Connect with us

Politica

Alberto Fernández pierde credibilidad política por las desavenencias del ministro Ginés González García con Pfizer

Publicado

on

El titular de la cartera de Salud está en la mira del Presidente por su estrategia de negociación con la compañía farmacéutica de los Estados Unidos y sus últimas declaraciones asegurando que la vacuna rusa Sputnik V no llegará a la Argentina en 2020

Alberto Fernández se embarcó en la negociación con Pfizer por sugerencia de Ginés González García. El Presidente aceptó la perspectiva del ministro de Salud y ejerció su poder para facilitar que Pfizer entregara millones de dosis de la futura vacuna contra el COVID-19 antes de fin de año. Pero González García cometió mala praxis política y la compañía farmacéutica de los Estados Unidos decidió privilegiar otros mercados en América Latina.

A principios de julio, el jefe de Estado recibió en Olivos al gerente general de Pfizer, Nicolás Vaquer, y quedó expectante por una noticia que escuchó de Fernando Polack, director científico de la Fundación INFANT. Polack, que está en contacto con Pfizer y participó del cónclave, adelantó a Alberto Fernández que la Argentina había sido seleccionada para una de las pruebas técnicas de una posible vacuna del COVID-19.

El Presidente ya sabía que no alcanzaba con la cuarentena obligatoria y buscaba una solución farmacéutica para acotar los estragos futuros de la pandemia. Tras chatear varias veces con Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, Alberto Fernández asumió que la única solución era comprar vacunas antes de su aprobación legal para escapar de la ola de demandas que cruzaría el globo de norte a sur.

Entonces, la oferta de Pfizer aparecía con una solución probable -más aún con la decisión empresarial de avalar pruebas técnicas en el país-, y aplicó toda su decisión política por consejo técnico del ministro González García.

En este contexto, Alberto Fernández envió y forzó la rápida aprobación de una Ley de Vacunas a la medida de las exigencias jurídicas de Pfizer. Esa iniciativa legal, sancionada en la Cámara de Senadores a fines de octubre, establece lo siguiente:

1. Se faculta al Poder Ejecutivo a incluir en los contratos para la adquisición de vacunas cláusulas de prórroga de jurisdicción a favor de los tribunales arbitrales y judiciales extranjeros y de renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana respecto de los reclamos que se pudieren producir en dicha jurisdicción y con relación a esa adquisición

2. Se faculta al Poder Ejecutivo a incluir cláusulas de indemnidad patrimonial respecto de indemnizaciones relacionadas con y en favor de quienes participen de la investigación, desarrollo, fabricación, provisión y suministro de las vacunas, con excepción de aquellas originadas en maniobras fraudulentas, conductas maliciosas o negligencia por parte de los sujetos aludidos

3. Se faculta al Poder Ejecutivo a incluir cláusulas o acuerdos de confidencialidad acordes al mercado internacional de las vacunas contra el COVID-19, de conformidad con las leyes 27.275 de Acceso a la Información Pública, 26.529 de Derechos del Paciente, y normas concordantes, complementarias y modificatorias

Todas estas normas vigentes implican un paraguas legal para Pfizer que Alberto Fernández avaló y el Congreso votó para lograr que Argentina acceda sin dilaciones a la vacuna contra el COVID-19.

Alberto Fernández recibió en Olivos al gerente general de Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación INFANT, Fernando PolackAlberto Fernández recibió en Olivos al gerente general de Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación INFANT, Fernando Polack

Sin embargo, y pese a los gestos políticos del Gobierno, la negociación con Pfizer se empantanó en las últimas semanas. La vacuna de Pfizer debe mantenerse por debajo de los 70 grados bajo cero, y esa información clave era manejada por González García cuando sugirió al Presidente que negociara con la compañía farmacéutica de los Estados Unidos.

Argentina no tiene infraestructura para mantener estable la vacuna de Pfizer en el conurbano y menos aún para organizar un traslado de millones de dosis al interior del país. Se necesitan aviones con sistemas a base de nitrógeno y voluminosas heladeras que mantengan las vacunas a – 70 ºC.

Sin esta logística, la vacuna de Pfizer se transforma en un artilugio farmacéutico con final abierto. Y sus representantes legales entonces plantearon al ministro de Salud que necesitaban una nueva protección jurídica ante la endeble infraestructura estatal de la Argentina.

Como el Gobierno no puede garantizar que la vacuna llegue en condiciones técnicas normales a las provincias, Pfizer solicitó un nuevo contrato que estableciera las responsabilidades respecto a los daños físicos causados por la aplicación de una dosis que no se preservó por debajo de los 70 grados bajo cero.

Alberto Fernández no puede firmar ese contrato porque no tiene posibilidades de garantizar la estabilidad de las vacunas que se apliquen en Formosa, Jujuy, Salta o Santiago del Estero, por citar cuatro casos obvios.

El Presidente es un experto de derecho penal y conoce cómo funciona el poder en la Argentina. Los pollos de Mazzorín podrían ser una anécdota política frente al escándalo de comprar 3 millones de vacunas de Pfizer que terminan destruidas porque se rompió la cadena de frío y ya no se pueden aplicar a los seres humanos.

“En la negociación se nos pidió una ley que les diera inmunidad, esa ley salió. Después, desde la casa central de Pfizer en EEUU decían que esa ley no era suficiente, que había que hacer una nueva leyy además que el contrato no lo firmara yo sino el Presidente; son condiciones un poco inaceptables”, dijo González García en conferencia de prensa.

El ministro obvió dos consideraciones claves: nunca reveló por qué Pfizer quiere una nueva ley y tampoco explicó por qué exigen la firma de Alberto Fernández. La empresa de los Estados Unidos pretende otra iniciativa para deslindar responsabilidades respecto a la cadena de frío y desean la firma del jefe de Estado para tener más robusta la seguridad jurídica ante eventuales juicios penales.

Alberto Fernández ingresando en su despacho de la Casa RosadaAlberto Fernández ingresando en su despacho de la Casa Rosada

Alberto Fernández tiene aprecio personal por González García, pero observa con muchísima atención su capacidad política como ministro de Salud. El caso Pfizer puede concluir en un fracaso de gestión para el Presidente, ya que González García sugirió la negociación y no tuvo en cuenta todos sus aspectos legales y logísticos.

Asimismo, el ministro de Salud sugirió que es poco probable que aterricen en Buenos Aires las 350.000 vacunas rusas que prometió Alberto Fernández para antes de navidad. Esa opinión de González García descolocó a la comisión oficial que está en Moscú para garantizar que las vacunas Sputnik V lleguen en tiempo y forma.

“Nos sorprendió lo de Ginés. Aquí todos creemos que las vacunas llegarán como anunció el Presidente”, aseguraron a Infobae desde la capital de Rusia.

El ministro de Salud erosionó la imagen pública de Alberto Fernández. Es poco probable que cierre el contrato con Pfizer y puso en duda la palabra presidencial respecto a la provisión de vacunas rusas para aplicar a los trabajadores esenciales en los últimos días del 2020.

Dos opiniones al menos desafortunadas cuando se encendieron todas las alarmas por un eventual rebrote del COVID-19 en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

(Visited 18 times, 1 visits today)

Politica

El Presidente respaldó a Martín Guzmán y da por “terminada” la interna con Federico Basualdo

Publicado

on

Por

Alberto Fernández sostiene al ministro atacado por los K tras la crisis con el subsecretario de Energía. Un viaje a solas en auto y el foco en el FMI.

Vení conmigo Martín“, le dijo Alberto Fernández. El Presidente se apuraba a subir al Mercedes Benz último modelo que lo esperaba en la puerta del hotel que aloja a la comitiva oficial, y que lo trasladaría al Palacio de Belem, la histórica residencia del presidente portugués declarada monumento nacional en el 2007.

Martín Guzmán, que dejó antes de embarcar el sábado por la noche en el aeropuerto de Ezeiza a su peor semana como ministro, se subió al Mercedes junto a Fernández, al filo de las 5 de la tarde hora local, y llegaron juntos a la primera actividad oficial de la gira de cinco días que tiene a Lisboa como primera escala y que incluye, hasta el viernes, Madrid, París y Roma.

El gesto presidencial de subir a Guzmán a su primer traslado oficial -los esperaba Marcelo Rebelo de Sousa en la residencia de Belem- por las calles de una Lisboa amigable y primaveral, que atraviesa desde hace un par de meses un desconfinamiento total por el COVID, coloca al ministro de Economía en un primerísimo plano de una gira enfocada especialmente en la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario primero, y luego con el Club de París.

El papel protagónico de este Guzmán europeo busca contrarrestar el desgaste sufrido por el ministro en la última semana por el rumbo de la política económica, cuyo broche de oro fue la decisión, hasta ahora fallida, de renunciar al subsecretario de Energía, un funcionario de tercera línea que responde directo a La Cámpora, célebre por estos días.

En la comitiva presidencial, el affaire Guzmán-Basualdo fastidia. Se trata, tal vez, de uno de los temas menos agradable de la política doméstica. No solo por los funcionarios en sí: si no por la eterna discusión de liderazgo en el seno de la coalición.

Es un tema terminado. Fue mucho más ruidoso en los medios de comunicación que lo que pasó en verdad. Con Martín hay una intensa agenda de trabajo”, se excusaron en esta ciudad desde el entorno presidencial. A Guzmán, confían en la delegación, cada vez que le mencionan a Basualdo, se le transforma la cara.

Alberto Fernández firmó el libro de visitas antes de la reunión con el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa.

Alberto Fernández firmó el libro de visitas antes de la reunión con el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa.

El debate en Buenos Aires por el aumento en las tarifas de energía eléctrica en la ciudad y el Gran Buenos Aires -el corazón del voto K-, que el ministro pretende saldar con otro aumento más allá del 9% oficializado hace dos viernes a través de la segmentación, todavía sigue latente.

Pero no será Europa el lugar para ponerlo a consideración.

El ministro, que hacia el verano terminó de perder la simpatía que le ofreció Cristina Kirchner en un primer momento con el apoyo a la renegociación de la deuda con los bonistas privados emitida bajo legislación extranjera, llegó a Lisboa enfocado exclusivamente en las tratativas con el Fondo Monetario. A pesar de que la política de subsidios del Gobierno, y sus consecuencias en las cuentas del Estado, está atada a las conversaciones con el organismo multilateral de crédito.

Para el funcionario, la discusión es estrictamente económica. Y no política. Por eso fue acusado hasta por sus propios aliados por la “mala praxis” con la que intentó correr al subsecretario vinculado al riñón del kirchnerismo.

El presidente Alberto Fernández junto a su pare de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa. Foto Presidencia.

El presidente Alberto Fernández junto a su pare de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa. Foto Presidencia.

Este lunes, Guzmán, que aterrizó en Lisboa con un puñado de colaboradores que lo siguen a sol y sombra, tendrá a media mañana hora local su única reunión en la capital portuguesa por fuera de la agenda presidencial. Se trata del encuentro que mantendrá con João Leão, el ministro de Finanzas del gobierno, un funcionario de peso del que el ministro argentino pretender conseguir respaldo en la renegociación con el Fondo.

Es el rol principal de Guzmán durante esta semana. Leão era el único ministro de las Finanzas con el que no se había entrevistado durante su última gira, antes de que estallara su puja interna con Basualdo, y que lo llevó por Alemania, España, Francia e Italia. “Ahora queremos terminar de cosechar ese trabajo, y obtener el respaldo de los presidentes“, aseguran desde la delegación.

Al cierre de esta edición, el ministro, que Fernández ratificó sin matices por el papel que le dio en este viaje, terminaba de definir el resto de su agenda en Madrid, París y Roma, los tres destinos del charter de Aerolíneas Argentinas alquilado por la Presidencia. A la requisitoria de empresarios en Francia podrían sumarse otras actividades.

El cierre, en Roma, tendrá al ministro que la última semana estuvo en la mira del Instituto Patria frente a frente con Kristalina Georgieva, la directora del Fondo Monetario. En una actividad vaticana bajo el paraguas del Papa Francisco.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Mauricio Macri contó que se vacunó contra el coronavirus en Miami

Publicado

on

Por

El ex presidente se dio la vacuna monodosis de Johnson & Johnson en una farmacia. Había viajado para disertar en un seminario sobre “defensa de la democracia”.

El ex presidente Mauricio Macri contó este domingo en un posteo en su redes sociales que durante su último viaje a Miami, la semana pasada, se vacunó contra el coronavirus. Macri había viajado a los Estados Unidos para disertar en un seminario sobre “Defensa de la Democracia en las Américas” organizado por el Interamerican Institute for Democracy.

Según contó el ex presidente, se inmunizó con la vacuna monodosis que produce Johnson & Johnson. “Estando en EE.UU. pude comprobar que las vacunas se aplican en cualquier lado, desde las playas hasta los centros comerciales, e incluso en las farmacias. Yo mismo me he podido aplicar en una farmacia la vacuna monodosis de Johnson”, escribió en su Facebook.

Según fuentes cercanas al ex presidente, el mandatario se inmunizó el miércoles pasado, un día antes de volver a la Argentina. Lo hizo tras una visita a una farmacia donde tenía que comprar una serie de medicamentos. En esa local inmunizaban contra el coronavirus y decidió averiguar el procedimiento para que le aplicaran la vacuna. “Hizo la cola y cuando le tocó el turno se vacunó. Fue un trámite muy sencillo”, dijeron en su entorno.

Macri hoy tiene 62 años y domicilios en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Por su edad, en ambos distritos ya entraría en el esquema de vacunación. 

Tras la inmunización, según averiguó Clarín, el ex mandatario no tuvo molestias ni los síntomas que a veces aparecen tras la aplicación de las vacunas contra el coronavirus. Como viajó sin su familia, su esposa Juliana Awada no se inmunizó.

En el posteo que escribió en sus redes sociales, Macri aprovechó para cuestionar la estrategia oficial sobre la vacunación y las restricciones que aplicó el Gobierno de Alberto Fernández. “Recordemos que la Argentina podría haber tenido a su disposición millones de vacunas que no supo negociar. Son tiempos complicados para la Argentina y la región. La pandemia expuso la voluntad de muchos gobiernos de manipular el sistema para buscar la impunidad y perpetuarse en el poder (generalmente ambas cosas vienen juntas). Tenemos que estar atentos, defender a la Justicia y no darnos por vencidos, ante nada”.

En el seminario organizado por el Interamerican Institute for Democracy en Miami, de donde regresó el jueves pasado, Macri había apuntado contra el “populismo” en la región. “Azota a nuestro país y al continente. Cercena la libertad de expresión, ataca la independencia del poder judicial y se proclama como defensor del pueblo para justificar todo tipo de atropellos”, dijo.

En su posteo, donde contó que se inmunizó, retomó esas ideas. “Soy muy optimista de que estos gobiernos (populistas), incluso el nuestro, son estertores que no prosperarán, pronto quedarán en el recuerdo por haber expandido la pobreza y la injusticia”.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Trasladaron a una sala de terapia intensiva al senador Carlos Alberto Reutemann

Publicado

on

Por

El exgobernador de Santa Fe está internado por un cuadro de anemia desde el miércoles a la tarde.

El ex gobernador santafesino y actual senador, Carlos Alberto Reutemann, fue internado en un sanatorio de Santa Fe luego de que se presentara el miércoles para realizarse una serie de estudios por un cuadro de anemia. Luego de evaluarse su situación, el jueves se decidió derivarlo a una sala de terapia intensiva.

Los médicos pretenden determinar si existe alguna patología o hemorragia que pudiera provocar la anemia. Desde el sanatorio céntrico de la capital santafesina se informó que Reutemann “llegó por sus propios medios a internarse el miércoles por la tarde”.

Clarín consultó a sus allegados, quienes evitaron confirmar mayores detalles sobre su salud, aunque aseguraron que la internación en una sala de mayor complejidad se dispuso sólo para que los médicos pudieran tener un control más exhaustivo de su estado.

La actual internación, de acuerdo a lo que señalan en su entorno, no tiene relación con un posible cuadro de coronavirus. El ex gobernador, de 79 años, fue vacunado a fines de marzo luego de inscribirse en la página oficial de la provincia y aguardar su turno, que le fue otorgado por formar parte de una de las franjas etarias considerada de mayor riesgo.

El ex gobernador cumplió con el trámite sin bajarse de su automóvil, para evitar tomar contacto con la gente. Algunas enfermeras que lo reconocieron, sin embargo, le pidieron tomarse fotos. La imagen de ese momento fue compartida en redes sociales. Fue una de los pocas apariciones públicas del dirigente en los últimos tiempos.

El Sanatorio Santa Fe, donde está internado Reutemann, se encuentra en el centro de la capital provincial. Foto: Google Maps

El Sanatorio Santa Fe, donde está internado Reutemann, se encuentra en el centro de la capital provincial. Foto: Google Maps

Reutemann (79), dos veces gobernador santafesino y senador nacional desde 2003, había sido intervenido quirúrgicamente en Nueva York en 2017 a causa de un cáncer de hígado.

“Tenía un tumor en el hígado. Tuvieron que hacer una cirugía bastante compleja porque el tumor estaba encapsulado”, reveló el ex corredor de Fórmula 1 tras aquella intervención.

“Fue una cirugía muy larga de seis o siete horas y estuvo tres meses para cicatrizar. Tuve una recuperación lenta”, contó sobre el proceso de rehabilitación.

Allegados al legislador explicaron en los últimos tiempos que luego de aquella operación su salud quedó “deteriorada” y que le dejó algunas secuelas.

En ese sentido, la exdiputada Alejandra Vucasovich, una de sus más leales aliadas políticas, reveló el año pasado que Reutemann estaba “muy lúcido, pero con muchos impedimentos físicos”, cuando fue consultada sobre el silencio del dirigente en torno al caso Vicentin.

“El cáncer que tuvo en su momento lo ha dejado muy deteriorado”, precisó Vucasovich en declaraciones a Radio 2.

Carlos Reutemann en el Senado. Representa a su provincia en la cámara alta desde el 2003. Foto: Andres D'Elia.

Carlos Reutemann en el Senado. Representa a su provincia en la cámara alta desde el 2003. Foto: Andres D’Elia.

Reutemann se inició en la política desde el peronismo, de la mano del fallecido expresidente Carlos Menem, pero luego se diferenció al adherir a la alianza Cambiemos, siendo uno de los principales dirigentes del interior del país en apoyar a Mauricio Macri.

En 1991 alcanzó por primera vez la gobernación de Santa Fe gracias la controvertida Ley de Lemas, que le permitió ser elegido a pesar de tener menos votos que el radical Horacio Usandizaga, pero ayudado por la sumatoria de todos los candidatos del PJ. En 1999 volvería a repetir, pero esta vez alcanzando un aplastante triunfo sobre el mismo adversario de la UCR.

El conflicto que protagonizó el Gobierno de Cristina Kirchner con el sector agropecuario fue un quiebre en la relación con el oficialismo. Reutemann abandonó en 2009 el bloque K y ese mismo año se impuso para revalidar la banca como parte del espacio Santa Fe Federal, que contaba con el apoyo de un sector del PJ.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas