Connect with us

Abuso Sexual

El audio en que Lautaro Teruel, el hijo de uno de Los Nocheros, confiesa el abuso sexual y le pide perdón a la víctima

Publicado

on

La charla dura poco más de nueve minutos. Es una grabación secreta de un encuentro entre dos personas que se conocen. Es prácticamente un monólogo culposo de Marco Lautaro Teruel, el hijo de Mario Teruel, uno de los integrantes del grupo musical Los Nocheros, y una joven que actualmente tiene 16 años. En el diálogo, ella interviene con una única consulta. “A mí me había quedado la duda de por qué lo hiciste“, le preguntó.

Lo que había hecho constar en una denuncia que realizó la madre de la joven cuando ella frecuentaba la casa Teruel para jugar con un familiar. La mujer lo acusó a Lautaro de haber abusado sexualmente de su hija durante esos encuentros. La investigación del caso la lleva el Juzgado de Garantías de 7° Nominación y la Fiscalía Penal de Delitos contra la Integridad Sexual N°1, a cargo del doctor Sergio Federico Obeid, quien ya ordenó el cumplimiento de diversas medidas probatorias e imputó a Marcos Teruel por los delitos de exhibiciones obscenas agravadas (dos hechos) y abuso sexual con acceso carnal (dos hechos) en concurso real, de acuerdo a un comunicado del Ministerio Público Fiscal de Salta. El joven permanece detenido con prisión preventiva, mientras se desarrolla la investigación.

Mario Teruel se refirió a la detención de su hijo acusado por abuso sexual: “Ruego con todo mi corazón que todo esto se esclarezca y se resuelva lo antes posible por el bien de ambas familias”

Mario Teruel se refirió a la detención de su hijo acusado por abuso sexual: “Ruego con todo mi corazón que todo esto se esclarezca y se resuelva lo antes posible por el bien de ambas familias”

En un audio que grabó la víctima, el imputado reconoció el abuso sexual. El encuentro tiene como pretexto el pedido de disculpas. “Con lo tuyo, digamos, hace mucho tiempo como tres, cuatro años, que vengo diciendo ‘tengo que pedirle perdón a esa pendeja’ porque se lo merece. Fue una pendejada. No puedo sacar cálculos sobre qué edad teníamos los dos. Por eso te quería pedir disculpas“, comenzó su exposición el acusado.

Para explicar su sentimiento de culpa, reconoció haber cometido otro abuso y admitió que el escrache que había sufrido fue como una señal para expresarle su perdón: “El día que te pedí disculpas, dos días antes una amiga de añares, nos escrachó en Facebook a dos amigos y a mí, diciendo que habíamos abusado de la mina, tenía carteles de mis amigos que decía violadores y yo tenía los huevos en la garganta. Fue una situación muy densa. Pero cuando me pasó eso, lo primero que pensé fue en vos, yo quería pedir disculpas hace ya rato y ahora era la oportunidad de hacerlo”.

“Con la mina esta estuvimos dos de los tres -desarrolló el acusado-. El único que no estuvo fue el que la pasó peor. Y la mina lo tiró, una amiga de toda la vida, pero podría haber levantado el tubo y decir ‘che loco me quiero juntar porque tengo una versión de lo que pasó esa vez y capaz que ustedes tienen otra’. Gracias a Dios que no se viralizó fuerte. Más con mi apellido podría haber salido sin asco, pero gracias al cielo y la tierra no fue así. De todas maneras, lo poco que se viralizó fue suficiente como para hacernos pingo a nosotros”.

El comunicado de Mario Teruel, el padre del imputado, en sus redes sociales

El comunicado de Mario Teruel, el padre del imputado, en sus redes sociales

La vida me dijo ‘ahí está, vaya y pida disculpas’. Tenía la necesidad de hablarte. Yo te hablé súper tranquilo, dentro de todo, porque se me reventaba el corazón pero estaba dentro de todo tranquilo y ya venía de tres días llorando como una china. Antes había estado hecho pingo. Perdí una banda de peso, no comía nada, fumaba todo el día. Entonces, me di cuenta que no quiero que le pase a nadie”, explicó.

“Todo este tiempo que pasó me acordaba de tu cara cuando era pendeja y para mí era un bajón porque no tenía otro recuerdo tuyo. El otro día que te vi ahí, dije ‘está re grande’. Pero a partir de ese día, me acuerdo de vos así como estás ahora y no esa sensación chota. Era una necesidad de sacarlo y de intentar escucharte también, fue una boludez“, dijo antes de que la joven le preguntara por qué lo hizo.

“No sé boluda -respondió él-, era muy pendejo, no sé realmente, no sé cuál es la respuesta a por qué lo hice. Sí sé que cuando lo hice en un momento no te gustó nada, porque si me di cuenta, y nada y pasaba el tiempo y más me hacía la cabeza, que culiao que fui, eras re pendeja, habrá sido hace diez años”. Ella le contestó que por entonces tenía siete o seis años, aunque en la denuncia consta que ocurrió cuando tenía 10 años.

“Me encanta que estés ahora así, grandota, que se pueda hablar con vos, boluda, no siempre se puede, no siempre tenés la posibilidad de arreglar las cosas o de intentar arreglarlo. En ese momento no tuvo arreglo, pero ahora sos un poco más grande, podemos charlarlo, juntarnos, me podés tirar un mensaje o lo que sea. Como le dije a tu vieja: ‘para vos y para ella yo estoy para cuando quieran hablar’. Para tu vieja también, ya sé que es mucho más difícil, pero nada tampoco me gustaría verle la cara a tu vieja y que se entere que soy un hijo de mil puta. Porque soy moquero, soy mujeriego, pero tampoco siento que sea un abusador. Saber que sí lo fui, es un bajón”, finalizó.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Abuso Sexual

La hija de Baldomir rompió el silencio: “Escribo para que los que se callan no lo hagan más”

Publicado

on

Por

El ex campeón del mundo fue condenado por abusar de la chica siendo menor, y ahora ella hizo su descargo.

El 31 de julio el ex campeón del mundo Carlos “Tata” Baldomir fue condenado a 18 años de prisión por abusar sexualmente de una de sus hijas, menor de edad. Ahora la víctima escribió su descargo en las redes sociales: “Escribo para que todas aquellas personas que se callaron, y se siguen callando, no lo hagan más”.

Baldomir fue sentenciado por el “abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado” de su hija cuando ella tenía entre 8 y 9 años. A cinco días del fallo, la joven rompió el silencio desde sus redes sociales y el testimonio fue reproducido por El Litoral.

“No sé si escribiendo esto es lo mejor, tengo dudas, miedos. Pero si de algo estoy segura es de que necesito hacerlo”, explicó la víctima y agregó: “El 29 de octubre de 2016 se realiza una denuncia en contra de mi progenitor. ¿Por qué le digo así? Porque para mí una persona como él no se merece el título de padre“.

“Después de 2 años y 8 meses, llegó el día de la sentencia, el gran día diría yo, en el cual lo condenan a 18 de prisión. ¿Qué siento? Alivio, más fuerzas, más ganas de seguir mi vida“, relató la chica, pero advirtió: “No, esto no es algo que se festeja, porque no es lindo, esto no me da felicidad, pero sí tranquilidad de que gracias a mi valentía pude hablar. ¿Quién iba a creer que yo me podría enfrentar a una persona como él? Al campeón mundial de boxeo”.

También apuntó: “Escribo para que todas aquellas personas que se callaron, y se siguen callando, no lo hagan más. No se callen. No es un camino fácil, pero tampoco es imposible. Este mensaje también para todos los padres y madres, estén atentos a cada cambio de sus hijos así sea mínimo”. Y agregó: “Muchas veces gritamos en voz baja”.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Abuso Sexual

El papa Francisco publicó una carta a los párrocos: les pide “compromiso” contra los abusos sexuales en la Iglesia

Publicado

on

Por

La misiva, cuyo primer punto desarrolla el “dolor” por las revelaciones de los crímenes cometidos por los clérigos y mantenidos ocultos durante años, también reconoce la gestión de “innumerables sacerdotes que hacen una obra de misericordia”

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Abuso Sexual

Con lenguaje de señas, comenzó el juicio por abuso de chicos sordos contra dos curas y un empleado del Provolo

Publicado

on

Por

El caso Próvolo de Mendoza finalmente comenzó esta mañana su proceso de juicio oral, después de dos años y ocho meses de investigación. Muy temprano y sin ocultarse, los tres acusados atravesaron los pasillos de tribunales y se instalaron en la sala de audiencias. A partir de hoy, saldrán a la luz los detalles del espanto que las víctimas relatan puertas adentro del colegio católico. Los curas Nicola Corradi (84), Horacio Corbacho (57) y el administrativo Armando Gómez (48) están acusados de abusos sexuales, corrupción de menores y maltratos de los chicos sordos alojados en la institución de Luján de Cuyo. Las suma de penas puede alcanzar los 50 años en prisión, de acuerdo con la imputación.

El fiscal Gustavo Stroppiana los responsabilizará de 43 hechos y aportará el testimonio de 13 víctimas de abusos sexuales, de entre 4 y 17 años. Un cuarto acusado de esta causa principal José Luis Ojeda (41) fue declarado inimputable, por tratarse de un discapacitado mental, también víctima de las violaciones de Corradi, quien lo sometió desde que tenía 3 años. El quinto acusado, Jorge Bordón (50), se declaró culpable el año pasado, en un juicio abreviado. Bordón conocido como el monaguillo, era cuidador del albergue de varones del colegio. Confesó ser el responsable de 11 abusos sexuales a chicos alojados en el colegio y fue condenado a 10 años en prisión.

El 27 de noviembre de 2016, llegó a la Justicia mendocina la denuncia contra dos curas y tres ex administrativos como autores de abusos sexuales en el interior del instituto Antonio Próvolo. Fue la punta del ovillo de otras denuncias y nuevas imputaciones. En otros dos expedientes, que aún esperan la elevación a juicio, están acusadas dos monjas y el personal administrativo y docente del Próvolo. En total, hay 14 personas de la sede Mendoza que serán enjuiciadas.

Los sacerdotes Nicola Corradi (2i) y Horacio Corbacho Blanck (d) asisten este lunes al juicio oral en su contra por el caso de abusos y torturas a niños con problemas de audición en el Instituto Próvolo ubicado en Luján de Cuyo, Mendoza (Argentina).
Los sacerdotes Nicola Corradi (2i) y Horacio Corbacho Blanck (d) asisten este lunes al juicio oral en su contra por el caso de abusos y torturas a niños con problemas de audición en el Instituto Próvolo ubicado en Luján de Cuyo, Mendoza (Argentina).

A partir de hoy, el juez Carlos Manuel Díaz, del Tribunal Penal Colegido 2, terminará de responder los planteos de la defensa de los acusados para poder definir la fecha del juicio, que según fuentes judiciales será en la primera semana de julio. Luego, habrá un impasse en el receso de vacaciones de invierno –del 8 al 19 de julio- porque la abogada de los curas y el administrativo, la defensora oficial Alicia Arlotta, ya avisó que estará de viaje durante la feria judicial.

La causa de Mendoza estremeció al país y repercutió a nivel mundial porque uno de los acusados, el cura Corradi, ya había sido denunciado 50 años atrás por cometer abusos sexuales a menores en el Próvolo de Verona, Italia. Y una vez conocidas las denuncias en la sede de Luján de Cuyo, surgieron testimonios de víctimas en el Próvolo de La Plata, que apuntan a los mismos curas y la congregación de la Iglesia católica. “Pedimos la colaboración de la Iglesia Católica, pero el obispo Alberto Bochatey (comisario instructor designado por el Papa Francisco en el caso Próvolo) jamás pidió hablar conmigo ni aportar información a la causa”, dijo el fiscal Stroppiana.

Escenarios



Infografía: Clarín

Las audiencias del juicio oral no tendrán carácter público por tratarse de delitos de instancia privada. Será un desarrollo particular porque habrá intérpretes de lenguaje de señas durante todas las jornadas, debido a que las víctimas y uno de los acusados (Gómez) son hipoacúsicos. “No queremos exponer a las víctimas a un nuevo trauma, si ellas lo desean van a declarar frente a los jueces. De lo contrario, pediremos que se difundan en una pantalla los testimonios recabados a través de las cámaras Gesell”, detalló el fiscal.

De acuerdo con los testimonios, el sitio donde ocurrían los vejámenes lo llamaban “La casita de Dios”, un cuarto donde llevaban a los alumnos, que estaba ubicado atrás del predio donde se dictaba clases. Algunos estudiantes regresaban a sus casas todos los días y otros residían allí. Las víctimas eran los chicos internados, de entre 4 y 17 años. Hijos de familias con escasos recursos o que venían de lugares alejados, incluso de otras provincias. “Cuando el personal se retiraba, los chicos quedaban a merced de los curas, las monjas y los auxiliares administrativos”, contó uno de los investigadores.

“Fue como darle a cuidar al lobo las ovejas“, definió el Procurador de la Corte mendocina, Alejandro Gullé, cuando se destapó esta historia tenebrosa que pronto puede llegar a condena.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas