Connect with us

Actualidad

De pioneros en América Latina a vaciamiento en la era Macri: así es el desguace de la energía atómica argentina

Publicado

on

Este martes el Gobierno anunció la fusión de dos empresas mixtas en el marco de una ola de despidos que se generaron con la cancelación de las dos nuevas centrales.

Muy atrás quedó aquel hito del 19 de marzo de 1974, cuando se conectó la primera central nuclear de América Latina, Atucha I. Ahora los negocios y la crisis del área energética parecen ir de la mano, y la fusión de dos empresas mixtas del sector –Conuar y FAE– son un nuevo eslabón en la cadena. En medio de un plan de despidos que se suceden desde mediados de 2018, los delegados de los trabajadores apuntan fuerte a la baja en la construcción de la cuarta y quinta central.

El decreto 121/2019, que se publicó este martes en el Boletín Oficial, dispone la absorción de Fabricación de Aleaciones Especiales (FAE) por parte de Combustibles Nucleares Argentinos (Conuar) para “disminuir los costos y las cargas fiscales”. Sin embargo los trabajadores hablan de un antiguo plan que se concreta con esta medida.

“Esto lo viene persiguiendo la empresa desde hace dos años y sostenemos desde el principio que apunta a una fusión en función de la política energética que desarrolla el Gobierno, con el ajuste de todo el sector nuclear”, explica a minutouno.com Javier Sánchez, delegado de Conuar.

Conuar y FAE se complementan. Están vinculadas a la fabricación de elementos combustibles que, con la reactivación del plan nuclear se redireccionaron a la construcción de reactores de potencia y en el área de investigación. “Con este achique del plan nuclear pretenden circunscribirse a la fabricación de elementos combustibles”, explica Sánchez.

Ambas empresas pertenecen en su mayoría al grupo Pérez Companc y el resto a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)

“El Gobierno tomó la decisión, con el aumento descomunal de las tarifas, para trasformar lo que es generación, transporte y distribución de energía en un negocio. Para eso es importante desactivar la construcción de reactores porque así les das paso a las termoeléctricas, que son más fáciles de operar y pueden estar en manos de grupos inversores o empresas no tan calificadas”, denuncia Sánchez.

“Iguacel fue empleado de Pérez Companc, manejan información privilegiada desde que comenzó la gestión, saben hacia donde iba el mercado eléctrico. Con esta fusión, lo que vemos claro es que van a reestructurar para el achique”, agrega el delegado.El comentario del trabajador de Conuar hace referencia a la imputación del presidente Mauricio Macri y a los ex ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren y Javier Iguacel, por el intento de privatizar a precio vil las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán yBrigadier López.

“En vez de desprenderse, la fusionan con Conuar, que con un manto o pantalla es básicamente lo mismo. Si esto sigue así, lo mas probable es que con la lógica de los negocios, si no les resulta rentable comiencen a despedir”, explica Javier Caccavelli, delegado general adjunto deATE-CNEA Buenos Aires.“De FAE lo único que le interesa a Conuar es la fabricación de vainas para elementos combustibles. Lo que es fabricación y desarrollos de tubos de aleaciones especiales para reactores de potencia y del sector aeroespacial o aeronáutico que desarrollaba con Cnea, quedaría en un segundo o tercer plano” agrega y apunta que “repiten lo mismo que hicieron en los ‘90”.

Desde que empezó el año hubo ocho despidos de un plan sumará al menos 70 en los próximos dos meses y Sánchez señala que “en los últimos 10 o 15 días apretaron el acelerador para cerrar todo lo que tienen pensado para adecuar al sector”.

Ahora planifican una movilización para la última semana de febrero con los trabajadores nucleados en ATE, Asociación de profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear (APCNEAN) y Uocra.

Las centrales nucleares, el quid de la cuestión

Caccavelli apunta a las cancelaciones de dos nuevas centrales nucleares: una con tecnología nacional, dada de baja a mitad de año, y otra con capital chino, vetada para la época de la cumbre del G20.

Conuar, que se venía preparando para la construcción dela cuarta central con equipos y capacitación, y funciona con la lógica de una empresa privada, más allá de una cuestión de soberanía, comienza a reestructurarse”, explica quien también es docente en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA.

“En ese marco tenemos bastantes despidos desde mitad del año pasado, hubo en la central de agua pesada de Neuquén y está al borde del cierre definitivo. Hay pocos países que tienen una y nosotros la vamos a cerrar”, advierte.

“En Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA), que era la que iba construir la cuarta central, despidieron a lo loco”, agrega sobre la baja a casi la mitad de una nómina de alrededor de 400 empleados.

Y los ejemplos de reducción de personal en un área tan estratégica siguen. En ese sentido, revela: “Estamos tratando de coordinar para hacer una acción conjunta de todo el sector nuclear. Además de los despidos, la exigencia de fondo es que reactiven la construcción de la cuarta central nuclear”.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad

Peor que traicionar la confianza es matar la fe

Publicado

on

El combo “hiperpopulista” que Macri lanzó tras la paliza en las PASO dinamitó la esperanza de los que “aguantaron con el cambio”. Pero en el horizonte “FF” no se avizora puerto alguno que garantice que, de una vez por todas, Argentina dejará de ser insufrible.

El “hiperpopulismo” de última hora de Mauricio Macri descolocó a propios y ajenos. De repente ministros y funcionarios espantados por “70 años de peronismo” debieron colgarse el bigote falso y celebrar congelamientos de precios, plata “gratis” para el bolsillo de empleados privados y estatales, en un combo que hace estallar por los aires no solo un modelo sino lo que se presentaba casi como una religión.

Un dólar relativamente estable y una inflación con una leve inclinación a la baja hacia finales de julio parecía la carta de triunfo definitiva para el Gobierno, pero las urnas le dieron en agosto un brutal cachetazo de realidad que hizo reaccionar también a “los mercados”. Sí, así, “mercados” con comillas ya que hasta el momento nadie ha podido definirlos, verlos, consultarlos, sondearlos o siquiera cuestionarlos.

Les hice hacer subir el Aconcagua”, se justificaría Macri recuperada la calma después de reprender al pueblo que votó de forma masiva al (ahora de nuevo) kirchnerista Alberto Fernández. Pero lo cierto es que, a decir por el terremoto de esta semana, no habíamos llegado siquiera a Plaza de Mulas.

Meses atrás lo había advertido Alfredo Cornejo: estamos ante un Gobierno de “slogans”. “Sí, se puede”, “Juntos”, “Cambiamos”, “No volver al pasado”, “Vamos al futuro” y “Este es el camino” podrían sintetizar el discurso oficial de los últimos tres años y medio. Solo para el registro, sumemos el grito épico: “¡No se inunda más!¡No se inunda más!¡No se inunda más!”.

El camino al futuro que prometía Macri estaba plagado de realidades que la gestión no supo leer, pecando a veces de ingenuidad al intentar aplicar recetas suizas a un país en el que todavía debe resolver el problema de tener a más del 30% de su población en la pobreza.

“Quieren populismo, ¡tomen, empáchense!”, parece haber sido la tarjeta imaginaria que colgó al paquete de medidas económicas sacadas de la galera en tan solo 48 horas. El agujero fiscal de $40.000 millones que implicará es solo un raspón comparado con el armageddon que puede desatar. Quizá lo más preocupante del recetario aplicado es haber mandado los combustibles al freezer. En años en los que la única industria que muestra signos de vitalidad es la petrolera, con inversiones y creación de empleos genuinos, el castigo suena casi a suicidio.

Pero volviendo a slogans y convicciones, el insólito giro de Macri se lee entre sus votantes como una traición a la confianza. Tanto empujar, tanto creer, tanto “aguantar”, tanto “no queremos volver al pasado”, para que al final ganaran los malos…

Si embargo para los argentinos apartidarios -que son la gran mayoría, aunque la política se preocupe por ocultarlo- peor que una traición a la confianza es el entierro de la fe. Con la inflación todavía por sobre el 50% interanual y a la espera del inminente tsunami post-devaluatorio lo que se prometía como el camino hacia una economía sana y la erradicación de la pobreza se hizo añicos y, salvo un milagro electoral en el que por ahora solo cree Lilita Carrió, el kirchnerismo retomará las riendas en diciembre.

Aunque es riesgo de hacer futurulogía, resulta difícil creer que un eventual gobierno de Alberto Fernández a partir de diciembre haga algo más que intentar pegar la vasija rota . Puede, sí, traer consigo algún aire pasajero de bonanza peronista, pero no hay absolutamente ningún indicio de que Argentina pueda lograr ser, por fin, un país normal, en crecimiento y sin pobreza. Ojalá así sea pero para nosotros, argentinos mortales, lo inmediato es sobrevivir y ver para creer, como hacemos de manera cíclica.

 

(Visited 12 times, 12 visits today)
Seguir leyendo

Actualidad

El lado menos conocido de San Martín

Publicado

on

“¿Sabías que San Martín tocaba muy bien la guitarra? Y que pintaba marinas, le encantaba la jardinería y, que a sus dos nietas les hizo en madera unos pequeños muebles para las muñecas. San Martín era carpintero y un gran coleccionista de libros”

¿También era carpintero?

Sí, y un gran coleccionista de libros.

Felipe Pigna es uno de los hombres que más sabe sobre San Martín. En diálogo conA24.com, reseñó un perfil más humano del prócer haciendo hincapié en el hombre, el padre y, en los últimos años, el abuelo.

“San Martín amaba leer. Era su primer gran hobbie. Sabía inglés, francés, italiano y tenía una mirada un poco renacentista en sus gustos: le interesaban los libros esotéricos, religiosos, de tácticas militares, filosofía, pero también los más mundanos sobre relojería o carpintería”.

El historiador remarcó que fue un gran fundador de bibliotecas, como las de Mendoza, Lima y Santiago de Chile. “Cada tanto donaba todos los ejemplares que tenía en su casa, y volvía a comprar los que consideraba imprescindibles, como El Quijote, del que era fanático, las Cartas Filosóficas de Voltaire o El contrato social de Rousseau”.

En sus últimos años de vida, había quedado ciego. Pigna hace referencia a “la misma ironía que escribió Borges: tenía a la vez los libros y la noche”. Fue su hija Merceditas la que le leía durante horas, incluso los diarios que llegaban, en barco, desde el Río de la Plata.

Merceditas fue su incondicional, su gran compañera, aun cuando el general se perdió toda su infancia, ya que a los 4 meses de su nacimiento, el 24 de agosto de 1816, San Martín tuvo que trasladarse a Buenos Aires. Recién volverían a verse después de 7 años. Es por eso que en la provincia de Mendoza, en la fecha en que nació Merceditas, se celebra el día del padre.

En Francia, su hija estaba preocupada por su salud. Don José además sufría asma, reuma y úlceras. Ella se desvivía por él y lo ayudaba a escribir las cartas.

Pigna cuenta que una de las últimas fue dirigida a Bernardo O’Higgins. “El militar chileno le había preguntado si era feliz y el general le respondió que estaba con su familia, con sus nietas adoradas, que se sentía bien, aunque le faltaba su lugar en el mundo, y ese lugar, era Mendoza”.

Pero al historiador le sorprendió, en especial, la relación que tenía con sus dos nietas, María Mercedes y Josefa Dominga, a quien le decían Pepa.

“Don José era un abuelo amoroso, que le dedicaba su tiempo a relatarles maravillosas aventuras y que dejaba que las nenas lo perturben en sus horas de lectura”.

Pigna rescató esas historias en su nuevo libro “Los cuentos del abuelo José”, donde retrata una anécdota de cuando Sarmiento pasó por Boulogne Sur Mer para visitar a San Martín: “Sarmiento vio que las nenas estaban jugando con las medallas de la Batalla de Bailén, una distinción que le dio España por haber derrotado al Ejército de Napoleón”. Según el historiador, a Sarmiento le pareció casi un sacrilegio que las honorables preseas estén por el piso y el abuelo José respondió: “Esas medallas son bagatelas. ¿Para qué pueden servir esas bagatelas, si no sirven para entretener a dos niñas?”.

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Actualidad

CIRCULA FALSO AUDIO EN LAS REDES SOCIALES, AFECTA A UNO DE LOS CANDIDATOS A INTENDENTE DE LAS HERAS.

Publicado

on

En épocas en las que la información “vuela” por redes sociales, grupos de WhatsApp y correos electrónicos, resulta cada vez más habitual la proliferación de noticias falsas (o llamadas ‘fake news’) que no pasan por los filtros profesionales y de ‘chequeo’ periodístico.

Por el tenor de los datos y la preocupación que genera lo informado en la población, también es cada vez más habitual que los medios de comunicación nos hagamos  eco de lo que circula y aclaren las inexactitudes o mentiras de los mensajes.

En vistas a las próximas elecciones se ha detectado un falso audio, según nuestras fuentes, aconsejan no hacer caso a la misma; en ella se invita a hacer mención a uno de los dos candidatos más fuertes  a intendente de la Municipalidad de Las Heras.

Algunos militantes repudiaron en las mismas redes sociales, este ardid poco serio para una democracia creciente en nuestro país, además manifestaron que no les hace falta al candidato recurrir a esta manera  de sumar votos.

El trabajo está hecho; éstos hablan por sí solo, manifestó uno de los consultados,  a la vez que repudió  las publicaciones, nunca  permitiría el candidato a una actitud tal mal intencionada.

Preguntamos si supone de donde vienen estos; dijo que no le consta quien puede ser, es seguro que alguien que está interesado en desprestigiar al candidato, que el 29 de setiembre se someterá a las urnas, como corresponde en la democracia.

También trascendió que se están llevando a cabo investigaciones para determinar de dónde viene este audio.

(Visited 63 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas