Connect with us

Ciencia

Científicos argentinos lograron clonar embriones de cebra

Publicado

on

El proyecto de investigación fue liderado por la Facultad de Agronomía de la UBA. Mediante esta técnica de biotecnología, se podría lograr un individuo de una especia extinta hace más de 130 años.

Un equipo de científicos argentinos logró clonar embriones de cebra. Los experimentos se realizaron en el Laboratorio de Biotecnología Animal (LABA-FAUBA) dirigido por Daniel Salamone, docente de la Facultad Agronomía de la UBA e investigador del Conicet. Se trata del mismo laboratorio que en 2003 logró obtener los primeros bovinos transgénicos de América latina, capaces de producir hormonas de crecimiento humano e insulina en su leche; en 2010 logró la clonación de los primeros caballos en América Latina, y en 2015 consiguió clonar chitas por primera vez en el mundo.

Los embriones generados in vitro tuvieron alta calidad. Se utilizaron óvulos de yegua a los que se les quitó el ADN y luego se le introdujo el material genético de células de cebra que cedió Temaikén, proveniente de un animal de ese parque. Los embriones se desarrollaron muy bien hasta el día siete, cuando ya se los podría transferir a un animal receptor.

El proyecto fue liderado por Andres Gambini, médico veterinario en la Universidad Nacional de Río Cuarto. Se doctoró en Clonación Equina en la Universidad de Buenos Aires, hizo un posdoctorado en EEUU y trabajó en Australia, donde produjo el primer clon de un caballo en la Universidad de Melbourne.

En diálogo con Ámbito, Gambini, quién además de ser investigador del CONICET se desempeña como docente en la cátedra de Producción Equina de la FAUBA, aseguró que la aplicación de estas tecnologías se podrá usar para para salvar animales en peligro de extinción. “La idea de la biotecnología reproductiva es la de preservar genética valiosa de los animales de los que quedan pocos ejemplares vivos, entre los cuales hay burros y cebras. De hecho, existe una subespecie de cebra extinta que se llama cuaga, de pelaje pardo rojizo no rayado en el lomo y cuartos traseros, y salpicado de rayas negras en cara, cuello, costados y crines”, dijo y sostuvo que “el último ejemplar murió en 1883 en cautiverio pero existe material conservado (tejidos) y esta tecnología podría lograr que se produzca un nuevo individuo. Lo más cercano a la ciencia ficción”.

El equipo de trabajo logró en un segundo experimento otro tipo de embriones de cebra por medio de la técnica denominada ICSI, muy usada en humanos en las clínicas de fertilización asistida. En ese caso se utilizaron óvulos de yegua y se les inyectó un espermatozoide de cebra. “Se utilizó ovulo de yegua porque es muy complejo conseguir ese material por tratarse de un animal salvaje. Si bien hay animales que fueron amansados, se trata de individuos a los que es muy difícil abordar sin antes efectuar una sedación”.

El equipo de trabajo tiene comprobado que estos embriones son idénticos a los obtenidos en caballos, por lo tanto cuando en el futuro se quiera avanzar en una transferencia embrionaria, no deberían existir complicaciones porque la tecnología ya estaría probada. Además, esos embriones se podrían transferir en yeguas, porque esta demostrado que esos animales pueden gestar y parir cebras.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista científica PlosOne y no solo servirían para avanzar en la preservación de material genético de la cebra, sino también de otras especies en peligro de extinción, como los rinocerontes y algunas subespecies de burros.

(Visited 26 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

Crearon el mejor mapa de Marte en toda la historia con imágenes tomadas en la Tierra

Publicado

on

Por

Las imágenes fueron tomadas con el telescopio del observatorio Pic-du-Midi en los Pirineos de Francia, durante varias noches en octubre y noviembre de 2020.

Un grupo de astrónomos aficionados y profesionales ha colaborado para crear lo que puede ser el mapa global de Marte de mayor resolución jamás creado con imágenes tomadas desde la Tierra.

Las imágenes fueron tomadas con el telescopio de 1 metro en el observatorio Pic-du-Midi en los Pirineos de Francia, durante varias noches en octubre y noviembre de 2020 cuando Marte estaba en oposición, o su aproximación más cercana a la Tierra.

Un grupo de astrónomos aficionados y profesionales ha colaborado para crear lo que puede ser el mapa global de Marte de mayor resolución jamás creado con imágenes tomadas desde la Tierra (DPA).

Un grupo de astrónomos aficionados y profesionales ha colaborado para crear lo que puede ser el mapa global de Marte de mayor resolución jamás creado con imágenes tomadas desde la Tierra (DPA).

“El equipo fue al observatorio para una primera misión del 7 al 18 de octubre de 2020”, dijo el astrofotógrafo aficionado Thierry Legault a Universe Today. “El tiempo no fue muy bueno (muchas nubes e incluso nieve) y la vista no fue satisfactoria. Pero grabamos varios videos y luego ayudaron a llenar los vacíos en el mapa global (360°) de Marte”.

Con la esperanza de agregar datos adicionales a sus imágenes, Legault continuó monitoreando el pronóstico del tiempo y propuso a François Colas (astrónomo del Observatorio de París, a cargo del telescopio Pic-du-Midi de 1 metro) para una segunda misión del 29 de octubre al 2 de noviembre.

Esta imagen compuesta en falso color del Monte Sharp dentro del cráter Gale en Marte muestra a los geólogos un entorno planetario cambiante (DPA).

Esta imagen compuesta en falso color del Monte Sharp dentro del cráter Gale en Marte muestra a los geólogos un entorno planetario cambiante (DPA).

Con todas las imágenes, los astrónomos pudieron crear el mapa, que “es un nuevo hito para los observatorios terrestres”, dijo Legault.

La gran cantidad de datos significó que también podrían crear una versión de “planisferio” rotatorio, así como una versión dual, donde los espectadores pueden usar la técnica del ojo cruzado para ver Marte en 3-D.

El observatorio Pic du Midi se encuentra en la cima del Pic du Midi de Bigorre en los Pirineos franceses, a 2.877 metros de altura (AFP).

El observatorio Pic du Midi se encuentra en la cima del Pic du Midi de Bigorre en los Pirineos franceses, a 2.877 metros de altura (AFP).

El observatorio Pic du Midi se encuentra en la cima del Pic du Midi de Bigorre en los Pirineos franceses, a 2.877 metros de altura. La construcción del observatorio comenzó en 1878, y el observatorio ha producido algunas de las mejores imágenes de otros planetas, tomadas de telescopios terrestres.

En la década de 1960, la NASA financió la instalación del telescopio de 1 metro para ayudar a producir un atlas fotográfico de la Luna, para ayudar a prepararse para las misiones Apolo.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Ciencia

Despegó con éxito la misión de SpaceX y la NASA que lleva a 4 astronautas a la Estación Espacial Internacional

Publicado

on

Por

La cápsula bautizada Resilience llegará a destino en la madrugada del martes. Estará 6 meses en el espacio.

Tras sucesivas postergaciones, a las 21:28 de este domingo, la Crew-1 -cuya cápsula fue bautizada Resilience– despegó con éxito desde Cabo Cañaveral, rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI). La misión conjunta de la NASA y la empresa SpaceX lleva cuatro tripulantes en su cabina que estarán al menos 6 meses fuera de la Tierra. Se estima que llegarán a destino a la madrugada del martes, tras un trayecto de 27 horas.

El vuelo de la Crew-1 conduce al Comandante de la Crew Dragon Michael Hopkins, al piloto Victor Glover y a la especialista de la misión Shannon Walker, todos astronautas de la NASA. La cuarta plaza la ocupa Soichi Noguchi, de la agencia espacial JAXA japonesa, veterano del transbordador espacial de la NASA y las misiones rusas Soyuz.

Poco antes de abordar, los astronautas intercambiaron saludos con sus hijos y parejas, quienes se agruparon junto a las ventanillas abiertas de los autos que los trasladaron hasta la nave para despedirse. Todos estuvieron en cuarentena los días previos, para poder garantizar este encuentro previo al despegue.

Una de las primeras imágenes difundidas de los astronautas luego del despegue exitoso. El martes a la madrugada llegarán a la Estación Espacial Internacional. Foto AFP

Una de las primeras imágenes difundidas de los astronautas luego del despegue exitoso. El martes a la madrugada llegarán a la Estación Espacial Internacional. Foto AFP

Quien no pudo estar presente fue el magnate Elon Musk, dueño de SpaceX, quien contó que “muy posiblemente” padece un caso leve de coronavirus. Fue reemplazado por la presidenta de de la compañía, Gwynne Shotwell. También estuvo presente el administrador de la NASA Jim Bridenstine.

Cerca de las 19.30, se vivió un momento de tensión cuando se cerró la escotilla de la nave y se detectó una fuga de oxígeno. Tras corregir este desperfecto, se armó el sistema de escape. Es que si algo salía mal con el cohete Falcon 9, Crew Dragon podía salir del vehículo de lanzamiento a un lugar seguro y amerizar en el océano.

Casi un minuto después de partir, el sistema logró superar el instante “Max Q”, que según SpaceX, es el punto de máxima presión dinámica, donde se maximiza el estrés aerodinámico en una nave espacial en el vuelo atmosférico.

crew-dragon

A los nueve minutos del ascenso, la primera de las dos etapas aterrizó en la plataforma “Just read the instructions” ubicada en el océano Atlántico. Está previsto que descienda verticalmente sobre la cubierta del barco.

A los doce minutos, la cápsula Crew Dragon de SpaceX se separó de la segunda fase del cohete y emprende rumbo a la EEI. Allí comenzó el viaje que veintisiete horas más tarde debería llevar a la tripulación a destino.

Al separarse del Falcon 9 la cápsula Resilience ejecuta la activación de órbita y según la NASA se comprueba la propulsión, así como los sistemas de soporte vital y control térmico.

Con una serie de impulsos de los motores, la cápsula Dragon alcanza velocidad delta y hace “maniobras de elevación de órbita” para “alcanzar” la EEI, según SpaceX.

Cuando la nave y sus cuatro tripulantes se acerquen a la EEI se inicia un proceso autónomo hasta su aproximación final al módulo Harmony. Ocho horas y 30 minutos después, Resilience se acoplará a la estación.

Al arribar, los integrantes de la Crew-1 se convertirán en miembros de la Expedición 64, uniéndose a la astronauta de la NASA Kate Rubins, al comandante Sergey Ryzhikov y al ingeniero de vuelo Sergey Kud-Sverchkov, ambos de la agencia espacial rusa Roscosmos.

El astronauta Soichi Noguch, este domingo, poco antes del lanzamiento. (AFP)

El astronauta Soichi Noguch, este domingo, poco antes del lanzamiento. (AFP)

La fecha original de la misión Crew-1 estaba pautada para el 23 de octubre, pero fue aplazada al 31 de octubre y luego sin fecha hasta que la NASA anunció a fines de septiembre que sería el 14 de noviembre. Pero el sábado fue postergada por la tormenta tropical Eta que el jueves cruzó toda la parte norte de Florida y prosiguió su trayecto en aguas del Atlántico, dejando severas inundaciones en este estado.

Este fue el primer vuelo de rutina de una serie que la NASA espera extender desde Estados Unidos hacia la EEI y que representa la pérdida del monopolio del acceso espacial ostentado por Rusia durante nueve años.

En la que se considera una misión de ensayo, la Demo-2, Bob Behnken y Doug Hurley viajaron a la EEI el pasado 30 de mayo y al cabo de dos meses regresaron a la Tierra en la misma cápsula, que cayó en el Golfo de México de manera controlada y sin problemas el 2 de agosto pasado.

La NASA espera, sin embargo, continuar cooperando con Rusia y para ello propuso facilitar plazas para sus cosmonautas en futuras misiones y pretende que los estadounidenses continúen usando regularmente las neves Soyuz.

Sobre el nombre que los tripulantes escogieron para esta misión, el comandante Mike Hopkins contó que todos permanecieron en cuarentena antes del lanzamiento programado y eso es algo que los fortaleció como grupo.

“Resiliencia, significa funcionar bien en tiempos de estrés o superar eventos adversos, así que creo que todos estamos de acuerdo en que 2020 ha sido ciertamente un año desafiante: una pandemia global, dificultades económicas, disturbios civiles, aislamiento”, expresó Hopkins.

Los 4 jinetes: Mike Hopkins, junto a  Shannon Walker,  Victor Glover y el oriental Soichi Noguchi. Foto REUTERS

Los 4 jinetes: Mike Hopkins, junto a Shannon Walker, Victor Glover y el oriental Soichi Noguchi. Foto REUTERS

(Visited 21 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Ciencia

Kathrin Jansen, el cerebro detrás de la vacuna de Pfizer: la niña de salud frágil que se convirtió en una celebridad científica

Publicado

on

Por

Nació en Alemania Oriental sufriendo infecciones de garganta a repetición. Huyó al Oeste con su familia, estudió microbiología e investigó ideas vanguardistas que chocaron con mucho escepticismo. Tras crear tres vacunas cruciales, ya nadie duda de ella

El lunes 9 de noviembre, cuando Pfizer anunció que su vacuna contra el COVID-19 mostraba un 90% de efectividad, hasta las noticias sobre las elecciones en los Estados Unidos pasaron a un segundo plano. De pronto el fin de la pandemia podría asomar en el horizonte; incluso las acciones de las empresas que crecieron debido a la crisis del coronavirus, como Zoom, bajaron. El mundo entero hablaba del gigante farmacológico y de los resultados de sus ensayos de fase 3, la última etapa en la investigación. Nadie, sin embargo, hablaba de Kathrin Jansen, la responsable del logro.

No es una modelo ni una actriz —rara vez se la ve con maquillaje—, ni una atleta ni una millonaria: es una microbióloga. Pero en el mundo científico esta mujer de 62 años, nacida en la ex Alemania Oriental, tiene estatus de celebridad: dirigió el desarrollo de dos de las vacunas best-sellers del mundo, la del virus del papiloma humano (VPH) y la del neumococo. Y ahora, al frente de un equipo de 650 personas, concluyó con éxito la investigación y la creación de la vacuna contra el SARS-CoV-2.

Mikael Dolsten, titular de investigación y desarrollo en Pfizer, dijo a Stat que Jansen encarna la urgencia de la empresa “por terminar con esta pandemia espantosa”. Y en buena medida se echó al hombro esa tarea: mediante llamadas diarias desde su casa de Manhattan, con Dolsten y con el equipo de BioNTech —firma socia de Pfizer en la búsqueda de esta vacuna—, ella coordinó las pruebas de cuatro candidatas potenciales y llegó a competir cuerpo a cuerpo con el otro laboratorio que parecía avanzar más rápido, Moderna, pero que no logró los mismos resultados.

El lunes 9 de noviembre Pfizer anunció que su vacuna contra el COVID-19 mostraba un 90% de efectividad. (REUTERS/Dado Ruvic)El lunes 9 de noviembre Pfizer anunció que su vacuna contra el COVID-19 mostraba un 90% de efectividad. (REUTERS/Dado Ruvic)

“Ella no sacrificaría la calidad por la velocidad”, explicó William Gruber, un ejecutivo histórico del laboratorio que ahora buscará la aprobación de la vacuna. “Es una académica realmente intransigente en lo que respecta al desarrollo de vacunas”, citó Matthew Herper, autor del artículo.

Aunque se juega un negocio anual multimillonario, Jansen mantuvo un dominio firme y calmo de la operación, consciente de que tardara lo que tardase sería un récord: ninguna vacuna se desarrolló antes en menos de cuatro años. Se concentró, como siempre, en los datos. “Ella es exactamente la persona a la que uno querría en ese puesto”, agregó a Stat Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital de Niños de Filadelfia.

Jansen nació en Erfurt y durante toda su infancia sufrió repetidas infecciones de garganta que su padre, un ingeniero químico, solía tratar con antibióticos y codeína, siempre a mano en la casa. “Uno es pequeño y sufre esas toses violentas y se siente tan enfermo, y entonces le dan una droga y se siente mejor”, recordó lo que podría haber sido el grado cero de su vocación.

Al frente de un equipo de 650 personas, Kathrin Jansen concluyó con éxito la investigación y la creación de la vacuna contra el SARS-CoV-2. (REUTERS/Carlo Allegri)Al frente de un equipo de 650 personas, Kathrin Jansen concluyó con éxito la investigación y la creación de la vacuna contra el SARS-CoV-2. (REUTERS/Carlo Allegri)

Huida al Oeste y carrera científica

Poco antes de la construcción del muro de Berlín, en 1961, la familia pasó a Alemania Occidental: aunque sus padres tenían buenos trabajos, temían por el porvenir. Salieron en tres automóviles; todo lo demás lo dejaron atrás. El padre mintió que iba a una entrevista de trabajo. La futura microbióloga viajó sedada con pastillas de dormir para evitar que contradijera la historia en el control fronterizo.

Estudió en la Universidad de Marburg y logró asistir a las clases de Rudolf Thauer, quien creó el departamento de microbiología. “Como estudiante graduada, Jansen aprendió por las malas el valor científico del fracaso”, contó Stat. “Al terminar su tesis de doctorado, creía que había descubierto una nueva vía química en las bacterias. Hizo entonces un experimento final, y sus resultados se desmoronaron”. Fue una lección valiosa para su futuro en el desarrollo de drogas, donde la tasa de fallo es del 90% de las medicinas que se prueban.

Tras un breve paso por la Universidad de Cornell y el Hospital General de Massachusetts, volvió a Europa para trabajar en el Instituto de Biología Molecular de Glaxo en Ginebra; allí conoció a Alan Shaw, quien pasó a Merck en los Estados Unidos y la invitó a trabajar en la división de vacunas de la empresa. Asistió a la muerte de varios proyectos pero se enamoró de uno que todos sus colegas consideraban una locura: VPH, que a comienzos de la década de 1980 se identificó como causa del cáncer de útero, que tenía una alta mortalidad.

Con los casos de COVID-19 en aumento en varios lugares del mundo, el anuncio de los resultados de las pruebas de Pfizer desplazó a las demás noticias. (EL COMERCIO / ZUMA PRESS)
Con los casos de COVID-19 en aumento en varios lugares del mundo, el anuncio de los resultados de las pruebas de Pfizer desplazó a las demás noticias. (EL COMERCIO / ZUMA PRESS)

VPH, su primera vacuna de impacto global

Merck ya había trabajado en la modificación de un virus para hacer una vacuna: la de la hepatitis B. Pero —recordó Edward Scolnick, encargado de los laboratorios de investigación de la compañía entre 1985 y 2002— no estaban interesados: otro laboratorio acababa de fracasar en la búsqueda de una vacuna contra el herpes y el VPH era muy difícil de investigar, sobre todo porque no se podía cultivar en el laboratorio, así que el estudio directo era inviable.

Jansen insistió; Scolnick le pidió datos y ella le entregó una pila de artículos científicos para leer. Una semana más tarde, estaba convencido. Sólo necesitaría algunos ensayos previos para justificar el proyecto, le dijo a Jansen, quien se comprometió a completarlos de inmediato. “Ella es intrépida a la hora de asumir cualquier proyecto que considere de importancia, y no teme lanzarse de cabeza y e ir averiguando qué hay que hacer”, la describió a Stat. “En esta industria no es siempre así, porque muchos proyectos fracasan y la gente se preocupa por su empleo, si los bajarán de categoría, si los despedirán, si los pasarán por encima. Ella simplemente no piensa en eso”.

Durante el proceso Jansen enfrentó el escepticismo de sus colegas en Merck, y también acusaciones de dilapidar recursos y hasta gritos en los pasillos. En 2002, un ensayo de 2.400 mujeres mostró que una vacuna contra unas cepa de HPV tenía una efectividad del 100%, y cuatro años más tarde Gardasil recibió aprobación de las autoridades sanitarias. Entre esas fechas, en octubre de 2004, Jansen se fue de Merck.

Pfizer, que pagaba a BioNTech por su tecnología de RNA para tratar de crear un nuevo tipo de vacuna contra la gripe, reorientó sus investigaciones al combate de la pandemia. (EFE/Esteban Biba)
Pfizer, que pagaba a BioNTech por su tecnología de RNA para tratar de crear un nuevo tipo de vacuna contra la gripe, reorientó sus investigaciones al combate de la pandemia. (EFE/Esteban Biba)

“Si tienes una intuición científica y eres cuidadoso con los experimentos, tienes que seguir tu instinto y no permitir que los opositores te saquen de tu camino”, dijo mientras se sumaba al equipo de VaxGen, conocido por el fracaso de una vacuna contra el VIH, para encarar su nuevo proyecto.

“Quería explorar el aprendizaje y ser responsable de más que sólo el aspecto de la investigación”, dijo sobre su llegada a la empresa que, tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, había recibido un contrato de USD 877,5 millones del gobierno para producir 75 millones de dosis de una vacuna contra el ántrax. El bioterrorismo sería su campo por un tiempo, pero el principal desafío científico, mantener la vacuna químicamente estable, no se pudo.

En julio de 2006 Jansen pasó a Wyeth para volver a sumergirse en un campo nuevo: las vacunas para niños. Emilio Emini, un ex jefe de ella en Merck, la convocó a trabajar en “una de las joyas de la corona” de la compañía, como comparó Stat: Prevnar.

Mediante llamadas diarias desde su casa de Manhattan Kathrin Jansen coordinó las pruebas de cuatro candidatas potenciales a vacuna contra el COVID-19 y compitió cuerpo a cuerpo con el otro laboratorio que parecía avanzar más rápido, Moderna.Mediante llamadas diarias desde su casa de Manhattan Kathrin Jansen coordinó las pruebas de cuatro candidatas potenciales a vacuna contra el COVID-19 y compitió cuerpo a cuerpo con el otro laboratorio que parecía avanzar más rápido, Moderna.

Prevnar 13, la vacuna más vendida en el mundo

Desde su éxito médico y comercial en 2000, había logrado que las tasas de enfermedades por el neumococo, como neumonía, infecciones sanguíneas y meningitis, se redujeran en un 80% para los niños de menos de cinco años. Era eficaz en siete cepas de la bacteria; sin embargo, otras más raras, incluida la virulenta 19a, eludían su acción. Wyeth trabajaba en Prevnar 13, una versión contra 13 cepas del neumococo.

“Pero cada cepa sumaba complejidad, y Prevnar 13 fue la vacuna más complicada que se haya hecho”, señaló Herper. Ella llegó, estudió el trabajo que había hecho hasta el momento, y le preguntó a Emini: “¿Tenías idea de hasta qué punto esta situación es mala?”. Fue una pregunta sin queja, de mera curiosidad; a continuación, Jansen se puso manos a la obra. Hoy Emini —quien dirige el desarrollo global de vacunas en la Fundación Bill & Melinda Gates— dijo a Stat: “Honestamente, no creo que hubiéramos podido tener éxito sin Kathrin”.

Pfizer compró Wyeth en 2009, por USD 68.000 millones. A la gran farmacológica le faltaba una división fuerte de vacunas propias, y Prevnar 13 ocupó ese vacío al ser aprobada en 2010 para niños y para prevenir la neumonía en adultos mayores en 2012. “La vacuna es el producto más vendido de Pfizer y la vacuna más vendida en el mundo”, al menos hasta ahora que la que ofrece una protección del 90% contra el COVID-19 le presentará una competencia feroz. En todo caso, las ventas de Prevnar 13 (mientras se desarrolla una versión con 20 cepas) en 2020 ha sido de USD 5.800 millones.

Kathrin Jansen trabajaba en la vacuna contra el neumococo en Wyeth cuando Pfizer compró ese laboratorio en 2009, por USD 68.000 millones. (REUTERS/Carlo Allegri)Kathrin Jansen trabajaba en la vacuna contra el neumococo en Wyeth cuando Pfizer compró ese laboratorio en 2009, por USD 68.000 millones. (REUTERS/Carlo Allegri)

La vacuna contra el coronavirus y sus nuevos proyectos

En la actualidad Jansen, que es titular de la investigación en vacunas de Pfizer, trabaja en otros proyectos además de la nueva iteración de Prevnar y la bomba mundial de la vacuna contra el SARS-CoV-2, y todos son arduos. El primero, el virus sincitial respiratorio, la razón principal de hospitalización de niños, y dos bacterias resistentes a las drogas, el estafilococo dorado —una lucha que comenzó en sus años en Merck, y todavía no da resultados— y el Clostridioides difficile.

Pero todas esas actividades habituales quedaron cabeza abajo cuando el coronavirus comenzó a correr por el mundo a comienzos de 2020. Pfizer, que pagaba a BioNTech por su tecnología de RNA para tratar de crear un nuevo tipo de vacuna contra la gripe, que utilizara el material genético en lugar de un fragmento del virus, comprendió que el proyecto principal debía pasar a un costado para dar lugar a otro, con las mismas herramientas, para detener la pandemia.

Jansen había hablado personalmente con Ugur Sahin, el fundador de BioNTech, un oncólogo, investigador y emprendedor, y se habían caído mutuamente bien. “Con alguna gente simplemente tienes una buena relación de inmediato”, dijo a Stat. Meses más tarde, ante la expansión del SARS-CoV-2, Sahin comenzó a reunir piezas de información epidemiológicas y no le costó demasiado preocuparse: transmisible por el aire, sumamente contagioso y con una tasa de mortalidad superior a la gripe, era la materia de la que están hechas las pandemias. Su equipo comenzó con diversos ensayos y, apenas tuvo algo, llamó a Jansen:

La vacuna de Pfizer y BioNTech utiliza una plataforma novedosa, a partir del material genético del virus, RNA, lo cual constituyó un desafío doble. (REUTERS/Dado Ruvic)La vacuna de Pfizer y BioNTech utiliza una plataforma novedosa, a partir del material genético del virus, RNA, lo cual constituyó un desafío doble. (REUTERS/Dado Ruvic)

—¿Crees que Pfizer querría trabajar en esta vacuna con BioNTech?

—Desde luego —le respondió ella—. En realidad, yo misma estaba a punto de llamarte.

El desafío era doble: al igual que la vacuna de Moderna, que utiliza la misma tecnología genética, la de Pfizer probaba a la vez esa modalidad de inmunización y su eficacia contra este coronavirus específico. Tanto las de AstraZeneca como la de Johnson & Johnson, por ejemplo, trabajan con plataformas tradicionales de fragmentos del microorganismo, o versiones inactivas.

Una vez más, el escepticismo rodeó su trabajo, que esta vez era, además, urgente. Ella se mantuvo en calma al recordar cómo, hace más de 15 años, había escuchado variaciones de los discursos desalentadores cuando trabajaba en Gardasil, su éxito contra el VPH. “Había mucha gente que pensaba que no iba a funcionar, y desde luego, estaban equivocados”, dijo. De manera similar, ahora tuvo confianza en una generación totalmente distinta de vacunas.

Y el anuncio del lunes 9 de noviembre, que ha sacudido al mundo, parece haberle concedido, una vez más, la razón.

(Visited 113 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas