Connect with us

Economia

Abusos y errores al por mayor en facturas mal calculadas de electricidad y gas

Publicado

on

Como si los aumentos aprobados por el Gobierno no fuesen suficientes para tornar impagables algunas facturas de luz y gas, los usuarios son además castigados con una multiplicación de “errores” en la medición por parte de las distribuidoras. Facturas de 9000, 14.000 y hasta 20.000 pesos llegaron a clientes residenciales en los últimos días con serias anomalías, según un relevamiento realizado por este diario en asociaciones de consumidores que reciben por estas horas numerosos llamados de consulta. “Quejas, denuncias, llamados, mails. Recibimos de todo en nuestras filiales. Parece que se ensañaron con el consumidor. Cinco o seis de cada diez casos tienen alguna irregularidad”, aseguró a PáginaI12 Osvaldo Bassano, de la Asociación de Defensa de los Derechos de los Usuarios y Consumidores. Para completar ese cuadro de maltrato, según las organizaciones, los órganos de control, como el ENRE (electricidad) o Enargas (gas) no toman denuncias de los usuarios y reiteran el tristemente célebre “pague y después reclame”.

En la mayoría de los casos en los que no hubo coincidencia entre lo cobrado y lo consumido respondió a que las empresas abusan de la posibilidad de hacer estimaciones del gasto y no lo constatan con los medidores. “Hay más casos en la electricidad pero también sucede en el gas”, aseguró Héctor Polino, de Consumidores Libres. Pero las inconsistencias responden además a errores de lectura, cambio de categorías (también por “error”), adelanto de cobro de aumentos encubierto y deuda que se va acumulado con intereses usurarios. “Y están algunos que se enteran de que la facturación es correcta pero no logran tomar dimensión de lo exorbitante de los aumentos”, se sumó Claudio Boada, de la Unión de Usuarios y Consumidores.

Con el arribo de las boletas de julio, comenzó también la temporada de recepción de consultas de las asociaciones de defensa del consumidor. En Tilisarao, San Luis, su intendente Jorge Fernández denunció boletas de más de 11.000 pesos en su distrito. El mismo funcionario aseguró haber recibido una factura de gas de 9000 pesos pese a haber ahorrado un 30 por ciento de consumo. “Hay gente que tiene un solo calefactor en la casa y le llegaron más de 2000 de pesos de gas”, dijo a un medio local. Otro caso fue el de un hogar que pagaba 900 pesos y ahora le facturaron 4300. El diputado puntano Andrés Vallone (Compromiso Federal) denunció que casi todas las facturas de la distribuidora local Ecogas se hicieron con la lectura estimada y no la real. En caso de reclamos, la empresa solicita a los usuarios que “envíen una foto del medidor”. Lo mismo sucede con reclamos en el área metropolitana de Buenos Aires.

Las empresas pueden realizar una estimación del consumo como excepción si en algún momento del año están impedidas de hacer la medición real o surge algún inconveniente para tomar los datos del medidor. Se supone que en la siguiente medición se ajustan los valores: si se cobró de más, al registrarse el consumo en el siguiente bimestre se debería pagar menos. El problema es cuando las empresas utilizan esto con discrecionalidad y no compensan o tardan en corregir los errores. “Es una actitud que responde a una estrategia comercial. Algunas empresas distribuidoras de luz y gas facturan mal para adelantar el cobro”, aseguró Boada.

“Puede haber pequeñas variaciones de un bimestre al otro, por cuestiones climatológicas, pero estamos viendo que se presentan saltos enormes. Lo que hacen las distribuidoras es subcontratar la medición a otras empresas para ahorrar, pero parece que después nadie mide nada”, criticó Polino. Según explicó el titular de Consumidores Libres, hay más casos en electricidad que en gas y, particularmente, más en el área de Edesur que en Edenor. “Aunque todas dan mal servicio”, agregó.

Bassano coincidió en que todas las empresas presentan irregularidades. “O ponen un estimativo y directamente está mal la medición. El otro tema es el juego que hacen entre cargo variable y fijo, donde suelen hacer cambios en la categoría del usuario para cobrar más. Así es que nos aparecieron casos de entre 14.000 y 20.000 pesos”, detalló. “En el gas, con el que antes había menos denuncias, está pasando lo mismo con el estimativo y la mala toma del medidor”, agregó. En este caso el problema es mayor porque al usuario se le complica realizar el cotejo sin la asistencia de algún entendido del tema. “Están estafando a los consumidores. No hay que confiar en lo que mandan”, agregó el defensor de los usuarios.

Las entidades advierten que la cuestión más grave es que los usuarios no tienen un órgano de control al que acudir. “En el ENRE y Enargas no le quieren tomar la denuncia. Tratan mal a la gente y le dicen que primero tienen que pagar”, detalló Bassano. Sin dudas, la situación más triste es cuando el consumidor se da cuenta que no hay un error. “Algunos se enteran que la facturación es correcta y recién ahí toman dimensión del ajuste”, relató Boada. Esta situación suma un nuevo problema, la deuda que se les acumula a quienes no pudieron afrontar alguna cuota y se anexa con intereses a la siguiente. En su asociación se recibieron boletas con deuda por más de 17.000 pesos.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Este sábado vuelven a aumentar los combustibles: es el segundo ajuste en dos semanas

Publicado

on

Por

Las petroleras trasladarán una actualización impositiva. Se baraja un mínimo de 2%. La suba acumulada desde agosto trepará a alrededor del 32%.

Los precios de los combustibles aumentarán otra vez desde la hora 0 del sábado. Todo indica que habrá una suba mínima del 2%.

La causa del incremento es por una actualización de los impuestos que pagan los combustibles, que correrá desde el viernes. La misma se trasladaría en un 1,4% en el caso del gasoil y 2% para las naftas.

Los combustibles aumentaron el martes 5 de enero por un incremento en el componente de biocombustibles, que están forzados a utilizar.

El ajuste de estos días será para trasladar un incremento en los impuestos. Y las petroleras también analizaban algún porcentaje adicional para recomponer sus márgenes. La idea original del 2%, por el componente impositivo, era estudiada el jueves y podría llegar a 2,5% ó 3%, para agregar algo de recomposición de margen.

Como los combustibles ya subieron un 3% el martes de la semana pasada, si se le adicionan estos nuevos impuestos, terminarán con un ajuste acumulado cercano al 5% en menos de dos semanas.

Todo indica que el precio del combustible de nafta súper superará los $ 70 en Buenos Aires, lo que implica una suba del 32% con respecto a agosto.

En diciembre, el Gobierno decidió un aumento en los impuestos que pagan los combustibles. Se aplicó una suba del 5,4% desde el 15 de diciembre y ahora viene otra del 7,7% desde el 15 de enero. Esta sería la séptima suba desde agosto.

El incremento impositivo del 15 de diciembre se pasó a los surtidores, junto con una actualización de márgenes del negocio. En esa ocasión, el aumento fue de 4,5% promedio y 5,5% en la ciudad de Buenos Aires.

La suba  de la semana pasada, según petroleras consultadas, solo responde el mayor precio que tienen que pagar las petroleras por los biocombustibles que utilizan. El incremento impositivo no está cubierto, según aclararon la semana pasada. Por esa razón, frente a la actualización de esos tributos, viene este incremento.

Para evitar la suba de impuestos, el Gobierno debía realizar alguna modificación a la resolución ya publicada. Esa posibilidad no estuvo en los planes del Poder Ejecutivo, según la secretaría de Energía.

Hasta ahora, cada vez que subieron los impuestos, las petroleras terminaron trasladándolo a los precios. En las compañías no quisieron confirmar este aumento, pero entre estaciones lo daban casi por hecho. Y otras fuentes de la industria lo confirmaron. “No hay posibilidad de poder evitar un aumento de costos sin trasladarlo”. defienden.

“Los precios ya están retrasados más del 11%” dicen las compañías para justificar que no hay margen para no realizar un aumento. Es más, también definen si habrá una recomposición adiciona

De aplicarse esta suba, los importes de los combustibles habrán crecido un 10% entre mediados de diciembre y mediados de enero. Clarín adelantó este aumento en su edición del 6 de enero.

Nafta y gasoil pagan impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (IDC). La actualización de esos tributos es trimestral. Los montos de Ios impuestos (ICL e IDC) se revisan en cada trimestre, sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC), del INDEC.

A través de un decreto, por la pandemia, el Poder Ejecutivo postergó la aplicación de los incrementos que debió realizar por el primer trimestre y el segundo trimestre. Lo hizo en octubre.

En octubre, se concretó el incremento en estos impuestos. El Poder Ejecutivo le pidió a YPF que no los trasladara de forma inmediata. Lo hizo a comienzos de mes. Pero, a mediados de mes, cuando el aumento se hizo efectivo, la petrolera estatal terminó aumentando. Lo mismo hicieron sus competidores.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Ante el rebrote de coronavirus, el Gobierno evalúa retomar el IFE y el programa ATP aunque en una versión acotada

Publicado

on

Por

Tendrían un alcance menor, montos más bajos y podrían hasta tener otro nombre. El gabinete económico comenzará a analizar esas medidas

El Gobierno analizará en los próximos días volver a implementar programas de asistencia a familias y empresas en medio del rebrote de coronavirus en todo el país. Según pudo saber Infobae de fuentes oficiales, en la próxima reunión de gabinete económico los funcionarios discutirán la posibilidad de poner en marcha una versión acotada del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y extender ayudas salariales a través del ATP.

La idea que ronda en la Casa de Gobierno es retomar las medidas que aplicó el Poder Ejecutivo en la peor parte de la pandemia aunque tendrían montos y alcances más cortos, por los contextos diferentes de situación sanitaria y de restricciones a la actividad que hubo en marzo y abril de 2020 en comparación con la actualidad. Incluso los nuevos planes de asistencia a los salarios de los hogares y al sector privado podrían tener nombres distintos.

En los próximos días tendrá lugar la reunión semanal de gabinete económico que coordina el jefe de ministros Santiago Cafiero. Será la primera vez que se pone sobre la mesa esa posibilidad. El diagnóstico oficial es que la probabilidad más alta es la de reimplementar un programa similar al IFE, mientras que la ayuda para el pago de salarios como el ATP quedaría circunscripta a sectores todavía golpeados como el turístico o el entretenimiento.

En la reunión de gabinete económico de este jueves los funcionarios discutirán la posibilidad de poner en marcha una versión acotada del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y extender ayudas salariales a través del ATP.

La propuesta, que todavía está bajo análisis del presidente Alberto Fernández, fue alcanzada por los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, de Desarrollo Social Daniel Arroyo y de Trabajo Claudio Moroni. Los funcionarios plantearon que una nueva crisis sanitaria que obligue al Gobierno a tomar medidas restrictivas va a significar que la economía se vuelva a resentir, aún cuando los niveles de actividad no terminan de recuperarse desde el primer impacto de la pandemia.

Desde los tres ministerios asumen que, en un año en que el Gobierno deberá encarar un proceso de reducción del déficit fiscal en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional, un aumento presupuestario no previsto para afrontar este tipo de medidas solo podría realizarse con reasignación de partidas y no con un aumento del gasto público.

El IFE alcanzó a 8,9 millones de personas con tres pagos bimestrales de $10.000. El Gobierno piensa en un programa de ayuda más acotado.El IFE alcanzó a 8,9 millones de personas con tres pagos bimestrales de $10.000. El Gobierno piensa en un programa de ayuda más acotado.

Las medidas de auxilio a los hogares y a las empresas demandó al Estado en 2020 un gasto equivalente a casi 5 puntos del Producto Bruto Interno, lo que significaría más de un billón de pesos, entre el IFE, ATP y el resto del paquete contra el coronavirus.

El IFE tuvo un alcance de 9 millones de personas durante tres pagos bimestrales de $10.000 que realizó el Gobierno entre abril y noviembre. El programa incluyó a sectores que quedaron desprotegidos por la irrupción de la pandemia y las restricciones a la circulación, como desocupados, trabajadores y trabajadores informales, personal de casas particulares, y monotributistas sociales o de las categorías A y B.

Las medidas de auxilio a los hogares y a las empresas demandó al Estado en 2020 un gasto equivalente a casi 5 puntos del Producto Bruto Interno, lo que significaría más de un billón de pesos, entre el IFE, ATP y el resto del paquete contra el coronavirus.

De acuerdo a datos oficiales, en total, prácticamente el 30% de la población argentina pidió a Anses cobrar los $10.000 de asistencia. Además de los 8,9 millones de casos aprobados, casi 4,6 millones de personas tuvieron sus solicitudes rechazadas, principalmente por tener un ingreso en blanco, ya sea el solicitante o un integrante de la familia.

El ATP llegó a cubrir, en el peor momento de la pandemia y con las restricciones de actividad y movimiento más rígidas en todo el país, los salarios de empleados de unas 234.000 compañías, principalmente comercio e industria. En esa primera ronda del Programa ATP, según estimaciones oficiales, la ayuda salarial incluyó a 2,3 millones de empleados en relación de dependencia.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Tras el acuerdo por Precios Cuidados, el Gobierno avanza con un esquema de control a los cortes de carne

Publicado

on

Por

El ministro de Agricultura Luis Basterra dijo que esperan tener resultados “en el corto plazo” pero los frigoríficos esperan la letra chica de la propuesta para definir su postura

El Gobierno dio el primer paso en su esquema de control de precios con un acuerdo con las empresas del sector alimenticio y de limpieza para llevar adelante una nueva etapa de Precios Cuidados hasta abril. El próximo escalón, y que ya empezó a desandar el Poder Ejecutivo en los últimos días es un pacto con los frigoríficos para establecer una canasta de referencia para las carnicerías, después de un 2020 en que los cortes llegaron a aumentar por encima del 90 por ciento.

Se trata de uno de los dos rubros de la alimentación que el Gobierno tiene fuera del radar, junto con productos frescos como verduras y frutas, que además tienen un componente estacional. En la Secretaría de Comercio aclararon ante una consulta de Infobae que los precios acordados para la carne corren en una vía paralela a la de Precios Cuidados, más allá de que este programa incluya cuatro cortes (espinazo, carne picada, roast beef y tapa de asado) en las góndolas de los supermercados.

La mesa de diálogo con los frigoríficos estará conformada por los Ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y de Agricultura.

La idea central del acuerdo con los frigoríficos es replicar, a una escala mayor, el esquema de tres “cortes populares” para las Fiestas que llevó adelante Desarrollo Productivo en consenso con el consorcio de frigoríficos ABC. En ese caso fueron tres variantes (asado, vacío y matambre), mientras que en la propuesta inicial que llevará a la mesa el Gobierno ahora alcanzaría la docena y de tipos distintos (cortes de olla, pulpa, entre otros). El programa de precios tendría, además, un alcance anual y con actualizaciones de precios periódicas, tal como sucede trimestralmente con Precios Cuidados.

Si bien el avance del acuerdo se esperaba para los primeros días de enero, en el ministerio que encabeza Matías Kulfas decidieron esperar algunas semanas hasta que se note en las carnicerías un retroceso de precios que compense -al menos parcialmente- el fuerte aumento que tuvieron durante diciembre por la alta demanda estacional, y que según estimaciones privadas llegó al 30% para el consumidor. La mesa de diálogo estará conformada además por el Ministerio de Economía y el de Agricultura.

Los frigoríficos esperan la letra chica de la propuesta oficial antes de pronunciarse. (Foto: REUTERS/Agustin Marcarian)Los frigoríficos esperan la letra chica de la propuesta oficial antes de pronunciarse. (Foto: REUTERS/Agustin Marcarian)

En ese sentido, este miércoles el ministro Luis Basterra admitió la preocupación por el aumento del precio de la carne vacuna, y anticipó: “Estamos trabajando en eso, en el corto plazo vamos a tener resultados positivos”. “Hubo una primera experiencia sobre Navidad y Año Nuevo que nos está alentando para que trabajemos férreamente, a fin de generar accesibilidad de la población para el consumo de carne bovina”, señaló Basterra en declaraciones radiales.

Basterra sostuvo: “Estamos trabajando en forma permanente todos, articulando con los Ministerios de Economía y de Desarrollo Productivo, porque es un problema complejo y con inteligencia tenemos que dar instrumentos de mediano y largo plazo para evitar marchas y contramarchas”. Según el ministro, “ya hay criterios consistentes en los fideicomisos de girasol y maíz, y estamos trabajando con trigo y para la carne: queremos reglas claras que pueden sostenerse en el tiempo; sólo una salida estructural nos permitirá seguir creciendo”.

La propuesta inicial que llevará a la mesa el Gobierno ahora alcanzaría la docena de variedades de cortes y de tipos distintos (parrilleros, de olla, pulpa, entre otros).

De acuerdo a estimaciones de Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), en los últimos días de diciembre los precios llegaron a retroceder entre 7 y 10 pesos según el corte y que estima que seguirán cayendo “desde la segunda quincena de enero”. El Gobierno espera esa caída de precios para negociar con las empresas del sector desde una base de valores más bajos.

En los frigoríficos son más cautos por el momento. En diálogo con Infobae, Mario Ravettino, presidente del consorcio ABC, que representa el 80% de las exportaciones de carne, dijo que el sector “va a tratar de ponerle el mayor apoyo” al programa. “Ya hicimos un acuerdo de Navidad y la predisposición la tenemos”. De todas formas, dijo: “Lo único que sabemos es que nos van a convocar en cualquier momento. No hubo reuniones así que no tenemos ninguna precisión” sobre cómo será formalmente la propuesta de acuerdo de precios, concluyó.

Luis Basterra, ministro de Agricultura (Presidencia)Luis Basterra, ministro de Agricultura (Presidencia)

Un trabajo del IERAL de la Fundación Mediterránea señala que los cortes de la carne se incrementaron durante el 2020 hasta el doble de la inflación. Según el estudio, a nivel del consumidor final, los cortes de carne bovina se ubicaron en diciembre 2020 un 74% arriba de los valores del mismo mes del 2019 (contra una inflación punta a punta del 36%); la carne aviar un 58% arriba (pollo entero) y la carne porcina un 59 por ciento. Esto significa que, en términos reales, hubo incrementos importantes en todos los casos: 28% en carne bovina, 17% en porcina y 16% en carne aviar.

Analizado por cada corte, según Ciccra la tira de asado terminó 2020 con un precio promedio de $560 el kilo, lo que implicaría un incremento acumulado a lo largo del año de 93%, según Ipcva. En segundo lugar quedó el vacío, con una suba de precios de 86% hasta $625 el kilo. Completó el podio de los cortes que más aumentaron el matambre con 85 por ciento. Casualmente, fueron los tres cortes incluidos en el “mini-acuerdo” de diciembre.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas