar el crucial convenio a fines de febrero.

Clarín confirmó la información al máximo nivel del Gobierno. La postergación estaba dentro de lo previsto y no es calificada como dramática por los voceros de la Quinta de Olivos. Habría información oficial. Pero está claro que obliga a la Casa Rosada a ampliar el “puente” de acciones transitorias, hasta buscar un aval internacional y, a la vez, reducir la incertidumbre que existe sobre Argentina.

La prórroga obedece a una cuestión política central: Kristalina Georgieva no quiere decidir nada sobre el controvertido “caso” argentino hasta que sea nombrado el nuevo jefe del Tesoro de los EE.UU.

Joe Biden asume el 20 de enero y los funcionarios del Fondo tienen pánico de que las futuras autoridades hagan una revisión y castigo de lo hecho en el FMI durante los cuatro años de Donald Trump.

El “caso argentino” generó una auditoría interna en el FMI. Ya fue eclipsado Alejandro Werner y desplazado Roberto Cardarelli: ambos le dieron luz verde al extraordinario auxilio que decidió Trump para Mauricio Macri. Pero los banqueros también dicen que todo se posterga por dos cuestiones propias de la negociación.

Primero, la conducción del FMI quiere ganar tiempo, para saber cómo va a evolucionar la encarnizada interna del Frente de Todos y el mercado cambiario.

El FMI posterga su decisión sobre Argentina: la tomará luego de que asuma Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Foto AFP

El FMI posterga su decisión sobre Argentina: la tomará luego de que asuma Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Foto AFP

También aún hay diferencias fuertes sobre la magnitud del ajuste fiscal que debe hacer Argentina. Guzmán defiende sus números y Washington quiere un recorte fuerte en el déficit fiscal. El tema no está zanjado y las diferencias equivalen a un recorte de unos 4.000 millones de dólares.

El cronograma original tentativo de la Casa Rosada era cerrar el acuerdo técnico con el FMI el 15 de diciembre. Y que el convenio sea aprobado por el “board” en la primera reunión, después de la fiesta de Reyes. Ahora todo se prorrogó: sería para cuando termine febrero.

A fin de enero, el Tesoro nombrará sus delegados en el FMI. Clarín confirmó que después volverá –en febrero– a Buenos Aires una nueva misión de Washington para intentar cerrar el convenio. Hasta ahora, Guzmán acordó con Cubeddu dos puntos clave: Argentina se compromete a lograr un déficit cero. Habrá una tablita descendente y el equilibrio se lograría en el 2025.

Ambos negociadores cerraron un convenio central: el acuerdo con el FMI deberá tener la aprobación del Congreso y el aval de la oposición. Guzmán informó del tema al Presidente. Fue en dos reuniones: el sábado pasado y este jueves, en Olivos. El ministro sorprendió, el fin de semana, al Presidente con una afirmación: le dijo que el FMI no quiere devaluar.

Se trató de una respuesta a la versión que existe entre hombres de negocios: esa información dice que el FMI prefiere que Argentina devalúe su moneda antes de cerrar un convenio. Pero Guzmán fue categórico: Washington no busca devaluar el peso y el FMI comprende el impacto social de la medida.

Los “lobos” de Wall Street tienen un mayor escepticismo. En sus “papers” secretos no creen en un acuerdo rápido con el FMI y sugieren atraso del dólar. El crítico contenido de los informes del JP Morgan, Credit Suisse y Morgan Stanley se reflejan en el riesgo país: sigue firme arriba en 1.368 puntos y refleja que Argentina está afuera –a pesar del acuerdo de la deuda- de los mercados.

Martín Guzmán, en el Senado cuando se debatió el Presupuesto 2021.

Martín Guzmán, en el Senado cuando se debatió el Presupuesto 2021.

Cristina Fernández habló estos temas en la secreta y sorpresiva reunión con Martín Redrado. El rencuentro lo propició un empresario de los Estados Unidos, que tiene amistad con ambos y confianza con Cristina.

La vicepresidenta está descontenta con la marcha de la economía y sabe que el desplome productivo afecta sus planes políticos: ganar las elecciones legislativas y salvarse de las múltiples denuncias de corrupción. Redrado le habría dicho que la situación no tiene corrección con los actuales parches. Ponderó los esfuerzos de Guzmán, pero dijo que el ministro no tenía apoyo en Wall Street.

Cristina no le ofreció ningún cargo y menos el BCRA. Redrado cree que para encarrilar la economía debe haber un plan global, un equipo coherente y cinco leyes de fondo que le den respaldo y credibilidad política al plan y a quien lo ejecuta. La vicepresidenta fue muy crítica con la gestión del BCRA. Para Cristina fue la causante inicial de la crisis cambiaria .

La fuerte tensión entre Guzmán y Miguel Pesce continúa. Siguen las diferencias.

Pero la Quinta de Olivos puso paños fríos: los obligó a sacarse una foto conjunta y frenar la escalada. Lisandro Cleri monitorea -todos los días- la mesa de dinero del BCRA. Sus informes tranquilizan a Guzmán: el goteo sigue, pero Economía afirma que cada día la cuestión cambiaria mejora.

La relación con los empresarios esta pésima. Los hombres de negocios sobre-reaccionaron por una cuestión: insisten en que el Presidente en persona se había comprometido a diferir y corregir las distorsiones del impuesto a la riqueza.

Ocurrió en las reuniones privadas –el último mes- que Alberto tuvo con los principales hombres de negocios del Argentina. Fue después de que los empresarios dijeran que el tributo era polémico y además el proyecto mal redactado.

Para los hombres de negocios, Alberto no cumplió. Ese desengaño provocó este jueves una gran decepción: la UIA y AEA se manifestaron durísimas. La AEA disparó contundente: “Hay un profundo desaliento en la comunidad empresaria”.

Alberto Fernández hizo este jueves un sorpresivo viaje a Uruguay y se reunió con Luis Lacalle Pou.

Alberto Fernández hizo este jueves un sorpresivo viaje a Uruguay y se reunió con Luis Lacalle Pou.

El Presidente inició la secreta ronda de contactos en una reunión con Miguel Acevedo, Luis Betnaza, Roberto Urquía y Javier Madanes Quintanilla.

Urquía fue directo: “Alberto: este proyecto afecta a los empresarios nacionales”.

El dueño de Aceitera Deheza agregó: “Nosotros competimos con 7 multinacionales y vamos a ser los únicos que tengamos que pagar”.

Para los hombres de negocios el tributo afecta la inversión nacional y –en términos relativos- beneficia a las “multis”. Sus detractores dicen que -por eso- Máximo Kirchner sería un “Robin Hood” al revés.

Esto se dijo en la última reunión de Copal, que lidera Daniel Funes de Rioja. También en la Unión Industrial –el miércoles– hubo una fuerte discusión: se criticó que el redactor del proyecto, Carlos Heller, dirija un banco cooperativo exento del pago de muchos tributos. Heller contragolpeó: califica a la UIA como “mezquina”.

El diputado tuvo un furioso encontronazo con el banquero Jorge Brito. Ambos compartieron a solas un almuerzo para tratar la cuestión y se dijeron de todo. Terminó muy mal. Hubo reproches mutuos y Brito lo responsabilizó por el daño a la economía. En el fragor del intercambio, Brito acusó a Heller de practicar un “progresismo trasnochado”.

Alfredo Coto, Marcos Bulgheroni y Paolo Rocca estuvieron a solas y escucharon a Alberto. A ninguno los afecta ya las posiciones duales de la Casa Rosada. Pero a todos -como al FMI– les genera una inquietante duda: ¿Quién manda en la Argentina?

(Visited 29 times, 1 visits today)

Economia

El impuesto a la riqueza, en la tapa del Washington Post: fuerte crítica a la ley y a cómo se implementó en la Argentina

Publicado

on

Por

El diario norteamericano explicó que muchos contribuyentes deberán vender parte de sus activos para pagarlo y señaló que la situación económica empeoró por las medidas del Gobierno

El nuevo impuesto a la riqueza se cobrará el 30 de marzo

La decisión del gobierno argentino de implementar un impuesto a las grandes fortunas generó fuertes críticas entre los contribuyentes que deberán vender parte de sus activos para pagarlo.

Así lo indica un artículo publicado en la portada impresa de hoy del Washington Post, firmada por Diego Laje y Anthony Faiola titulado en su versión en papel “Argentina pasa la factura de la pandemia a los ricos”.

Allí se da cuenta del testimonio de Gabriel De Raedemaeker quien relató que “ya está calculando qué partes de su finca podría tener que vender. No es que las cosechas hayan fracasado o que los precios de las materias primas estén en crisis. Es el nuevo impuesto sobre el patrimonio del gobierno”.

“El Estado me está llevando al límite”, explicó De Raedemaeker, de 54 años (y vicepresidente de CRA), que se enfrenta a un aumento de impuestos del 70% en virtud del nuevo gravamen de la época de la pandemia que afecta a los ciudadanos con más de 3,4 millones de dólares de patrimonio.

La nota sobre Argentina la portada de The Washington Post  de hoyLa nota sobre Argentina la portada de The Washington Post de hoy

“Al menos desde la década de 1940, cuando la humilde Eva ‘Evita’ Perón pronunciaba encendidos discursos desde el balcón a sus ‘masas descamisadas’, el conflicto de clases ha permanecido justo debajo de la superficie de este Estado sudamericano crónicamente endeudado. Para salir de un enorme agujero fiscal agravado por la pandemia, Argentina está lanzando una llamada de atención que ahora resuena en todo el mundo: Que paguen los ricos”, explicaron los autores, en referencia a este polémico impuesto, que se superpone con el pago de Bienes Personales y amenaza con generar una fuerte conflictividad judicial.

Luego, el artículo menciona que muchos países “han recurrido a los ricos en tiempos de crisis. Después de la Primera y Segunda Guerras Mundiales, los países europeos y Japón adoptaron impuestos sobre la riqueza para financiar la reconstrucción. Más recientemente, Irlanda e Islandia utilizaron este tipo de impuestos para ayudar a rellenar las arcas del Estado tras la crisis financiera mundial”.

En base a estos precedentes, “¿por qué no, argumentan sus defensores, hacer recaer el coste de la épica recesión mundial causada por la pandemia en aquellos que más se lo pueden permitir?” y citan el aumento de la desigualdad global generado por la pandemia del coronavirus desde hace un año.

En particular, citan el caso de Bolivia, “el país más pobre de Sudamérica ha ido más allá de las palabras, adoptando en diciembre un impuesto permanente sobre la riqueza. El impuesto tocará sólo a 152 personas”, tuiteó el presidente socialista Luis Arce. “El beneficio llegará a miles de familias bolivianas”.

El oficialismo impulsó una marcha cuando el proyecto se debatió en diputados (Thomas Khazki)El oficialismo impulsó una marcha cuando el proyecto se debatió en diputados (Thomas Khazki)

“Los analistas afirman que es probable que la pandemia dé impulso a los llamamientos en favor de sistemas fiscales que aborden las diferencias extremas entre ricos y pobres. Pero los impuestos sobre el patrimonio son notoriamente difíciles de aplicar, y tienen un historial de efectos secundarios profundamente negativos que pueden socavar seriamente su intención”, subrayaron los autores.

En este sentido, recordaron que en Francia, “un antiguo impuesto sobre la riqueza, derogado en 2018, fue culpado de un aumento de la evasión fiscal y de la huida de miles de los ciudadanos más ricos del país”.

“Puede conducir a la salida de la riqueza, lo que no es beneficioso para ningún país”, dijo Jean Pisani-Ferry, un miembro senior del Instituto Peterson con sede en Washington.

“Hace una década, 12 de los países más desarrollados del mundo tenían impuestos sobre el patrimonio. El número se ha reducido a tres: Noruega, España y Suiza. Especialmente complicados son los impuestos diseñados para captar un porcentaje de los activos, en lugar de los ingresos, como el gravamen único de Argentina”, aclararon.

En Bolivia también se aprobó un impuesto a la riqueza
EFE/Martin Alipaz/Archivo
En Bolivia también se aprobó un impuesto a la riqueza EFE/Martin Alipaz/Archivo

Al respecto, explicaron que “incluso las personas muy ricas pueden no tener suficiente dinero en efectivo para pagar una factura de impuestos grande e imprevista”.

“Los impuestos sobre la riqueza plantean problemas intrínsecos”, afirma Pascal Saint-Amans, director de política fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. “Puedes gravar a Bezos con 1.000 millones de dólares, pero ¿tendrá siempre 1.000 millones listos para pagar en efectivo? ¿Qué tendría que vender? Se trata de la liquidez de los activos”, declaró.

“Argentina está recurriendo a sus ciudadanos más ricos después de haber perdido la fe de los inversores extranjeros, y con pocos otros medios para tapar los agujeros financieros. El país ha soportado colapsos financieros periódicos e impagos de deuda durante varias décadas; entró en la pandemia con la necesidad de reestructurar 65.000 millones de dólares de deuda privada que ya no podía pagar”, recordó el Washington Post.

Puedes gravar a Bezos con 1.000 millones de dólares, pero ¿tendrá siempre 1.000 millones listos para pagar en efectivo? (Saint-Amans, OCDE)

El diario de la capital de EEUU describe como la pandemia empeoró las cosas en el país, con un producto interior bruto que se cayó 11,8% el año pasado: “El peso se desplomó cuando los argentinos, temerosos, acumularon dólares estadounidenses, y el gobierno, como tantas veces en el pasado, recurrió a la imprenta para llegar a fin de mes. Ahora, Argentina está buscando otro gran rescate del Fondo Monetario Internacional, que casi con toda seguridad vendrá con la condición de que el país instituya recortes de gastos”.

Además, señalaron que la pobreza pasó del 35,4% en el primer semestre de 2019 al 40,9% en el mismo período de 2020, y que en los últimos meses, Walmart, Latam Airlines, Uber Eats, Norwegian Airlines y Nike se fueron del país o redujeron sus operaciones locales.

Carlos Heller y Máximo Kirchner autores del proyecto que se convirtió en leyCarlos Heller y Máximo Kirchner autores del proyecto que se convirtió en ley

“El gobierno ha conseguido evitar un aumento más amplio de la pobreza durante la pandemia mediante programas sociales y ofreciendo ayudas en efectivo. Los funcionarios dicen que el impuesto sobre el patrimonio es necesario para ayudar a compensar ese gasto. Proyectan que el gravamen único recaudará 3.500 millones de dólares de unos 12.000 individuos”. “Estamos hablando del 0,02 por ciento de la población”, dijo Carlos Heller, miembro de la Cámara de Diputados de Buenos Aires que copatrocinó el proyecto de ley. “Es una pequeña contribución que estamos pidiendo a los argentinos más ricos”.

Y aunque menciona el caso de personas que pueden ocultar parte de su patrimonio en el extranjero para evadir impuestos, aclara que “hay un grupo que lo tiene mucho más difícil: los ruralistas, los agricultores acomodados”.

“De Raedemaeker perdió entonces mucho dinero, dijo. Ahora, de un plumazo en diciembre, el gobierno peronista ha aumentado su carga fiscal hasta el equivalente a 192.000 dólares, frente a 113.000 dólares. Como muchos ruralistas, De Raedemaeker es rico en tierras; cultiva trigo y soja en 1.700 hectáreas en la provincia de Córdoba, en la fértil Pampa occidental. Pero dice que no tiene el flujo de caja para absorber un aumento tan repentino y que podría tener que vender un tractor para cubrir el costo”, subrayaron.

“Este intento de construir la igualdad nos aplana a todos”, dijo. “En lugar de premiar el mérito, el trabajo y el estudio, simplemente quieren que la gente dependa del Estado”, concluyó en esta nota.

(Visited 7 times, 7 visits today)
Seguir leyendo

Economia

En enero, el superávit primario llegó a $ 24.074 millones

Publicado

on

Por

Por recorte en el gasto y un excepcional crecimiento de los ingresos por comercio exterior el balance fiscal dio positivo

El Gobierno logró alcanzar el superávit primario en enero gracias a un aumento en los ingresos por retenciones. Las cuentas públicas arrojaron un resultado positivo de $ 24.074 millones

El pago de intereses de la deuda pública, neto de pagos intra-sector público, fue de $27.104 millones. De esta forma, el resultado financiero del Sector Público Nacional fue deficitario en $3.030 millones, el más bajo de los últimos cinco años, según destacaron desde el ministerio de Economía. Fuentes de esa cartera señalaron que la quita de intereses por la reestructuración de la deuda fue clave: significó un ahorro desde el punto de vista financiero de $ 45.000 millones.

El Tesoro aún no solicitó asistencia al Banco Central pero, de acuerdo con lo que establece el Presupuesto 2021, que contempla un déficit primario de 4,5% podría hacerlo en los próximos meses.

Los ingresos totales del Sector Público crecieron 53,3% el mes pasado, en particular los tributarios, impulsados por la suba excepcional en los derechos de exportación. Es que durante el primer mes de este año, en el que habitualmente los ingresos por la actividad comercial son más bajos producto de la estacionalidad, se dio un hecho singular que se sumó a las mejoras de los términos del intercambio que se registraron en enero.

En diciembre, medidas de fuerza en zonas portuarias postergaron las exportaciones para el mes siguiente, lo que explica la fuerte alza en los derechos de exportación. “De todos modos, aún si se excluyera este efecto por ‘única vez’ del cálculo, la recaudación tributaria evidenciaría una dinámica superior al nivel de precios”, explicaron en la cartera que dirige Martín Guzmán en un comunicado. Los ingresos tributarios crecieron 79,7% y, dentro de ellos, los derechos de exportación se incrementaron 228,1%.

Más allá del alza de los derechos de exportación, los otros tributos que hablan del nivel de actividad también tuvieron un crecimiento por encima del de la inflación interanual. Por ejemplo, lo recaudado por el IVA registró un aumento interanual de 50,3%, mientras que lo que se retuvo por el Impuesto a las Ganancias se incrementó en un 80,8% respecto del primer mes de 2020. Por otro lado, los ingresos relacionados al impuesto a los débitos y créditos crecieron un 42,9% respecto al mismo periodo del año anterior.

Por su parte, el gasto primario registró un incremento de 45,8%, menor al de los ingresos. En enero las transferencias corrientes se incrementaron $ 58.712 millones, lo que implica una suba interanual de 45,1%. De este total, $50.681 millones correspondieron al sector privado. Dentro de este rubro se registraron pagos remanentes del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) por $10.736 millones, correspondientes a la ejecución del ejercicio 2020.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Registro de alquileres: el impacto impositivo será mayor entre los jubilados

Publicado

on

Por

Es porque si declaran el alquiler ya no rige el mínimo no imponible especial del Impuesto a las Ganancias.

 La obligación de registrar los contratos de alquiler y de tributar sobre la renta generada por la locación de inmuebles podría generar un importante impacto en la carga del impuesto a las Ganancias sobre los jubilados y pensionados propietarios que hasta ahora no declararon en la AFIP ese ingreso.

Esto pasa porque “más allá de que el contribuyente pueda optar por declarar la renta del alquiler dentro del Monotributo, al exteriorizar que tiene otro ingreso diferente al de la jubilación, perdería el incremento de las deducciones personales consagrado en la Ley del Impuesto a las Ganancias y debe tributar más”. Además debería pagar la cuota mensual impositiva del Monotributo por el ingreso del alquiler, le dijo a Clarín el tributarista Marcelo D. Rodriguez, de MR Consultores.

Las jubilaciones y pensiones pagan el impuesto a las Ganancias si los haberes superan 6 veces el haber mínimo. A los actuales valores, equivale a $ 114.210, suma que, con el aumento de marzo del 8,1%, ascendería a $ 123.462. Con el proyecto de Ganancias de Sergio Massa esa deducción especial subiría a 8 haberes mínimos.

Pero este mínimo impositivo especial no se aplica “si el jubilado o pensionado tiene otros ingresos o está obligado a tributar el Impuesto sobre los Bienes Personales, siempre y cuando esta obligación no surja exclusivamente de la tenencia de un inmueble para vivienda única”, aclaró Rodríguez.

Otros ingresos van desde tener un sueldo por trabajar en relación de dependencia, por ser autónomo o monotributista, tener participación en sociedades, alquileres, o intereses de plazos fijos, según el tributarista Daniel Lejtman, de Lisicki, Litvin y Asociados.

jubilado ganancias alquiler

Entonces, si un jubilado o pensionado cobra $ 100.000 netos hoy no está alcanzado por Ganancias. Pero si declara el alquiler, le descontarán $ 3.302 mensuales. Además, deberá pagar la cuota impositiva del monotributo, cuyo valor depende el ingreso del alquiler. En total, en este caso podrían sumar casi $ 4.000 mensuales.

Con $ 120.000 de jubilación neta, hoy le descuentan $ 1.357 y pasará a pagar $ 8.324 mensuales más la cuota impositiva del Monotributo.

Con $ 150.000 de jubilación neta, hoy le descuentan $ 8.144 mensuales y le descontarán $ 17.776 mensuales, más la cuota impositiva del alquiler.

Estos valores podrían cambiar con el aumento de marzo y si se aprueba el proyecto de Ganancias de Massa.

Actualmente, pagan Ganancias 230.000 jubilados y pensionados, pero se desconoce cuántos tienen propiedades en alquiler y cuántos las tienen ya declaradas.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas