Connect with us

Internacional

Brasil desplegó un fuerte operativo militar para combatir los incendios en el Amazonas y recibe ayuda internacional

Publicado

on

Brasil desplegó este domingo dos aviones Hércules C-130 en un vasto operativo militar para apagar los incendios que devoran partes del  Amazonas, mientras se anuncian nuevas protestas contra el presidente Jair Bolsonaro por su gestión ante los peores incendios en años en la mayor selva tropical del mundo.

Entre el viernes y el sábado se declararon 1.130 nuevos incendios, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil. La mayoría tienen lugar en la cuenca del río Amazonas.

Un fuerte humo cubría la ciudad de Porto Velho en el estado de Rondonia (noroeste) donde el Ministerio de Defensa indicó que los aviones empezaron a echar miles de litros de agua sobre las llamas, cuyo número ha aumentado en las últimas horas.

Incendio en el Amazonas (Reuters)

Incendio en el Amazonas (Reuters)

El fuego ha arrasado áreas de la región fronteriza con Bolivia y han provocado una densa humareda que aumenta la contaminación a lo ancho del Amazonas, un tesoro ecológico de 5,5 millones de kilómetros cuadrados bajo amenaza.

Expertos afirman que el aumento de la deforestación durante la temporada de sequía para crear tierras cultivables o de pastoreo agravó el problema este año.

“Cada año empeora, este año el humo ha sido muy serio”, explicó a la agencia AFP Deliana Amorim, de 46 años, en Porto Velho, donde viven medio millón de personas.

Al menos siete estados de los nueve que forman la Amazonía Legal brasileña, incluyendo Rondonia, han pedido al gobierno federal el envío de tropas.

La zona selvática cuenta con 43.000 militares que están apostados en forma permanente y a disposición para apagar los fuegos. Decenas de bomberos, en tanto, se dirigieron el domingo a Porto Velho para ayudar a apagar las llamas.

Miles de incendios se registraron en los últimos días en el Amazonas (Reuters)

Miles de incendios se registraron en los últimos días en el Amazonas (Reuters)

Apoyo de Argentina

El presidente Mauricio Macri tomo contactó con Bolsonaro, el pasado jueves, para ofrecer apoyo y asistencia ante la grave situación ambiental provocada por los incendios.

En ese marco, la Argentina puso a disposición aproximadamente 200 brigadistas con sus equipos, integrantes del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR), a fin de que puedan ayudar a combatir los focos de incendio y prestar otra ayuda que las autoridades brasileñas consideren necesaria.

Las correspondientes solicitudes de asistencia por parte de Brasil están siendo coordinadas en conjunto por la Cancillería Argentina y el SINAGIR.

Indignación mundial

Los incendios provocaron una ola de indignación mundial y son un tema de preocupación en la cumbre del G7 en Biarritz, Francia.

Los líderes de las potencias mundiales reunidos en la cumbre acordaron ayudar a los países afectados por las llamas “lo más rápido posible”, manifestó el presidente francés, Emmanuel Macron, este domingo.

“Estamos todos de acuerdo para ayudar lo más rápido posible a los países afectados por estos incendios”, agregó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro británico, Boris Johnson, que asistieron también a la cumbre, ofrecieron también la asistencia de sus países.

El G7 prometió ayudar a los países afectados por los incendios en el Amazonas (Photo by PHILIPPE WOJAZER / POOL / AFP)

El G7 prometió ayudar a los países afectados por los incendios en el Amazonas (Photo by PHILIPPE WOJAZER / POOL / AFP)

La inscripción en la agenda del cónclave de esta crisis, sin participación de los países de la región, provocó la furia de Bolsonaro, quien denunció una “mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI”.

Sin embargo, su ministro de Defensa, Fernando Azevedo, dijo el sábado que “cualquier ayuda es bienvenida (…) la vamos a evaluar”.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este domingo su disposición a recibir la ayuda internacional para combatir los incendios forestales en la Chiquitanía, en el sudeste de Bolivia, fronteriza con Brasil, y comunicó su decisión de suspender su campaña electoral mientras dure la emergencia.

El papa Francisco también se mostró el domingo “preocupado” por los incendios que devastan la selva de la Amazonía, a la que describió como “pulmón vital para nuestro planeta”.

El papa Francisco expresó su preocupación por los incendios en el Amazonas (Photo by Filippo MONTEFORTE / AFP)

El papa Francisco expresó su preocupación por los incendios en el Amazonas (Photo by Filippo MONTEFORTE / AFP)

A pesar de que el 60% de la Amazonía está en Brasil, la selva también abarca partes de otros siete países: Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, así como la Guayana Francesa, un departamento de ultramar de Francia.

En lo que va de año se han registrado 79.513 incendios forestales en Brasil, el peor dato para ese período desde 2013.

Manifestantes convocaron a tomar las calles de Brasil nuevamente el domingo, luego de que miles protestaran en el país, el resto de América y Europa el viernes.

En Río de Janeiro, manifestantes en el barrio de Ipanema pedían mayor acción por parte del gobierno para proteger los bosques y cantaban “Que se vaya Bolsonaro, que se quede la Amazonía”.

“La naturaleza está siendo destruida”, dijo Teresa Correa, del estado norteño de Pará, a la AFP. “La situación es peor desde que él (Bolsonaro) es el presidente, quiere explorar y destruir todo”.

Donald Tusk, presidente del Consejo de la UE, sostuvo que es difícil imaginar un acuerdo con el Mercosur mientras Brasil no logre frenar los incendios ( REUTERS/Christian Hartmann)

Donald Tusk, presidente del Consejo de la UE, sostuvo que es difícil imaginar un acuerdo con el Mercosur mientras Brasil no logre frenar los incendios ( REUTERS/Christian Hartmann)

Acuerdo comercial en riesgo

Esta crisis amenaza también con boicotear el acuerdo de libre comercio alcanzado en junio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, cuyas negociaciones tardaron 20 años, pero que debe ser aún validado por los Estados miembros del bloque europeo.

El presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, aseguró a los periodistas en el G7 el sábado que era difícil imaginar que los países europeos ratificaran un pacto comercial con el Mercosur mientras Brasil no logre frenar los incendios.

El domingo, el canciller de Luxemburgo, Jean Asselborn, dijo que quiere congelar su participación en el acuerdo debido a sus dudas sobre la voluntad de Brasil de respetar el acuerdo de París de 2015 sobre el clima.

Bajo una presión cada vez mayor, Bolsonaro prometió el viernes un enfoque de “tolerancia cero” a las actividades delictivas en la Amazonía y prometió una acción enérgica para controlar los incendios.

Mauricio Macri ofreció el apoyo de Argentina a Jair Bolsonaro

Mauricio Macri ofreció el apoyo de Argentina a Jair Bolsonaro
(Visited 155 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

¿Por qué la nación más vacunada del mundo vive una nueva ola de coronavirus?

Publicado

on

Por

Seychelles, la nación más vacunada del mundo, ha tenido un aumento de casos a pesar de que gran parte de su población fue inoculada con la vacuna china Sinopharm.

Marie Neige, operadora de un call center de las Seychelles, estaba impaciente por vacunarse. Al igual que a la mayoría de los habitantes de la pequeña nación insular, se le ofreció la vacuna de Sinopharm de China en marzo y estaba ansiosa por estar totalmente protegida en cuestión de semanas.

El domingo, dio positivo en el test de coronavirus.

“Quedé shockeada”, dijo Neige, de 30 años, que está aislada en su casa. Dice que ha perdido el olfato y el gusto y que le duele un poco la garganta. “Se suponía que la vacuna nos protegería, no del virus, pero sí de los síntomas”, señaló. “Yo tomaba todas las precauciones”.

China esperaba que sus vacunas Sinopharm fueran el eje de su programa de diplomacia de vacunas: una dosis fácil de transportar que protegería no sólo a los ciudadanos chinos sino también a gran parte del mundo en desarrollo. Como gesto de buena voluntad, China ha donado 13,3 millones de dosis de Sinopharm a otros países, según Bridge Beijing, consultora que hace un seguimiento del impacto de China en la salud mundial.

En cambio, la empresa, que fabricado dos variedades de vacunas contra el coronavirus, se enfrenta a crecientes dudas sobre la inmunización. Primero fue la falta de transparencia de los datos de sus ensayos de fase tres. Ahora, Seychelles, la nación más vacunada del mundo, ha tenido un aumento de casos pese a que gran parte de la población fue inoculada con Sinopharm.

Para los 56 países que cuentan con la vacuna de Sinopharm para que los ayude a detener la pandemia, la noticia es un revés.

Sol asegurado playas con buen clima todo el año vacaciones descanso en la playa playas en Seychelles

Sol asegurado playas con buen clima todo el año vacaciones descanso en la playa playas en Seychelles

Las diferencias

Durante meses, los expertos en salud pública se habían abocado a tratar de salvar la diferencia de acceso entre los países ricos y los pobres. Ahora, los científicos advierten que las naciones en desarrollo que opten por utilizar las vacunas chinas, que tienen porcentajes de eficacia relativamente más bajos, podrían acabar quedando rezagados respecto de los países que eligen las vacunas fabricadas por Pfizer-BioNTech y Moderna. Esa diferencia podría permitir que la pandemia continúe en países que tienen menos recursos para combatirla.

“Es muy necesario utilizar vacunas de alta eficacia para obtener ese beneficio económico porque, de lo contrario, van a vivir con la enfermedad a largo plazo”, dijo Raina MacIntyre, que dirige el programa de bioseguridad del Instituto Kirby de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney. “La elección de la vacuna es importante”.

En ningún lugar las consecuencias han sido más claras que en Seychelles, que dependía en gran medida de la vacuna de Sinopharm para inocular a más del 60% de la población. Esta pequeña nación insular del océano Índico, situada al noreste de Madagascar y con una población de poco más de 100.000 habitantes, está luchando contra una ola de coronavirus y ha tenido que volver a imponer un confinamiento.

De la población vacunada que ha recibido dos dosis, el 57% recibió la de Sinopharm y el 43% la de AstraZeneca. El 37% de los nuevos casos activos corresponde a personas con vacunación completa, según el Ministerio de Salud, que no precisó cuántas personas de ese grupo se vacunaron con Sinopharm.

“A primera vista, se trata de una conclusión alarmante”, dijo el Dr. Kim Mulholland, pediatra del Instituto de Investigación Infantil Murdoch de Melbourne (Australia), que ha participado en la supervisión de numerosos ensayos de vacunas, entre ellos los de la vacuna contra el COVID-19.

Mulholland dijo que los informes iniciales de Seychelles se correlacionan con un porcentaje de eficacia del 50% para la vacuna, en lugar del 78,1% que promociona la empresa.

“Esperaríamos que, en un país donde la gran mayoría de la población adulta está inmunizada con una vacuna eficaz, la enfermedad desapareciera”, dijo.

Villas exclusivas en North Island, Seychelles. Foto: Shutterstock

Villas exclusivas en North Island, Seychelles. Foto: Shutterstock

Los científicos afirman que los brotes de contagios son normales porque ninguna vacuna es 100% efectiva. Pero la experiencia de Seychelles contrasta con la de Israel, que tiene la segunda cobertura de vacunación más alta del mundo y ha conseguido derrotar al virus. Un estudio ha demostrado que la vacuna de Pfizer que utilizó Israel tiene una eficacia del 94% en la prevención de la transmisión. El miércoles, el número de nuevos casos diarios confirmados de COVID-19 por millón de habitantes en Seychelles era de 2.613,38, frente a 5,55 de Israel, según el proyecto The World In Data.

Contagio sí, enfermedad no

Wavel Ramkalawan, presidente de Seychelles, defendió el programa de vacunación del país diciendo que las vacunas de Sinopharm y AstraZeneca han “sido muy útiles para nuestra población”. Señaló que la vacuna de Sinopharm se administró a personas de entre 18 y 60 años y que, en este grupo etario, el 80% de los pacientes que debieron ser hospitalizados no estaban vacunados.

“La gente puede estar contagiada, pero no está enferma. Sólo un pequeño número lo está”, declaró a la Agencia de Noticias de Seychelles. “Así que lo que está ocurriendo es normal”.

Sylvestre Radegonde, ministro de Relaciones Exteriores y Turismo, dijo que el aumento de casos en Seychelles se produjo en parte porque la gente había bajado la guardia, según la Agencia de Noticias de Seychelles. Sinopharm no respondió a un pedido de declaraciones.

En respuesta a un artículo de The Wall Street Journal sobre Seychelles, una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China culpó a los medios occidentales de tratar de desacreditar las vacunas chinas y “tener la mentalidad de que ‘todo lo que tiene que ver con China tiene que ser desprestigiado'”.

En una conferencia de prensa, Kate O’Brien, directora de inmunizaciones de la Organización Mundial de la Salud, dijo que el organismo está evaluando el aumento de los contagios en Seychelles y calificó la situación de “complicada”. La semana pasada, la organización aprobó la vacuna de Sinopharm para uso de emergencia, lo que permite abrigar esperanzas de solucionar la escasez mundial de oferta.

Dijo que “algunos de los casos que se están informando se producen poco después de recibir una sola dosis o poco después de una segunda dosis o entre la primera y la segunda dosis”.

Según O’Brien, la OMS está estudiando las cepas que circulan actualmente en el país, cuándo se produjeron los casos en relación con el momento en que una persona recibió las dosis y la gravedad de cada caso. “Sólo haciendo ese tipo de evaluación podremos determinar si se trata o no de fallas de la vacuna”, dijo.

Pero algunos científicos afirman que cada vez es más evidente que la vacuna de Sinopharm no ofrece un camino claro hacia la inmunidad de rebaño, sobre todo si se tienen en cuenta las múltiples variantes que están apareciendo en todo el mundo.

Los gobiernos que utilizan la vacuna de Sinopharm “tienen que suponer una tasa de fracaso significativa y planificar en consecuencia”, dijo John Moore, experto en vacunas de la Universidad Cornell. “Tienen que alertar al público respecto de que todavía tiene una posibilidad considerable de contagiarse”.

Muchos en Seychelles dicen que el gobierno no ha hablado claro.

“Mi pregunta es: ¿por qué ha presionado a todo el mundo para que se la dé?” dijo Diana Lucas, camarera de 27 años que dio positivo el 10 de mayo. Dijo haber recibido la segunda dosis de la vacuna de Sinopharm el 10 de febrero.

Emmanuelle Hoareau, de 22 años, abogada del gobierno, dio positivo el 6 de mayo tras recibir la segunda dosis de la vacuna Sinopharm en marzo. “No tiene sentido”, declaró. Dijo que el gobierno no había dado suficiente información al público sobre las vacunas.

“No le están explicando a la gente la situación real”, dijo. “Es un gran problema: mucha gente se está contagiando”.

La madre de Hoareau, Jacqueline Pillay, es enfermera en una clínica privada de Victoria, la capital. Dice creer que hay una nueva variante en Seychelles debido a la afluencia de extranjeros que han llegado en los últimos meses. El país, que depende del turismo, abrió sus fronteras el 25 de marzo a la mayoría de los viajeros sin obligación de que hicieran cuarentena.

“Ahora la gente está muy asustada”, dijo Pillay, de 58 años. “Cuando se le da la información correcta, la gente no especula”.

Las autoridades sanitarias últimamente han aparecido en la televisión para animar a los que sólo han recibido la primera dosis de la vacuna de Sinopharm a que vuelvan para vacunarse con la segunda. Pero Pillay dijo que le enoja que el comisario de salud pública no haya explicado por qué las vacunas no parecen funcionar tan bien como deberían.

“Creo que mucha gente no va a volver”, dijo Pillay.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Ana María Wahrenberg: huyó del nazismo de niña y se reencontró con su mejor amiga 82 años después

Publicado

on

Por

En 1939 se refugió en Chile, y Betty Grebenschikoff escapó de Berlín a China. Se reencontraron a los 91.

A los ocho años, Ana María Wahrenberg no tenía permitido subirse a una hamaca o sentarse en el banco de la plaza. No podía caminar por las veredas, debía ir por las calles de tierra, y los vecinos tenían prohibido dirigirle la palabra. Si lo hacían, llegaba el castigo. Ana María también había sido expulsada de la escuela. Ser una niña judía en la Alemania nazi de 1938, en los albores de la Segunda Guerra Mundial, era sinónimo de no tener derecho a una vida digna y, en muchos casos, ni siquiera a una vida a secas. Ese año, durante la Noche de los Cristales Rotos, su papá fue detenido y llevado a un campo de concentración, y ella lo miró alejarse con la certeza de que no volvería a verlo.

Hoy, a los 91 años, Ana María Wahrenberg es una de las pocas personas que sobrevivió al Holocausto y puede dar testimonio en español. Vive en un departamento en Santiago de Chile, ciudad que primero fue un refugio y luego se convertiría en su hogar.

“Nunca supe lo que era tener un abuelo, un tío o un primo, los mataron a todos”, cuenta, y enseguida aclara que no quiere compartir sus recuerdos con rencor, sino como una forma de mostrar que el mundo puede ser un lugar mejor: “Tuve la suerte de salir, de formar una nueva familia y de ser feliz. Con amor y puentes se llega más lejos que con odio y muros”. 82 años después de dejar Alemania la vida aún le guardaba sorpresas y oportunidades.

—Sé que mi historia no es tan dura, que no escapé de Auschwitz y que otras personas han sobrevivido a campos de exterminio. Pero esto es verdad, no es un cuento. Es necesario compartirlo para que las nuevas generaciones conozcan los horrores de la guerra —insiste. Y comienza su relato.

El diario que Ana María Wahrenberg llevaba en su infancia

El diario que Ana María Wahrenberg llevaba en su infancia

“Nos vamos los tres a otro país o nos morimos los tres juntos”

Gritos, es lo que recuerda Ana María de la noche del 9 de noviembre de 1938, la noche en la que detuvieron a su padre, Hans. De la calle sólo llegaban gritos y más gritos. De pronto lo que escuchó fue el timbre de la puerta: eran los soldados de las SS. “Mi papá había peleado en la Primera Guerra Mundial, tenía la cruz de mérito, y su hermano Fritz había muerto defendiendo a Alemania. Reclamó que era un error y pidió llamar a un subalterno de la guerra del ’14 para probarlo, pero los soldados le dijeron que cumplían órdenes”. Y se lo llevaron. Frieda, la madre, atinó a llamar a sus amigos para que se escondieran antes de que los buscaran también a ellos. Afuera, más de mil sinagogas eran incendiadas y unos siete mil locales con dueños judíos eran destruidos.

La Noche de los Cristales Rotos -o Kristallnacht– fue la antesala a las vejaciones que sufriría la población judía en los años siguientes. Si desde la llegada de Adolf Hitler al poder, en 1933, los judíos habían sido progresivamente despojados de sus derechos, ese 9 de noviembre marcó un punto de inflexión al que siguieron el terror y la aniquilación. Unas 91 personas fueron asesinadas y, otras 30.000 detenidas y deportadas a los campos de concentración de Buchenwald, Dachau y Sachsenhausen.

Para salir del campo de concentración, Hans, el padre de Ana María, mostró una visa que aseguraba que él y su familia dejarían el país.

En la mañana del 10 de noviembre, los cristales rotos esparcidos por la ciudad atestiguaban lo sucedido. Pronto, los judíos ya no serían tratados ni como ciudadanos ni como seres humanos: se les prohibiría la entrada a los comercios, se boicotearían sus negocios y se les privaría de cuestiones cotidianas como ir al cine o manejar un auto. También se les confiscarían bienes y se ordenaría que los y las niñas judías fueran a escuelas especiales para no mezclarse con el resto de la población. Todo mientras se configuraban los guetos y los campos de la muerte y muchas familias habían empezado a emigrar.

—Mi papá fue enviado al campo de Sachsenhausen, que por suerte no era un campo de exterminio.

Casi un mes después, regresó.

—Para salir del campo de concentración era necesaria una visa que demostrara que uno abandonaría el país. Pero era muy difícil de conseguir, había que tener mucha plata o una profesión que les interesara. Mi mamá la obtuvo por un amigo de mi papá que vivía en Inglaterra y dio un aval por él. Cuando mi papá volvió a casa tenía la cara demacrada y la ropa le quedaba grande, estaba flaco, sucio y herido en la mano. Mi mamá me mandó a la casa del vecino para que no lo viera, pero me escapé porque quería recibirlo. Fue muy duro encontrarlo así.

“Nos vamos los tres a otro país o nos morimos los tres juntos”, recuerda Ana María que dijo su padre ese día. La visa de Inglaterra había servido para salir del campo de concentración, pero ahora necesitaban una los tres para poder escapar de Alemania. En aquel momento muy pocos países sostenían una política de puertas abiertas con la comunidad judía, lo que dificultaba la partida.

Finalmente, Hans consiguió los tres permisos para viajar a Haití. Primero fueron de Berlín a Génova, Italia, desde donde saldría su barco. Casi sin plata -los nazis se la habían quitado-, se despidieron de la abuela paterna, Vally, con la esperanza de que ni bien llegaran a destino harían lo posible para sumarla. En aquellos últimos días de escuela, Ana María le contó a su mejor amiga, Ilse, los planes para marcharse. Ilse también dejaba el país. Su familia había conseguido una vía para viajar a Shanghai.

Los Wahrenberg nunca más volvieron a ver a la abuela Vally ni al resto de su familia: todos terminaron en campos de exterminio y forman parte de las seis millones de víctimas judías del Holocausto. Ana María tampoco volvió a ver a su amiga Ilse. Prometieron escribirse y se pasaron las direcciones, pero hubo un cambio de planes en el rumbo de los Wahrenberg. Y las cartas nunca llegaron.

Wally Wahrenberg, abuela de Ana María Wahrenberg

Wally Wahrenberg, abuela de Ana María Wahrenberg

De Europa a Sudamérica

Era ya 1939 cuando la familia pudo dejar Alemania. El barco Conte Grande partió de Génova hacia un puerto de Centroamérica, desde donde llegarían a Haití. Pero en el Canal de Panamá cambiaron de planes, entusiasmados por un buque que seguía camino hacia el sur. Mucha gente optaba por continuar hacia la Argentina o Chile, países neutrales en la guerra y que, además, contaban una importante comunidad judía dispuesta a recibir a los refugiados. Hoy se calcula que unos 45 mil judíos llegaron a la Argentina, mientras que otros 10 mil fueron a Chile.

La posibilidad de alcanzar un lugar tan lejano de Alemania tentó a la familia. Frieda, además, conocía a una amiga de su infancia que vivía allí. Tomaron las valijas y subieron al mítico Copiapó, el barco chileno que había salido del puerto alemán de Hamburgo con cien judíos escondidos y logrado burlar los controles nazis. Había lugar para tres más. Cruzaron de océano y descendieron hasta llegar al puerto de Valparaíso. Los Wahrenberg no sabían el idioma, claro, y no tenían dinero ni lugar a dónde alojarse. Pero en cuanto pusieron un pie en tierra supieron que estaban a salvo: “Chile se convirtió en nuestra patria”.

Primero se instalaron en una pieza del departamento de la amiga de Frieda, cerca del Cerro Santa Lucía, en el centro de Santiago de Chile. A los pocos días, Ana María -ya con nueve años- acompañó a su mamá a unos trámites en el Departamento de Extranjería, vecino a la Plaza de Armas y el Palacio de La Moneda.

“Muchas veces me preguntan si extraño Alemania. Cómo voy a extrañar Alemania si no podía ni ir a una hamaca”.

—Cuando pasamos por La Moneda mi mamá me enseñó que ahí vivía el Presidente. Yo me asusté muchísimo porque caminábamos por la vereda y empecé a tironear del brazo a mi mamá para que bajáramos a la calle. Ella me explicó que ahí podíamos, que éramos libres.

La caminata es uno de los recuerdos iniciales que Ana María tiene de Chile. Y su primera sensación: perder el miedo. El segundo se dibuja en una plaza, con la oportunidad de subirse a una hamaca, correr y hacer amigos sin que ningún padre ni madre apartara a sus hijos. A doce mil kilómetros de Berlín, Ana María volvía a ser una niña.

– Muchas veces me preguntan si extraño Alemania. Cómo voy a extrañar Alemania si no podía ni ir a una hamaca.

Ana María aprendió español en la escuela y no tardó en integrarse. La directora le permitía asistir sin uniforme porque sus papás no tenían el dinero para comprarlo. Hans y Frieda pronto consiguieron trabajo, a pesar de las carencias en el idioma. Frieda como rellenadora de botellas en un laboratorio, y luego como cajera en una carnicería, donde le permitían llevarse algo de comida. Hans, en los negocios de telas. Tiempo después pondrían un carrito frente a un colegio para vender los clásicos sandwiches completos chilenos. Con ese carrito como recurso de vida recorrieron diferentes ciudades, como la balnearia Cartagena, en la región de Valparaíso.

Carrito con el que vendía sandwiches el papá de Ana María Wahrenberg

Carrito con el que vendía sandwiches el papá de Ana María Wahrenberg

En su casa, Hans y Frieda comentaban las noticias que llegaban desde Alemania. La familia había empezado a juntar dinero y esperaba poder traer a la abuela Vally, la Omi. Confiaban en que los nazis no se animarían a tocar a una señora mayor. Se equivocaron.

En la última carta que la Omi envió a Ana María, le decía: “No sé si alguna vez en la vida podré volver a escribirte o verte, a pesar de que no hay nada que anhele más. He envejecido mucho, he pasado por tanto que físicamente no me reconocerías. Cómo me veré si alguna vez vuelvo a verte. No sé dónde me lleva el destino. Nos erradican de nuestra patria. Nadie sabe para dónde nos llevan, dicen que a un asilo. Qué amargura si no los puedo ver nunca más. Escribir no me dejarán hasta que termine esta espantosa guerra. En el reencuentro, tendré mucho para contar. Ojalá sea pronto. Hasta entonces sigues siendo mi nietecita amorosa y tierna y no olvides a tu Omi”.

Más tarde sabrían que Vally había sido llevada a Theresienstadt, un campo de concentración en la hoy República Checa. Con sus 75 años, lo más probable es que la asesinaran a los pocos días. “Si es que no murió antes de llegar”, lamenta Ana María.

Lo que pasó en los años de la guerra

—Mi narración no forma parte de ningún libro de Historia, pero sí es un relato sobre el camino que me tocó recorrer durante parte de mi vida.

Es principios de mayo de 2021, y Ana María comparte una videoconferencia organizada por el Museo Interactivo Judío de Chile para estudiantes de escuela secundaria. Acomoda la cámara y prueba el micrófono. A las tres en punto de la tarde las organizadoras empiezan a aceptar a los asistentes para que ingresen al Zoom. “Eres una celebridad Ana María, todos quieren escucharte”, bromean mientras ella espera que los alumnos terminen de sumarse. En segundos hay más de 140 conectados.

Ana María saluda y dice: “Este es un extracto pequeñísimo, que corresponde a mi niñez, de todo lo que pasó en los años terribles de la guerra”. Y cuenta cómo fueron esos días en Alemania, el miedo que sintió de que su papá nunca volviera del campo de concentración y el alivio cuando llegó a Chile. Lee un fragmento de la carta de su Omi, que ella misma tradujo, y responde a las preguntas de los estudiantes.

– ¿Le costó aprender el castellano?

– Aprendí rápido, a mis papás les fue más difícil.

– ¿Las películas son fieles a lo que sucedía en esos momentos?

– Bueno, le ponen un poco de color, por supuesto.

– ¿Te sentís identificada con figuras como Ana Frank?

– Sí, teníamos la misma edad.

Son tantas que Ana María no llega a contestarlas. Además de los adolescentes; los padres y madres siguen la charla detrás de las pantallas. Con sus ojos claros y su sonrisa de abuela, Ana María conquista a su público.

—Qué valiente, gracias por compartir tu relato —cierra una asistente.

Desde hace cuatro años Ana María forma parte del Museo Interactivo Judío de Chile (MIJ) y hay lista de espera para contar con ella en las escuelas, aunque sea de manera virtual.

– La conocí cuando se presentó en el museo diciendo que quería dar su testimonio a los estudiantes que nos visitan. En Chile hay pocos y cada vez menos sobrevivientes del Holocausto, así que le dimos la oportunidad y ahora es nuestra voluntaria número uno -dice la directora del MIJ, Michelle Reich-. Admiro a Ana María no sólo por ser una sobreviviente, sino por la forma en que ella se empoderó de un rol de vocera del amor. Cuando dice: “Construyamos puentes y no muros”, lo dice con completa convicción y ese mensaje es hoy su misión de vida.

Compartir su historia, sin embargo, no siempre fue sencillo. Tras terminar la escuela, Ana María estudió corte y confección y trabajó en una librería alemana. Más tarde se casó y se dedicó a formar una familia. Una gran familia: dos hijos, seis nietos y diez bisnietos. Volvió a Alemania por un tiempo durante la presidencia de Salvador Allende y la dictadura de Augusto Pinochet, y más tarde regresó al que ya era su verdadero país, Chile.

Ella avanzaba y pocas veces miraba hacía atrás.

Fue recién cuando su marido enfermó gravemente que Ana María se animó a hablar. Si bien todos en su casa sabían que había escapado del Holocausto, tardó mucho tiempo en compartir los detalles. Reveló su pasado un poco para calmar la angustia mientras su marido estaba grave, otro poco como una forma de desahogarse. Cada vez q”ue lo contaba, despertaba muchísimo interés. Entonces decidió escribir un libro, “El ave fénix: historia de una sobreviviente”, y sumarse al Museo Interactivo Judío.

– La primera vez que la escuché fue hace poco. Antes no hablábamos mucho del tema —cuenta Valentina Herrman, nieta de Ana María. Con 27 años Valentina es diseñadora y vive en Santiago. Hace unos años viajó a Berlín para conocer las mismas calles en las que se crió su abuela. Hoy confiesa sentir admiración por ella-. Era algo confuso, sabía que era una sobreviviente pero no entendía bien cómo ni qué había pasado. Sí, conocía que su familia había muerto allá y que sólo se habían salvado ella y sus papás. Pero tampoco estaba segura si quería que le preguntáramos o no. A partir de que se animó a contar al mundo, nosotros también pudimos saber más. No es fácil hacerlo, por eso me da orgullo que lo haga.

Su testimonio se extendió por Chile y otros lugares del continente, incluida la Argentina, a través de la Red Latinoamericana para la Enseñanza de la Shoá (Red LAES). Llegó incluso más lejos, hasta Estados Unidos, donde un día una investigadora de la USC Shoah Foundation, recopilando videos de sobrevivientes, retuvo su nombre y lo vinculó con el testimonio de otra mujer, una alemana de su misma edad. “Ella era mi amiga”, decía Betty Grebenschikoff, la otra mujer, en ese video. “Nunca supe qué le pasó”.

La gran sorpresa de una vida, 82 años más tarde

La USC Shoah Foundation es una organización sin fines de lucro creada por el cineasta Steven Spielberg en 1994, con la tarea de conservar los testimonios de los y las sobrevivientes del Holocausto. A través de una alianza con el Museo Interactivo Judío de Chile, Ana María Wahrenberg les prestó su recuerdo. Cuando describió la escena de la despedida de su mejor amiga, Ilse, antes de que ambas dejaran Berlín, la archivista Ita Gordon intentó hacer memoria. No era la primera vez que escuchaba esa historia. Pensó que podría encontrar a Ilse. Revisó las más de 55 mil piezas audiovisuales que componen el colosal archivo de la Fundación hasta que dio con un video que había sido grabado 20 años antes, en el que una mujer llamada Betty Grebenschikoff mencionaba a Annemarie Wahrenberg.

Ana María Wahrenberg con el staff del Museo Interactivo Judio de Chile

Ana María Wahrenberg con el staff del Museo Interactivo Judio de Chile

– ¿Puedo contarlo aquí? Su nombre es Annemarie Wahrenberg. Nunca supe que pasó con ella, y me pregunto si algún día escuchará esto. Ella era mi amiga, fuimos al colegio y jugábamos juntas desde muy pequeñas. En 1939 nos tuvimos que despedir: mi familia se iba a China. Fue muy difícil porque éramos mejores amigas. Se suponía que nos escribiríamos pero nunca lo hicimos y no volví a escuchar de ella. No sé qué le pasó… Quizás murió en la guerra… no estoy segura.

Cuando se lo comentaron a Ana María, permaneció escéptica. No conocía a ninguna Betty, ni le sonaba el apellido Grebenschikoff. Muchas veces había buscado sin suerte en internet y en las redes sociales a Ilse, y no sabía qué había sido de ella. Recordaba, sí, que al igual que Betty, Ilse había viajado a Shanghai con su familia. Al no exigirles visado, la provincia china había recibido a más de 20.000 refugiados judíos entre 1933 y 1941. Sin embargo, en 1941, Japón -aliado de Alemania en la Segunda Guerra Mundial- ocupó Shanghai y con el aval de Hitler armó un gueto judío en Tilanqiao. ¿Cómo saber si Ilse había estado allí con su familia o si se habría marchado? ¿Dónde estaría ahora?

Un día, Betty recibió una llamada desde la USC Shoah Foundation: “Ana María está viva”, le decía Ita Gordon. Lo mismo le contaron a Ana María, esta vez con pruebas para que lo creyera

Cuando Ilse Kohn y su familia huyeron de Alemania hacia China, los Wahrenberg acababan de conseguir la visa para Haití. Ilse y Ana María se despidieron en mayo de 1939 debajo de un gran árbol que había en el patio de la escuela. Al llegar a Shanghai, la familia de Ilse se integró a la inmensa comunidad judía de la ciudad, y empezaron de cero. Dos años después fueron recluidos en el gueto. Pero, a diferencia de lo que sucedía en Europa, no era la antesala para los campos de concentración o de exterminio. Sobrevivieron.

Tras vivir once años en el país asiático, en 1950 y luego de la creación de la República Popular China de Mao Tse-Tung, Ilse viajó a Australia y finalmente -en 1953- pisó tierra estadounidense. Se casó con un inmigrante ruso, cambió su apellido y también modificó su nombre de pila por uno más fácil de pronunciar: Betty Grebenschikoff.

Un día, Betty recibió una llamada desde la USC Shoah Foundation: “Ana María está viva”, le decía Ita Gordon. Lo mismo le contaron a Ana María, esta vez con pruebas para que lo creyera. Betty la había buscado muchas veces en los registros del Holocausto y en entrevistas, y la mencionaba siempre que podía con la esperanza de que algún día la encontrara. Como su amiga, ella tiene 91 años y es voluntaria de un espacio de la memoria, en este caso, el Florida Holocaust Museum. También formó una gran familia: cinco hijos, siete nietos y seis bisnietos.

Desde el Florida Holocaust Museum, el Museo Interactivo Judío de Chile y la USC Shoah Foundation empezaron entonces a imaginar el esperado reencuentro entre las amigas. En noviembre de 2020 tuvo lugar la reunión privada por Zoom.

—Estábamos todos los familiares e integrantes de los museos escondidos, sin cámaras y sin micrófonos, y alguien las presentó en alemán. Dejamos que charlaran solas, no preparamos nada. Los primeros minutos fueron de incredulidad. Las dos hablaban al mismo tiempo diciendo que no podían creerlo, que era un milagro —describe Michelle Reich, testigo de ese momento en representación del MIJ de Chile.

Conversaron en alemán sobre sus recuerdos de la niñez, de los profesores que habían tenido y de sus clases de ballet, en las que ninguna de las dos lograba sobresalir y sus madres se reían de sus intentos frustrados: “Éramos pésimas”. La charla duró más de una hora e hicieron un brindis de cierre, invitando a que las familias prendieran sus cámaras.

El reencuentro virtual de Ana María Wahrenberg con su amiga Betty

El reencuentro virtual de Ana María Wahrenberg con su amiga Betty

-¿Te acuerdas, Ana María, de que siempre te hacía caso y te seguía a todos lados?

-¿Y de la señorita Emmanuelle que siempre nos retaba porque hablábamos en clase?

En abril pasado, hicieron un nuevo encuentro, esta vez público, que fue transmitido a todo el continente por la Red LAES. En la Argentina el evento fue presentado por el Museo del Holocausto de Buenos Aires.

-Tuve un regalo muy grande. Ahora hablamos todos los domingos por teléfono. Tenemos mucho para ponernos al día, cuenta Ana María.

Ana María Wahrenberg en la actualidad.

Ana María Wahrenberg en la actualidad.

Hace 82 años fueron forzadas a separarse. Hoy sienten una conexión tan fuerte como si ayer se hubiesen visto por última vez bajo el árbol de la escuela. Hasta pusieron fecha para darse el abrazo esperado, siempre y cuando la pandemia lo permita. Ana María casi lo grita: “Tengo pasajes para vernos este 7 de septiembre en Miami para Rosh Hashaná”.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus en Estados Unidos: los vacunados con dos dosis ya no deberán usar barbijo ni mantener distancia social

Publicado

on

Por

Según tuiteó la Casa Blanca, son grandes noticias las reveladas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Tras una masiva campaña de vacunación que alcanza hasta niños de 12 años, Estados Unidos comienza a despedirse del barbijo: las autoridades sanitarias anunciaron este jueves que los que hayan recibido dos dosis ya no necesitarán usar máscara ni mantener distancia social en la mayoría de las circunstancias, incluso en lugares cerrados.

Según tuiteó la Casa Blanca, son “grandes noticias” las reveladas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). El organismo anunció el alivio de las restricciones del uso del barbijo, que será más que bienvenido en un país que vacunó a cerca de 300 millones de personas y de ellas 117 millones ya recibieron las dos dosis.

“Cualquier persona que esté completamente vacunada puede participar de actividades al aire libre y en lugares cerrados, — grandes o pequeños–, sin usar barbijo ni mantener distancia social”, dijo Rochelle Walensky, directora del CDC, en conferencia de prensa.

“Si estás completamente vacunado, podés comenzar a hacer las cosas que tuviste que dejar por la pandemia”, agregó. “Todos esperamos mucho tiempo este momento en el que podemos volver a cierta normalidad”.

Si bien se levantan las restricciones del uso de máscaras en la mayoría de las circunstancias, todavía deben mantenerse colocadas obligatoriamente en hospitales o centros de salud, en lugares cerrados donde hay mucha gente, como aviones o transporte en general, y en los negocios que así lo requieran. Pero podrá aliviarse su uso en lugares de trabajo o en escuelas.

Tampoco se requerirá el barbijo al aire libre, aún en lugares con mucha cantidad de gente como recitales u eventos deportivos.

Vacunación

Los expertos analizaron información adicional de vacunados con dos dosis en estas últimas semanas que confirmaron que la inmunización funciona, incluso en casos de variantes nuevas. Además, consideraron que es bastante improbable que los doblemente vacunados puedan transmitir el virus.

El anuncio del CDC llega antes de las expectativas del presidente Joe Biden, que había anunciado que planeaba festejar este año la independencia de los Estados Unidos (el 4 de julio) con las clásicas fiestas y reuniones al aire libre.

Hasta ahora, un 58,7% de la población ha recibido una dosis de algunas de las tres marcas aprobadas en Estados Unidos: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. Estos días comenzó incluso la vacunación con Pfizer para niños y adolescentes de entre 12 y 15 año y se estima que antes de fin de año se podrán vacunar hasta los bebés.

Las medidas de este jueves alentarán a la población a vacunarse, creen el gobierno de Joe Biden, que busca acelerar el proceso de vacunación entre los sectores más reticentes. Al comienzo de la campaña, los estadounidenses se volcaron a los centros sanitarios para recibir su dosis, con récords de hasta 4 millones de aplicaciones por día. Ahora, el aluvión bajó y se puede ir sin turno en farmacias o supermercados.

Con millones de dosis en stock, el gobierno y empresas alientan a que todos se inmunicen con métodos originales: regalan a los que se vacunen tickets para partidos, cerveza gratis, viaje pago en Uber y hasta un sorteo de un millón de dólares por semana en el estado de Ohio.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas