Connect with us

Salud

AstraZeneca se comprometió a vender “al costo” 2.000 millones de dosis de la vacuna de Oxford contra el coronavirus

Publicado

on

También Johnson & Johnson dijo que la presentaría, globalmente, a un precio fijo y accesible que no comporte ganancia. Ejecutivos de la empresa farmacéutica, junto con otros de Moderna, Merck y Pfizer, participaron de una audiencia en el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes de Estados Unidos

Al menos una vacuna contra el COVID-19 —pero quizá algunas, en plural— estará lista a comienzos de 2021, y entre las dos más promisorias, la de la Universidad de Oxford contará con una producción, a cargo de AstraZeneca, de 2.000 millones de dosis sin fines de lucro: esos fueron las revelaciones más importantes que se realizaron en una audiencia virtual ante el Congreso de los Estados Unidos, en la que participaron ejecutivos de AstraZeneca, Moderna, Johnson & Johnson, Pfizer y Merck.

También Johnson & Johnson se comprometió a presentar al mercado un producto accesible para la mayoría de las naciones y las personas: tendrá un mismo precio global para su vacuna, más allá de las diferencias de ganancias de sus otros productos en distintos territorios. Estimó que, para los Estados Unidos, haría 400.000 dosis.

Tanto AstraZeneca como Johnson & Johnson recibieron fondos del gobierno: respectivamente, USD 1.200 millones por 300 millones de dosis y USD 500 millones. Solo Moderna, la tercera compañía que lo hizo, por un total de USD 536 millones, dijo que no la venderá al costo. Hasta ahora los Estados Unidos dispusieron de casi USD 2.300 millones para el esfuerzo de encontrar una vacuna.

Diana DeGette, presidenta del Subcomité de Supervisión e Investigaciones, parte del Comité de Energía y Comercio del congreso estadounidense, condujo la audiencia virtual.

Diana DeGette, presidenta del Subcomité de Supervisión e Investigaciones, parte del Comité de Energía y Comercio del congreso estadounidense, condujo la audiencia virtual.

Los principales laboratorios en la búsqueda de la vacuna contra el COVID-19 hicieron un resumen de sus investigaciones y planes en videoconferencia con el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, cuyo Subcomité de Supervisión e Investigaciones preside Diana DeGette, demócrata de Colorado. Si bien algunos de sus miembros preguntaron reiteradamente sobre la posibilidad de conseguirla antes de que termine 2020, ninguno de los representantes de las compañías farmacéuticas quisieron comprometerse a eso debido a la necesidad de garantizar la seguridad de cualquier forma de inmunización.

Pfizer no aceptó esos recursos los recursos gubernamentales precisamente para acelerar su investigación, argumentó John Young, director de negocios del laboratorio. “Quisimos tener la capacidad de avanzar hacia los ensayos clínicos de nuestra candidata tan rápido como nos resultara posible”, dijo. “El precio que podremos a nuestra potencial vacuna será acorde a la emergencia global sanitaria que enfrentamos. Una vacuna pierde sentido si la gente no puede pagarla”.

Macaya Douoguih, de Johnson & Johnson, agregó que es posible “acelerar el desarrollo de la vacuna y asegurar la seguridad” a la vez. “Confiamos en que todos aquellos que participan en la respuesta a la pandemia de COVID-19 están dedicados a desarrollar soluciones lo más rápidamente posible, y las múltiples tecnologías de vacunas que se están empleando permiten diversos ritmos de desarrollo en diferentes fases”.

Mene Pangalos, vicepresidente ejecutivo de AstraZeneca, anunció que la compañía hará 2.000 millones de dosis sin fines de lucro de la vacuna que desarrolla con la Universidad de Oxford.

Mene Pangalos, vicepresidente ejecutivo de AstraZeneca, anunció que la compañía hará 2.000 millones de dosis sin fines de lucro de la vacuna que desarrolla con la Universidad de Oxford.

La representante de Merck, Julie Gerberding, dijo que “no se tomarán atajos de seguridad” en las dos candidatas que investiga la compañía y que “la velocidad es importante, pero no vamos a comprometer la eficacia, la calidad y sobre todo la seguridad científicas, a pesar del sentimiento de urgencia que todos tenemos”. Gerberding brindó los datos menos optimistas: “No sólo no queda mucha capacidad [de fabricación de vacunas] disponible, sino que no siempre se puede pasar con facilidad de hacer una vacuna a hacer otra”. Y para cubrir la demanda que presenta el coronavirus la industria global necesita “aproximadamente el doble de su capacidad de producción actual”.

Todos los laboratorios aseguraron que sus productos tendrán una eficacia de al menos el 50%, que es el umbral fijado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para todas las vacunas en general, y que se aplicará también a la que combata el SARS-CoV-2. También todos aseguraron que ofrecerán garantías de seguridad.

Macaya Douoguih, de Johnson & Johnson, dijo que la compañía tendrá un precio único y accesible, en todo el mundo, para su vacuna.

Macaya Douoguih, de Johnson & Johnson, dijo que la compañía tendrá un precio único y accesible, en todo el mundo, para su vacuna.

Stephen Hoge, presidente de Moderna, además de reiterar la importancia que tiene para su compañía (que prueba una plataforma de vacuna novedosa, basada en el ARN del virus, su material genético), detalló que se hicieron acuerdos con un fabricante suizo que tiene oficinas en los Estados Unidos y otros países del mundo a fin de lograr una capacidad de manufactura superior a los 500 millones de dosis.

Moderna presentó los primeros resultados de su ensayo clínico una semana antes de la audiencia ante el comité de representantes: su producto demostró la capacidad de crear anticuerpos. Poco después Oxford y AstraZeneca mostraron resultados similares: además de anticuerpos, su vacuna estimulaba los linfocitos T, claves para la memoria de la inmunidad. Moderna espera ser el primero que llegue a la fase 3 de los ensayos clínicos, a finales de julio.

AstraZeneca, que también se encuentra en la fase 2, estuvo representada por su vicepresidente ejecutivo, Menelas Pangalos, quien dijo que espera tener datos de la etapa final de la fase 2 o quizá de comienzos de la 3 hacia octubre. “Tenemos la intención de brindar acceso amplio a esta terapia, si se aprueba o se autoriza para uso de emergencia, en los Estados Unidos y en todo el mundo”.

Stephen Hoge, presidente de Moderna, dijo a los representantes que su firma tendrá una capacidad de manufactura superior a los 500 millones de dosis.

Stephen Hoge, presidente de Moderna, dijo a los representantes que su firma tendrá una capacidad de manufactura superior a los 500 millones de dosis.

La manera de lograrlo sería con una producción inicial de 2.000 millones de dosis sin fines de lucro, que se fabricarían a partir de una cadena de suministros global que ya está estableciendo. Y la manera de llevar adelante la vacunación sería mediante los acuerdos que la empresa británico-sueca ha firmado con los Estados Unidos, otros países y varias organizaciones internacionales. “El costo de las dosis de la vacuna según esos acuerdos no dará ganancias a AstraZeneca”, dijo.

Douoguih dijo que Johnson & Johnson, comprometido a fabricar una vacuna accesible, la pondría a disposición de la ciudadanía “sobre una base sin fines de lucro, para uso de emergencia por la pandemia”. Para establecer el precio solicitará la comprobación de auditores exteriores. Ese valor se aplicará en todos los países del mundo, más allá de que algunos suelan ser más rentables y otros menos para otros productos. Sus ensayos en humanos comenzarán en julio y, si se comprueban los resultados positivos, espera llegar a la fase 3 en septiembre.

Julie Gerberding, vicepresidenta ejecutiva de Merck, aseguró que “no se tomarán atajos de seguridad” en las dos candidatas a vacuna que investiga la compañía.

Julie Gerberding, vicepresidenta ejecutiva de Merck, aseguró que “no se tomarán atajos de seguridad” en las dos candidatas a vacuna que investiga la compañía.

Merck, que posee el record de mayor rapidez en el desarrollo de una vacuna —cuatro años para lanzar en 1967 su inmunización contra las paperas—, también tiene experiencia como para saber que a veces las cosas no salen como se espera. “Si se demuestra que los enfoques desarrollados por otros son superiores a los que persigue Merck, trabajaremos para apoyar esos esfuerzos en beneficio de la salud mundial”, dijo Gerberding.

Aunque el laboratorio recibió USD 38 millones de fondos gubernamentales, su ejecutiva no dijo nada sobre la cuestión del precio. En cambio, señaló la importancia de que la población esté bien informada, en alusión muy indirecta al movimiento anti-vacunas. “Necesitamos comenzar ya a generar confianza en las nuevas vacunas y a enfrentar los crecientes niveles de desinformación en lo que respecta a la pandemia. Estamos consternados por la continua diseminación de información que es errónea o engañosa”.

John Young, director de negocios de Pfizer, explicó que el laboratorio no aceptó recursos gubernamentales para "avanzar hacia los ensayos clínicos de nuestra candidata tan rápido como nos resultara posible”.

John Young, director de negocios de Pfizer, explicó que el laboratorio no aceptó recursos gubernamentales para “avanzar hacia los ensayos clínicos de nuestra candidata tan rápido como nos resultara posible”.

Hoge, de Moderna, coincidió en que existe “un déficit de confianza” y que será necesario “un esfuerzo amplio” para asegurar que las vacunas contra el coronavirus, una vez aprobadas, sean de adopción masiva. Douoghih, de Johnson & Johnson, agregó: “La reticencia a las vacunas es un reto mayor a medida que pasa el tiempo, y ciertamente existirá para la del COVID-19. “La divulgación, las discusiones y los materiales educativos tienen que ocurrir ahora”.

Pfizer, que invirtió USD 1.000 millones de fondos propios en la vacuna, trabaja en cuatro candidatas, asociado a la compañía alemana BioNTech. “Estamos en una posición única, con el conocimiento y la experiencia, la capacidad de fabricación y los recursos financieros para contar con el potencial de completar una vacuna”, dijo Young. Dos de sus candidatas han recibido permiso de la FDA para acelerar las pruebas y se espera que entren en fase 2 a fines de julio.

Si todos los ensayos progresan adecuadamente, Pfizer podría producir 1.300 millones de dosis, a nivel global, en 2021. Young fue el único ejecutivo que se aventuró a hablar de un producto listo antes del fin de 2020: si todo saliera perfectamente bien y en octubre o noviembre pudiera pedir el permiso de las autoridades sanitarias, podría tener hasta 100 millones de dosis en diciembre. “Tengo gran confianza en que nuestra industria puede prevalecer en el resultado final de nuestra batalla contra el COVID-19, en que la ciencia va a triunfar”, concluyó.

(Visited 15 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

Cuál es el aporte de las vacunas genéticas para la cura del cáncer, esclerosis múltiple y otras enfermedades

Publicado

on

Por

El innovador desarrollo de la tecnología por ARN mensajero en las vacunas de Pfizer/BioNTech y de Moderna es la gran esperanza para combatir al COVID-19 y una larga serie de males conocidos y a futuro

Toda catástrofe tiene su lado positivo. Como el Ying y el Yang. Dentro de todo lo malo, algo bueno emerge. Y ese pensamiento oriental podría relacionarse directamente con la actual pandemia emergida en China por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que azota al mundo desde hace un año y que ya causó 93 millones de infectados y casi 2 millones de muertos.

Esa pequeña luz en medio de la oscuridad es el desarrollo científico detrás de las nuevas vacunas para prevenir la enfermedad COVID-19, que el nuevo coronavirus genera. Y dentro del lote de vacunas que ya se aplican en varios países del mundo, hay dos desarrollos innovadores que han demostrado una alta eficacia y muy buena seguridad, los dos requisitos básicos para su éxito. Ellas son las vacunas genéticas de los laboratorios Pfizer-BioNTech y Moderna, que utilizan la nueva plataforma de ARN mensajero.

Pero la noticia que sobresale y que entusiasma al los científicos en todo el mundo, es que esta nueva tecnología no solamente servirá para detener el avance del nuevo coronavirus. La innovadora plataforma genética ya está siendo investigada para combatir otras enfermedades como el cáncer, la esclerosis múltiple y más. Actualmente, se están desarrollando nuevas vacunas de ARN para 30 enfermedades infecciosas diferentes. Cinco de ellas se están probando ya en humanos: dos contra el virus del sida, una contra la gripe estacional, otra contra todas las gripes, y otra contra el virus del herpes genital. Potencialmente el ARN permite atacar a muchos patógenos, no solo virus, sino también parásitos como el de la malaria.

La innovadora técnica del ARN mensajero ya se aplica para combatir otras enfermedadesLa innovadora técnica del ARN mensajero ya se aplica para combatir otras enfermedades

Esta semana, el laboratorio BioNTech, publicó un estudio, aún en fase inicial, que ejemplifica el potencial de esta revolucionaria técnica, en el que se demuestra como se revierte en animales una enfermedad de la que no se conoce la causa y para la que no hay cura: la esclerosis múltiple, una dolencia que puede generar desde pocos hormigueos en los miembros hasta la parálisis casi completa. Por razones que la ciencia todavía desconoce, el sistema inmune de los pacientes comienza a atacar a su propio organismo, en concreto a la vaina protectora de los nervios llamada mielina, lo que puede provocar daños en el sistema nervioso central. Hay pacientes en toda su vida solo sufrieron un ataque, pero hay otros que tienen ataques continuos y su movilidad y deterioro cognitivo aumentan.

El trabajo de la doctora Katalin Karikó y el doctor Ugur Sahin, publicado en Science, explica que un tratamiento basado en un ARN mensajero modificado fue bien tolerado por los animales. La inyección produce una proteína que es capaz de modular el sistema inmune. Los ratones tratados mostraron al comienzo del tratamiento un freno del deterioro y luego una reversión de la enfermedad. En algunos casos la vacuna revirtió la parálisis que sufrían esos animales.

Hay dos patógenos que causan la mayor cantidad de enfermedades que existen. Ellos son los virus y las bacterias, que incluso interactúan entre sí y buscan de combatirse en el amplio campo de batalla que es la naturaleza. El ARN, una de las herramientas que utilizan tradicionalmente las bacterias para combatir los virus, se transformó en una de las mejores armas que los humanos han descubierto para luchar contra la actual pandemia originada por un virus.

Las nuevas técnicas genéticas en vacunas también transforman las enfermedades a futuro (Shutterstock)Las nuevas técnicas genéticas en vacunas también transforman las enfermedades a futuro (Shutterstock)

La bioquímica de la Universidad de Berkeley, Jennifer Doudna, fue pionera en determinar la estructura del ARN, lo que la ayudó a ella y a su asesor de doctorado a descubrir cómo podría ser el origen de toda la vida en este planeta. Luego, ella y su colega francesa Emanuelle Charpentier inventaron una herramienta de edición de genes guiada por ARN, que les valió el Premio Nobel de Química 2020. La herramienta se basa en un sistema que utilizan las bacterias para combatir los virus. Las bacterias desarrollan secuencias repetidas agrupadas en su ADN, conocidas como CRISPR, que pueden recordar virus peligrosos y luego desplegar tijeras guiadas por ARN para destruirlos. En otras palabras, es un sistema inmunológico que puede adaptarse para combatir cada nueva ola de virus, justo lo que los humanos necesitamos en la actualidad.

El año de la plaga de 2020 será recordado como el momento en que estas vacunas tradicionales fueron suplantadas por algo fundamentalmente nuevo: las vacunas genéticas, que entregan un gen o un fragmento de código genético a las células humanas. Las instrucciones genéticas luego hacen que las células produzcan, por sí mismas, componentes seguros del virus objetivo para estimular el sistema inmunológico del paciente y combatirlo cuando irrumpe en el organismo.

Para el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, el componente clave es su proteína de punta, que cubre la envoltura externa y le permite infiltrarse en las células humanas. Un método para hacer esto es insertando el gen deseado, usando una técnica conocida como ADN recombinante, en un virus inofensivo que puede llevar el gen a las células humanas. Para hacer una vacuna COVID, se edita un gen que contiene instrucciones para construir parte de una proteína de pico de coronavirus en el ADN de un virus debilitado como un adenovirus, que puede causar el resfriado común. La idea es que el adenovirus rediseñado se infiltrará en las células humanas, donde el nuevo gen hará que las células produzcan muchas de estas proteínas de pico.

Las vacunas genéticas entregan un gen o un fragmento de código genético a las células humanas (Shutterstock)Las vacunas genéticas entregan un gen o un fragmento de código genético a las células humanas (Shutterstock)

Como resultado, el sistema inmunológico de la persona estará preparado para responder rápidamente si ataca el coronavirus real. Este enfoque condujo a uno de los primeros candidatos a vacuna COVID, desarrollado en el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford. Allí, los científicos modificaron el gen de la proteína de punta en un adenovirus que causa el resfriado común en los chimpancés, pero que es relativamente inofensivo en los humanos.

Pero otra forma de introducir material genético en una célula humana y hacer que produzca los componentes de un virus peligroso, como las proteínas de pico, que pueden estimular el sistema inmunológico. En lugar de transformar el gen del componente en un adenovirus, simplemente puede inyectar el código genético del componente en humanos como ADN o ARN. Respecto a la utilización del primero, hasta ahora no se ha desarrollado ningún mecanismo de administración fácil y confiable para introducir vacunas de ADN en el núcleo de las células humanas.

Lo cual nos deja la molécula estrella en la lucha contra COVID-19 que es el ARN. Mientras el ADN permanece acomodado en el núcleo de nuestras células, protegiendo la información que codifica, el ARN, por otro lado, sale y despliega su artillería. Los genes codificados por nuestro ADN se transcriben en fragmentos de ARN que salen del núcleo de nuestras células hacia la región de fabricación de proteínas. Allí, este ARN mensajero (ARNm) supervisa el ensamblaje de la proteína especificada. En otras palabras, en lugar de quedarse en casa seleccionando información, crea productos reales.

infografia

Los doctores Sydney Brenner de Cambridge y James Watson de Harvard, identificaron y aislaron por primera vez moléculas de ARNm en 1961. Pero fue difícil con aquella tecnología que la molécula sobreviviera, porque el sistema inmunológico del cuerpo a menudo destruía el ARNm que los investigadores diseñaron e intentaron introducir en el cuerpo. Luego, en 2005, un par de investigadores de la Universidad de Pensilvania, Katalin Kariko y Drew Weissman, demostraron cómo modificar una molécula de ARNm sintético para que pudiera ingresar a las células humanas sin ser atacada por el sistema inmunológico del cuerpo.

Cuando la pandemia de COVID-19 golpeó hace un año, dos compañías farmacéuticas jóvenes e innovadoras decidieron intentar aprovechar este papel que juega el ARN mensajero: la empresa alemana BioNTech, que formó una sociedad con la empresa estadounidense Pfizer; y Moderna, con sede en Cambridge, que recibió el apoyo del doctor Anthony Fauci y el gobierno estadounidense. Su misión era diseñar ARN mensajero que llevara las letras de código para formar parte de la proteína del pico del coronavirus y desplegarla en células humanas.

BioNTech fue fundada en 2008 por el equipo de marido y mujer de Ugur Sahin y Ozlem Tureci, que se conocieron cuando se estaban formando para ser médicos en Alemania a principios de la década de 1990. Ambos eran de familias de inmigrantes turcos y compartían la pasión por la investigación médica, tanto que pasaron parte del día de su boda trabajando en el laboratorio. Fundaron BioNTech con el objetivo de crear terapias que estimulen el sistema inmunológico para combatir las células cancerosas. También pronto se convirtió en líder en el diseño de medicamentos que utilizan ARNm en vacunas contra virus.

La vacuna de Pfizer-BioNTech contra COVID-19 tiene más de un 90% de eficacia - Oliver Bunic/BloombergLa vacuna de Pfizer-BioNTech contra COVID-19 tiene más de un 90% de eficacia – Oliver Bunic/Bloomberg

Una vacuna de ARNm tiene ciertas ventajas sobre una vacuna de ADN, que tiene que usar un virus rediseñado u otro mecanismo de administración para atravesar la membrana que protege el núcleo de una célula. No es necesario que el ARN ingrese al núcleo. Simplemente debe administrarse a la región externa más accesible de las células, el citoplasma, que es donde se construyen las proteínas. Las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna lo hacen encapsulando el ARNm en diminutas cápsulas aceitosas, conocidas como nanopartículas lipídicas. Moderna había estado trabajando durante 10 años para mejorar sus nanopartículas. Esto le dio una ventaja sobre Pfizer-BioNTech: sus partículas eran más estables y no tenían que almacenarse a temperaturas extremadamente bajas.

En noviembre, los resultados de los ensayos de última etapa de Pfizer-BioNTech y Moderna volvieron con hallazgos contundentes: ambas vacunas tenían una efectividad superior al 90%. Unas semanas más tarde, con COVID-19 una vez más surgiendo en gran parte del mundo, recibieron la autorización de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU. Y se convirtieron en la vanguardia del esfuerzo biotecnológico para hacer retroceder la pandemia. La invención de vacunas de ARN fácilmente reprogramables fue un triunfo ultrarrápido del ingenio humano, pero se basó en décadas de investigación impulsada por la curiosidad sobre uno de los aspectos más fundamentales de la vida en el planeta tierra: cómo se transcriben los genes en ARN que le dicen a las células qué proteínas ensamblar.

La pandemia por COVID-19 no será la plaga final. Sin embargo, gracias a la nueva tecnología de ARN, es probable que nuestras defensas contra la mayoría de las plagas futuras sean inmensamente más rápidas y efectivas. A medida que surgen nuevos virus, o cuando el coronavirus actual muta, los investigadores pueden recodificar rápidamente el ARNm de una vacuna para atacar las nuevas amenazas. “Fue un mal día para los virus”, dice el presidente de Moderna, Noubar Afeyan, un armenio nacido en Beirut que emigró a los Estados Unidos, sobre el domingo en el que recibió los resultados del ensayo clínico de su empresa. “Hubo un cambio repentino en el equilibrio evolutivo entre lo que puede hacer la tecnología humana y lo que pueden hacer los virus. Es posible que nunca más tengamos una pandemia”.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Portada

Hallan beneficios en el vínculo entre niños con autismo y los gatos

Publicado

on

Por

En algunas familias, podrían aportar efectos positivos más amplios que los perros, según el primer ensayo controlado aleatorio con felinos.

En su trabajo como enfermera en escuelas públicas de Columbia, en Estados Unidos, Gretchen Carlisle solía interactuar con estudiantes con diferentes trastornos que debían tomar varios medicamentos por día y que, en algunos casos, sufrían convulsiones. También tuvo oportunidad de observar cómo la interacción con perros, cobayos y hasta peces que sus maestros de educación especial llevaban, solía generar experiencias tranquilizadoras para los chicos y chicas.

En la actualidad, como científica del Centro de Investigación de la Universidad de Missouri para la Interacción Humano-Animal (ReCHAI, por sus siglas en inglés), dependiente de la Facultad de Medicina Veterinaria, Carlisle estudia los beneficios que los animales de compañía pueden producir en las familias.

Si bien muchos trabajos enfatizan los beneficios de los perros para niños y niñas con trastornos del espectro autista (TEA), el estudio más reciente de Carlisle concluyó que los gatos pueden ayudar a aumentar la empatía, al tiempo que disminuyen la ansiedad por separación. Los hallazgos, sostiene, pueden tener implicaciones satisfactorias para las familias que estén considerando adoptar un animal de compañía para su hijo.

“Investigaciones anteriores demostraron que los padres de niños con autismo están más estresados ​​que los padres de niños con cualquier otra discapacidad”, afirma Carlisle. “Si una familia está considerando adoptar un animal de compañía, queremos brindar la mejor información posible basada en la evidencia para que puedan tomar una decisión informada, y los gatos podrían ser más beneficiosos que los perros para algunas familias”, asevera.

El vínculo con los gatos también aporta beneficios. Foto ilustrativa Shutterstock.

El vínculo con los gatos también aporta beneficios. Foto ilustrativa Shutterstock.

El estudio

La evidencia sobre los beneficios de la relación con animales de compañía para personas con TEA es vasta. Pero se sabe poco sobre el vínculo con los gatos. Por el eso, el objetivo que se plantearon Carlisle y sus colegas fue explorar el impacto de la adopción de estos animales de refugios por parte de familias con niños con autismo. Previamente, se examinó el temperamento de los gatos para asegurarse de que estuvieran tranquilos y fueran una buena pareja para la familia.

El “Estudio exploratorio de adopción de gatos en familias de niños con autismo: impacto en las habilidades sociales y la ansiedad de los niños”, cuyos resultados fueron publicados en el Journal of Pediatric Nursing, es el primer ensayo controlado aleatorio en indagar en este tema.

Las familias asignadas al grupo de tratamiento adoptaron un gato y fueron seguidas durante 18 semanas; mientras que aquellas que integraban el grupo de control fueron monitoreadas por un tiempo similar sin ninguna intervención, para luego sí pasar al tratamiento mediante la adopción de un gato y fueron seguidas durante otras 18 semanas.

Las familias reclutadas para participar del estudio tenían niños o niñas con autismo de 6 a 14 años. En el monitoreo realizado, no solo informaron un vínculo instantáneo entre sus hijos con autismo y los nuevos integrantes, sino que esa unión se mantuvo fuerte a lo largo del tiempo y la ansiedad de los chicos disminuyó con el tiempo.

“Descubrimos que el principal beneficio de estos animales de compañía es su aceptación incondicional“, afirmó Carlisle. “Algunos niños con autismo pueden tener problemas sensoriales o ser sensibles a los ruidos fuertes, por lo que un gato puede ser una mascota apropiada y reconfortante para algunas familias, debido a su presencia tranquilizadora”.

Ayudarlas a tomar la mejor decisión para sus hijos fue el motor que impulsó la investigación de Carlisle con animales de compañía, y los hallazgos del estudio destacan los beneficios de la interacción entre humanos y animales.

Un gato puede ser una mascota apropiada para algunas familias, debido a su presencia tranquilizadora. Foto ilustrativa Shutterstock.

Un gato puede ser una mascota apropiada para algunas familias, debido a su presencia tranquilizadora. Foto ilustrativa Shutterstock.

“Como ex enfermera pediátrica, siempre me esforcé por ayudar a los niños, y una cosa que aprendí es que es necesario involucrar a los padres para que puedan tomar decisiones informadas para sus hijos”, subrayó. “Veo a las mascotas como una forma de mejorar el bienestar, y es gratificante brindar asistencia a las familias”, concluyó.

Los fondos para el estudio fueron proporcionados por el Human Animal Bond Research Institute y la Winn Feline Foundation.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Tras la polémica, Carla Vizzotti salió a aclarar que se aplicarán las dos dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus

Publicado

on

Por

La viceministra de Salud afirmó que la inmunización será con los dos componentes. El lunes había hablado de dar una sola dosis para llegar a 20 millones de vacunados en marzo.

Las declaraciones de Carla Vizzotti publicadas el lunes en el diario Página 12 sumaron más incertidumbre al, por ahora, escueto e insuficiente esquema de vacunación contra el coronavirus que lleva adelante el gobierno argentino. La secretaria de Acceso a la Salud había asegurado que no se descartaba aplicar una sola dosis de la vacuna Sputnik V con el objetivo de llegar a los 20 millones de inmunizados para el mes de marzo. Con esto sugería que estaban pensando en “tener 20 millones de personas” parcialmente inmunizadas en vez de 10 millones con las dos dosis completas, como correspondería.

Sin embargo, con el correr de las horas, la idea fue generando polémica y dudas entre los expertos. El caso terminó por desatar un vendaval de críticas que resultó difícil de contener hasta para el mismo Alberto Fernández. Tal vez por eso, la propia Vizzotti tuvo que salir a aclarar a primera hora del martes que el Gobierno respetará la aplicación de las dos dosis por persona (la primera y la complementaria) que propone el desarrollo ruso. En rigor de verdad, Vizzotti tuvo que aclarar todo esto por Twitter luego de que se filtrara a la prensa una contundente posición del presidente Fernández acerca de que Vizzotti, lisa y llanamente, se había equivocado con sus dichos.  “Está mal lo que dijo, se equivocó”, expresó Fernández a uno de sus ministros.

“La vacuna Sputnik V es la única cuyo esquema de vacunación consta de dos componentes, en primer lugar, el componente Ad26, y luego de un intervalo mínimo de 21 días, el segundo componente Ad5. Argentina planea administrarlas según esta indicación“, escribió la funcionaria en la cuenta de Twitter, pocos minutos después de que se conociera la versión del enojo del mandatario argentino.

De todas formas, la funcionaria no especificó en qué lapso de tiempo, pasados esos 21 días, se aplicará la segunda dosis.  Son interrogantes que el Gobierno no termina de aclarar.

¿Qué fue lo que pasó? “Habló como panelista, dijo lo tenía que decir. Expreso un clima que existe en el mundo acerca de cómo administrar las dosis de la vacuna rusa. Pero lo dijo sin advertir que estaba mal y desató el papelón”, explicaron fuentes cercanas al presidente a Clarín. La misma fuente avanzó un poco más: “En el ministerio de Salud hay una interna muy fuerte entre dos líneas. Por eso notarán silencio de parte de un sector frente al error que cometió la funcionaria, dejaron que quede en evidencia”, cerró la fuente

“En este contexto de pandemia es muy lógico pensar que se pueda vacunar a más gente con la primera dosis y diferir la segunda para cuando ya esté controlado el brote”, aseguró Vizzotti el lunes en una entrevista publicada por el diario Página 12.

“La decisión sanitaria más importante que nos tenemos que plantear es si queremos tener 10 millones de personas vacunadas a marzo con dos dosis o si preferimos tener 20 millones de personas con una sola“, sostuvo la funcionaria.

Pero el martes todo eso cambió. En una serie de mensajes publicados en Twitter, la funcionaria afirmó que se mantendrá el cronograma previsto para la llegada de la vacuna rusa.

“El Gobierno argentino adquirió al Fondo de Inversión Directa de Rusia 15 millones de esquemas de vacuna Sputnik V, 30 millones de dosis, que llegarán en función del contrato firmado, entre los meses de diciembre y marzo de 2021”, escribió.

Y agregó: En los próximos dias, según lo planificado, llegarán 300 mil dosis del segundo componente, para completar los esquemas de vacunación iniciados. Luego, continuará el cronograma de entrega hasta completar el 100% de las dosis adquiridas, de ambos componentes, tal como se informó.

De todas formas, Vizzotti dijo que desde el inicio, el Gobierno analiza “acciones sanitarias para dar respuesta a la pandemia”, para lo que entabló “negociaciones con todos los productores para contar con vacunas seguras y eficaces en cantidad suficiente y en forma oportuna”.

“Analizamos en consenso con expertos, expertas y las 24 jurisdicciones, las posibles estrategias de vacunación para lograr el objetivo que ansiamos: avanzar hacia el principio del fin de la pandemia y salvar la mayor cantidad de vidas posibles”, cerró.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas