Connect with us

Economia

Argentina sacrifica la economía para combatir al coronavirus, y gana elogios

Publicado

on

Es demasiado pronto para decir si el enfoque de Alberto Fernández funcionará mejor que los de López Obrador o Bolsonaro, en México y Brasil. Pero si lo hace, podría tener comenzar a sanar división política del país

Cuando Alberto Fernández visitó México en su primer viaje al exterior como presidente electo, dijo que ambos países enfrentarían juntos el “desafío de la globalización”.

Menos de cinco meses después, las posiciones de Fernández y del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para combatir la pandemia de coronavirus no podrían ser más distintas.

Mientras que el líder mexicano instar recién ahora a los ciudadanos a quedarse en casa, después de alentarlos a comer fuera para apoyar la economía local, Argentina cerró la vida social e impuso una estricta política de “quedarse en casa” hace una semana, incluso a riesgo de afectar desproporcionadamente los medios de vida de la base de votantes de clase media y media baja de Fernández.

La clave de esa decisión fueron la declaración del virus en pandemia y conversaciones crudas y directas con especialistas en la lucha contra la enfermedad, dijeron personas familiarizadas con la estrategia oficial.

López Obrador y Fernández

López Obrador y Fernández

“Las opciones son cuidar la economía o cuidar la vida”, dijo Fernández el miércoles. “Elegí cuidar las vidas”.

En América Latina, donde un gran número de personas depende de la economía informal para sobrevivir, no hay buenas opciones para los gobernantes. La decisión de Fernández de ir con todo para luchar contra Covid-19 se destaca no solo por su contraste con México sino también con Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro ha minimizado los riesgos y se enfrentó públicamente con los gobernadores que están tomando medidas estrictas para combatir el virus en sus estados.

Momentos clave

“Este es un momento decisivo para que Alberto Fernández demuestre que tiene el control y lidera el país”, dijo Jimena Blanco, directora de investigación política de América Latina de la consultora Verisk Maplecroft. “El peor escenario es tener una respuesta desordenada, o ninguna respuesta, que es lo que estamos viendo en México y Brasil”.

La decisión de Fernández de poner a su país en cuarentena estuvo profundamente influenciada por el anuncio de la Organización Mundial de la Salud del 11 de marzo de que el coronavirus ya era una pandemia, según un alto funcionario del gobierno. La doctora Maureen Birmingham, representante de la OMS en la Argentina, mantiene una comunicación constante con las autoridades locales e incluso con el propio Fernández.

Esa decisión se reforzó cuando el Presidente vio que los casos se disparaban rápidamente en Italia y España. Antes de su anuncio, Fernández habló con los primeros ministros italianos y españoles, Giuseppe Conte y Pedro Sánchez, para escuchar sus experiencias, dijo el funcionario. Fernández entablo buenas relaciones con ambos hombres después de visitarlos a principios de este año. El presidente de México es, por el contrario, famoso por no viajar al extranjero.

Comprar tiempo

También quería ganar tiempo para el frágil sistema de atención médica de Argentina tratando de aplanar la curva lo antes posible, dijo el funcionario. El Presidente habla diariamente con el gobernador de la provincia de Buenos Aires y el alcalde de la ciudad, donde se concentran la mayoría de los casos.

Al mismo tiempo, Fernández, quien ha admitido públicamente que su estrategia colocará a la economía en una crisis más grande, dijo que espera que los casos alcancen su punto máximo en la primera mitad de mayo y que si es necesario está dispuesto a extender la cuarentena, que termina el 31 de marzo.

Le presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Le presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (REUTERS/Ueslei Marcelino)

Los gobiernos de todo el mundo están adoptando sus propios enfoques para frenar la propagación del virus, y algunos países como Japón, relativamente poco afectados, toman medidas mínimas; otros, como España e Italia, en el centro de la epidemia y con bloqueo total, y un tercer grupo, incluido Australia, buscan equilibrar el daño económico con la protección de la salud pública.

Si bien cada postura es polémica, en Argentina, una tierra de crisis financiera crónica y grieta política, el desafío de abordar el coronavirus está trayendo un sentido inusual de unidad. Fernández estuvo en estrecho contacto con representantes de todo el espectro político para el anuncio de cuarentena total del 19 de marzo, una rara muestra de consenso en un país que soporta un tercer año de crisis económica y que coquetea nuevamente con el default.

Bajo la sombra

Más allá de motivos puramente humanitarios, la demostración de consenso le da a Fernández la oportunidad de emerger de la sombra de su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

“Un shock externo masivo que hace que las cosas sean terribles en todas partes, en lugar de solo donde estás, puede ser políticamente útil”, dijo Daniel Lansberg-Rodríguez, un analista de riesgo geopolítico que enseña en la Kellogg School of Management de la Universidad Northwestern. “Los primeros en adoptar fueron a menudo los líderes que estaban más dispuestos a cambiar la conversación”.

Las encuestas muestran que la mayoría de los argentinos aprueba la respuesta del gobierno.

Una imagen de Buenos Aires vacía de noche en medio de la cuarentena obligatoria por el coronavirus

Una imagen de Buenos Aires vacía de noche en medio de la cuarentena obligatoria por el coronavirus

Aun así, es una gran apuesta para Fernández. Si bien las personas con una situación económica mejor pueden pasar la crisis trabajando desde sus casas, eso no es un lujo para los menos acomodados que conforman su base electoral.A partir de 2018, casi la mitad de los trabajadores argentinos estaban en la economía informal, según el instituto de investigación de la Universidad Católica de Argentina, incluidos trabajos como vendedores ambulantes y trabajadores de casas particulares.

La respuesta financiera del gobierno a la crisis ha intentado cerrar esa brecha, con medidas como pagos adicionales para padres y jubilados de bajos ingresos, un pago de $10.000 para trabajadores informales y algunos trabajadores independientes en abril, y un congelamiento de precios en 2.300 productos esenciales.

Medidas duras

Todavía no hay garantía de que sus duras medidas, también implementadas por otras economías más pequeñas como Chile, Perú y Colombia, tengan éxito en la lucha contra una pandemia que se está extendiendo rápidamente por toda América Latina.

Los casos aumentaron casi un 30% en un día a 502 a partir del jueves, con ocho muertes registradas [13 el viernes por la mañana]. Además, con cerca de 2.500 pruebas realizadas este mes, Argentina muestra una tasa de testeos pobre en comparación con vecinos como Chile, donde el gobierno del presidente Sebastián Piñera ha realizado más de 7.500.

La repentina cordialidad bipartidista tampoco puede durar mucho. Sin embargo, todavía representa una negociación política notablemente ausente en Brasil y México, la primera y segunda economía de la región, respectivamente.

 El coronavirus también ofrece una distracción para Fernández, quien aún tiene que presentar un plan integral para sacar a Argentina de la crisis económica. También justifica más gasto social. Independientemente de cualquier motivo político, puede haberle comprado a Argentina un tiempo valioso para combatir el virus

En México, López Obrador aprovecha su popularidad y mayoría en el Congreso para seguir una ruta más quijotesca, enfocándose durante semanas en prevenir un colapso económico antes de cambiar de marcha el jueves cuando llamó a las personas a quedarse en casa. Bolsonaro ha dejado a los gobernadores estatales sin otra opción que tomar las decisiones difíciles por sí mismos, enviando mensajes contradictorios en un país de 210 millones de habitantes.

Es cierto que el coronavirus ofrece una distracción para Fernández, quien aún tiene que presentar un plan integral para sacar a Argentina de la crisis económica. También justifica más gasto social. Independientemente de cualquier motivo político, puede haberle comprado a Argentina un tiempo valioso para combatir el virus.

“Vimos lo que sucedía en Europa, teníamos imágenes en los diarios de España e Italia, países muy cercanos a nosotros, que creaban ansiedad y estrés en Argentina, y el gobierno salió a atacar la situación”, dijo Juan Negri, un profesor de ciencias políticas en la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires. “Está tratando de anticipar el peor de los casos de una explosión de crisis social”.

Es demasiado pronto para decir si el enfoque de Fernández funcionará mejor que los de López Obrador o Bolsonaro. Pero si lo hace, podría tener la oportunidad de sanar la amarga división política de Argentina, según Blanco, de Verisk Maplecroft.“Si le va bien, podría consolidarse como un líder, incluso para las personas que no votaron por él”, dijo.

(Visited 28 times, 1 visits today)

Economia

El impuesto a la riqueza, en la tapa del Washington Post: fuerte crítica a la ley y a cómo se implementó en la Argentina

Publicado

on

Por

El diario norteamericano explicó que muchos contribuyentes deberán vender parte de sus activos para pagarlo y señaló que la situación económica empeoró por las medidas del Gobierno

El nuevo impuesto a la riqueza se cobrará el 30 de marzo

La decisión del gobierno argentino de implementar un impuesto a las grandes fortunas generó fuertes críticas entre los contribuyentes que deberán vender parte de sus activos para pagarlo.

Así lo indica un artículo publicado en la portada impresa de hoy del Washington Post, firmada por Diego Laje y Anthony Faiola titulado en su versión en papel “Argentina pasa la factura de la pandemia a los ricos”.

Allí se da cuenta del testimonio de Gabriel De Raedemaeker quien relató que “ya está calculando qué partes de su finca podría tener que vender. No es que las cosechas hayan fracasado o que los precios de las materias primas estén en crisis. Es el nuevo impuesto sobre el patrimonio del gobierno”.

“El Estado me está llevando al límite”, explicó De Raedemaeker, de 54 años (y vicepresidente de CRA), que se enfrenta a un aumento de impuestos del 70% en virtud del nuevo gravamen de la época de la pandemia que afecta a los ciudadanos con más de 3,4 millones de dólares de patrimonio.

La nota sobre Argentina la portada de The Washington Post  de hoyLa nota sobre Argentina la portada de The Washington Post de hoy

“Al menos desde la década de 1940, cuando la humilde Eva ‘Evita’ Perón pronunciaba encendidos discursos desde el balcón a sus ‘masas descamisadas’, el conflicto de clases ha permanecido justo debajo de la superficie de este Estado sudamericano crónicamente endeudado. Para salir de un enorme agujero fiscal agravado por la pandemia, Argentina está lanzando una llamada de atención que ahora resuena en todo el mundo: Que paguen los ricos”, explicaron los autores, en referencia a este polémico impuesto, que se superpone con el pago de Bienes Personales y amenaza con generar una fuerte conflictividad judicial.

Luego, el artículo menciona que muchos países “han recurrido a los ricos en tiempos de crisis. Después de la Primera y Segunda Guerras Mundiales, los países europeos y Japón adoptaron impuestos sobre la riqueza para financiar la reconstrucción. Más recientemente, Irlanda e Islandia utilizaron este tipo de impuestos para ayudar a rellenar las arcas del Estado tras la crisis financiera mundial”.

En base a estos precedentes, “¿por qué no, argumentan sus defensores, hacer recaer el coste de la épica recesión mundial causada por la pandemia en aquellos que más se lo pueden permitir?” y citan el aumento de la desigualdad global generado por la pandemia del coronavirus desde hace un año.

En particular, citan el caso de Bolivia, “el país más pobre de Sudamérica ha ido más allá de las palabras, adoptando en diciembre un impuesto permanente sobre la riqueza. El impuesto tocará sólo a 152 personas”, tuiteó el presidente socialista Luis Arce. “El beneficio llegará a miles de familias bolivianas”.

El oficialismo impulsó una marcha cuando el proyecto se debatió en diputados (Thomas Khazki)El oficialismo impulsó una marcha cuando el proyecto se debatió en diputados (Thomas Khazki)

“Los analistas afirman que es probable que la pandemia dé impulso a los llamamientos en favor de sistemas fiscales que aborden las diferencias extremas entre ricos y pobres. Pero los impuestos sobre el patrimonio son notoriamente difíciles de aplicar, y tienen un historial de efectos secundarios profundamente negativos que pueden socavar seriamente su intención”, subrayaron los autores.

En este sentido, recordaron que en Francia, “un antiguo impuesto sobre la riqueza, derogado en 2018, fue culpado de un aumento de la evasión fiscal y de la huida de miles de los ciudadanos más ricos del país”.

“Puede conducir a la salida de la riqueza, lo que no es beneficioso para ningún país”, dijo Jean Pisani-Ferry, un miembro senior del Instituto Peterson con sede en Washington.

“Hace una década, 12 de los países más desarrollados del mundo tenían impuestos sobre el patrimonio. El número se ha reducido a tres: Noruega, España y Suiza. Especialmente complicados son los impuestos diseñados para captar un porcentaje de los activos, en lugar de los ingresos, como el gravamen único de Argentina”, aclararon.

En Bolivia también se aprobó un impuesto a la riqueza
EFE/Martin Alipaz/Archivo
En Bolivia también se aprobó un impuesto a la riqueza EFE/Martin Alipaz/Archivo

Al respecto, explicaron que “incluso las personas muy ricas pueden no tener suficiente dinero en efectivo para pagar una factura de impuestos grande e imprevista”.

“Los impuestos sobre la riqueza plantean problemas intrínsecos”, afirma Pascal Saint-Amans, director de política fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. “Puedes gravar a Bezos con 1.000 millones de dólares, pero ¿tendrá siempre 1.000 millones listos para pagar en efectivo? ¿Qué tendría que vender? Se trata de la liquidez de los activos”, declaró.

“Argentina está recurriendo a sus ciudadanos más ricos después de haber perdido la fe de los inversores extranjeros, y con pocos otros medios para tapar los agujeros financieros. El país ha soportado colapsos financieros periódicos e impagos de deuda durante varias décadas; entró en la pandemia con la necesidad de reestructurar 65.000 millones de dólares de deuda privada que ya no podía pagar”, recordó el Washington Post.

Puedes gravar a Bezos con 1.000 millones de dólares, pero ¿tendrá siempre 1.000 millones listos para pagar en efectivo? (Saint-Amans, OCDE)

El diario de la capital de EEUU describe como la pandemia empeoró las cosas en el país, con un producto interior bruto que se cayó 11,8% el año pasado: “El peso se desplomó cuando los argentinos, temerosos, acumularon dólares estadounidenses, y el gobierno, como tantas veces en el pasado, recurrió a la imprenta para llegar a fin de mes. Ahora, Argentina está buscando otro gran rescate del Fondo Monetario Internacional, que casi con toda seguridad vendrá con la condición de que el país instituya recortes de gastos”.

Además, señalaron que la pobreza pasó del 35,4% en el primer semestre de 2019 al 40,9% en el mismo período de 2020, y que en los últimos meses, Walmart, Latam Airlines, Uber Eats, Norwegian Airlines y Nike se fueron del país o redujeron sus operaciones locales.

Carlos Heller y Máximo Kirchner autores del proyecto que se convirtió en leyCarlos Heller y Máximo Kirchner autores del proyecto que se convirtió en ley

“El gobierno ha conseguido evitar un aumento más amplio de la pobreza durante la pandemia mediante programas sociales y ofreciendo ayudas en efectivo. Los funcionarios dicen que el impuesto sobre el patrimonio es necesario para ayudar a compensar ese gasto. Proyectan que el gravamen único recaudará 3.500 millones de dólares de unos 12.000 individuos”. “Estamos hablando del 0,02 por ciento de la población”, dijo Carlos Heller, miembro de la Cámara de Diputados de Buenos Aires que copatrocinó el proyecto de ley. “Es una pequeña contribución que estamos pidiendo a los argentinos más ricos”.

Y aunque menciona el caso de personas que pueden ocultar parte de su patrimonio en el extranjero para evadir impuestos, aclara que “hay un grupo que lo tiene mucho más difícil: los ruralistas, los agricultores acomodados”.

“De Raedemaeker perdió entonces mucho dinero, dijo. Ahora, de un plumazo en diciembre, el gobierno peronista ha aumentado su carga fiscal hasta el equivalente a 192.000 dólares, frente a 113.000 dólares. Como muchos ruralistas, De Raedemaeker es rico en tierras; cultiva trigo y soja en 1.700 hectáreas en la provincia de Córdoba, en la fértil Pampa occidental. Pero dice que no tiene el flujo de caja para absorber un aumento tan repentino y que podría tener que vender un tractor para cubrir el costo”, subrayaron.

“Este intento de construir la igualdad nos aplana a todos”, dijo. “En lugar de premiar el mérito, el trabajo y el estudio, simplemente quieren que la gente dependa del Estado”, concluyó en esta nota.

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Economia

En enero, el superávit primario llegó a $ 24.074 millones

Publicado

on

Por

Por recorte en el gasto y un excepcional crecimiento de los ingresos por comercio exterior el balance fiscal dio positivo

El Gobierno logró alcanzar el superávit primario en enero gracias a un aumento en los ingresos por retenciones. Las cuentas públicas arrojaron un resultado positivo de $ 24.074 millones

El pago de intereses de la deuda pública, neto de pagos intra-sector público, fue de $27.104 millones. De esta forma, el resultado financiero del Sector Público Nacional fue deficitario en $3.030 millones, el más bajo de los últimos cinco años, según destacaron desde el ministerio de Economía. Fuentes de esa cartera señalaron que la quita de intereses por la reestructuración de la deuda fue clave: significó un ahorro desde el punto de vista financiero de $ 45.000 millones.

El Tesoro aún no solicitó asistencia al Banco Central pero, de acuerdo con lo que establece el Presupuesto 2021, que contempla un déficit primario de 4,5% podría hacerlo en los próximos meses.

Los ingresos totales del Sector Público crecieron 53,3% el mes pasado, en particular los tributarios, impulsados por la suba excepcional en los derechos de exportación. Es que durante el primer mes de este año, en el que habitualmente los ingresos por la actividad comercial son más bajos producto de la estacionalidad, se dio un hecho singular que se sumó a las mejoras de los términos del intercambio que se registraron en enero.

En diciembre, medidas de fuerza en zonas portuarias postergaron las exportaciones para el mes siguiente, lo que explica la fuerte alza en los derechos de exportación. “De todos modos, aún si se excluyera este efecto por ‘única vez’ del cálculo, la recaudación tributaria evidenciaría una dinámica superior al nivel de precios”, explicaron en la cartera que dirige Martín Guzmán en un comunicado. Los ingresos tributarios crecieron 79,7% y, dentro de ellos, los derechos de exportación se incrementaron 228,1%.

Más allá del alza de los derechos de exportación, los otros tributos que hablan del nivel de actividad también tuvieron un crecimiento por encima del de la inflación interanual. Por ejemplo, lo recaudado por el IVA registró un aumento interanual de 50,3%, mientras que lo que se retuvo por el Impuesto a las Ganancias se incrementó en un 80,8% respecto del primer mes de 2020. Por otro lado, los ingresos relacionados al impuesto a los débitos y créditos crecieron un 42,9% respecto al mismo periodo del año anterior.

Por su parte, el gasto primario registró un incremento de 45,8%, menor al de los ingresos. En enero las transferencias corrientes se incrementaron $ 58.712 millones, lo que implica una suba interanual de 45,1%. De este total, $50.681 millones correspondieron al sector privado. Dentro de este rubro se registraron pagos remanentes del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) por $10.736 millones, correspondientes a la ejecución del ejercicio 2020.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Registro de alquileres: el impacto impositivo será mayor entre los jubilados

Publicado

on

Por

Es porque si declaran el alquiler ya no rige el mínimo no imponible especial del Impuesto a las Ganancias.

 La obligación de registrar los contratos de alquiler y de tributar sobre la renta generada por la locación de inmuebles podría generar un importante impacto en la carga del impuesto a las Ganancias sobre los jubilados y pensionados propietarios que hasta ahora no declararon en la AFIP ese ingreso.

Esto pasa porque “más allá de que el contribuyente pueda optar por declarar la renta del alquiler dentro del Monotributo, al exteriorizar que tiene otro ingreso diferente al de la jubilación, perdería el incremento de las deducciones personales consagrado en la Ley del Impuesto a las Ganancias y debe tributar más”. Además debería pagar la cuota mensual impositiva del Monotributo por el ingreso del alquiler, le dijo a Clarín el tributarista Marcelo D. Rodriguez, de MR Consultores.

Las jubilaciones y pensiones pagan el impuesto a las Ganancias si los haberes superan 6 veces el haber mínimo. A los actuales valores, equivale a $ 114.210, suma que, con el aumento de marzo del 8,1%, ascendería a $ 123.462. Con el proyecto de Ganancias de Sergio Massa esa deducción especial subiría a 8 haberes mínimos.

Pero este mínimo impositivo especial no se aplica “si el jubilado o pensionado tiene otros ingresos o está obligado a tributar el Impuesto sobre los Bienes Personales, siempre y cuando esta obligación no surja exclusivamente de la tenencia de un inmueble para vivienda única”, aclaró Rodríguez.

Otros ingresos van desde tener un sueldo por trabajar en relación de dependencia, por ser autónomo o monotributista, tener participación en sociedades, alquileres, o intereses de plazos fijos, según el tributarista Daniel Lejtman, de Lisicki, Litvin y Asociados.

jubilado ganancias alquiler

Entonces, si un jubilado o pensionado cobra $ 100.000 netos hoy no está alcanzado por Ganancias. Pero si declara el alquiler, le descontarán $ 3.302 mensuales. Además, deberá pagar la cuota impositiva del monotributo, cuyo valor depende el ingreso del alquiler. En total, en este caso podrían sumar casi $ 4.000 mensuales.

Con $ 120.000 de jubilación neta, hoy le descuentan $ 1.357 y pasará a pagar $ 8.324 mensuales más la cuota impositiva del Monotributo.

Con $ 150.000 de jubilación neta, hoy le descuentan $ 8.144 mensuales y le descontarán $ 17.776 mensuales, más la cuota impositiva del alquiler.

Estos valores podrían cambiar con el aumento de marzo y si se aprueba el proyecto de Ganancias de Massa.

Actualmente, pagan Ganancias 230.000 jubilados y pensionados, pero se desconoce cuántos tienen propiedades en alquiler y cuántos las tienen ya declaradas.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas