Connect with us

Internacional

Brasil: la Conferencia Episcopal denunció a Jair Bolsonaro ante la ONU y la OMS por la gestión de la pandemia

Publicado

on

Duro revés de la institución eclesiástica brasilera contra el presidente Jair Bolsonaro.

La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil presentó una denuncia ante la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) contra el presidente Jair Bolsonaro por su gestión política, económica y social de la pandemia.

El texto presentado por la Comisión Especial de Ecología Integral y Minería de la Conferencia Episcopal (CNBB, por sus siglas en portugués) denunció una “conducta política, económica y social contradictoria, negacionista, indiferente al dolor” que “está amplificando las profundas desigualdades”.

Además criticó “la indiferencia de los poderes públicos a nivel federal, estatal y municipal ante los hechos presentes” y exigió “una investigación para determinar posibles responsabilidades”, según informó hoy la agencia de noticias Europa Press.

El documento se concentró principalmente en Bolsonaro y respaldó “las más de 60 peticiones de destitución del presidente de la República, en particular por los crímenes de responsabilidades con respecto a la política de salud pública en tiempos de pandemia”.

La denuncia, que también estuvo dirigida a la OMS y a la Organización Panamericana de Salud (OPAS), exhortó a presionar al Gobierno brasileño ante la “falta de transparencia” y “menos aún confianza en las decisiones tomadas por los representantes políticos con respecto a la contención de la Covid-19”.

“De cada diez personas muertas en el mundo por Covid-19, una de ellas es de Brasil”, enfatizó la CNBB en el texto, firmado junto a otras organizaciones religiosas, como el Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil (CONIC), el Consejo Indigenista Misionero (CIMI), Franciscanos Internacionales o la Fundación Luterana de la Diaconía.

Asimismo, sostuvo que las personas más afectadas por la “opción política” del recorte del gasto público son las personas negras e indígenas, “fortaleciendo así el racismo estructural de nuestra sociedad”.

La carta además destacó una investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de San Pablo que concluyó que “las decisiones del Gobierno con respecto a la pandemia revelan una estrategia de propaganda contra la salud pública, un discurso político que moviliza argumentos económicos, ideológicos y morales”, y que recurre a “noticias falsas” e “informaciones técnicas sin comprobación científica”.

Brasil es el segundo país a nivel mundial con muertes por coronavirus, casi 224.000, y el tercero con más contagios absolutos, más de 9,18 millones.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

El mensaje en código que la NASA escondió en el paracaídas del rover Perseverance

Publicado

on

Por

Usuarios de las redes sociales Reddit y Twitter descifraron una frase tras notar que el patrón rojo y blanco en el paracaídas parecía deliberado

Internautas afirman haber decodificado un mensaje escondido el paracaídas que ayudó al rover Perseverance de la NASA a aterrizar de manera segura en Marte la semana pasada.

Usuarios de las redes sociales Reddit y Twitter notaron que el patrón rojo y blanco en el paracaídas parecía deliberado y concluyeron que que esconde un mensaje en código binario, en el que el rojo representa el número uno y el blanco el cero.

Los usuarios de una discusión de Reddit, que rápidamente se volvió viral, dedujeron que cada uno de los anillos concéntricos en el patrón del paracaídas representa una de las palabras.

Los ceros y unos deben dividirse en trozos de 10 caracteres, según los usuarios. A partir de eso, agregando 64 se obtiene el código ASCII de la computadora que representa una letra. Por ejemplo, siete franjas blancas, una franja roja y luego dos franjas blancas más representan 0000000100, el binario de cuatro. Añadiendo 64 a eso da 68, el código ASCII de la letra D.

Así, un usuario descifró la frase: es “Dare mighty things” (en español, “Atrévete a cosas poderosas”), el lema del Jet Propulsion Laboratory (JPL por su siglas en inglés, Laboratorio de Propulsión a Reacción), el centro de NASA dedicado a la construcción y operación de naves espaciales no tripuladas que llevó a cabo gran parte del desarrollo de Perseverance.

El código descifrado por el usuario de Reddit "rdtwt1"El código descifrado por el usuario de Reddit “rdtwt1”

Otra usuaria de Twitter dibujó un diagrama para explicar mejor cómo funciona el código.

(Twitter adithya/@adithya_balaji)(Twitter adithya/@adithya_balaji)

Además, los usuarios descubrieron que el patrón en el borde exterior del paracaídas representa 34 ° 11′58 “N 118 ° 10′31” W, las coordenadas de geolocalización del Laboratorio de Propulsión a Reacción, ubicado cerca de Los Ángeles, en California.

Las coordenadas del JPLLas coordenadas del JPL

Pero ¿por qué el lema “atrévete a cosas poderosas”? Según escribió el diario británico The Guardian, la frase se debe a un discurso de 1899 del ex presidente estadounidense Theodore Roosevelt, en el que dijo: “Es mucho mejor atreverse a cosas poderosas, ganar gloriosos triunfos, aunque estén marcados por el fracaso, que ponerse en el rango de esos pobres espíritus que ni disfrutan mucho ni sufren mucho, porque viven en el crepúsculo gris que no conoce la victoria ni la derrota “.

Esa frase se convirtió en el lema del Laboratorio de Propulsión a Reacción, y puede verse en varias paredes del centro.

El lema "Atrévete a cosas poderosas" en la pared de una sala del Jet Propulsion Laboratory de NASAEl lema “Atrévete a cosas poderosas” en la pared de una sala del Jet Propulsion Laboratory de NASA

El código fue un desafío lanzado por la propia NASA. Durante una transmisión en vivo sobre el aterrizaje, un comentarista de la agencia espacial estadounidense dijo: “A veces dejamos mensajes en nuestro trabajo para que otros los encuentren. Así que los invitamos a todos a intentarlo y mostrar su trabajo”.

Por otra parte, el patrón en el paracaídas también tiene un fin científico, ya que permitió al control de la misión tener bajo control el ángulo en el que se desplegó el paracaídas en las fases cruciales del aterrizaje a la superficie marciana.

El video del aterrizaje de Perseverance en Marte

La NASA ha utilizado previamente la frase “atrévete a cosas poderosas” en sus misiones a Marte. En 2013 publicó un video de avance de la misión del rover Curiosity titulado “Atrévete a cosas poderosas”. La misión actual también usó el lema en tweets que celebraron el aterrizaje exitoso.

Este no es el único mensaje oculto escondido en el rover Perseverance. La NASA también insertó microchips especiales que llevan 10,9 millones de nombres 155 ensayos enviados a la agencia espacial como parte de un concurso para ponerle un nombre al vehículo.

Perseverance también lleva una referencia a la pandemia de coronavirus, que ha afectado los preparativos y el funcionamiento de la misión en la Tierra. Una placa de aluminio en el rover lleva una imagen de la Vara de Asclepio, el antiguo símbolo griego de curación y medicina, que sostiene la Tierra, en honor al esfuerzo de los trabajadores médicos en primera línea durante la pandemia.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Encontraron un “extraño mensaje al futuro” en una carta escondida bajo el techo de una iglesia

Publicado

on

Por

Una pequeña nota cuidadosamente envuelta en una caja de fósforos fue encontrada en una restauración de la iglesia de Santiago en Amberes, Bélgica.

Una pequeña nota cuidadosamente envuelta en una caja de fósforos fue el descubrimiento revelador de un restaurador de la iglesia de Santiago en Amberes (Bélgica).

La carta está fechada el 21 de julio de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, dentro de una piedra angular que conecta las bóvedas del techo de la iglesia, informa el Ayuntamiento de la misma localidad.

El obrero indica el lugar donde encontró la carta (Instagram).

El obrero indica el lugar donde encontró la carta (Instagram).

El escrito está firmada por cuatro hombres, John Janssen, Jul Gyselinck, Louis Chantraine y Jul Van Hemeldonck. En la carta los hombres cuentan las dificultades y malas condiciones de trabajo que estaban padeciendo por culpa del conflicto bélico. Y dejaron un mensaje para las nuevas generaciones.

En el texto, escrito en el reverso de dos cupones de actividades entonces conocidas como Dienst der Stadsgebouw, se lee las siguientes palabras:

La caja de fósforos donde estaba escondida la carta (Instagram).

La caja de fósforos donde estaba escondida la carta (Instagram).

“Queremos decirles a nuestros descendientes que no hemos disfrutado de nuestras vidas. Hemos vivido dos guerras, una en 1914 y otra en 1940, que aún continúa. Lo hemos podido contar, cierto; pero estamos aquí trabajando con hambre, nos exprimen hasta el último centavo para comer. Aconsejamos a nuestros descendientes que en el transcurso de sus vidas, se aseguren de tener reservas de alimentos en casa, como arroz, café, harina, tabaco, trigo o semillas. Guardarlos. Disfrutad la vida al máximo. Casaros. Si estáis casados, ¡volved a casa!. Saludos, hombres”.

El papel que usaron para escribir la carta hace 80 años (Instagram).

El papel que usaron para escribir la carta hace 80 años (Instagram).

Y agregan que “en 1941, el techo de la iglesia fue pintado con la ayuda de un andamio rodante de 26 metros de altura, como era habitual para el servicio de los edificios de la ciudad. Si este techo se vuelve a pintar, ya no estaremos aquí“.

Las imágenes de la carta y todo lo encontrado fueron compartidas por las autoridades de la ciudad de Amberes a través de sus redes sociales.

(Visited 7 times, 7 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Almacenar agua de lluvia para bañarse: cuando en Caracas no sale ni una gota de los caños

Publicado

on

Por

Según expertos, la falta de agua corriente afecta a 9 de cada 10 habitantes en Venezuela. Los rebusques de los habitantes para poder cocinar y lavarse.

Jeanette Celis ansía que la lluvia caiga sobre el deprimido barrio caraqueño de La Vega una tarde de finales de febrero. Hace meses que el agua no sale cuando abre las canillas, como en buena parte de Venezuela, y la que cae del cielo bien podría llenar la media docena de tanques vacíos que tiene en casa.

Sobre el techo de su casa, una lámina de zinc transformada en canal es capaz de recoger el agua de lluvia y desviarla hasta un enorme tanque que tiene fuera de casa.

“Mi esposo es muy inteligente para hacer estas cosas”, dice Celis a la agencia EFE mostrando el rudimentario sistema, que se repite en todas las casas de La Vega.

“Él se las ingenió para hacer esto, (pero sirve) más que todo cuando llueve. Agua por tubería es imposible (tener)”, agrega la mujer de 41 años.

El problema no es sólo de esta familia. Organizaciones independientes señalan que casi 9 de cada diez hogares en Venezuela enfrenta una drástica escasez de agua potable, que se suma a la falta de gas y a los apagones que se reiteran de manera casi cotidiana en todo el país.

Varios metros más arriba, su vecina Kimberly Bruzual dice a EFE que no recuerda la última vez que el agua llenó las tuberías de su casa y que está sin reservas porque la de lluvia que pudo recoger la gastó hace mucho.

La falta de agua corriente, un problema que afecta casi al 90% de la población en Venezuela. Foto: EFE

La falta de agua corriente, un problema que afecta casi al 90% de la población en Venezuela. Foto: EFE

Para paliar la escasez, la joven de 19 años ha tenido que buscar agua en la parte baja del cerro, donde cada cierto tiempo un camión cisterna lleva varios miles de litros que deben ser compartidos entre las familias del barrio.

Esa agua tiene que “reusarla”, señala a EFE esta mujer, mamá de chico que no llega a los dos años.

“Baño al niño con agua limpia, esa agua después la uso para lavar los pañales y después de eso se la echo al baño”, explica.

Bruzual también dijo que el agua que levanta con la cisterna o en casa de algún vecino es la misma que usa para cocinar o beber. Cuando está muy turbia, la cuela con una tela gruesa y la hierve, pero solo si tiene gas, porque la mayoría de las veces cocina con la leña que corta en la parte alta del cerro.

Cargar bidones de agua se convirtió en una rutina para los habitantes de Caracas, donde el servicio de agua corriente casi no funciona. Foto: EFE

Cargar bidones de agua se convirtió en una rutina para los habitantes de Caracas, donde el servicio de agua corriente casi no funciona. Foto: EFE

Lavarse y cocinar con agua turbia

En otra parte del cerro que conquistó el barrio La Vega, el obrero Juan Millán se baña junto a sus dos hijos en una quebrada conocida como La Poza.

Con un servicio tan irregular que solo entrega agua pocas veces al año, cualquiera pudiera pensar que La Poza se convertirá en parada obligatoria para todos en La Vega, pero no es así.

En el barrio saben que algunas casas vierten sus aguas servidas en esta quebrada que muchas veces arrastra basura o animales muertos.

“Normalmente la utilizamos (el agua de La Poza) cuando llega la escasez, para bañarnos y para el baño, para lavar. La hervimos y la utilizamos para la cocina”, dice Millán a EFE.

“Ahorita es que está así (turbia), pero siempre sale blanquita, blanquita”, agrega antes de reconocer que “nunca” se ha molestado en conocer donde nace la quebrada o si el agua es apta para el consumo.

Muchos venezolanos no tienen otra opción que bañarse y lavar su ropa en algún arrollo o cascada. Foto: EFE

Muchos venezolanos no tienen otra opción que bañarse y lavar su ropa en algún arrollo o cascada. Foto: EFE

“A veces estamos en la necesidad porque no hay agua, aquí ya tenemos como tres meses sin agua y toca buscarla, agarrarla (en La Poza)”, asegura.

En la misma situación se encuentra Jean Carlos Farías, un joven que se dice orgulloso de haber nacido y crecido en La Vega hace 26 años.

Desde que él tiene uso de razón, su familia ha consumido el agua de La Poza. Con ella lavan, cocinan, limpian y hasta sacian la sed.

“Mi abuelo fue fundador aquí y la gente tiene años tomando agua de este lugar. Supuestamente le hicieron un estudio y decían que tenía (el agua) algunas cosas minerales de la tierra, que no podía consumirse así, pero todo el mundo la bebe y a nadie le ha pasado nada”, dice.

Eso sí, Farías y su familia toman algunas precauciones. Siempre hierven el agua antes de beberla y solo consumen la que está en una vertiente de la quebrada, donde su abuelo hace unos 20 años instaló una tubería que entrega líquido constante a su casa.

“Si beben de la otra que está corriendo (más abajo) ahí sí digo yo que le puede pasar algo a la gente. Ahí esa está muy mala”, dice, convencido por el hecho de que las aguas servidas de su casa -incluidas las del baño- desembocan en la parte baja de la quebrada.

Un problema para casi 90% de la población

El experto en políticas públicas y director de la ONG local Ojo Avizor, Norberto Baussón, advierte a EFE que la falla en el suministro de agua corriente afecta, en el mejor de los casos, a casi 9 de cada 10 hogares del país.

“El porcentaje por región varía entre un 87% y un 99% de afectación por falta de agua. Eso lo que quiere decir es que es un problema nacional, no un problema asociado a una región o alguna circunstancia”, señala.

Según el experto, la mala gestión de los acueductos del país y la pérdida del personal calificado por la masiva emigración de venezolanos por causa de la crisis económica son los causantes de las fallas en el suministro.

“Tenemos instalados, a nivel nacional, unos 140.000 litros por segundo y hoy en día solo podemos bombear más o menos la mitad, unos 70.000 litros por segundo”, explica.

También apunta que las zonas altas, como el caso del barrio caraqueño La Vega y de cientos de zonas pobres del país, son las más afectadas.

Escasez y desigualdad

“Mientras más alto estés en la red, más afectado estás. Los más pobres no tienen recursos para construirse sistemas alternos como lo han hecho muchos de la clase media a través de otras fuentes, como pueden ser pozos profundos o cisternas, a las que se puede apelar, digamos con sus recursos”.

Con este panorama, millones de venezolanos de los barrios más pobres solo pueden esperar que caiga agua del cielo para llenar sus tanques, como ocurre en La Vega.

Y es que, como dicen los vecinos allí, para ellos es normal y hasta común usar el agua de lluvia, porque las tuberías donde debería salir el agua que gestiona el Estado hace meses que están secas.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas