Connect with us

Coronavirus

Desde Asia hasta América Latina, China promueve sus vacunas para hacerse de amigos

Publicado

on

Con promesas de la fórmula contra el coronavirus, Beijing está en una ofensiva de encanto para reparar las relaciones diplomáticas dañadas y aumentar sus vínculos con otros países

Filipinas tendrá acceso rápido a la vacuna china del coronavirus. Latinoamérica y los países del Caribe recibirán mil millones de dólares en préstamos para comprar el medicamento. Una empresa china le regalará a Bangladés más de 100.000 dosis.

No importa que probablemente falten muchos meses para que China produzca en serie una vacuna que sea segura para usarse en la población. Este país está usando la expectativa del descubrimiento del fármaco como una ofensiva seductora destinada a reparar relaciones dañadas y a acercarse a sus amigos de regiones que considera primordiales para sus intereses.

Hablemos por ejemplo de Indonesia, que desde hace mucho tiempo ha desconfiado de Pekín. La semana pasada, el dirigente chino, Xi Jinping, le aseguró en una llamada telefónica al presidente de ese país, Joko Widodo: “China está tomando muy en serio los intereses y las necesidades de Indonesia en la colaboración para obtener la vacuna”.

Según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Xi calificó la cooperación de ambos países para desarrollar una vacuna como “un nuevo hecho positivo” en las relaciones. “China e Indonesia seguirán luchando juntas contra el COVID-19”, se comprometió.

Además de los envíos iniciales de mascarillas y respiradores a todo el mundo, la vacuna china promete ayudarle al país a proyectarse como un actor responsable a medida que Estados Unidos se repliega del liderazgo mundial. Esta jugada de Pekín también podría ayudarle a contrarrestar las afirmaciones de que se debería considerar al Partido Comunista como responsable por sus errores iniciales cuando apareció en diciembre el coronavirus en China.

La capacidad de desarrollar y proporcionarles vacunas a los países más pobres también sería una señal importante del ascenso de China como líder a nivel científico en un nuevo orden mundial posterior a la pandemia.

Una enfermera presenta la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech (EFE)Una enfermera presenta la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech (EFE)

“La gente está muy dispuesta a aceptar una vacuna china”, señaló Ghazala Parveen, miembro sénior del Instituto Nacional de Salud de Pakistán, donde dos fabricantes de vacunas chinos están realizando ensayos. “De hecho, la gente nos está pidiendo que tengamos la vacuna lista tan pronto como sea posible”.

En algunos aspectos, China va a la cabeza en la carrera mundial para obtener una vacuna contra el COVID-19. Ya tiene cuatro candidatos en la última fase de ensayos clínicos, más que cualquier otro país.

Estados Unidos tiene tres candidatos en las últimas etapas de ensayos; Pfizer dice que quizá solicite una aprobación de emergencia en octubre y Moderna afirma que espera tener una vacuna para fin de año. AstraZeneca, una empresa británico-sueca que recibió financiamiento gubernamental para desarrollar la vacuna, esta semana detuvo sus ensayos de la última etapa a nivel mundial debido a que se sospecha que un participante tuvo una reacción adversa importante.

China ha aprobado al menos dos vacunas experimentales en un programa de uso de emergencia que inició en julio con soldados y empleados de empresas estatales y que se ha ampliado sigilosamente para incluir a trabajadores sanitarios y de la industria de la aviación. Sus fabricantes de vacunas han construido fábricas que pueden producir cientos de miles de dosis.

Aunque su gobierno no ha ofrecido muchos detalles, Xi ha declarado que China haría que las vacunas desarrolladas dentro del país se convirtieran en un bien público a nivel global.

Desde hace mucho tiempo, China ha considerado que contribuir con la salud del mundo es una oportunidad para construir su poder blando.

En Brasil, un hombre recibe la segunda dosis en los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech. EFE/Sebastiao Moreira/ Archivo
En Brasil, un hombre recibe la segunda dosis en los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech. EFE/Sebastiao Moreira/ Archivo

“En definitiva, al gobierno le gustaría ver a China tener éxito en la producción de una buena vacuna y que muchos países la quieran”, afirmó Jennifer Huang Bouey, epidemióloga y experta en China en la Corporación RAND. “Le conviene para su diplomacia y cambia la narrativa sobre el COVID-19”.

No obstante, las empresas de vacunas chinas que han ido al extranjero a realizar ensayos clínicos han generado controversia por los temores de que a los residentes locales se les esté tratando como conejillos de Indias. Además, debido a que todavía se desconoce mucho sobre el coronavirus, es posible que las vacunas lleguen a la última etapa de los ensayos solo para desplomarse.

Pese a la incertidumbre, Pekín ha promovido con confianza sus candidatas a vacunas y las ha usado como una ayuda para limar fricciones.

En Filipinas, donde China está compitiendo con Estados Unidos por ejercer influencia, el presidente Rodrigo Duterte les dijo a los legisladores en julio que le había “solicitado” a Xi ayuda con las vacunas. También dijo que no confrontaría a China por sus reclamos sobre el mar de la China Meridional.

Un día después, Wang Wenbin, un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, mencionó que China estaba dispuesta a darle a Filipinas acceso prioritario a la vacuna.

Los dirigentes chinos han hecho ofrecimientos similares a países de África, Latinoamérica, el Caribe, Medio Oriente y Asia del Sur, regiones en donde Pekín ha querido tener una mayor influencia.

Un guardia de seguridad frente a los laboratorios de CanSino Biologics en Tianjin (Reuters)Un guardia de seguridad frente a los laboratorios de CanSino Biologics en Tianjin (Reuters)

“Prometemos que cuando en China se concluya el desarrollo y la aplicación de la vacuna contra el COVID-19, los países africanos estarán entre los primeros en beneficiarse”, señaló Xi en junio durante una reunión de líderes africanos. Según el gobierno mexicano, en julio, Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China, prometió que China les otorgaría a los países de Latinoamérica y el Caribe préstamos por mil millones de dólares para comprar vacunas.

A pesar de todo su discurso de ofrecer vacunas como un bien público, parece que China está decidida a hacerlo solo bajo sus propios términos. No ha querido decir si piensa participar en Covax, un mecanismo respaldado por la Organización Mundial de la Salud destinado a ayudar a los países a distribuir de manera equitativa la vacuna del coronavirus (el gobierno de Trump ha rechazado enfáticamente esta iniciativa).

“De hecho, ya hemos cooperado con algunos países”, les dijo la semana pasada a los reporteros Hua Chunying, una vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China. “China siempre cumple su palabra”.

Si China gana la competencia por la vacuna, va a deber su éxito a algunos de estos países, los cuales han tenido una participación fundamental al proporcionarles sujetos humanos a los fabricantes de vacunas chinos para sus ensayos.

Los fabricantes de medicamentos chinos han llevado sus investigaciones al extranjero debido a que, durante meses, el brote ha estado bajo control en su país.

Sinovac Biotech, un fabricante de vacunas con sede en Pekín, está probando su vacuna en Bangladés con 4200 trabajadores sanitarios de Daca, la capital. La empresa china ha aceptado regalar más de 110.000 dosis de la vacuna, de acuerdo con John Clemens, director ejecutivo del Centro Internacional de Investigación de las Enfermedades Diarreicas de Bangladés, el cual está ayudando a llevar a cabo los ensayos.

Eso es una mínima parte de los 170 millones de residentes de Bangladés, uno de los países más pobres de Asia. Y a pesar de su participación en los ensayos clínicos chinos, los bangladesíes temen que las vacunas resultantes tal vez excedan el precio que puede pagar la mayoría de los ciudadanos del país.

“Si se llegara a privar a alguna persona del mundo del acceso a una vacuna de COVID-19 por derechos de patente y rentabilidad, sería la injusticia más grande del siglo”, señaló Sayedur Rahman, profesor de Farmacología en la Universidad Médica Bangabandhu Sheikh Mujib en Daca.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha subrayado que ese país no pretende establecer un monopolio en el suministro de vacunas. Los informes de los medios de comunicación estatales también han rechazado las acusaciones de que China está utilizando las vacunas como herramienta diplomática, mientras que los académicos respaldados por el gobierno afirman que el suministro de vacunas es una labor altruista.

“En definitiva, no se pondrán condiciones”, afirmó Ruan Zongze, vicepresidente ejecutivo del Instituto de Estudios Internacionales de China. “Puesto que va a ser un bien público global, si hubiera condiciones, se despertaría la desconfianza de la otra parte involucrada”.

Tal vez algunos países no tengan muchas más opciones que China.

Sinovac ha iniciado la última fase de un ensayo clínico con 1620 voluntarios de Indonesia, misma que ha firmado un acuerdo con esta empresa china por 50 millones de dosis del concentrado de la vacuna de COVID-19 para que un fabricante de vacunas estatal, PT Bio Farma, produzca las vacunas a nivel local.

A algunos expertos en política de Indonesia les preocupa la influencia que pueda tener China sobre el país, pero reconocen que prácticamente no tiene alternativa.

¿Deberíamos tener desconfianza o estar agradecidos?”, preguntó Muhammad Zulfikar Rakhmat, un académico de Universitas Islam Indonesia que hace investigaciones sobre la política exterior de China en Indonesia. “Creo que ambas cosas”.

(Visited 20 times, 1 visits today)

Coronavirus

Volvieron a subir las muertes por coronavirus: hubo 383 y se detectaron 24.999 nuevos contagios en Argentina

Publicado

on

Por

Por segundo día consecutivo, se registró el número de casos fatales más alto desde noviembre. La ocupación de terapia intensiva llegó al 72,5% en el AMBA.

En la cuenta regresiva para que entren en vigencia las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno de Alberto Fernández, este jueves el Ministerio de Salud confirmó 24.999 nuevos casos por coronavirus en la Argentina. A la vez, se informaron otras 383 muertes, la cifra más alta para un día desde principios de noviembre.

En las últimas 24 horas, las provincias cargaron al sistema nacional 70.299 testeos, con una altísima tasa de positividad: 35,5%. Es más del triple del 10% que la OMS estableció como medida de una estrategia adecuada de rastreo.

Otro dato preocupante es que la ocupación de camas de terapia intensivas sigue en alza en el AMBA y se ubica en 72,5%. A nivel nacional está en 63.6%. Actualmente hay 3.900 pacientes internados en unidades UTI, de un total de 269.999 que se encuentran cursando la enfermedad con diagnóstico.

La cantidad de muertes reportadas este jueves fue por segundo día consecutivo la más alta en cinco meses (el miércoles fueron 368). El pico anterior se registró el 4 de noviembre, con 469 fallecidos. En enero, el lunes 18, se habían reportado 425, pero se debió a que ese día hubo una carga de datos atrasados por parte de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

Con 2.629.156 contagios confirmados y 58.925 muertes en poco más de 13 meses, Argentina está entre los 15 países más afectados por ambas variables desde el inicio de la crisis sanitaria global.

Filas de autos para realizar el testeo de coronavirus en La Rural. Foto: Juano Tesone

Filas de autos para realizar el testeo de coronavirus en La Rural. Foto: Juano Tesone

Desde el martes 6, cuando se superaron por primera vez los 20 mil casos en un día, los contagios se mantienen en alza y ya promedian los 22 mil diarios. En todo 2020, no se había superado los 18.500 en ninguna jornada.

Los datos del día

Las restricciones

El impacto de la segunda ola preocupa a las autoridades sanitarias y generó cruces entre el Gobierno y la oposición sobre las medidas a tomar para contenerla.

El miércoles por la noche el presidente Alberto Fernández anunció nuevas restricciones para las actividades nocturnas en el AMBA, con un tope horario a las 20 para la circulación. Pero los mayores cruces se dieron por la suspensión de las clases presenciales, por dos semanas, a partir del lunes 19.

Esto generó protestas con cacerolazos y un fuerte rechazo de la oposición, encabezada por el jefe de Gobierno porteño, Horario Rodríguez Larreta, que anunció que presentarán un amparo ante la Corte Suprema y le solicitó al Presidente una reunión para discutir la medida. La misma se concretará este viernes, a las 10, en la Quinta de Olivos.

Coronavirus en la Argentina

Tocá para explorar los datos Tocá para explorar los datos



Fuente: Ministerio de Salud | Johns HopkinsInfografía: Clarín

La misma ministra de Salud, Carla Vizzotti, admitió por la mañana que el aula “no es la principal fuente de infección” y dijo que “lo que se genera alrededor de las clases fue lo que se ponderó para tomar esta medida intensificada, focalizada y transitoria, sobre la circulación de personas”.

El plan de vacunación es otro eje de polémica. Rodríguez Larreta aseguró en su discurso que las medidas que tomó el Gobierno están relacionadas con las fallas en la campaña de inmunización y anunció que este viernes la Ciudad se quedará sin dosis. Algo similar ya habían dado a conocer otras provincias, como Córdoba y Mendoza.

Muertes por coronavirus
en la Argentina

Tocá para explorar los datos Tocá para explorar los datos



Fuente: Ministerio de Salud | Johns HopkinsInfografía: Clarín

Vizzotti remarcó que este domingo llegarán más vacunas al país. Se trata del segundo embarque que recibe la Argentina por el mecanismo Covax. Serán 864 mil dosis de AstraZeneca, que arribarán en un vuelo de KLM desde Amsterdam. Según trascendió, también se espera la confirmación de Rusia para que un avión de Aerolíneas Argentinas retire otro lote de Sputnik V.

Se trata del segundo envío que recibe el país a través del mecanismo Covax, el fondo del que participan varios organismos de Naciones Unidas. El primero llegó a fines de marzo, con 218 mil dosis de la vacuna que es un desarrollo conjunto de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca.

En marzo, COVAX anunció que prevé entregarle a la Argentina un total de 1,9 millones de vacunas hasta mayo, por lo que quedan pendientes 818 mil. Según datos del Ministerio de Salud, la Argentina contrató un total de 9 millones de dosis. El organismo no dio precisiones de cuándo llegarán las otras 7,1 millones.

Según datos del Monitor Público de Vacunación, se aplicaron hasta aquí 5.935.146 vacunas a nivel nacional. La mayoría (5.163.344) a personas que recibieron solo una dosis, siguiendo la directiva del Ministerio de Salud de diferir la segunda para iniciar la inmunización de una mayor población.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Pfizer admitió que podría ser necesaria una tercera dosis de su vacuna

Publicado

on

Por

Lo dijo el director general del laboratorio, Albert Bourla. Además contó que habrá que volver a aplicársela cada año.

Las personas que recibieron la vacuna de Pfizer contra el coronavirus “probablemente” necesitarán una tercera dosis en un plazo de seis meses a un año, y luego probablemente una inyección cada año, dijo el jefe del gigante farmacéutico estadounidense.

“Una hipótesis probable es que se necesite una tercera dosis, entre los seis y los 12 meses, y a partir de ahí habrá que volver a vacunar cada año, pero todo eso tiene que confirmarse”, dijo el director general de Pfizer, Albert Bourla, en declaraciones hechas públicas el jueves por la CNBC.

“Y por otro lado, las variantes jugarán un papel fundamental”, añadió.

La vacuna de Pfizer no llegó a la Argentina por diferencias entre el Gobierno y los laboratorios. Foto: AFP

La vacuna de Pfizer no llegó a la Argentina por diferencias entre el Gobierno y los laboratorios. Foto: AFP

“Es extremadamente importante reducir al máximo el número de personas vulnerables al virus”, continuó Bourla.

Anteriormente, el director de la célula anti-covid de la administración Biden también aseguró que los estadounidenses deberían esperar recibir una inyección de refuerzo de la vacuna para protegerse de las variantes circulantes del coronavirus.

“En este momento no lo sabemos todo”, reconoció el médico David Kessler en una audiencia ante los legisladores estadounidenses.

“Estamos estudiando la duración de la respuesta de los anticuerpos”, dijo.

La alianza Pfizer/BioNTech ya había anunciado en febrero que estaba estudiando los efectos de una tercera dosis de su vacuna variante en un estudio clínico.

Administrada en dos dosis, esta vacuna, al igual que la de Moderna, utiliza la innovadora tecnología del ARN mensajero, que nunca antes se había utilizado en la vida real.

En este momento, estas dos vacunas son las que mejor funcionan, ya que la vacuna de Pfizer/BioNTech muestra una eficacia del 95% contra el covid-19 y la de Moderna un 94,1%, según los estudios clínicos.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Fuerte cacerolazo en la Ciudad y frente a la Quinta de Olivos por las nuevas restricciones en el AMBA

Publicado

on

Por

Minutos después del mensaje de Alberto Fernández, hubo protestas en los barrios porteños. Patricia Bullrich se unió al reclamo en la puerta de la residencia presidencial.

Minutos después de que el Presidente Alberto Fernández anunciara nuevas medidas de restricción ante el avance de la pandemia del coronavirus, vecinos de distintos puntos de la Ciudad y en la puerta de la Quinta de Olivos, se manifestaron con sus cacerolas para mostrar sus descontento ante el anuncio.

Palermo, Núñez, Belgrano, Barracas y Flores fueron los primeros barrios porteños en donde más se escuchó el ruido metálico desde las casas y los edificios.

Pero con el correr de los minutos se replicó en puntos de casi toda la Ciudad. Algunos con bocinas, silbatos o simplemente con las palmas de sus manos.

Uno de los focos de la protesta fue la puerta de la Quinta de Olivos, desde donde el mandatario anunció las medidas. Hasta allí llegaron cientos de manifestantes con banderas argentinas para expresar su descontento. También desde ese lugar brindó declaraciones la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien se manifestó en contra de las nuevas medidas, a las que calificó como “totalmente improvisadas”.

“Hoy el ministro de Educación (Nicolás Trotta) dijo que las escuelas eran lo último que iban a cerrar, y el Presidente a la noche hace todo lo contrario”, remarcó la referentes de Juntos por el Cambio.

Y agregó: “Tuvimos un año con cuarentena y las escuelas cerradas. Seguimos esperando las 24 millones de vacunas que el Presidente prometió, mientras que el plan de vacunación fue un fracaso terrible“.

“La gente que estaba tratando de ponerse de pie en su trabajo está de nuevo sin trabajar. Los únicos que ganan son las burocracias del estado, los (Roberto) Baradel. Las restricciones son absolutamente negativas para el país, vamos a defender a los trabajadores”, cerró.

Las redes sociales sirvieron como difusor principal en donde se publicaron videos y fotos con el sonido ambiente de los cacerolazos en los barrios.

El foco del reclamo está en la suspensión de las clases presenciales, que tomó por sorpresa a todos.

También hubo rechazo al cierre de los comercios a partir de las 19 y también a la prohibición para circular desde las 20.

El Director del Hospital Fernández (ubicado en Palermo), Ignacio Previgliano, fue uno de quienes se manifestó contra las decisiones: “Tuve que cerrar las ventanas por el cacerolazo que hay acá. Estamos en estado de sitio, con el ejército en la calle”, comenzó en diálogo con el canal IP.

“Realmente creo que son medidas muy fuertes, que impactan, el nivel de contagios es alto pero el sistema público de los hospitales de la ciudad de Buenos Aires no está en situación de saturación“, afirmó en contra del anuncio oficial que habló de una crisis sanitaria en los centros médicos.

En la intersección de Juncal y Uruguay, en el edificio donde tiene un departamento la vicepresidenta Cristina Kirchner, los vecinos también salieron a rechazar los anuncios.

Quienes salieron también a expresar su furia fueron los gastronómicos, quienes a partir del viernes podrán seguir trabajando solamente con delivery en el horario nocturno.

“El sector gastronómico está conformado en un 90% por Pymes. Es una locura adelantar todavía más la hora de cierre de los locales, es un decreto de muerte. Ya perdimos más de 20.000 puestos de trabajo y más de 2.000 establecimientos”, precisó Dante Camaño, titular de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA).

“Si cerramos a las 19, perdemos el 90% de nuestra facturación. Al mediodía vienen apenas el 10% de nuestros clientes”, dijo Agustín Latorre, dueño de los restaurantes Osaka de Palermo y Puerto Madero.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas